Piñán califica de “imprescindibles” los Premios Lliterarios n’asturianu, llingua “que tamos obligaos a caltener, defender y normalizar”

|
Gallardonaos Premios Lliterarios

Francisco 'Paco' Álvarez, Gonzalo González Barreñada, José Ángel Gayol, Ruma Barbero y Eladio de Pablo, como direutor de Factoría Norte, recibieron n’Uviéu los Premios Lliterarios 2019 y el III Nel Amaro. La conseyera Berta Piñán presidió la gala d’un gallardones “imprescidibles” al tiempu qu’aseguró que “tamos obligaos a caltener, defender y normalizar” l’asturianu.

El Muséu Arqueolóxicu relevó al Paraninfu de la Universidá d’Uviéu como sede de la gala d’entrega de los Premios Lliterarios 2019 y del III Premiu y Festival Nel Amaro de Teatru Profesional en Llingua Asturiana o Gallego-asturiano después de trés años siguíos celebrándose nel Edificiu Históricu de la institución. El salón d’actos quedó pequeñu pal eventu, con xente de pie siguiendo l’actu, que contó con discursos menos reivindicativos ente los ganadores que n’años anteriores.

La conseyera de Cultura, Política Llingüística y Turismu, Piñán, presidió la gala y, sentada ente los premiaos, encargose d’entregar una pieza artística a caún de los ganadores. Ente’l públicu, munches autoridaes, como la conseyera d’Educación, Carmen Suárez Suárez; los direutores xenerales de Política Llingüística, Antón García, de Cultura y Patrimonio, Martín López-Vega, d’Ordenación del Territoriu y Urbanismu, Alfonso Toribio, y de Gobernanza Pública, Tresparencia, Participación Ciudadana y Axenda 2030, José Antonio Garmón; y la vicepresidenta de la Xunta General, Celia Fernández, ente otros.

La escritora encargóse del discursu final, enantes de dar pasu a un conciertu breve de trés pieces con Mario Bernardo al pianu y Cristina Gestido al violín, qu’entamó confensando tener una “sensación un poco rara” al participar “nuna entrega de premios que nun hai munchu tiempu viví como receptora”. “Los Premios Lliterarios en llingua asturiana yá sumen abondes ediciones como pa poder calificalos como referente de la nuestra cultura, un referente al que dende hai trés años sumóse la novedá del Premiu Nel Amaro de teatru que nació cola fuerza y sabiduría tan de nueso y que medra col puxu del públicu que lu sustenta”, espresó darréu, enantes de confesar trés ensin sabores.

La primera son les circunstancies nel que los autores faen el so llabor, “que les instituciones y aquelles persones que les representamos tenemos el deber de facer too cuanto tea na nuesa mano p’ameyorar”. Llueu citó “l’ausencia de muyeres na nómina de les persones galardonaes”, “irregularidá” que, auguró, va finar “más pronto que tarde” gracies “al trabayu común”.

L’últimu sinsabor al que fixo referencia foi al fechu de que’l XII Premiu María Xosefa Canellada de lliteratura infantil y xuvenil, “al que tengo un ciñu mui cercanu” –ganólu en dos ocasiones, nel 2008 na primer edición y nel 2017–, quedara ermu. Una circunstancia que, dixo, espera que sirva como “aliciente pa la edición viniente porque tenemos munchos y mui bonos escritores n’asturianu que-y presten la so creación, el so talentu y los sos esfuercios a la lliteratura que fidaliza cada vez más llectores”.

Darréu consideró que la estistencia d’unos premios lliterarios son “imprescindibles nuna sociedá viva que disfruta y reclama cultura propia y calidá”. Asina, apuntó que dende la so conseyería “considerámoslos un instrumentu necesariu, brillante y aglutinador tanto pol nivel de los xuraos en cada convocatoria como polos sos resultaos que dio nomes que son fitos na la lliteratura asturiana. Y que por supuesto, na so consolidación, da-yos una escelencia poco cuestionable”.

“Agora depués de los 40 años de la primer convocatoria del Xosefa Xovellanos, qu’abrió la historia de los Premios, ye cenciello y prestoso falar de la so escelencia, pero tamién ye obligao llamar a caltenela, y esparder esta lliteratura y estes obres de teatru que falen de nós dende’l pensamientu y la brillantez de los sos autores. Y que lo faen, sobre too, na nuestra llingua, esta llingua que ye ún de los grandes patrimonios que tenemos y que tamos obligaos a caltener, defender y normalizar”, finó Piñán.

