Sánchez Collantes: “Les opiniones de Xovellanos son una constante nel movimientu antitaurín"

|
Sergio Sánchez Collantes

Les manifestaciones antitaurines que se viven en Xixón nun son dalgo nuevo, la realidá ye que la respuesta popular n’Asturies a estos festexos vien de bien atrás. Sergio Sánchez Collantes (Xixón, 1979), profesor d’Historia Contemporánea de la Universidad de Burgos, repasa nesta entrevista esti movimientu.

¿Qué posición caltuvo Xovellanos énte los toros y qué papel xugó’l so plantegamientu nos debates sobre la tauromaquia n’Asturies?

Xovellanos escribió nel 1790 una memoria sobre los espectáculos públicos na que, polo pronto, pon en cuestión el calificativu de “diversión nacional” que s’aplicaba a los espectáculos taurinos. Aseguraba que nun les presenciara nin una centésima parte de los españoles y qu’en munches provincies –incluyida la d’Asturies– nun se conoció enxamás o la so difusión se llendaba a les capitales. Considerábales nocives dende’l puntu de vista social (pola su negativa influencia “nos ánimos populares” y la imaxe de bárbaros que dábamos n’Europa) pero tamién no económico (yá que con elles “perdíen tanto l’agricultura como la industria”). La relevancia de les afirmaciones de Xovellanos radiquen en que foi un pensador de la Ilustración mui respetáu, asina que más tarde, cuando esista un movimientu antitaurín más o menos vigorosu, será una constante evocar les so autorizaes opiniones pa reafirmar les propies y xustificar la so razón de ser recurriendo a antecesores eminentes.

Yá nos sieglos XVII y XVIII los rexidores de les ciudaes nun yeren mui favoratibles, por temes económicos, a estos festexos.

N’Avilés, en concreto, según la documentación que consultó David Arias nel so día, hebo yá nesos sieglos de la Edá Moderna rexidores que s’oponíen al gastu nos toros por consideralos superfluos.

¿Cuándo empieza a haber una respuesta popular contra los espectáculos taurinos en Xixón?

Como movimientu articuláu y con un incipiente caráuter de mases, documéntase nel periodu d’entesieglos. Vigil Montoto recuerda nes sos memories una merienda de campu que promovieron los socialistes n’agostu del 1899 nos alredores de Xixón, nel monte Coroña, que s’acompañó d’una manifestación y un mítin nel nuevu Centru Obreru. Esto nun significa que nun esistiera enantes oposición a los toros, pero nun se documenten actos de protesta masivos, como recoyíes de firmes, mítines o manifestaciones. Esto constatase más bien a primeros del novecientos, cuando inclusive se constitúi una Sociedad Antiflamenquista; pero hai que suponer qu’esi movimientu nun surdió de la nada y hebo un periodo d’incubación anterior.

¿Cuál foi’l papel d’Eugenio Noel y la so presencia n’Asturies pa la organización del movimientu antitaurín?

Eugenio Noel foi’l gran referente del antitaurinismu de primeros del sieglu XX, porque non sólo se preocupó de criticar la tauromaquia por escrito, sinón que tamién fixo numberoses xires de propaganda que contribuyeron a algamar más apoyos pa la causa y aumentaron la so popularidá: yeren mítines masivos qu’enllenaben los teatros de la época. Nel 1913, por exemplu, vieno a Asturies y tuvo en ciudaes diverses aparte de Xixón y Uviéu; y tovía volvió nos años siguientes. Los sos discursos yeren bastante contundentes pa la época; en Xixón, por exemplu, faló de “señoritos chulos nutriendo los lupanares y burllándose d'Europa” y ridiculizó la vistimienta del toreru, a la vez que-yos dicía a los obreros presentes: “nun pue haber idees sociales mientres un toreru gane en dos hores 6.000 pesetes”. Aseguraba que los toros yeren un enemigu peor entovía que’l clericalismu.

¿Por qué se decidió finalmente construyir la plaza de toros d'El Bibio?

Les razones de la construcción de la plaza nel 1888 foron les mesmes que n’otres poblaciones. Independientemente de qu’hubiera opositores, los toros teníen los sos partidarios, y nel periodu de branu llugares costeros como Xixón atrayíen a forasteros más o menos pudientes (industriales, comerciantes, aristócrates, políticos, escritores de sonadía…) que disfrutaben col espectáculu. Tampoco nun hai que descartar los intereses económicos de los constructores qu’executaron les obres.

¿Foi polémica esta decisión?

