Abecedariu urxente de la lliteratura asturiana

Marta Mori d'Arriba's picture

Deseando adoptar nestes páxines una forma flexible pa esponer les mios idees, decidí emplegar la técnica del abecedariu, un recursu que tomo emprestáu del escritor vascu Bernardo Atxaga. Aguardo que se vea esta llicencia como un homenaxe y non como’l plaxu que posiblemente ye.

(Estes páxines tienen como oxetu la lliteratura contemporánea en llingua asturiana. Dacuando voi facer delles alusiones a la lliteratura en gallegoasturianu. Con too, el testu céntrase na primera, que ye la que yo practico y la que conozo meyor. Nesti sen, l’usu que-y doi al términu lliteratura asturiana refierse, na mayor parte de los casos, a la que ta escrita n’asturianu, magar que la lliteratura en gallegoasturianu lo seya tamién por derechu propiu.)

 

A d’Autores

Diz Antón García, ún de los escritores más prestixosos de les nuestres lletres, que la lliteratura asturiana ye un milagru. Estes palabres remiten a una opinión que la mayor parte de los autores asturianos compartimos tácitamente. Ello ye que la lliteratura asturiana muévese nun contestu adversu: fálta-y sofitu institucional, sobremanera no que cinca a la distribución y la promoción de les obres; malapenes tien presencia na escuela, nes llibreríes y nos medios de comunicación; cuenta con pocos llectores con una competencia llingüística suficiente como pa disfrutar de les obres más complexes; ye prácticamente invisible, salvando delles escepciones, acullá de les fronteres d’Asturies. Por esta razón, el fechu de qu’algunos autores, como Roberto González-Quevedo, que sacó’l primer llibru en 1980, sigan espublizando obres n’asturianu con llealtá insobornable, o qu’otros, como la poeta moza Raquel F. Menéndez, qu’empezó escribiendo en castellanu, se vuelvan hacia l’asturianu con resultaos tan interesantes como los que se puen atopar n’El llibru póstumu de Sherezade tien un aquel de milagrosu.

B de Billingüismu

A una parte de los políticos y de les élites culturales d’Asturies présta-yos pensar que la lliteratura n’asturianu ye un espaciu zarráu, una especie de reserva onde un grupu d’idealistes privaos d’ambición artística anecien n’usar nes sos obres una llingua d’otra dómina que ta abocada a la estinción. La realidá, como siempre, ye necia y amuésase firme énte estes pretensiones. Lo cierto ye que na sociedá asturiana d’anguaño conviven tres colectivos: los autores qu’escriben en castellanu coesisten sin problema colos que lo faen n’asturianu y en gallegoasturianu. Munchos escriben nuna sola llingua. Algunos, como Martín López-Vega, Xuan Xosé Sánchez Vicente o Sofía Castañón, utilicen l’asturianu o’l castellanu, dependiendo de les circunstancies. Otros, como Aurora Rivas, escriben en castellanu y en gallegoasturianu. Hailos tamién, como Xosé Miguel Suárez y Marisa López-Diz, que na so obra combinen l’asturianu y l’eonaviegu. Lo qu’afirma’l deséu, niégalo la evidencia. La lliteratura n’asturianu y en gallegoasturianu nun ye un cotu zarráu. Ye un espaciu abiertu onde los escritores, exerciendo los sos derechos llingüísticos, escueyen llibremente la variedá llingüística na que se quieren espresar.

C de Crítica

A estes altures yá ye un tópicu dicir que la lliteratura asturiana nun cuenta con una crítica profesional qu’ayude al llector a orientar les sos llectures. En realidá, esto nun ye del too cierto. Periodistes y profesores como Vanessa Gutiérrez, Xuan Bello, Antón García y Marta López Fernández lleven años enfotaos nesti llabor, que resulta especialmente delicáu nuna comunidá tan pequeña como la nuestra, onde les conexones personales algamen dimensiones casi familiares. Tampoco ye verdá que nun esista crítica académica. Ehí tán los estudios de Xosé Bolado, Xuan Xosé Sánchez Vicente, Miguel Ramos Corrada, Xuan Carlos Busto, Xulio Viejo y otros pa desmentilo. D’otru mou, tolos años fállense premios de la crítica, como’l de l’Asociación d’Escritores d’Asturies o’l de la tertulia Reciella Malory. Lo qu’en verdá choca de la crítica asturiana son les formes qu’adopta’l so espardimientu. La crítica de les obres lliteraries escrites n’asturianu y en gallegoasturianu espublízase davezu en revistes especializaes o apaez acorripiada nun sitiu pequeñu y acutáu de les publicaciones periódiques.1 Son pocos los críticos que, siguiendo l’exemplu d’Álvaro Ruiz de la Peña, José Luis García Martín o Leopoldo Sánchez Torre, combinen nos sos trabayos l’analís de testos escritos en castellanu col estudiu o valoración de testos n’asturianu. Arriendes d’esto, ye patente la desproporción qu’esiste ente les páxines que se-y dediquen n’Asturies a la producción lliteraria de los autores asturianos que publiquen en castellanu y les que llogren les obres n’asturianu y en gallegoasturianu. Nesti puntu, la crítica lliteraria espeya la mesma tendencia que s’observa n’otres estayes de la sociedá: a la comunicación nes variedaes vernácules, les élites culturales concéden-y un papel marxinal. Y ye que la crítica, como les demás coses, nun ye otro qu’un fechu social.

D de diglosia

Nun dexa de ser estraño que nun panorama como’l que toi describiendo, nel que la producción lliteraria n’asturianu y en gallegoasturianu nun cesa de renovase, ofreciendo muestres crecientes de bayura y calidá, los escritores arrecostinen, de manera casi unánime, con un sentimientu d’abandonu. Los autores asturianos suelen esperimentar una evolución asemeyada con respectu a la so obra: a la sorpresa y satisfacción iniciales, que se xustifica, en bien de casos, pola rapidez con que gracies a les subvenciones y premios institucionales, llogren asoleyar el primer llibru, síguen-yos, de manera inevitable, la frustración y el desaliendu. Pue que tengan razón los qu’afirmen que la falta de reconocimientu que nos acompaña na nuestra xera nun ye más que la consecuencia de la falta de valor lliterariu. Con too, esisten autores y obres indiscutibles que nos faen camentar que la lliteratura asturiana vese frenada, nel so crecimientu, por un techu de cristal. Esti techu ye un reflexu de los valores y actitúes que los ciudadanos d’Asturies caltienen con respectu a la llingua y la cultura autóctones. Pa muncha xente, escribir n’asturianu tien, de por sí, menos valor que facelo en castellanu, ya seya porque la competencia ye más pequeña, porque se piensa qu’esisten más facilidaes pa publicar o simplemente porque, usando la espresión machadiana, “desprecien cuanto inoren”. La facilidá con que’l públicu llector y los axentes culturales adopten estes actitúes fai sospechar que la lliteratura asturiana ye, en mayor midida que la música, depositaria d’esi complexu d’inferioridá que los sociollingüistes dan en llamar diglosia.

E d’estandarización

Cuando se constituyó’l movimientu conocíu como Surdimientu, a finales de la década de los años setenta del sieglu XX,2 la lliteratura asturiana yera, magar la so antigüedá,3 un sistema lliterariu en construcción. Faltába-y, ente otros requisitos, un modelu de llingua y una norma que dieran unidá al impulsu espresivu que nesi momentu empezaba a manifestase, brindando un calce común a les estremaes variedaes llingüístiques. El desarrollu de la lliteratura contemporánea n’asturianu avanza paralelu al de la normativización y estandarización del idioma. Nesti procesu participaron distintos axentes que dacuando caltuvieron postures diverses. Les propuestes de l’Academia de la Llingua, que contemplaben la integración de vocablos y rasgos morfolóxicos y fonolóxicos propios de les variedaes orientales y occidentales del asturianu na variedá centro-norteña, tardaron un tiempu n’aceptase y espardise. D’esta miente, los primeros llibros de Xuan Bello y Antón García escribiéronse na variedá suroccidental del asturianu; al mesmu tiempu que poetes como Pablo Ardisana y Concha Quintana emplegaben na so obra la variedá llingüística de Llanes. Con too, depués d’un periodu de discusiones, los escritores asturianos asumieron de forma casi unánime la variedá estándar, magar la dificultá que representaba esti fechu pa los falantes de les variedaes más alloñaes del asturianu central, perpasando, tamién, la estrañeza que provocaba al principiu en dellos usuarios l’usu d’una llingua llibre de castellanismos.4 La rapidez cola que s’impunxeron les variedaes estándar del asturianu y el gallegoasturianu na escritura lliteraria, hai qu’entendeles como un rasgu de madurez: revela xenerosidá, por parte de dellos falantes, y una conciencia precisa de les condiciones qu’afecten a la escritura nes llingües minorizaes. Güei los escritores asturianos persaben que l’usu de la llingua ta suxetu a unes convenciones necesaries. Asumiendo l’estándar, ponen de manifiestu la so intención de facer una lliteratura lliteraria, esto ye, una construcción estética, distinta, na so finalidá, de la trescripción realista de la fala coloquial.5