Primero, el de teatru

Minutos enantes, la conseyera entregó la figura conmemorativa a los ganadores de los cinco gallardones, introducíos pola presentadora de la gala, Esther Fonseca. El primeru en recibilu foi De Pablo, en concreto’l correspondiente al Nel Amaro como direutor de la compañía Factoría Norte por ‘Les rellaciones peligroses’, una obra “na que trabayamos mui a gustu toos y que tien como resultáu esti premiu” de teatru, “un arte pa compartir, que pide la esistencia de públicu”, polo que deseó que “fora conocida por tolos asturianos y asturianes”.

El XI Premiu Alfonso Iglesias de cómic abrió’l turnu de los Premios Lliterarios. Foi pa Barbero, músicu de Felpeyu, por ‘Seltegu’, que cuenta la historia “de seis díes que pasamos mui intensos nel Líbanu pa una actuación pa la que fuimos llamaos pola Embaxada española”.

“Amás de contar les anéudotes que nos pasaron a nosotros ellí, intenté tamién falar de la xeopolítica d’esi país tan apasionante y tan desconocida pa nós cuando fuimos p’allá, afondando por qué razones pinta tanto un país que ye tan pequeñucu y que tien la forma inclusive d’Asturies –faciendo’l xestu de xiralu, poniendolu vertical–”, siguió Barbero, tratando d’analizar “por qué tábemos nosotros naquel momentu nel Líbanu. Por qué la xeopolítica usa tamién la cultura, nesti casu a nosotros pol Ministeriu d’Esteriores d’España”.

Gayol, ganador del XXV Premiu Máximo Fuertes Acevedo d'ensayu por 'El silenciu invisible’, esplicó que la so obra trata sobre “dixebrar la realidá d’aquello que pensábamos como realidá”, pa lo que punxo d’exemplu, con ironía, trés “desengaños” que viviera: qu’Estaos Xuníos nun venciera na guerra de Vietnam, qu’Hugo Chávez resultara elexíu nunes eleiciones y que la Segunda Guerra Mundial nun la ganara Estaos Xuníos. “D’esto ye de lo que va’l llibru, de cómo la realidá que percibimos de la nuesa historia ye una ficción, una fábula”, resumió.

Bona poesía y escelentes noveles

El premiu de poesía, el Xuan María Acebal, foi nesta ventésima quinta edición pa el 'El llar n’orde', de González Barreñada, qu’aseguró que “n’Asturies escríbese mui bona poesía” y que los versos de los sos autores, nomando a Elvira Laruero, Xuan Bello, Antón García y Berta Piñán “por citar namás cuatro autores que me presten muncho”, permanecerán nesta tierra “lo mesmo que los mitos, los montes, los calces de los ríos o los nomes que sobrevivieron a los sieglos”. “Nesti sen”, siguió, “ye sorprendente qu’a los turistes que vienen llamaos pol paisaxe nun se-yos venda tamién el paisaxe de les nueses lletres”, apuntando pa finar “que los que más me presta d’esti premiu ye que’l poemariu ta dedicáu a mio ma”.

L’últimu gallardón n’entregase foi’l más veteranu, el Xosefa Xovellanos, con 40 años de trayeutoria que’l so ganador, Álvarez con ‘Los xardinos de la lluna’, valoró “poles munches noveles qu’hai detrás”. “Presta ver petáu un salón d’actos pa un eventu de lliteratura y n’asturianu”, dedicando’l premiu “pola parte que toca, a vosotros y a tolos falantes d’esta llingua, los actuales y les de les xeneraciones muertes, porque gracies a toes eses persones esti idioma sigue vivu y podemos siguir escribiendo, dibuxando, cantando, actuando, componiendo, recitando, falando y enseñando llingua asturiana”.

Pa terminar la so intervención, el periodista, qu’anunció que ta trabayando nuna traducción nueva al asturianu dende l’italianu, recitó unos versos en sicilianu del autor de los primeros años del sieglu XX Ignazio Buttitta, partisanu, en concreto del poema ‘Lingua e dialettu’: “Un populo / diventa poviru e servu / quannu ci arrubbano a lingua / addutata di patri: / è persu pi sempri”, que tornáu al asturianu vien a dicir que “un pueblu conviértese en probe y servil cuando-y roben la llingua heredada de los sos padres: nesi momentu ta perdía pa siempre”.

Contador Estadistiques