Selmana de les Lletres Asturianes

¡Nós, los ultramarinos!

¡Nós, los ultramarinos!

Cuando resuenen pel mundu de les redes sociales los sones del nuesu ‘Asturies Patria Querida’ nun español australianizáu, pero cargáu de sentimientu con causa y de templada voz xuvenil, vienme a la llustrosa cabeza –entodavía dalgo sensata neurolóxicamente falando– la necesidá de compartir dende esta talaya y en voz alta, les coses que nos pasen al otru llau del charcu a los que’l nuesu gran filósofu José Gaos llamó con tanto aciertu esistencial y señaldosu, ‘transterrados’.

Fáltame muncho Asturies, pero depués de más d’un llustru en 'territoriu salsa' allégrome les más de les veces de tar bien lloñe de tanta ira contenida, manipulación malintencionada y crisis paralizante d'una tierra que siempre foi costura de la solidaridá y exemplu de progresu.

Asisto siempre entusiasmáu –como un verderón– a los nuesos pequeños trunfos individuales y coleutivos, y a la evidencia de qu’aquellos que deseamos dende hai abondes décades una Asturies n’igualdá de condiciones culturales y polítiques pal asturianu y el gallego-asturiano, sigan faciendo valir la so voz democráticamente serena y en paz, demostrando que nunca diremos contra naide pero que tampoco queremos nin ser menos nin dexar de ser. De que la nuesa voz “ye malapenes una vocina qu’apeninas cerca sona”, como dicía’l Padre Galo, pero que ye la de nueso y que tamos firmemente convencíos de que la tresmisión interxeneracional de saberes y sentimientos (nes sos diferentes formes y sentíos) ye dalgo que sustenta la diversidá global, la grandura de les identidaes y alimenta el meyor espíritu integral del ser humanu.

Espero y deseo polo tanto, que na oficialidá a l'asturiana destaquen siempre la sensatez, el diálogu y les bones formes, porque los que nacimos na Xeneración X y crecimos na de la Transición democrática a un mundu meyor, somos llexítimos descendientes d’una sufrida llucha contenida y tresmisores d’una elevada y xusta ilusión. Nun tamos equí pa más engarradielles de barriu, sinón pa construyir xuntos el común de los destinos. Tamos equí pa ser dignos de nós mesmos coles nuestres diferencies y dende los nuesos respetos. Dende l’espíritu y la inmensa suerte de siguir cultivando amistaes en toles clases sociales (de marqueses a mendigos) y en tol abanicu de colores políticos (dende ultranacionalistes a independentistes), entiendo que los amigos son una ayalga mui poco digna de ser enterrada nuna isla del Caribe. Prefiero la evidencia de conocelos y tratalos dende’l mapa de la comprensión y el ciñu.

Al tiempu que munchos de los nuesos mozos y non tan mozos sigan saliendo de ‘La casa gris’ (xenialmente musicada por Llan de Cubel con lletra del gran poeta Ignaciu Llope) cola maleta de la ilusión enllena de suaños y el pasaporte a una nueva esperiencia vital, reivindico pa toos nosotros un fonderu sentíu común de pertenencia ultramarina, onde quién sabe si en dalgún tiempu non tan alloñáu como les antípodes musicales patries que güei mos convoquen, seamos quien a ver (otra vegada más na hestoria) una bayurosa mayoría d’indianos silenciosos, yá que, como decía Ramón Pérez de Ayala, “entre los asturianos en la tierrina y los asturianos en la emigración, tened por cierto que corresponde la supremacía en asturianidad, a los asturianos en la emigración”. ¡Avisu a Navegantes!

Na semeya: portada del llibru 'Sol en los pomares' espublizada nel 1948 en México. Ye la obra más renomada del autor xixonés Matías Conde, y les ilustraciones son de Germán Horacio, fíu de Pachín de Melás.

Contador Estadistiques