F de Fronteres

La lliteratura asturiana tien una asignatura pendiente. Inda nun foi, quitando casos contaos, a facese visible fuera d’Asturies. D’ello nun tienen la culpa namás los propios asturianos. D’un llau, pesa l’estatus xurídicu de la llingua, qu’impide a los autores, por poner un casu, solicitar ciertes beques o algamar gallardones como’l Premiu Nacional de Lliteratura. La llingua y la lliteratura asturianes nun figuren nel CDU (códigu decimal universal) col que s’organicen les biblioteques n’España (incluyendo a Asturies); como tampoco esiste, na inmensa mayoría de los casos, un estante pa guardar los fondos escritos n’asturianu y en gallegoasturianu. D’otru llau, el tratu que los axentes culturales (MECD, publicaciones periódiques, emisores de televisión y radio estatales…) dan a la nuestra lliteratura nun ye mui distintu que’l que reciben les demás lliteratures perifériques. La industria cultural española carez de centralismu. Munchos escritores gallegos, vascos y catalanes piensen que los medios de comunicación reserven un espaciu mui pequeñu pa los llibros qu’usen llingües distintes del castellanu. Aparentemente, basta con dexar sitiu nos espacios culturales, dos o tres veces al añu, a ún o dos autores de cada comunidá -Atxaga y Uribe; Suso de Toro y Rivas; Cabré y Margarit; Xuan Bello y Berta Piñán- pa cubrir les (escases) necesidaes d’exotismu del públicu español. Paradóxicamente, algunos d’estos escritores -los que tienen la fortuna de dase a conocer con éxitu nel ámbitu hispánicu- quéxense de que-yos resulta más fácil consiguir apreciu fuera de casa que dientro les llendes del so país. Nesto tamién nos paecemos a ellos. Al fin y al cabu, les fronteres que se pon ún mesmu son les más difíciles de resalvar.

G de gallegoasturianu

Si la lliteratura n’asturianu anició’l so Surdimientu o Resurdimientu hacia 1977, la creación lliteraria en gallegoasturianu vive dende finales del sieglu XX un xorrecer que nunca conociera. Los 40.000 ciudadanos, aproximadamente, que viven ente los ríos Navia y Eo (al rodiu del 4% de la población d’Asturies) anguaño tienen la posibilidá de lleer a escritores como Manuel García “Galano”, Fredo de Carbexe, Rafael Cascudo, Emma Méndez, Aurora García Rivas, María Xosé Fraga, Xosé Miguel Suárez, Ricardo Saavedra, Belén Rico, Aurora Bermúdez, Miguel Rodríguez Monteavaro, Alfredo Álvarez de Ponticiella, Ana Vega, Cristóbal Ruitiña, Moncho Martínez Castro, Marisa López-Diz, Alba González, Arturo Álvarez Fernández, Francisco Pimiango o Iván Iglesias Fernández, ente otros más. Sin embargu, la lliteratura n’eonaviegu ye desconocida pola mayor parte del públicu asturiano. Les fronteres esternes ya internes a les qu’aludía enantes, nesti casu multiplíquense: a la marxinalidá qu’afecta davezu a les lliteratures escrites en llingües minorizaes, súmase l’abandonu nel que tán dexaes n’España les comunidaes rurales más alloñaes de los centros político-alministrativos. Nun ye arriesgao suponer que’l futuru de la lliteratura en gallegoasturianu depende de la evolución social y cultural qu’esperimente, nos próximos años, l’Asturies rural.

H d’Historia lliteraria

A finales del sieglu XX, los autores del Surdimientu declarábense güérfanos de tradición. Esti movimientu percibíase a sí mesmu como una rotura cola lliteratura anterior. D’aende los esfuerzos por buscar referencies nos sistemes lliterarios estranxeros -principalmente nel portugués- y n’otres lliteratures del ámbitu estatal -sobre too na catalana-.6 El sentimientu d’orfandá ponse de manifiestu na vocación culturalista y na busca d’anovación que caracteriza a la poesía inicial de la segunda xeneración del Surdimientu, al tiempu qu’enguiza a autores de toles edaes a esperimentar con xéneros y rexistros nuevos basándose en referencies foranes. Con too, pasu ente pasu los nuestros escritores fueron tomando conciencia de la importancia de reconstruyir la so xenealoxía. Reinvindíquense les figures del Padre Galo y Xuan María Acebal, nes que los poetes más esixentes atoparon modelos algo más qu’aceptables. En dellos casos, son los propios escritores, como Sánchez Vicente, García Arias, Xosé Bolado o Antón García, los primeros de facer reediciones y estudios d’autores de la nuestra tradición. Con too, el trabayu d’investigación que permitió sacar estes ediciones tuvo y ta en manes de filólogos. Güei contamos con una Historia de la Lliteratura editada pola Academia de la Llingua Asturiana nel añu 2002;7 con dellos focos distintos d’investigación -na Universidá, nel RIDEA, na propia Academia…- y con unos estudios universitarios de Filoloxía Asturiana qu’incluyen esta materia nel currículu.8 Cabe, pues, preguntase cuála ye la rellación que los escritores d’anguaño tienen cola so tradición lliteraria. Aparentemente, les nueves xeneraciones poseen una conocencia más fonda y completa de la historia del nuestru sistema lliterariu que la que teníemos la mayoría de los del mio tiempu cuando entamemos a lleer y escribir n’asturianu. La escolarización y los estudios universitarios van dexando güelga. Sin embargu, cuando se pregunta a los escritores mozos cuáles son les sos influencies lliteraries asturianes, como fai Antón García na antoloxía La prueba del once, la respuesta empobínase hacia la lliteratura contemporánea, llimitando les referencies a autores clásicos a ún o dos nomes que se consideren dignos de respetu.9 Quiciabes por ello, el propiu Antón García y otros autores vienen plantegando dende hai tiempu la necesidá de revisar el nuestru canon lliterariu, que na so opinión depende por demás de la esbilla realizada por Caveda y Nava en 1839.10 Pela mio parte, quédome cola conclusión que me paez más positiva: los nuestros clásicos son, pela primer vez, vistos con respetu, mientres que la obra de dellos escritores del Surdimientu entama a percibise como la materia d’una tradición.

I d’Industria editorial

La industria editorial asturiana esperimentó nos últimos trenta años un avance bultable, pue dicise qu’inesperáu. Nesti tiempu, los y les editores desarrollaron el so trabayu con enfotu y perseverancia, enguizaos pola conciencia de la importancia del so papel. Pesa sobre ellos l’estigma que supón el recibir ayudes públiques, anque toos sabemos qu’estes son imprescindibles pa financiar un productu que, por minoritariu, nun encaxa nel xuegu de la competencia capitalista. Una prueba d’ello ye la cayida qu’esperimentó nos últimos años la producción lliteraria; el recesu foi tan grande que baxó mesmamente’l númberu d’orixinales que se presentaben a los concursos. Sicasí, la mayor parte de les editoriales consiguieron sobrevivir. Lo cierto ye que la esistencia d’editores profesionales qu’espublicen n’asturianu y en gallegoasturianu supón un desafíu a les lleis del mercáu. Poro, ye necesario que tratemos a les editoriales como lo que son, empreses dirixíes por profesionales que tienen que consiguir beneficios económicos. Ye preciso acabar con práctiques como la fotocopia de testos de tou tipu nos centros escolares o la edición de baldre, per parte de les instituciones, de volúmenes conmemorativos qu’avecen al públicu a identificar el llibru asturianu con un regalu o un oxetu puramente ornamental. Ye preciso asoleyar los catálogos de les editoriales, aumentando los fondos de les biblioteques, promoviendo los clubs de llectura y les visites d’escritores a los centros escolares, collaborando, en fin, coles asociaciones de comerciantes y coles grandes superficies pa que la lliteratura asturiana tenga’l sitiu que se merez nos escaparates y nos estantes de les llibreríes.

