Día del Llibru Asturianu

“Hai que reactivar los usos de los horros y les paneres si queremos conservalos”, afirma Cantero

|
Horru d'El Pedrosu en Vis enantes

L’esbarrumbu del horru d’El Pedrosu, en Vis (Amieva), con pintures de la guerra contra los franceses, nun ye dalgo esceicional, yá que les estimaciones dicen que tolos díes cai ún n’Asturies. La etnohistoriadora Cristina Cantero asegura que “hai que reactivar los usos de los horros y les paneres si queremos conservalos”.

El 4 de xunu una racha d’aire acababa con más de 200 años d’historia. L’horru d’El Pedrosu, nel que vecinos dexaron testimoniu de la francesada con delles pintures, esbarrumbaba énte la pasividá de los trés propietarios del edificiu y de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu, pudiendo salvar los vecinos dalgunes de les pieces con dibuxos.

“Ésta nun ye una situación nueva”, esplica Cantero, que recuerda que dalgunes estimaciones dicen que tolos díes cai un horru o panera n’Asturies. La etnohistoriadora ye autora del 'Documento marco de recomendaciones sobre la gestión de bienes patrimoniales de carácter etnológico, hórreos y paneras', documentu encargáu pola Direición Xeneral de Patrimonio Cultural que va servir de base de trabayu a la Mesa del Horru, que constituyó’l martes la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu y nel que participa, xunto col ‘Registro de soluciones técnicas tradicionales para el montaje de hórreos y paneras’, de Gonzalo García y Santiago Astuy, y ‘El lenguaje clásico del hórreo asturiano. Serie tipológica y quintana’, de Juan Pedrayes, Ástur Paredes y Salvador Barro.

Formada por espertos, profesionales y representantes d’asociaciones y entidaes de ámbitos diferentres rellacionaos col estudiu, la restauración y la conservación d’estos elementos etnográficos, el so oxetivu va ser estudiar los asuntos sobre los que s’asentará la futura normativa qu’ha regular la so xestión patrimonial, garantizar el so futuru y salvaguardar el so valor cultural. Asina, regular si los horros de construcción nueva o si l’horru nuevu siguen siendo horros; si se pueden añadir elementos (zarros, ventanes o instalación llétrica) y siguir considerándolo horru; el so usu, incluyíu l’habitacional o como agospiu rural singular; o la posiblidá de graduar la so proteición en función de criterios como l’antigüedá, la decoración o’l so allugamientu, van ser les decisiones a tomar por esta mesa.

Multifuncionalidá

“Paradóxicamente, hai que reactivar los usos hstóricos de los horros y paneres pa trayelos al presente y garantizar el so futuru", afirma Cantero. Nel pasáu, estes construcciones teníen “múltiples usos, según les necesidades especifiques de la casería, sirviendo de graneru, almacén, cuartu, morada temporal o vivienda pa los más desfavorecíos.

“Usábase pa lo que se necesitaba”, esplica la esperta. Por eso, defende “la reactivación d’usos” pa dar a los horros y paneres una vida qu’evite la so cayida, un conceutu mui acordie cola “reutilización adaptativa”, espresión concebida pol fotógrafu Michelle Arnaud nel so llibru ‘Cool is everywhere: new and adaptative design across América’, según indica Cantero.

Ente les posibles funciones que cita nel so estudiu, diferentes a la de graneru y almacén canonizades “por una visión folclorista y idealizada propia del sieglu XIX”, ta la d’agospiu rural singular, de puntos d’información turística, d’horru-vivienda, tienda-bar o quioscu de prensa, amás d’otros usos como biblioteca, sala de música, cine o xuegos.

El problema que s’atopa ye la interpretación que se da al marcu xurídicu sobre los horros, porque la Llei de Patrimoniu Cultural de Asturias, del 2001, autoriza tolos usos “que nun disminuyan el so valor cultural” y el reglamentu que desarrolla dicha llei, del 2015, afonda nello al añadir que namái s’amenorga esi valor "cuando se pon en riesgu la so conservación", permitiendo los usos tradicionales tal y como apaecen recoyidos nel derechu consuetudinariu asturianu.

Esto llévanos a una indefinición o bucle interpretativu que convierte “n’allegal” cualquier usu d’estes construcciones que seya diferente al canónicu d’almacen y graneru. Por esi motivu, Cantero considera necesario “reformular ciertos aspeutos del marco xurídicu p'adaptalos a la realidá actual y evitar interpretaciones discrecionales”.

Namái d’esta forma, “los propietarios podrán utilizar los horros pa usos concretos”, lo que ye “una vía escelente de conservación”.

Restitución patrimonial

Nel so informe, que se pue consultar calcando nesti enllaz, Cantero analiza tola problemática qu’atraviesa la xestión y conservación de los horros anguaño, y incorpora, amás de les citaes, otres munches suxerencies p’afitar la so conservación. Ente elles ta la realización d’un inventariu de toles construcciones esistentes n’Asturies y categorizalos nos diferentes niveles de proteición, esto ye, Bien d’Interés Cultural (BIC), la más alta; como elementu del Inventariu del Patrimoniu Cultural Asturias; o como bienes patrimoniales nos catálogos urbanísticos, baxo la proteición integral, parcial y ambiental.

Tamién fai propuestes como “esplorar la posibilidá de fixar un nivel d’ingresos y renta mínimu, y que perbaxo los costos por rehabilitación o mantenimientu puedan ser asumíos pola alministración pública” nel casu de los horros y paneres que tean nes dos primeres figures de proteición, o ventayes fiscales. A esi respeuto, hai que recordar que nun esiste entovía nengún horru declaráu BIC, tando en trámite d’aprobación anguaño un llistáu d’horros y paneres del sieglu XVI con exemplos de pintures y talles.

Otru puntu interesante del estudiu ye la importancia que da Cantero a lo que llama la “restitución patrimonial”. “El patrimoniu ye una representación coleutiva. Si hai dalgo que nun conozo nun lo puedo identificar como dalgo que representa la nuesa identidá”, polo que defende la presencia de los horros y les paneres nos conteníos educativos y la so puesta en valir y dignificación por parte de les alministraciones.

Na imaxe, l'horru d'El Pedrosu cuando taba en pie. Semeya obra de Toño Sánchez Cueto.

Contador Estadistiques