García Oliva: “Los rapazos son el futuru de la llingua y la lliteratura; si nun los ganamos, tamos perdíos”

Vicente García Oliva

Nel marcu de la XXXVII Selmana de les Lletres Asturianes presentóse la edición de ‘Fontenebrosa III: el final’ (Trabe), VIII Premiu María Xosefa Canellada de lliteratura infantil y xuvenil. El so autor ye Vicente García Oliva (Xixón, 1944), que ta acabante d’espublizar un ensayu sobre lliteratura pa mozos na revista de l'ALLA ‘Lliteratura 32’.

¿Cómo foi l’actu de presentación en Xixón de la tercer parte de la serie Fontenebrosa celebrada’l día 4?

Mui divertíu. Dende’l momentu en que contamos con Severino Antuña como presentador, persabíemos que, amás d’un trabayu seriu d’estudiu de la novela, díbemos a pásalo bien coles sos ocurrencies. Tamién el formatu, en forma de diálogu ente los dos, dio munchu xuegu. Llueu les aportaciones de María Xosé Rodríguez y Cristina Valdés arriquecieron mui bien l’actu.

El xueves presentámoslu tamién n’Avilés, nel marcu del Festival de Llibros y Discos n’asturianu,  y nel actu intervinieron Damián Barreiro y Esther Prieto. Tuvo tamién mui bien y hubo bastante xente

Tratábase de dos de les munches actividaes d’un selmana cargada d’eventos. ¿Comparte la opinión de Padilla de que deberíen repartise a lo llargo del añu y non centralo too nuna sola selmana?

Claro. Pa min, que soi persona sedentaria (por nun dicir ‘culona’), fue una llocura tener una presentación el miércoles en Xixón, otra el xueves n’Avilés, el vienres l’actu académicu d’Uviéu, más entrevistes na RPA y la TPA. En fin, habría que facer un ‘mes de les lletres’ o, meyor, allargalo a  tou l’añu.

¿Qué valoración fai d’esta Selmana de les Lletres?

Prestóme la presencia del conseyeru nel actu del Campoamor, asina como la d’otra muncha xente que facía tiempu que nun diba perellí y esta vez fueron. Y prestó tamién ver a dellos alcaldes, al Rector Magníficu, políticos de tolos partíos, xente de la cultura… En fin, nesi sen esti añu abúltame que salió mui bien.

El Xosefa Canellada llevólu cola tercer parte de Fontenebrosa. ¿Ye la cabera de la serie o pue tener continuidá?

¿Cómo yera eso de ‘nunca digas nunca enxamás’? Home, yo creo qu’escribir una triloxía sobre un mesmu llugar míticu, llamáu Fontenebrosa, yá da pa bastante. Amás lo de los trés llibros ye un formatu mui  de moda de les grandes sagues del xéneru épicu o heróicu. Lo qu’enantes se llamaba de ‘espada y bruxería’. Vamos dexalo ehí por agora.

¿Qué asocede nesta historia?

Nesta historia quixi romper colos personaxes protagonistes de les dos primeres noveles y asitié los fechos unes cuantes xeneraciones depués. Nesi intre, Fontenebrosa pasó per munches penuries, sobre too Les Guerres del Sangre, llucha ente hermanos que cuasi acaba cola civilización esistente. Agora ye un territorio invadíu por otres races, onde los descendientes de los silentes lluchen por sobrevivir. Nesi marcu, cúntase una historia d’amor, de busca de la tumba d’un gran guerreru, d’aventures y lluches por recuperar la convivencia fendida y espulsar a los invasores. Tien, amás, bastante sentíu del humor. En fin, un poco de too, como en botica.

Ente la primer parte y la segunda hebo 25 años de diferencia y con ésta 31 años. ¿Cómo influyó’l pasu del tiempu a la hora d’afrontar el segundu y el tercer episodio?

Lo que pasa ye que Fontenebrosa nun taba pensada como una triloxía. Partió d’una novela que pretendía ser única, una novela d’aventures con aniciu y fin. Y fue abondu tiempu depués cuando, relleéndola pa una edición nueva, atalanté qu’aquello pedía una continuación y que, amás, había que ‘correxir’ delles coses de la novela anterior que nun acababen de préstame, como por exemplu el final. Goyo y Ximena nun podíen acabar asina. Cola segunda entrega yá quedare contentu. Pero llueu yá yera un retu facer una triloxía, que n’asturianu entovía nun teníemos. Y asina surdió’l tercer títulu, el más reciente.

El xéneru fantásticu nun ta mui trabayáu na lliteratura asturiana. ¿A qué se debe?

Nun toi del too d’alcuerdu con esa opinión. En lliteratura infantil xuégase muncho cola mitoloxía: Xanes, Ñuberu, Trasgos, Diaños más o menos burllones… ¿Qué ye eso si non fantasía…? En lliteratura xuvenil hai tamién delles noveles de xeitu fantásticu, como ‘La maldición de Llucescura’ o ‘Misión Pelayu’. Quiciás a lo que se refier ye a noveles del xéneru que se da en nomar ‘fantasía épica’, tipu ‘El señor de los aniellos’, ‘Xuegu de tronos’, etc. Y eso ye verdá. Sacante a Fontenebrosa nun recuerdo otres.

¿Cómo ve la salú de la lliteratura n’asturianu pa xente mozo?

Pues la verdá ye que non mui bien. Nestos caberos años nun sal más d’una  novela xuvenil al añu, y  eso gracies al Premiu María Xosefa Canellada. Ye mui probe que nun se convoquen más premios pa xente mozo. Nel País Vascu, por exemplu, convóquense na menos qu’ocho premios, dalgunos oficiales y otros de d’instituciones o asociaciones culturales. Eso tira muncho de la producción y posterior publicación. Ye un estímulu  qu’equí nun hai y  hai que pescanciar que los rapazos son el futuru de la llingua y de la lliteratura. Si nun los ganamos a  ellos, tamos perdíos. 

Últimamente vusté tamién espublizó na revista ‘Lliteratura 32’.

Sí, tengo un pequeñu ensayu precisamente sobre esti tema. Ye una comparanza de la nuestra lliteratura infantil y xuvenil cola d’otres comunidaes con llingua propia. Y, por cierto, la nuestra nun sal mui bien parada.

¿Ta trabayando anguaño en dalgún proyeutu?

Yo siempre digo que soi un poco ‘formiguina’ y préstame tar faciendo cosuques. Como dicen n’aldea: ‘andar trabayucando’. Pero la verdá ye que nun puedo adelantate nada. Igual un poco más alantre.