L de Llectores

A la lliteratura asturiana fálten-y llectores. Cuando la lliteratura asturiana yera popularista, siempre foi a vencer les dificultaes que plantegaben, primero, l’espardimientu oral y manuscritu, y más tarde, la difusión a traviés de la prensa y los cartafueyos. Como productu popular, ocupaba un sitiu reconocíu y reconocible. La lliteratura anterior al Surdimientu, como mostró el profesor Ramos Corrada, en munchos casos sofitaba los intereses de la burguesía y de les clases medies castellanofalantes.11 Con too, cumplía una función clara: actuaba, nel escenariu social, como un significante de l’asturianía. Encarnaba una asturianía fácil de dixerir, consoladora y compatible dafechu col sentimientu de pertenencia a España. L’accesu a la imprenta y les propuestes universalistes de la lliteratura actual, paradóxicamente, nun acaben de beneficiar del too a la nuestra lliteratura no que cinca al consumu. Pue que la sociedá asturiana nun tea preparada pa reconocese nos productos que-y ofrecemos. Cuando los escritores dicimos qu’escribimos n’asturianu como lo podíamos facer en cualquier llingua, poques veces nos paramos a pensar no que tamos diciendo. Tamos tresgrediendo les regles non escrites sobre lo que se pue representar en llingua asturiana. Nuna sociedá en víes d’aculturación y avergoñada de sí mesma como ye l’asturiana, paez que nun hai un sitiu claru pa un productu que se quier universal pero que ye, al mesmu tiempu, inquietantemente local.

M de Muyer

Que na lliteratura anterior al Surdimientu -pongamos por casu, na de Marirreguera- s’atopen resclavos del sometimientu de les muyeres na sociedá patriarcal, nicios que dende la mirada contemporánea puen interpretase mesmamente como rasgos de misoxinia, nun ye pa sorprendese. Esperar lo contrario d’un clérigu del sieglu XVII, por mui célebre que fuera, diba ser un anacronismu. Que les figures femenines de la nuestra lliteratura seyan menos estudiaes o destacaes nel discursu historiográficu -la obra d’Enriqueta González Rubín hubo d’esperar hasta 2009 pa ver la lluz, siendo esta autora la primer novelista en llingua asturiana- tampoco ye tan chocante.12 Nun ye distinto de lo que-yos pasa a les escritores de la lliteratura española. D’otru llau, que na encuesta publicada por Xuan Santori en 2006 namás haya 3 muyeres -Berta Piñán, Esther Prieto y Lurdes Álvarez- ente los nomes de les y los 20 autores asturianos más lleíos polos escritores consultaos, da más que pensar.13 Fala, ente otres coses, del númberu de muyeres qu’escriben n’asturianu, que ye enforma más pequeñu que’l de los homes -ente los 19 autores encuestaos, hai 4 muyeres; y ente los 35 que los escritores asturianos dicen preferir, cítense 7 muyeres-. El problema de la participación femenina ye especialmente preocupante no que cinca a la narrativa: namás una muyer, Esther Prieto, foi a llograr el premiu Xosefa Xovellanos de novela, que yá lleva ventinueve ediciones. Nos alderiques celebraos esti branu en distintos puntos d’Asturies con motivu de la presentación de l’antoloxía Hestories pa contales, les autores espresaben la so perplexidá y la so esmolición al respective d’esti puntu.14 La lliteratura escrita por muyeres consúmese con normalidá. Algunes escritores gocien d’un prestixu grande. El tratu llegal y les oportunidaes de dase a conocer que se-yos brinda n’Asturies, d’acordies col so testimoniu, nun son discriminatorios. Sin embargu, detéctase un retrayimientu por parte de les muyeres a la hora de dase a conocer y asoleyar la so obra. Ente los argumentos que se baraxaron tán les inhibiciones d’orixe educativu, la identificación colos espacios sociales íntimos y familiares, les dificultaes pa combinar la maternidá cola actividá artística. En tou casu, basta con lleer unes páxines del llibru citáu pa decatase de que nestos momentos la perspectiva de xéneru ta mui presente na nuestra lliteratura. Masque minoritaries, les escritores asturianes nun tienen reparu n’amosar el mundu y enseñase a elles mesmes con voz y mirada de muyer.

N de Naturaleza

Na poesía asturiana, la ecuación romántica ente’l suxetu y el paisaxe adopta una dimensión colectiva: la mímesis de la naturaleza que faen los nuestros escritores tien siempre algo d’espresión del volkgeist.15 Esta función asentóse de mano na adaptación que fizo Caveda y Nava del tópicu del despreciu de corte y allabanza d’aldea. Caveda foi’l primeru de recrear un estereotipu paisaxísticu propiamente asturianu, amestando elementos autóctonos nos clixés de la tradición clasicista. Na xaceda d’esti autor, asítiense les descripciones del paisaxe que ficieron Marcos del Torniello, Enrique García-Rendueles y Constantino Cabal, ente otros más. Los trazos del estereotipu cavedianu -la verdura de los praos, la bayura de la fauna y de la flora, el cantu de los páxaros y la integración perfecha de la xente de l’aldea nun paisaxe gayoleru y abondosu- repítense na obra d’estos autores con constancia monótona. Ye esta una imaxe esencialista, qu’escuende, debaxo les palabres, la vieya oposición ente campu y ciudá. Col cambiu de sieglu, apaeció una poesía de la naturaleza que tomaba como referencia los apuntes llíricos que, décades atrás, facía Acebal en Cantar y más cantar. Poetes como Ánxel de la Moría, Daniel Albuerne, Pepín de Pría y Fernán-Coronas sentaron les bases de la espresión poética denomada por Xuan Bello sentimientu de la tierra.16 La lliteratura asturiana contemporánea desplázase dende va trenta años na vagamar d’esti sentimientu. Nos años ochenta, el discursu lliterariu alzóse sobre les ruines de los tópicos ruraliegos. Los escritores más nuevos enfotáronse en representar el mundu urbanu y la complexidá de la sociedá actual. Sicasí, al cabu d’un tiempu, los mesmos autores que primero afuxíen del tópicu de l’aldea descubrieron la so vocación telúrica, qu’espresaron en llibros intensos y fondos como Los nomes de la tierra o Temporada de pesca.17 El calter difusu del plantegamientu y l’arreyu íntimu que los autores del Surdimientu establecíen ente la naturaleza y el mundu perdíu de la infancia contribuyeron a afitar el trunfu d’estes imáxenes, al mesmu tiempu que daben a los sos socesores argumentos pa refugales. Con too, seique hai algo nel paisaxe asturianu qu’apela a la representación artística. La riqueza vexetal impónse de forma inexorable a la mirada. La gama inagotable de grises reflexa la melancolía del nuestru espíritu. Un espíritu que, como asturianos, abócanos a lluchar cada día cola señardá.

O d’Ortografía

Los llectores y autores mozos nun puen saber qu’ún de los temes de conversación más recurrentes de los escritores asturianos nos años ochenta del sieglu XX foi la ortografía. Nel añu 1981, l’Academia de la Llingua Asturiana entamaba’l procesu de normativización. Ensiguida se publicaron les Normes ortográfiques, que posteriormente fueron oxetu de más d’una revisión. Nesos años ficiéronse proposiciones alternatives a la regulación académica, como la ellaborada pal asturianu occidental col nome de Pesicia.18 Pero’l discutiniu ortográficu nun afectó namás a la escoyeta de la variedá del asturianu que se tomaba como base. Incluía tamién los criterios de trescripción, cuestionando la cercanía a la norma castellana o plantegando la posibilidá d’utilizar una ortografía fonética. L’exotismu que tresciende güei d’estos asuntos dan una idea de los progresos realizaos na estandarización de la llingua. Anguaño, tanto los medios de comunicación como los escritores asturianos apliquen les Normes ortográfiques de l’Academia.19 El procesu de normativización va tiempu que se dio por termináu y el cuestionamientu de la norma ortográfica, depués de tres décades d’escolarización, vese yá como una crisis d’adolescencia.

P de Periodismu

La mayoría de los autores qu’escriben n’asturianu dedíquense a la enseñanza o al periodismu. Na nuestra lliteratura, nun esisten los escritores profesionales. De los dos oficios mencionaos, el que más s’acerca a la escritura profesional ye’l segundu. Poro, nun ta de más reflexonar sobre la función que cumplen los periodistes en rellación col tema que nos ocupa. A los periodistes escritores o escritores periodistes que tenemos n’Asturies, que nun son pocos, debémos-yos munchos avances. Les escases oportunidaes de sentir y lleer información n’asturianu que tenemos los ciudadanos son el resultáu, en munchos casos, del so empeñu personal. Ellos son, al llau de los docentes, los axentes fundamentales de la estandarización. Al so enfotu, débese tamién la posibilidá de sacar a la lliteratura de la reserva na que les direcciones de los medios tienden a acorripiala: la Selmana de les Lletres Asturianes, los fallos de los premios institucionales… La primer publicación periódica que s’espublizó íntegramente n’asturianu, el selmanariu Les Noticies, taba fecha por periodistes que, na mayor parte de los casos, yeren tamién escritores.20 Esti fechu dio pie a la creación d’un productu mestu ente periódicu d’información xeneral y revista cultural que fizo muncho por poner a la lliteratura asturiana nel mundu y allugar la llingua nel espaciu comunicativu qu’habitamos. N’alguna ocasión manifesté ciertu pesar polo qu’albidraba como una oportunidá perdida pa disponer d’un mediu convencional n’asturianu qu’informara sobre l’actualidá d’Asturies. Güei doime cuenta de que, cola desapaición de Les Noticies, la lliteratura asturiana quedó privada d’una vía de difusión esencial.

