Día del Llibru Asturianu

Ciudadanos quixo liderar l’ataque al asturianu énte l’ausencia de VOX

|
Laura Pérez Macho comisión asturianu Xunta Xeneral

Laura Pérez Macho, diputada de Ciudadanos, quixo llevar el protagonismu, aprovechando l’ausencia de VOX, na sesión de comparecencies informatives de la comisión pa modificar el Reglamentu de la Xunta Xeneral pa permitir l’emplegu del asturianu. La so intervención dexó ablucaos a los cinco espertos convidaos.

Trescurría la mañana con normalidá na Sala Constitución del Parllamentu asturianu, depués de les intervenciones de diputaos d’Asturies pela Izquierda, PP y Foro, hasta que Pérez Macho interrumpió una respuesta de Xosé Antón González Riaño, presidente de l’Academia de la Llingua Asturiana, a una entruga de Rafael Palacios, diputaos de Podemos, sobre si “ye necesariu un serviciu de traducción nesta Cámara pa poder siguir y comprender cualquier intervención de cualquier intervención de cualquier diputáu na llingua d’Asturies”. “Presidenta, presidenta –nesi momentu María Celia Fernández Fernández sustituyera a Marcelino Marcos– yo creo que estamos entrando ya en nivel ‘Club de la Comedia’. Me gustaría que se recondujera el debate al asunto de la cuestión que nos trae aquí, que tiene su seriedad yo creo”, dixo.

En concreto, a lo que se refería yera a un exemplu que taba esponiendo’l profesor universitariu de lo “ridículo” que sería entamar una traducción del asturianu al castellanu, pa lo que solicitó’l sofitu de Faustino Zapico, otro de los espertos convidaos. “Bonos díes señores diputaos” dixo, a lo que l’historiador siguió-y con un “buenos días señores diputados”.

Lo que nun se fai en Galicia

La interrupción enfadó a Palacios, que pidió amparu a la presidenta. “Efectivamente paecería del ‘Club de la Comedia’ si nesta Xunta Xeneral fixéramos lo que nun se fai nel Parllamentu de Galicia, por exemplu”, respondió-y González Riaño a Pérez Macho.

“Con bona voluntá, siguiendo criterios llingüísticos y sociolóxicos, y de sentíu común, nun fai falta un serviciu de traducción”, siguió’l presidente de l’ALLA, que sofitó la visión aportada por Francisco Bastida, caderalgu de Derechu Constitucional de la Universidá d’Uviéu. Ésti espusiera previamente que “la presidencia de la Xunta o les comisiones ha de ponderar si la incomprensión alegada por un diputáu ye real o ficticia p’actuar en consecuencia”, yá que, amás de garantizar la función parllamentaria ha de tenese en cuenta “la llibertá d’espresión, el compromisu estatutario de promover l’usu del bable nes sos distintes variables, el derechu de los ciudadanos a utilizar el bable énte’l Principáu d’Asturies”.

“El que presida una sesión ha de ser la persona que, con llealtá y de mou coherente, diga ‘esto merez una traducción’, ‘esto merez que s’esclarie’ o ‘esto ta entendiéndose perfeutamente”, apuntó González Riaño, pa evitar que s’emplegue la escusa del non entendimientu “por cuestiones polítiques”. Darréu Palacios tresmitió la mesma entruga al escritor Xuan Xosé Sánchez Vicente, que señaló que si cuando na so época de diputáu del Partíu Asturianista (PAS) ellaboró xunto col PP la Llei d’Usu y Promoción del Bable/Asturianu nun recoyeron “que los comparecientes nesta Cámara, los parllamentarios y los miembros del Gobiernu tuviesen derechu a falar n’asturianu” foi porque “nun se-y ocurrió a naide que se pudiera dicir que daqué persona nun podría falar na casa de los asturianos na so llingua”.

“Son coses tan obvies que nun se ponen. El problema yera la presentación de testos de los ciudadanos énte l’Alministración, y por eso ta puesto ehí”, añadió.

Desviación del alderique

Paecía que la sesión tornaba a la normalidá, pero Pérez Macho volvió a la carga na so intervención, que se tornó surrealista pa sorpresa de los cinco convidaos y el restu de diputaos. Primero quixo desviar l’alderique por unes pallabres de Palacios apuntando la necesidá d’avanzar hacia la oficialidá y convidar a l’apertura de la reforma del Estatutu pa incluyila –“es de lo que estamos hablando en el fondo y en el trasfondo”–, y depués comenzó a enfrentase colos comparecientes.

El so primer oxetivu foi Bastida, sorprendida pola so postura al respeuto de que sía la presidencia la que se cercione si l’argumentu d’incompresión d’un diputáu ye “real o ficticiu”. “Perdóneme, eso me preocupa aún más”, apuntó la diputada de Ciudadanos enantes d’acusar a Sánchez Vicente de tener “una falta de respestu” col Lletráu Mayor de la Xunta Xeneral y de “victimismu” a dalgunos de los comparecientes poles son intervenciones.

“Señor Bastida, ¿cómo se puede saber saber si una persona entiende o nun entiende? ¿Pretende metela nun scanner? ¿Neurociencia?”, siguó Pérez Macho. L’espertu centróse en tratar d’esplicar una vegada más el so argumentu, a la que la diputada respondió con un “o sea, que dice usted que el presidente tiene que decirle al diputado que está fingiendo, que el diputado no es dueño de su palabra y no puede decir que no entiende”.

“¿No hay derecho de un diputado a decir en el uso de su palabra lo que le parece lo razonable? Y es más, no si él si en su persona entiende o no entiende, sino si cree que representa a personas que dirían lo mismo que él está diciendo”, siguió, pa depués defender que “tiene derecho a decir que no entiende”.

Oficialidá del lleonés y del asturianu

Tres un intercambiu de pallabres con Bastida sobre l’asuntu, Pérez Macho camudó de tema pa entrugar a Zapico sobre la llingua del Fueru d’Avilés y otros fueros. “Sabe usted que en León hay una corriente también importante reclamando la oficialidad de la llingua llionesa y esto nos llevaría a una situación bastante llamativa”, apuntó-y al historiador depués de la so intervención pa depués esplicar que la so intención yera “poner un sustrato de análisis un poco más profundo que queda fuera del objeto de esta comisión, pero que me parece interesante”.

La siguiente entruga foi “si estarían de acuerdo con la oficialidad de la llingua aquí n’Asturies”. Zapico y González Riaño respondieron que sí, mentes que Bastida afirmó tar “en contra de la cooficialidá del bable, pero llevar a esti terrén l’asuntu que tamos aldericando ye perverso. Una cosa ye la cooficialidá y otra el derechu a usar el bable nesta Cámara o na sociedá”.

L’espertu convidáu pol PP, Alejandro Huergo, caderalgu de Derechu Alministrativu, tamién dixo nun ser favoratible, “pero esi nun ye’l tema agora”, mentes que Sánchez Vicente retrucó-y que “nun voi contestar, porque nun me llamaron a min pa esto. Ési ye’l so alderique tramposu: mezclar la oficialidá colo que tamos equí debatiendo”.

Tres el so turnu, la vocera del PSOE, María Dolores Carcedo, zarró una sesión na que VOX nun unvió representante nengún. Ciudadanos, con Pérez Macho, yá s’encargara de xenerar la polémica y desviar l’alderique queriendo asina, énte la moderación del PP nesta ocasión, liderar la “campaña d’acosu y persecución de los falantes d’asturianu que tien l’epicentu na Xunta Xeneral” que denunciara ayeri Sánchez Vicente na so primer intervención.

Na semeya, Pérez Macho.

Contador Estadistiques