Día del Llibru Asturianu

La castañal ye autóctona, confirma una investigación de la Universidá d’Uviéu

|
Borja Jiménez-Alfaro, José Valentín Roces y Pedro Álvarez-Álvarez castañal autóctona

Dende hai diez años yá se pensaba de la castañal como un árbol autóctonu d’Asturies, un aspeutu non confirmáu hasta agora, cuando una investigación liderada pola Universidá d’Uviéu demuéstralo al traviés d’evidencies climátiques. Descártase asina que lu traxeren los romanos, como se pensaba.

Los análisis del polen y xenéticos espublizaos nos años últimos yá evidenciaben esi calter autóctonu de la castañal, pero’l trabayu desarrolláu pola Universidá d’Uviéu a partir d’una estancia de José Valentín Roces Díaz na Masarykova Univerzita, asitiada na ciudá checa de Brno, pudo confirmalo por mediu de modelos matemáticos. Nun artículu, espublizáu na revista ‘Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology (Volume 491)’, espliquen que l’área cantábrica, y en particular Asturies, foi ún de los principales abellugos climáticos de la castañal hai más de 20.000 años.

Apunten que l’últimu máximu glacial (va aprosimadamente 21.000 años) condicionó a munchos de los árboles qu’agora son dominantes nes viesques templaes europees, obligándolos a migrar o buscar ‘zones d’abellugu’ nel sur d’Europa. Pa predecir la distribución de la castañal n’Europa, ellaboraron una serie de modelos espaciales en base a las condiciones climáticas actuales pa llueu aplicalos a les del últimu máximu glacial y del periodu especialmente cálidu del Holocenu mediu (va 6.000 años).

“Los resultaos d’estos modelos muestren que la castañal atopó zones de refuxu mientres la glaciación última nes costes cantábrica y atlántica de la Península Ibérica, asina como n’Italia y Turquía”, rellata Pedro Álvarez-Álvarez, direutor del Grupu d’Investigación de Sistemes Forestales Atlánticos (GIS-Forest), sorprendíu tres verificar la “elevada idoneidá climática de gran parte de l’área cantábrica nel Holocenu mediu, confirmando que los pobladores d’aquella época disponíen de los frutos d’esta especie pa la so alimentación, varios milenios enantes de la llegada de los romanos”. L’investigador Borja Jiménez-Alfaro esplica que “hasta agora’l modelu matemáticu proyeutóse sólo hacia’l pasáu, pero ye fácil predecir que si’l clima continúa caldiando, como nel Holocenu mediu, hai 6.000 años, que yera más cálidu qu’agora, a la castaña dirá-y bien (si hai suficiente humedá), a diferencia de lo que-yos ocurrirá a otras especies”.

Cambios na planificación de repoblaciones y reforestaciones

Esta confirmación va suponer un más que posible cambiu nes polítiques de repoblación y reforestación del Gobiernu y podría ayudar a que s’ellabore una estratexa de conservación de la especie n’espacios naturales. Anguaño, la castañal ta reconocida como alóctona n’Asturies, cuando’l criteriu principal ye que la recuperación natural se faiga namái con viesca autóctona, salvo en dalgunes zones onde se permiten plantaciones non asturianes pa madera.

Según espliquen de la Universidá d’Uviéu, la castañal ye una especie mui estendida na Península Ibérica y, sobre manera, n’Asturies, onde los so aprovechamientos de madera y lleña tienen gran relevancia, y onde les mases arbolaes acumulen grandes cantidades de carbonu. Amás, dende hai sieglos tuvo una importancia grade nel esquema tradicional agroganaderu del noroeste peninsular, tanto pol aprovechamientu de los sos frutos como de la so madera pa la construcción de horros y viviendes rurales.

Na semeya, Jiménez-Alfaro, Valentín Roces y Álvarez-Álvarez.

Contador Estadistiques