R de Redes sociales

Na lliteratura provenzal de la Edá Media, había dos tribes de poetes: los xuglares y los trovadores. Poetes, respectivamente, populares, que nun teníen accesu a la escritura, y cultos, qu’abrieron el camín a la llectura diferida de la obra llírica. Los cantoautores asturianos, sobre too los de los años setenta y ochenta del sieglu XX, fueron y siguen siendo xuglares. El restu de l’actividá lliteraria ye trovadoresca, esto ye, minoritaria y selecta: desenvuélvese en círculos lletraos. Hasta agora. Gracies a les redes sociales, la lliteratura asturiana tien la oportunidá de tar presente na plaza’l pueblu. Internet acueye tou tipu de lliteratura: la macarra y l’aristocrática, l’adolescente y la de los autores consagraos. Cualquiera puede espardir la so obra o dar anuncia d’ella. La producción y el consumu lliterarios vuélvense verdaderamente democráticos, nel sentíu lliteral del términu. Tou un retu qu’una parte de los autores asturianos va tiempu que supieron asumir.21

S de Surdimientu

En 1991 Xuan Xosé Sánchez Vicente espublizó un ensayu críticu, la Crónica del Surdimientu, que confirmaba la esistencia significativa y durable d’un movimientu lliterariu que l’autor consideraba yá perafitáu.22 El títulu contribuyó a consagrar una denominación que tovía andaba a la tema con otros nomes, como’l de Resurdimientu, qu’apaez na portada de l’antoloxía poética asoleyada dos años antes por Xosé Bolado, o’l de Remanecer, como-y prestaba más dicir a Xuan Bello.23 Los escritores que se dieron a conocer daquella -Xuan Xosé Sánchez Vicente, Nel Amaro, Xosé Álvarez, Vicente García Oliva, Carlos Rubiera, Miguel Solís, Roberto González-Quevedo, Andrés Solar, Fonsu Velázquez, Lluís Xabel Álvarez, Manuel Asur, Xosé Lluis García Arias, Xusé Mª Rodríguez y Felipe Prieto, ente otros más- ficieron, na mayor parte los casos, una lliteratura social, enfotada en dignificar la llingua y la cultura d’Asturies.24 A esti movimientu axuntáronse escritores de más edá, como Mánfer de la Llera, Eva González, Lorenzo Novo Mier, Mª Josefa Canellada o Antonio García Oliveros, qu’aprovecharon l’impulsu p’asoleyar obra nueva o antigua n’asturianu. Estes dos promociones conformen lo que se dio en llamar Primera Xeneración del Surdimientu. El Surdimientu nació cola voluntá d’estremase de la lliteratura asturiana anterior, na que s’apreciaba una falta de correspondencia y sincronía con respectu a la realidá d’Asturies. La lliteratura de posguerra taba presa nes llendes del ruralismu, unes veces idealizador y otres, chancieru. Nos canales d’espardimientu y nos recursos lliterarios, averábase más a la lliteratura popular qu’a la culta. D’otra miente, les actitúes pa cola llingua asturiana que se reflexaben directa o indirectamente nella contribuíen a afitar la mentalidá diglósica.25 A mediaos de los años ochenta, los escritores mozos empiecen a alloñase de la lliteratura de la xeneración precedente, cola que nun s’identificaben pol so xeitu cívico-social y pol enclín ruralizante y coloquial del so llinguaxe. Paralelamente, la evolución social propiciaba la despolitización de l’actividá lliteraria. Sánchez Vicente describe asina la poesía de la época: “Tamos nel güeyu del furacán d’una poesía […] allugada na rodiada del yo”.26 La dixebra ente la lliteratura social y la lliteratura del yo nun tuvo llendes tan precises como se pudiera pensar y foi muncho más clara na poesía que nel restu de los xéneros. L’elementu distintivu más relevante qu’aportaben los autores nuevos yera, pues, l’esmolecimientu polos aspectos formales y llingüísticos de la obra lliteraria. Esti empeñu implicaba escaecer un tiempu’l secuestru cultural qu’afectaba a la llingua y la lliteratura asturianes pa escribir con voluntá artística, ampliando l’imaxinariu poéticu y narrativu ya investigando les posibilidaes espresives del idioma.27 D’otra miente, la lliteratura asturiana dio entrada a fontes y modelos foranos, escenarios non autóctonos y ambientes urbanos o cosmopolites, d’anguaño o d’otres époques. En resultancia d’esto, el discursu quedó altravesáu por una oposición qu’entá güei sofita les nuestres lletres: la tensión ente lo local y lo universal. Los escritores mozos qu’entamaron a escribir a partir de 1984 -fecha de la publicación d’Estoiru d’Antón García– fueron, amás d’esti autor, Berta Piñán, Lurdes Álvarez, Ignaciu Llope, Yolanda Fidalgo, Sabela Fernández, Xuan Bello,28 Pablo Antón Marín Estrada, Humberto Gonzali, Milio Rodríguez Cueto, Dolfo Camilo Díaz, Xosé Antonio García, Xilberto Llano, Xulio Vixil y Esther Prieto. Esti grupu d’escritores nacíos ente 1960 y 1970 constituye’l nucleu de la Segunda Xeneración del Surdimientu.29 Pasu ente pasu, axúntense a ellos autores de más edá, como Pablo Ardisana, Mª Teresa González, Xosé Manuel Valdés Costales, Concha Quintana, Taresa Lorences, José Horacio Serrano, Alberto Cobreros, Carme Martínez, Miguel Rojo, Xulio Arbesú, Ismael González Arias, Vital d’Andrés, Xosé Mª Vega y Cristina Muñiz, ente otros.30 Posteriormente, van incorporándose escritores como Xandru Martino, Consuelo Vega, Xulio Viejo, Maite González Iglesias, Xosé Nel Riesgo, Sixto Cortina, Xavier Frías Conde, Boni Pérez, Xaime Priede, Xavier Vilareyo, Xurde Álvarez, Tante Blanco, Santi Ochoa F., Xabiero Cayarga, Xuan Santori, Helena Trejo, Ánxel Álvarez Llano, Lluís Fano, Xosé Nel Caldevilla, Montserrat Garnacho, Aurelio González Ovies, Elías Veiga, Xosé Ánxelu Gutiérrez, Miguel Allende, Luis Salas Riaño, Xosé Ramón Martín Ardines, Paquita Suárez Coalla, Susana Rodríguez Sela y munchos otros más que podíamos citar, amás d’algún autor que por edá habría qu’enmarcar na Primera Xeneración del Surdimientu, como Xosé Bolado o Mª Esther García López. En 1996, Ramón Lluís Bande plantega la esistencia d’una Tercera Xeneración del Surdimientu.31 Los criterios pa establecer la poética d’esti grupu son difíciles de definir, sobre manera teniendo en cuenta que nos años noventa, dellos autores del “nucleu duru” de la Segunda Xeneración, como Xuan Bello, Antón García y Berta Piñán, fueron abandonando los sos presupuestos en favor d’una lliteratura de la tierra que, incorporando davezu escenarios rurales, plantegaba una indagación sobre la identidá asturiana. La clave d’esta lliteratura, dala’l sentimientu de perda, la emoción que provoca nos escritores y nos llectores el sabese, como diz Susana Reisz, “con las raíces al aire”.32 Los integrantes de la Tercera Xeneración del Surdimientu son, en llinies xenerales, continuistes colos de la promoción anterior. Pertenecen a ella escritores nacíos a partir de 1970 como Xandru Fernández, Francisco Álvarez, José Luis Rendueles, Marisa López-Diz, Berto García, Héctor Blanco, Xuan Porta, Xurde Álvarez, Ricardo Candás, José Ángel Gayol, Pablo Rodríguez Medina, Pablo Texón, Chechu García, Martín López-Vega, Lluís Bande, Xurde Fernández, Pablo Rodríguez Alonso, Naciu Varillas, Quique Faes, Beatriz R. Viado, Paula Pulgar y otros. Nel cambiu de sieglu, entren n’escena autores nuevos nacíos a partir de 1980, como Vanessa Gutiérrez, Carlos Suari, Iván Cuevas, Pablo X. Suárez, Henrique Facuriella, Rubén d’Areñes, Iris Díaz Trancho, Laura Marcos, Alejandra Sirvent, Elisabeth Felgueroso, Inaciu Galán, Sergio Gutiérrez Camblor, Xaime Martínez, Solinca Turbón… La nómina ye interminable. Les promociones socédense, reivindicando en cada casu, con mayor o menor convicción, el relevu xeneracional. Paralelamente, rexístrase una incorporación constante d’escritores dende la lliteratura en castellanu, como Carmen Díez Ojea, Ángeles Carbajal, Fulgencio Argüelles, Pepe Monteserín, Sofía Castañón, Raquel F. Menéndez… Les premises emplegaes pola crítica pa esplicar, primero, el francimientu realizáu pol Surdimientu con respectu a la tradición anterior y, más tarde, la crisis protagonizada polos autores de la Segunda Xeneración va tiempu que nun tán dando frutos. Quiciabes ye’l momentu de que l’estudiu de la lliteratura asturiana abandone’l métodu xeneracional, adoptando una perspectiva más sintética ya integradora que permita describir la variedá de códigos artísticos y la evolución de les formes de difusión que s’aprecien nes nuestres lletres.