Hebo anteriores iniciatives que nun prosperaron xustamente pol refugu de dalgunos conceyales. Yá nel 1874, la propuesta de construyir una plaza de toros en Xixón atopó’l refugu firme de dalgunos conceyales. Aquellos díes, hebo trés ediles que s’opunxeron a la idea d’incluyir una plaza de toros nel proyeutáu complexu de recreu de Los Campos Elíseos, en concreto Víctor Menéndez Morán, Francisco Roces y Nemesio Sanz Crespo. Los defensores, como Jove y Hevia, alegaben que serviría de reclamu pa los visitantes, mientres que los opositores argumentaben “que nin les costumes del llugar aceptaben tan desagradable espectáculu, nin el pueblu tendría ventayes cola llegada de forasteros” porque la so estancia na villa “sería momentánea”.

Nos ochenta la polémica nun terminara, como demuestra por exemplu una viñeta que publicó nel 1889 ‘La Comedia Gijonesa’ na que se ven dos homes que falen y ún diz: “¿Yo a los toros?... ¡No señor! / No quiero juegos brutales. / ¡Y además soy protector / de animales!”. N’Uviéu tamién se documenta el refugu de dalgunos conceyales cuando se trató la cuestión.

¿Traxo visitantes forasteros como defendíen les persones que taben a favor de la so construcción?

Puede dicise que nel repertoriu de distracciones qu’ufría’l branu xixonés, la tauromaquia foi un reclamu más, y que dende llueu hebo visitantes que la disfrutaron, pero considerar que foi un elementu d’atracción decisivu pa la economía llocal paez cuestionable (igual qu’anguaño, dicho sía de paso).

Lo cierto ye qu’en Xixón l’afición a los toros cuayó nel sieglu XX más que n’otros llugares d’Asturies. ¿Cuála piensa que ye la razón?

Ye una pregunta difícil de responder. Lo ideal sería tener un estudiu de la composición sociolóxica y la procedencia xeográfica de los qu’integren esa afición. Hai xente a la que-y gusta por tradición familiar, por exemplu fíos de trabayadores qu’emigraron a Asturies dende provincies nes que sí tenía un ciertu raigón esa tradición. Pero ye evidente qu’hai asturianos que son partidarios. Sería interesante facer una consulta popular al respeuto. Y una investigación antropolóxica sobre la cuestión resultaría del mayor interés.

Nel 1914 hebo una 'Fiesta Cultural y Antitaurina' n'El Coto. ¿Qué significó esta convocatoria na que participó hasta'l rector Aniceto Sela y qu'axuntó a 4.000 persones?

Foi un actu mui simbólicu pola numberosa asistencia, la relevancia de dalgunes personalidaes qu’intervinieron pronunciando discursos y el caráuter familiar, incluyendo actividaes pa los guaḥes de caráuter que güei llamaríamos ecoloxista y de defensa de los animales (plantar árboles, lliberar páxaros…). La so gran repercusión debióse a que se fixo coincidir cola festividá de Begoña, como clara respuesta a la celebración de les corríes que se taben celebrando na plaza d’El Bibio.

¿Quiénes taben detrás d'esti movimientu antitaurín?

Anque nun se pueda facer un venceyu inexorable, porque de xuru qu’en toles cultures polítiques hebo aficionaos a los toros, en xeneral yera una reivindicación de partíos, asociaciones y organizaciones que güei llamaríemos d’izquierdes y que na época se autodefiníen como “fuercies progresives”. El manifiestu qu’anunció esa fiesta antitaurina de la que falábamos ye mui elocuente al respeuto: suscríbenlu agrupaciones republicanes, federales, reformistes, socialistes y anarquistes, xunto con delles sociedaes obreres afines a esos idearios.

N'Uviéu y otros llugares como Mieres o Llangréu que tamién tuvieron places de toros, ¿hebo una respuesta asemeyada –positiva o negativa– de la xente?

Un bon ‘termómetru’ pa inferir los sitios nos qu’había una opinión antitaurina considerable, o al menos significativa, ye repasar les poblaciones nes qu’Eugenio Noel dio conferencies na segunda década del sieglu XX; porque seguramente nun lo fixo en sitios onde nun dispusiese yá del calor de simpatizantes probaos, cola idea de fortalecer y ampliar esi sector de la opinión: Xixón, Uviéu, Avilés, Mieres o Llangréu foron llugares onde faló Noel y onde hebo antitaurinos, igual qu’un predicamentu importante d’estes cultures polítiques en cuya militancia –nuna parte, si se quier- solíen abrigase estos sentimientos.

Contador Estadistiques