“Lo ideal sería que Política Llingüística sía una secretaría xeneral que dependa de Presidencia, de calter tresversal”, afirma González Riaño

|
Xosé Antón González Riaño rueda de prensa

Esti domingu daráse a conocer l’organigrama del Gobiernu d’Adrián Barbón. Anque previsiblemente Política Llingüística tendrá una viceconseyería o una direición xeneral dependiente de Cultura, Xosé Antón González Riaño entiende que “lo ideal sería una una secretaría xeneral que dependa de Presidencia”.

El presidente de l’Academia de la Llingua Asturiana (ALLA) amuesa optimismu de cara a esta llexislatura no que respeuta a la situación del asturianu y del gallego-asturiano. “Partimos d’un Gobiernu presidíu por una persona que foi impulsora del sofitu a la oficialidá nel trenta y dos congresu de la FSA y que la llevó nel programa eleutoral, con midíes de política llingüística”, afirma’l profesor universitariu, que espera “avances” nesti campu.

Entrugáu por ónde debería encaxar Política Llingüística dientro del organigrama futuru del Gobiernu nun dulda na so respuesta: “Lo ideal sería que Política Llingüística sía una secretaría xeneral que dependa de Presidencia, de calter tresversal, como se fixo en Galicia nel pasáu con mui bonos resultaos”. Sobre lo esperable, una viceconseyería o una direición xeneral dependiente de Cultura, el presidente de la máxima institución llingüística d’Asturies entiende “que debe tar en Cultura, dende llueu, pero dando-y un calter tresversal”.

Pasos a dar

“El próximu Gobiernu tien que facer política llingüística”, sigue González Riaño, “una aición decidida pa que, acordies cola normativa actual, se faiga lo máximo posible pa que cuando llegue la oficialidá ésti sía namái un pasu nominal o formal”. Y pa ello, enumera trés ámbitos clave: “l’educativu, los medios de comunicación públicos y l’institucional”.

El primer pasu na primer estaya que cita, “aprovechando que los socialistes tán n’Asturies y en Madrid, ye’l reconocimientu de la especialidá docente”. Darréu, tal y como marca la llexislación, l’Executivu ha de “facer una promoción de la enseñanza del asturianu, que güei ta un poco dexada”.

L’oxetivu ye “buscar una xeneralización del enseñu”, trabayando sobre manera nel ámbitu de la concertada. Tamién llama a “favorecer proyeutos d’innovación docente e investigación” pa conocer los efeutos positivos en competencies llingüístiques pal alumnáu.

No que respeuta a los medios de comunicación públicos, ve necesaria “una política llingüística decidida, como marquen les diferentes normatives, tamién la de la RTPA. L’asturianu tien que tar n’espacios informativos, deportes, magacines…, averándose al 50 por cientu de la programación”. Al respeuto, González Riaño recuerda que “los ensayos fechos hasta la fecha tienen un gran ésitu”.

Mentes, no institucional, apunta a la visibilización del idioma en lletreros, formularios, na Xunta Xeneral o al traviés del usu por parte de los miembros del Gobiernu, pero tamién “a la promoción de la lliteratura y la música”. “Dende’l 2011 les ayudes amenorgaron hasta un nivel inalmitible. La gran calidá lliteraria y el potencial de la música n’asturianu, que dignifiquen y dan modernidá al asturianu, obliguen a promocionales y protexeles”.

Llinia presupuestaria

Dalgo imprescindible pa poder desendolcar esta política llingüística ye la esistencia d’una partida presupuestaria pa ella, que González Riaño valora en “en 3,5-4 millones”. “Si se fai esto, el pasu a la oficialidá sería namái dalgo formal”, insiste.

Una oficialidá que’l presidente de l’ALLA nun ve imposible nesta llexislatura. “Hai que facer un esfuerciu enorme en busca d’un consensu. Un consensu que yá esiste na sociedá y que cuenta con mayoría parllamentaria na Xunta Xeneral. Hai que trabayar pa que s’entiendan los nuesos argumentos, que se puede facer equí dalgo asemeyao a lo que se fexo en Galicia o que’l PP ta faciendo ellí anguaño. Con qu’un grupu más sofite la oficialidá, ésta yá sería una realidá”, afirma.

Contador Estadistiques