T de Traducción

Dicen los especialistes en traducción que la torna de testos canónicos ye una de les formes más efectives que tienen les lliteratures de les llingües minorizaes p’afitase y completase como sistema lliterariu.33 Esti propósitu enguizó a Acebal y a Amandi, nel sieglu XIX, a traducir al poeta romanu Horacio, aceptando’l retu que-yos plantegara, sin sabelo, Menéndez Pelayo al cuestionar la validez del asturianu como llingua capaz de treslladar la guapura de los clásicos.34 La idea nun yera nueva: el primer poeta de les lletres asturianes, Antón de Marirreguera, fizo nes sos fábules una versión -esto ye, una torna, nel sentíu que-y da anguaño al términu la Teoría de la traducción- d’obres d’Ovidio, Virxilio y Museo, adaptándoles al públicu popular asturiano.35 A los exemplos mentaos, socediéron-yos otros, como les traducciones del griegu clásicu del rector Aramburu o les tornes de Goethe de Fernán Coronas. A finales del sieglu XX, los escritores asturianos atoparon na traducción una forma pa exercitar la escritura y crear una llingua lliteraria. Emplegaron criterios enforma flexibles que diben dende la versión llibre a l’adaptación cultural, pasando pola traducción interpuesta a partir d’una torna n’otra llingua.36 Estos criterios, simultáneos nel tiempu a la Deconstrucción y otres teoríes posmodernes que facíen por desacralizar el conceptu d’autoría, dieron pie a más d’un debate sobre la llexitimidá y validez de les traducciones resultantes.37 Güei les práctiques siguen siendes más convencionales.38 La escoyeta testual bancia ente la ufierta d’obres que s’albidren interesantes pal públicu asturiano y testos clásicos, como los seleccionaos por Pablo Suárez García, qu’amás de tener esa finalidá, cumplen la función de completar el sistema lliterariu, inxertando nél el canon universal.39 Les tornes, en bien de casos, tán en manes de traductores ayenos a la creación lliteraria. Paralelamente, los nuestros escritores empiecen a traducise a otros idiomes y, igual que n’otres comunidaes españoles, les editoriales van incorporando na so ufierta les publicaciones billingües y l’autotraducción. A traviés d’esti procesu, la lliteratura asturiana constitúyese como un sistema autónomu, ocupando’l sitiu que-y correspuende nes murueques de Babel.

U d’Universidá

La incorporación de los estudios de Filoloxía Asturiana a la ufierta educativa de la Universidá d’Uviéu sunpunxo un finxu fundamental pa la dignificación de la llingua. Nel procesu puen distinguise dos fases: a la puesta en marcha, nel cursu 1994-1995, de los títulos propios d’Espertu y Especialista en Filoloxía Asturiana siguió-y, depués de la reforma de Bolonia, la implantación, nel cursu 2009-2010, d’un minor n’Asturianu nos graos filolóxicos de Llingua Española, Llingües modernes, Estudios ingleses y Estudios clásicos y románicos, amás d’una mención de Llingua Asturiana nel Grau d’Educación Primaria. Toles titulaciones citaes incluyeron siempre l’estudiu d’una asignatura de Lliteratura Asturiana.40 A traviés d’esta materia, los estudiantes avérense a la llectura de testos clásicos y contemporáneos. Con too, la función de los estudios lliterarios académicos tresciende les finalidaes divulgativa y estandarizadora. Ye a traviés d’estos estudios, que se faen n’ámbitos institucionales como l’universitariu, como se construye’l canon lliterariu. La inclusión y sobrevivencia de les obres nos currículos educativos y sobre too, el caltenimientu de l’atención de los llectores que-yos asegura la práctica del comentariu son dos de les condiciones que se precisen pa constituir el canon.41 Magar la rocea que puedan despertar nos llectores más críticos cuestiones como los criterios de selección de les obres y la función cohesiva, conservadora, que cumplen les instituciones encargaes d’ellaboralu, ta nidio qu’ensin la so esistencia nun pue falase d’un sistema lliterariu diferenciáu. Si nun hai canon, nun hai lliteratura nacional. El soporte llingüísticu nun garantiza la esistencia de llendes ente sistemes lliterarios, como se pue observar na tendencia de les lliteratures coloniales a apropiase de les lliteratures poscoloniales (lléase lliteratura española y lliteratures llatinoamericanes). Nesti sen, pue dicise qu’una de les xeres más importantes que la universidá pue realizar nel futuru en rellación cola nuestra lliteratura ye definir la nómina de testos que la cultura asturiana autopropón pa dellimitase como un sistema autónomu, sobre too en rellación cola lliteratura española.

V de Valoración

La llectura d’una obra lliteraria supón siempre la realización d’un xuiciu estéticu. Nos sistemes lliterarios afitaos, esti xuiciu ye, más allá de los intereses personales, el resultáu d’un pactu, el frutu d’una herencia cultural. Los axentes encargaos de facer y espardir les valoraciones son los críticos y los profesores. Los primeros, ya seya dende los medios de comunicación o a traviés de los estudios académicos, realicen una evaluación que tien la finalidá de promover un alderique, una conversación infinita qu’alimenta la llectura y la creación lliteraria.42 La valoración de los testos que fai la crítica, por supuestu, ye cuestionable y, amás, camuda col tiempu: el valor que s’axudica a les obres ta suxetu a condicionamientos históricos. La misión de los profesores de lliteratura ye, en parte, facer una selección a partir de les propuestes que surden de la gran conversación lliteraria. Esta selección da llugar a un canon, que nun ye otro qu’una llista de llectures que tresmite un sistema de valores, estéticos o d’otru tipu. A la vista d’estes reflexones, hai qu’entrugase cuála ye la posibilidá d’autoproponese d’una lliteratura que tovía nun tien fixaes les estructures y los mecanismos necesarios pa espardir unos valores compartíos. Una lliteratura que nun s’aprende, amás de nun ser visible, ta falta d’un sistema de valores comúnmente aceptaos. Por eso nun ye d’estrañar que’l públicu asturiano acepte meyor les obres de los nuestros escritores cuando, depués de traducíes y sometíes al xuiciu críticu esternu, tornen a casa trunfantes. Ye nesti viaxe d’ida y vuelta onde les obres queden llexitimaes (canonizaes), algamando un valor social colectivu, de resultes de la concurrencia nuna competición que n’Asturies malapenes esiste.

