“Más que ver lo que va costar la oficialidá, hai que ver lo que nos costó nun tenela”, afirma Iglesias

|
Inaciu Iglesias recortada

L’empresariu Inaciu Iglesias, que nun primer momentu valoró presentase a la eleiciones pa dirixir la FADE, censura la posición del so presidente Belarmino Feito sobre la oficialidá. “En términos económicos ye una inversión, non un gastu”, asegura al tiempu que llama a valorar “lo que nos costó nun tenela”.

La intervención de Feito mientres la presentación d’un potente telescopiu pa rastreos sinópticos construyíu pola so empresa, Asturfeito, pa instalalu en Chile –actu que contó cola asistencia del presidente del país, Javier Fernández y destacaes personalidaes– nun agradó al xerente de Cartonajes Vir. “Nun ta actuando con equidá porque nun tien en cuenta a les empreses culturales, que tamién formen parte del texíu empresarial asturianu”, destaca Iglesias, que, sicasí, ve bien que se pidan esplicaciones dende la patronal sobre esti asuntu “porque tamién tenemos que dales”.

“L’argumentu de que va restar recursos del presupuestu, si s’aplica a cualquier estaya cultural, el resultáu ye’l mesmu”, detalla l’empresariu, qu’asegura que “en términos económicos, la oficialidá ye una inversión con resultaos económicos positvos, non un gastu”. “Si comparamos, los territorios que tienen oficializada la llingua propia nun son los menos desarrollados empresarialmente; lo contrario”, pa lo que pon l’exemplu de Galicia, “que ye’l que tien un texíu empresarial más asemeyáu y qu’en 30 años d’oficialidá ganó posiciones frente a Asturies”.

“En términos absolutos”, continúa, “20 millones frente a un presupuestu de cuatro mil y pico nun supón nada. Nun ye ónde hai que poner el focu”, critica. “Más que ver lo que va costar la oficialidá, hai que ver lo que nos costó nun tenela. La perda de recursos que tuvimos de los Presupuestos Xenerales del Estáu por ello”, recuerda Iglesias, que considera que la sociedá asturiana tien tamién que definir “qué ye lo que queremos, qué modelu aportamos, o si queremos acabar con ello y ser un territoriu castallanu más”.

Instrucciones en “bable”

Apuntando en too momentu nes sos declaraciones a Asturies.com la so llealtá a la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), entidá a la que presentó candidatura nun primer momentu pa depués sofitar la d’Alejandro Díaz, cola que coincidía en términos xenerales na so visión sobre la mesma, Iglesias considera que nun se pue facer una cuantificación económica d’un derechu, como fai Feito, “pero nun m’asusta facelo, pero eso mesmo hai que lo aplicar al prerrománicu, a la Llaboral, al Niemeyer, al Archivu Históricu… La cultura implica inversión y hai que ver la cuenta entera”. “Paezme bien esplicalo, poque llevamos 30 años esplicándonos mui mal y ye bono falar d’ello”, añade.

La cuestión xurídica tamién entra nel alderique “y la Constitución ye inequívoca y diz que la llingua asturiana será oficial. Llevamos 40 años incumpliendo un mandáu constitucional y esto nun ye cuestión d’opinión personal de mio”. Y tornando a la intervención de Feito, na qu’ironizaba que "quiciabes la especificación del próximu telescopiu tengamos que facela en bable", Iglesias respuende-y que “non, evidentemente nun lo va tener que facer. Pero si lo quier facer, ¿qué pasa? Si quiero poner n’asturianu’l nome de la mio empresa o presentar los sos estatutos nesta llingua, tengo problemes”.

Contador Estadistiques