X de Xéneros lliterarios

La construcción del sistema lliterariu qu’entamaron los autores del Primer Surdimientu prevía, al llau d’otros aspectos yá trataos, la conquista d’espacios xenéricos nuevos. El propósitu d’esta xera yera averase al restu de les lliteratures d’Occidente.43 La poesía del Surdimientu inició la so puesta al día dende los primeros momentos. Les corrientes predominantes na llírica de los primeros años -poesía política, cívica, realista social patriótica y crítica- sitúen la escritura en sintonía colos modelos vixentes nuna parte de la lliteratura española coetánea -Blas de Otero, Gabriel Celaya, Rafael Alberti...-.44 Del mesmu mou, l’anovación realizada polos poetes de la Segunda Xeneración del Surdimientu, supón l’asimilación de la llírica española de los Novísimos y de la poesía de la esperiencia. La fixación posterior d’un canon asturianu basáu nel sentimientu de la tierra, baxo la influencia de poetes estranxeros, representa la culminación d’un trabayu constructivu que tien en Xuan Bello’l principal esponente. El segundu pasu que dieron los escritores pa enanchar les llendes temátiques y estructurales de la lliteratura asturiana tien que ver col cultivu del xéneru narrativu, qu’hasta esi momentu fuera enforma menos tratáu que la poesía. Nos primeros años, escribiéronse bayura de rellatos cortos. Dellos autores conocíos, como Sánchez Vicente y Carlos Rubiera, empezaron a sacar volúmenes de cuentos, una iniciativa qu’imitaron otros narradores de la mesma promoción, y tamién mayores, de magar 1989.45 En munchos casos ye patente la influencia del cuentu llatinoamericanu, sobre manera la de Borges y Cortázar. No que cinca a los temes, cuentistes como Vicente García Oliva y Miguel Rojo, ente otros, abren la puerta a lo urbano, lo forano y lo fantástico suxetivo.46 El desarrollu de la novela, en parte debío a les dificultaes de publicación, foi más lentu. Los primeros años caracterícense polos tanteos. Nun ye hasta mediaos de los años ochenta, con obres como El viaxe, d’Antón García, cuando s’incorpora dafechu nesti xéneru la modernidá narrativa.47 Dase muncha importancia, amás d’al usu de técniques narratives que se consideren anovadores, a la introducción de la novela de xéneru, sobre too la novela negra.48 Pilar Fernández señala l’apaición progresiva, nos años noventa, de noveles policiaques, históriques y d’aventures, al llau de cuentos suburbanos, de crítica política y de viaxes, como signos de la modernización de la narrativa asturiana.49 Con too, los soxéneros narrativos más significativos pal aggiornamento del xéneru son, pa esta autora, los rellatos de xeitu autobiográficu y la narrativa femenina escrita con perspectiva de xéneru.50 El marcu de referencia de la novela, nestos años, yera la narrativa española. Asina, el xorrecer de la novela policiaca, rellaciónalu Xandru Fernández col éxitu d’esti soxéneru nel restu d’España.51 D’un mou asemeyáu, pa Pilar Fernández, l’apaición de noveles como Los homes de bronce de Xandru Fernández o Potestas de Xulio Arbesú sigue’l gustu xeneral pola novela histórica que se da nesta década.52 Destaca tamién, na narrativa finisecular, el dominiu d’un realismu nuevu qu’incorpora con naturalidá les técniques esperimentales.53 Col cambiu de sieglu, atópase bayura de testos misceláneos, que mezclen na mesma obra la prosa y el versu, el periodismu, l’ensayu, el diariu o la crónica de viaxes cola lliteratura, como la celebradísima Hestoria Universal de Paniceiros.54 Danse, per otru llau, amueses interesantísimes d’escritura metalliteraria o sofitada na intertestualidá.55 Percíbese, tamién, un enclín hacia la lliteratura biográfica y autobiográfica, que davezu tresgrede les convenciones lliteraries, xugando a entemecer datos reales y ficticios.56 Nos últimos años, los escritores siguen percorriendo los caminos acabantes de describir. Caltiénse una narrativa de pulsu asturianu, influida pola tradición popular.57 Sigue cultivándose la novela negra,58 y continúen publicándose con éxitu noveles históriques, de la que se puen atopar muestres mui valoratibles.59 Llibros como Mientes cai la nueche y La fábrica de lluz aseguren la continuidá de la narrativa de base autobiográfica.60 Autores como Pablo Rodríguez Medina y Miguel Rojo siguen desarrollando una obra narrativa abondosa que dacuando inxerta elementos fantásticos o humorísticos,61 mientres que Xuan Bello continúa cultivando la so personal narrativa.62 Quiciabes lo más destacable seya’l crecimientu de la lliteratura femenina fecha con perspectiva de xéneru63 y el desendolcu d’una lliteratura infantil y xuvenil de calidá, que nestos momentos cuenta con autores mui relevantes.64 Miedra, igualmente, anque con lentitú, el cultivu del ensayu, del qu’esisten muestres mui notables na nómina de los autores premiaos colos premios Fierro Botas y Fuertes Acevedo. Con too, la escena asturiana, falta como ta de los sofitos institucionales precisos, fuera de la tradición costumista, cuenta con mui pocos testos. Pue qu’esti seya’l mayor retu que nos queda por encariar.

Y de Yo

Fícime escritora escribiendo n’asturianu, depués de pasar años lleendo a los nuestros poetes. Nun ye qu’enantes nun escribiera: los escritores, pa la mio idea, nacen, nun se facen. Primero d’escritores son llectores; la pasión pola llectura llévalos de manera natural a la escritura. Nel mio casu, foi la llectura de la poesía asturiana lo que me llevó a amar la poesía y, nun impulsu d’imitación adolescente, por tardiegu, bastante extemporaneu, tamién a escribila. D’otra manera, foi la poesía asturiana lo que m’ayudó a descubrir la llingua. Nun ye qu’enantes nun conociera les palabres: mal que bien, más o menos entevenaes de castellanismos, siempre les tuvi cerca. Pero foi’l disfrute que me proporcionaben los poemes n’asturianu lo que me llevó a entender que la llingua, más allá del so valor cultural y comunicativu, que nunca tuvi problema en defender, yera una vía d’accesu a la guapura. Y entendí tamién que si los testos que lleía m’emocionaben tanto, d’un mou como nun fueran a facelo les palabres escrites n’otres llingües, yera porque yeren les palabres de casa, les que siempre tuviera cerca, masque la educación recibida tuviera l’efectu d’apartales a un rincón de la memoria. Yeren les palabres que de pequeña oyía a los mayores, munches veces diches con naturalidá y davezu nueves pa mi; n’otros casos, destacaes y exhibíes con procuru, cuando algún adultu-yos quitaba’l polvu y me les enseñaba como si fueran una xoya de familia. Hai munches razones pa namorase. Yo namoréme tarde; tamién de la llingua.

Z de Zarru

Quixera disculpame poles omisiones, xeneralizaciones o inexactitúes que pudi cometer nestes llinies. Esti testu nun pretendía ser otra cosa qu’unes notes, escrites con bastante priesa (casi con urxencia) col envís d’invitar a los llectores a reflexonar y debatir sobre la lliteratura asturiana. En tou casu, prestaríame qu’estes palabres s’entiendieran como’l resultáu de la mio esperiencia como llectora de lliteratura asturiana, una actividá que m’acompaña dende va más de trenta años y que siempre llevé a cabu con una atención respetuosa y un talante constructivu.

 

Marta Mori d'Arriba ye doctora en Filoloxía Hispánica, escritora y vicepresidenta de l'Academia de la Llingua Asturiana.

 

Notes:

1 Nun pretendo con esti comentariu quitar valor al trabayu realizáu polos críticos qu’asoleyen los sos testos nes publicaciones periódiques. Tolo contario, el mundu lliterariu tien una delda impagable coles secciones critiques fixes de los periódicos y colos autores de les reseñes editaes en revistes como Reciella Malory, Campo de los Patos o Lliteratura.

2 El primer volume de la lliteratura del Surdimientu, Cancios y poemes pa un riscar de Manuel Asur, ye de 1977.

3 El primer testu lliterariu conocíu en llingua asturiana, el Pleitu ente Uviéu y Mérida pola posesión de les cenices de Santa Olaya, ta fecháu en 1639.

4 Anguaño, los escritores qu’escriben n’asturianu occidental, como Roberto-González Quevedo, Esther García López y, dacuando, Xuan Bello, utilicen una variedá parcialmente estandarizada, aplicando en tolos casos la norma ortográfica.

5 Esto nun quita pa que la lliteratura nun pueda inxertar en discursu, como un recursu estéticu, la fala coloquial. La pragmática lliteraria va tiempu que prescindió del conceptu de llinguaxe poéticu entendíu como un esvíu del llinguaxe común. En cuenta d’ello, fálase d’usos lliterarios de la llingua, qu’unes veces s’acerquen más a la variedá estándar propia del discursu formal y otres veces, en cambiu, mándense de los rasgos propios del rexistru coloquial, lo que na lliteratura asturiana implica l’adopción de rasgos dialectales o castellanismos. Con too, los llectores pescancien esto último como una forma de tresgresión o reconstrucción creativa (estética) de la llingua.

6 Berta Piñán (1997): “Traición y tradición na poesía asturiana de los 90”, en Lliteratura asturiana nos 90. IV Xunta d’Escritores Asturianos. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 35-41; Xuan Bello (2003): “La tradición y la lliteratura asturiana”, en Actes del I Conceyu Internacional de Lliteratura Asturiana (CILLA). Uviéu 5-6-7 y 8 de payares 2001. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 415-423.

7 Miguel Ramos Corrada (coord.) (2002): Historia de la Lliteratura Asturiana. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana.

8 Tamién ye de destacar, nesti sen, la collecha de publicaciones algamada gracies a la Selmana de les Lletres Asturianes y el llabor desarrolláu poles editoriales, por delles asociaciones y conceyos y pola Academia de la Llingua al espublizar, en delles colecciones específiques, testos inéditos d’époques anteriores y les obres completes de los autores más renomaos.

9 Antón García (ed.) (2015): La prueba del once. Poesía asturiana del sieglu XXI. Uviéu, Saltadera.

10 Esiste una edición facsímil d’esta antoloxía que, hasta principios del sieglu XX, representaba casi l’unicu corpus disponible p’averase a los autores más antiguos: Caveda y Nava, Xosé

(1989): Colección de poesías en dialecto asturiano. Uviéu, Alvízoras. [Facsímil de la ed. de 1839 con prólogu de José Miguel Caso González].

11 Miguel Ramos Corrada (1982): Sociedad y literatura bable. Xixón, Silverio Cañada.

12 Enriqueta González Rubín (2009): Obra completa. Uviéu, Trabe.

13 Xuan Santori (2006): Milenta voces. Visiones del Surdimientu. Uviéu, Trabe.

14 Paquita Suárez Coalla (coord..) (2017): Hestories pa contales. (Más nomes de muyer). Uviéu, Trabe.

15 Marta Mori (2000): “El tema de la naturaleza na poesía asturiana”. Lletres Asturianes 73. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 65-84.

16 Xuan Bello (ed.) (1999): El sentimientu de la tierra. Antoloxía de la poesía contemporánea. Xixón, Conseyu de la Mocedá y Fundación Municipal de Cultura (v. entamu, páxs. 5-11).

17 Xuan Bello (1991): Los nomes de la tierra. Mieres del Camín, Conceyu de Mieres; Berta Piñán (1998): Temporada de pesca. Uviéu, Trabe.

18 Les Normes ortográfiques y entamos normativos de l’Academia de la Llingua Asturiana son de 1982. D’esi mesmu añu ye la propuesta Pesicia, que foi plantegada pol Conseyu d’Asturies en Madrid.

19 Academia de la Llingua Asturiana (2012): Normes ortográfiques. Uviéu, ALLA (7ª ed. revisada).

20 El selmanariu Les Noticies desarrolló la so actividá ente 1996 y 2012.

21 D’otra manera, esperiencies como les Timbes poétikes entamaes por Pablo X. Suárez o’l grupu Fame poétika ponen de relieve la capacidá de les redes sociales, por mor del calter democráticu del que falaba y gracies al so poder de convocatoria, pa camudar les formes de consumu, treslladando la recepción de les obres a espacios públicos y ambientes lúdicos, abriendo considerablemente’l campu de los destinatarios de la lliteratura.

22 Xuan Xosé Sánchez Vicente (1991): Crónica del Surdimientu (1075-1990). Uviéu, Barnabooth Editores.

23 Xuan Bello (1988): “Breve introducción a la poesía de la primera promoción poética del Remanecer y una inda más breve amuesa de la so poesía”, en Trébole. Revista Pedagóxica I: 19-22 y 2:31-33; Xosé Bolado (1989): Antoloxía poética del Resurdimientu. Xixón, Ateneo Obrero.

24 Leopoldo Sánchez Torre (1997): “Poesía social asturiana (dende los años setenta)”, en Lliteratura 11. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 59-67.

25 Miguel Ramos Corrada (2002): “Lliteratura asturiana”, en Informe sobre la llingua asturiana. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 69-76.

26 Estes declaraciones, failes l’autor na presentación de la so poética en: Xosé Bolado (1989): Antoloxía del Resurdimientu. Xixón, Atenéu Obreru, páx. 38.

27 Xilberto Llano (1991): “El nuevu llinguax lliterariu. Apuntes sobre la lliteratura asturiana de los 80”. Lliteratura asturiana y consumu editorial. Actes de la II Xunta d’Escritores Asturianos. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 37-51.

28 Realmente, Xuan Bello yá se diera a conocer con un llibru d’adolescencia, El cuartu mariellu. Sicasí, la obra enmárcase nes preocupaciones sociales de la Primera Xeneración del Surdimientu.

29 La conciencia de pertenecer a una mesma xeneración pue vese claramente na ponencia de Lurdes Álvarez y Esther Prieto (1996): “Una llingua y un xéneru minoritarios”, en III Xunta d’Escritores Asturianos. Caminos nuevos pa la poesía asturiana. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 21-42. Pal críticu Sánchez Torre, el canon o “nucleu duru” d’esta xeneración represéntenlu, na poesía, Xuan Bello, Berta Piñán, Antón García, Lurdes Álvarez, Pablo Antón Marín Estrada y Esther Prieto (v. Leopoldo Sánchez Torre (2006): Ventanas altas: vertientes de la poesía actual en Asturias. Uviéu, Asociación de Escritores de Asturias).

30 Algunos de los autores citaos, como Pablo Ardisana, Concha Quintana o Miguel Rojo empiecen a publicar mui pronto en revistes como Adréi o Lletres Asturianes, polo que, si prescindimos de los criterios cronolóxicos del métodu xeneracional, habría que situalos al llau de los anteriores.

31 Ramón Lluís Bande (1996): “Relevu xeneracional”, en III Xunta d’Escritores Asturianos. Caminos nuevos pa la poesía asturiana. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 43-46.

32 Susana Reisz (2003): “Antígona, la modernidad y la nueva poesía en Asturias”, en Actes del I Conceyu Internacional de Lliteratura Asturiana. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 87-99.

33 Itamar Even-Zohar (1991): “La posición de la literatura traducida en el sistema literario” en Montserrat Iglesias Santos (ed.): Teoría de los polisistemas. Madrid, Arco Libros, páxs. 223-231; Cristina Valdés (1916): “Un enfoque polisistémicu a la traducción n’asturianu: normes y estratexes”. Lletres Asturianes 114. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 101-118.

34 Berta Piñán (1990): “La traducción poética al asturianu: del sieglu XIX a Fernán Coronas”, en Alcordanza del Padre Galo “Fernán-Coronas”. Uviéu, Serviciu de Publicaciones del Principáu d’Asturies, páxs. 47-55; Xulio Viejo (1997): “La traducción y otros xéneros averaos na tradición lliteraria n’asturianu”, en Actos de la XVIII Selmana de les Lletres Asturianes dedicada a Manuel Fernández de Castro. Uviéu, Serviciu de Publicaciones del Principáu d’Asturies, páxs. 30-57.

35 Marta Mori (2011): “La traducción nel sistema lliterariu asturianu (I): Les Fábules d’Antón de Marirreguera”. Lletres Asturianes 105. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana, páxs. 111-120.

36 Pablo Antón Marín Estrada (2001): La maleta de Simbad. Xixón, Llibros del Pexe; Xuan Bello (2001): Sieglu XX cambalache. Xixón, Llibros del Pexe y (2009): Colección d’identidaes. Uviéu, Ámbitu.

37 Marta Mori (2010): “Traducción y autotraducción en la poesía contemporánea en lengua asturiana”, en E. Gallén & F. Lafarga & L. Pegenaute: Traducción y autotraducción en las literaturas ibéricas. Barcelona, Peter Lang, páxs. 295-309.

38 Anguaño, puen atopase amueses abondoses de traducción lliteraria na revista Campo de los Patos y na colección Llibros del Campo de Los Patos de la editorial Saltadera. La nómina d’autores traducíos afecta a un númberu cada vez más ampliu de tradiciones lliteraries, masque predominen les lliteratures europea y norteamericana.

39 Agunes de les traducciones de clásicos feches hasta’l momentu por Pablo Suárez García son: Joannot Martorell (2012): Tirán el Blancu. Uviéu, ALLA; Miguel de Cervantes (2015): L’inxeniosu fidalgu Don Quixote de la Mancha. Uviéu, Editorial Laria; (2017): Llazarín de Tormes. Uviéu, Editorial Laria.

40 La presencia d’esta materia nos planes docentes nun ye, como se podría pensar, un fechu nuevu: hubo precedentes del enseñu de la Lliteratura Bable nel marcu de la Estensión Universitaria (v. Xuan Busto: “La Filología Románica en la Universidad de Oviedo: más de medio siglo de historia”, La Nueva España, 2-XII-2009).

41 V. Enric Sullà (1998): “El debate sobre el canon literario”, en Enric Sullà (coord.): El canon literario. Madrid, Arco Libros, páxs. 11-34, sobre manera páxs. 29-32.

42 Frank Kermode (1998): “El control institucional de la interpretación”, en Enric Sullà (coord.): El canon literario. Madrid, Arco Libros, páxs. 91-112.

43 Sánchez Vicente destaca esti aspectu como ún de los rasgos predominantes del Surdimientu: “[l’apaición de] …soxéneros y estilos, que, si son comunes na lliteratura universal, nun s’atopaben ente los adoptaos polos nuestros lliteratos hasta entós [como] […] el cuentu de terror, la novela gótica, la novela esperimental y la novela policiaca.” (Xuan Xosé Sánchez Vicente (2004): “Los años del Surdimientu: tendencies lliteraries y sociedá”, en Xulio Viejo (coord.): Andrés Solar. Una voz del Surdimientu (1955-1984). Un volumen d’homenaxe nel venti cabudañu. Uviéu, Principáu d’Asturies, páx. 63).

44 V. Marta Mori (2005): “La poesía asturiana nel so rodiu social”, en Lurdes Álvarez (coord.): Poesía en movimientu. Uviéu, Principáu d’Asturies, páx. 83. Podemos citar, como poetes más destacaos d’estes corrientes, a Mánfer de la Llera, Manuel Asur, Xuan Xosé Sánchez Vicente, García Arias y Nel Amaro. La poesía de Roberto González-Quevedo sitúase en parte al marxe d’estes tendencies, ya que presenta mayor variedá de temes y estilos -dende la reivindicación llingüística al símbolo patrióticu o’l simbolismu-.

45 Xuan Xosé Sánchez Vicente (1983): Cuentos de la llingua afilada. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana; Carlos Rubiera Tuya (1988): Cuentos de buena oreya. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana.

46 Miguel Rojo (1989): Tienes una tristura nos güeyos que me fai mal. Xixón, Llibros del Pexe; Vicente García Oliva (1991): El Norte. Xixón, Llibros del Pexe; Alfonso Velázquez (1992): L’arume l’escaezu. Uviéu, Trabe; Nel Amaro (1993): Prietu jazz. Avilés, Azucel; Mª Teresa González (1994): La casa y otros cuentos. Uviéu, Trabe.

47 Antón García (1987): El viaxe. Uviéu, Principáu d’Asturies. Esta novela algamó’l VII Premiu Xosefa Xovellanos.

48 Pablo Rodríguez Medina destaca como un fechu clave pa la construcción de la narrativa nos años ochenta l’apaición de noveles negres como La muerte amiya de nueche de Xuan Xosé Sánchez Vicente (1984), El cai nunca duerme de Xosé Nel Riesgo (1989), L’aire les castañes de Vicente García Oliva (1989) y Añada pa un gueyu muertu d’Adolfo Camilo Díaz (1986) (v. Pablo Rodríguez Medina (2007): “La narativa asturiana curtia y llarga nos años 80”, en Xosé Lluis Campal (coord.): La emancipación de la lliteratura asturiana. Crónica y balance de la narrativa contemporánea. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 57-70). Nos años noventa destaca la novela de Pablo Antón Marín Estrada (1998): La ciudá encarnada. Uviéu, Principáu d’Asturies.

49 Pilar Fernández González (2004): “Diez años de narrativa asturiana (1994-2004), en Revista de Filoloxía Asturiana, 3 y 4. Uviéu, Alvízoras, páxs. 175-194.

50 Pilar Fernández González (2007): “La narrativa n’asturianu escrita por muyeres nos años 90”, en Xosé Lluis Campal (coord.), La emancipación de la lliteratura asturiana. Crónica y balance de la narrativa contemporánea. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 81-92. Valgan d’exemplu d’esti tipu de narrativa: Consuelo Vega (1995): Cera frío. Uviéu, Principáu d’Asturies y l’antoloxía de muyeres narradores (1994): Muyeres que cuenten. Uviéu Trabe.

51 Xandru Fernández (2007): “Fundir en negro: de la novela criminal a la novela histórica”, en Xosé Lluis Campal (coord.), La emancipación de la lliteratura asturiana. Crónica y balance de la narrativa contemporánea. Uviéu, Principáu d’Asturies, páxs. 93-100.

52 Ente les noveles históriques escrites nel cambiu de sieglu destaquen: José Mª Vega (1999): La Deva. Xixón, Llibros del Pexe; Xandru Fernández (2002): Los homes de bronce. Uviéu, Trabe; Xulio Arbesú (2003): Potestas. Xixón, vtp; Xulio Viejo (2001): Los araxales de la vida. Uviéu, Trabe; Xuan Bello (2006): La cueva del olvidu. Uviéu, Ámbitu; Esther Prieto (2002): Güelu Ismail. Uviéu, Trabe y Ismael González Arias (2007): En busca de Xovellanos. Uviéu, Trabe.

53 Ente les noveles realistes, destaquen: Xosé Nel Caldevilla (1996): La Llosa. Uviéu, Principáu d’Asturies; Pablo Rodríguez Medina (2002): L’arna de San Atanás. Uviéu, Principáu d’Asturies; Carme Martínez (2003): Vía d’escape. Uviéu, Trabe; Xandru Fernández (2004): Les ruines. Uviéu, Trabe; Alberto Cobreros (2004): Abocaos. Uviéu, Trabe; Naciu Varillas (2005): Carretera ensin barru. Uviéu, Trabe; Xosé Nel Riesgo (2005): Parque temáticu. Uviéu, Trabe.

54 Xuan Bello (2004): Hestoria Universal de Paniceiros. Uviéu, Ámbitu; Pablo Antón Marín Estrada (1995) Agua que pasa. Xixón, vtp; Xuan Santori (2006): La heredá. Xixón, vtp Xuan Santori (2006): La heredá. Xixón, vtp.

55 Xuan Bello (1996 ): Pantasmes, mundos, laberintos. Xixón, vtp.

56 Algunos exemplos d’esti tipu de narrativa son: Antón García (1998): Díes de muncho. Uviéu, Trabe; Paquita Suárez Coalla (2003): Pa nun escaeceme. Uviéu, Trabe; Berta Piñán (2005): La maleta al agua. Uviéu, Ámbitu; Lluís Bande (1997): Verdá o consecuencia. Xixón, vtp; Tante Blanco (1998): Hestories pequeñines. Uviéu, Trabe; Pablo Texón (2006): Catedral. Uviéu, Ámbitu.

57 Roberto González-Quevedo (2002): Pul sendeiru la nueite. Uviéu, Ámbitu; Esther García López (2006): Historias de vida ya señas de muerte. Xixón, Madú.

58 Roberto González-Quevedo (2012): Sangre na braña. Uviéu, Ámbitu.

59 Francisco Álvarez (2016): Lluvia d’agostu. Xixón, Hoja de Lata; Antón García (2015): Crónica de la lluz y la solombra. Uviéu, Saltadera; Xulio Arbesú (2017): El valor del rei. Uviéu, Trabe; Xandru Fernández (2012): El príncipe derviche. Xixón, Suburbia.

60 Pablo Antón Marín Estrada (1910): Mientres cai la nueche. Uviéu, Trabe; Xuan Santori (2008): La fábrica de lluz. Xixón, Universos.

61 Ente les noveles de Pablo Rodríguez Medina destaquen (2009) Vivir ensin probalo. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana y (2014): Fame d’amor, determín de pasión. Uviéu, Trabe; pela so parte, Miguel Rojo algamó un éxitu mui notable coles noveles (1993): Histories d’un seductor. (Memories d’un babayu). Uviéu, Trabe, (2011): Asina somos nós. Uviéu, Trabe y cola colección de cuentos billingüe (2015): L’amor suicida. Uviéu, Trabe.

62 Xuan Bello (2003): Los cuarteles de la memoria. Uviéu, Ámbitu; (2007): La historia tapecida. Uviéu, Ámbitu; (2009): La confesión xeneral. Uviéu, Ámbitu; (2009): Unas poucas cosas guapas. Uviéu, Ámbitu.

63 Como exemplu de narrativa fecha con perspectiva de xéneru puen citase: Cristina Muñiz (2005): Onde pisen poques güelles. Uviéu, Trabe; Vanessa Gutiérrez (2008): La cama. Uviéu, Ámbitu; Paquita Suárez Coalla (2009): El día que nos llevaron al cine. Uviéu, Trabe; Pilar Arnaldo (2016): Nel ríu la fame. Uviéu, Saltadera. Pue atopase una panorámica d’esta lliteratura na antoloxía Hestories pa contales, yá citada.

64 Destaquen, ente los munchos títulos publicaos: Berta Piñán (2010): Arroz, agua y maíz. Uviéu, Pintar-Pintar y (2008): Les coses que-y presten a Fran; Miguel Rojo (2008): El viaxe de Tin y Ton. Uviéu, Pintar-Pintar; Iris Díaz Trancho (2010): Mio ma, la pirata. Xixón, Suburbia; Pablo Rodríguez Medina (2008): Ello ye too la xente que nun mos compriende. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana; Paquita Suárez Coalla (2012): Camín de lletres: d’Asturies a Nueva York. Uviéu, Trabe; Milio Rodríguez Cueto (2013): Carne de melandru. Xixón, vtp; Francisco Álvarez Velasco (2009): La lluna tien una llebre. Uviéu, Pintar-Pintar y (2013): El llibru de les vocales. Xixón, Impronta; Aurelio González Ovies (2010): Mio ma. Uviéu, Pintar-Pintar y (2013): Versonaxes. Uviéu, Pintar-Pintar; Marisa López-Diz (2006): Poemes de carambelu. Uviéu, Pintar-Pintar y (2014): Tatuaxes nel corazón. Xixón, Impronta; Montserrat Garnacho (2003): Maruxes y Xuanes. Uviéu, Trabe y (2011): A pespunte. Uviéu, Trabe.

 

 
Contador Estadistiques