Rubén Domínguez: “Esmolez el desconocimientu xeneralizáu qu’hai sobre la nuesa historia y patrimoniu”

|
Rubén Domínguez Rodríguez

Avilés, Castrillón, Corvera, Illas, Gozón y Carreño son los seis conceyos qu’históricamente conformaron l’Alfoz de Gauzón. Cola fin de promover la investigación, el conocimientu y la difusión del so patrimoniu naz el Centro de Estudios del Alfoz de Gauzón (CEAG), del que ye presidente Rubén Domínguez Rodríguez (Avilés, 1996).

¿Cuándo vieron la necesidá d’entamar un centru d’estudios como’l que ponen agora en marcha?

El proyeuto lleva cocinándose dende hai aproximadamente un añu. El so precedente son los Encuentros de Arqueología, Historia y Patrimonio entamaos pol Club Popular de Cultura Llaranes con una periodicidá añal y que van rotando pelos diversos conceyos del Alfoz. Observamos qu’había güecu pa crear una institución que velase pola historia y el patrimoniu d’un territoriu qu’en realidá ye bastante ampliu, y punxímos manes a la obra.

¿Cómo calificaría la situación del patrimoniu de los conceyos qu’integraben l’Alfoz de Gauzón?

La situación nun ye mala, pero sí ye verdá que tamos viendo dalgunes coses bastante esmoleciente. Hai unes selmanes veníase abaxo parte del patiu del palaciu de Tresona (Corvera), declaráu Bien d’Interés Cultural. Nel campu del patrimoniu industrial ta’l pretendíu esmantelamientu de la planta de bateríes de cok d’ArcelorMittal, heredera de l’antigua Ensidesa. Tamos falando d’un patrimoniu –el de tol Alfoz– mui ricu, que merez unes mayores y meyores inversiones, y tamién un llabor didáuticu pa que la xente comprenda’l valor de toos estos bienes.

¿Qué ye lo que consideren más esmoleciente anguaño?

Principalmente’l desconocimientu xeneralizáu qu’hai sobre la nuesa historia y el nuesu patrimoniu. Paez una reiteración, pero ye cierto: valórennos más dende fuera que lo que lo facemos los habitantes de los seis conceyos. Ehí esiste una tarea de didáutica pendiente mui llaboriosa, necesaria y urxente. Amás, la situación de dellos elementos patrimoniales en peligru, l’ausencia de escavaciones arqueolóxiques de relevancia –salvo’l Castiellu de Gauzón– o testimonios orales de gran valor que se tán perdiendo.

¿Fai falta un mayor compromisu de les alministraciones nel estudiu y proteición d’esti patrimoniu?

Por supuesto. Sabemos qu’en munches ocasiones les alministraciones faen esfuercios importantes, pero’l patrimonio siempre queda apartáu, como dalgo aneudóticu y, en too caso, nin urxente nin prioritario. Paez obvio que la mayoría de los catálogos urbanísticos –que son los órganos de proteición a nivel municipal– tán incompletos y tienen importantes escaezos. La nuesa intención, dende’l Centro de Estudios, ye desendolcar un llabor autónomu pero, al empar, coordinada colos consistorios, que permitan sacar alantre grandes proyutos d’interés pa la ciudadanía.

¿Quiénes conformen el Centro de Estudio del Alfoz de Gauzón?

Nestos momentos el CEAG ta compuestu por una Xunta Direutiva o de Gobiernu de dieciséis miembros, que tamos trabayando pa la constitución llegal de la entidá, na forma d’asociación ensin ánimu d’arriquecimientu. Amás, a partir de febreru –que ye cuando tenemos previsto comenzar coles actividaes–, van poder facese socies de númberu toes aquelles persones, especialistes o non, que quieran formar parte del proyeutu y sofitalu. Por último va tar la figura del miembru académicu, que van ser espertos que, tres lleer un discursu d’ingresu, pasarán a formar parte del Centro con una función consultiva y honorífica.

¿Qué perfil tienen los sos integrantes?

Decidimos que la Xunta Direutiva del CEAG tien que tener un caráuter multidisciplinar que permita facer trabayos muncho más ambiciosos. D’esta manera contamos con dieciséis miembros ente los qu’hai historiadores del arte, historiadores, arqueólogos, un inxeniero industrial, un xeógrafu, una musicóloga, un arquiteutu, una filóloga y un maestru.

El so llabor va tar estructuráu en diferentes llinies de trabayu.

Como yá comenté, el trabayu multidisciplinar y coordináu de tolos miembros ye primordial. D’esta forma organizamos la institución en cinco comisiones especializaes en patrimoniu inmaterial, etnográficu y marítimu; patrimonio arquiteutónicu y industrial; historia y documentación; patrimoniu mueble y patrimoniu arqueolóxicu. Caúna d’elles cuenta con un direutor y cuatro miembros.

Amás, varies persones de la direutiva cuenten cola coordinación d’elementos tan interesantes como la biblioteca, mocedá, l’archivu históricu, l’archivu de fontes orales, sonores y musicales, o la revista.

¿Qué importancia van dar al tema llingüísticu?

El patrimoniu llingüísticu ye ún de gran pesu dientro del conceptu de patrimoniu cultural y, poro, va tener gran importancia dientro de les nueses xeres d’investigación y divulgación. Non sólo con un emplegu de la llingua, porque nel territorio del Alfoz esisten tabién llingües gremiales como’l bron de los caldereros de Miranda y el riquísimo vocabulariu marítimu de les zones de Gozón y Carreño. Ye necesario precisar qu’esti tipu de patrimoniu tien cabida na comisión de patrimontu inmaterial, llingüísticu y etnográficu, dirixida pola filóloga Estefanía Tamargo.

¿Cuáles son los sos oxetivos que se marquen a curtiu y llargu plazu?

Una de las cosas nes que trabayamos con muncha dedicación foi afitar oxetivos concretos del nuesu llabor. Queremos facer un proyeutu de comunicación y divulgación del patrimoniu ambiciose al traviés de redes sociales y vídeos concretos en plataformes diverse. Cónstame que yá se ta trabayando nel archivu de fontes orales y nel inventariu de patrimoniu que se podrá ver na nuesa futura páxina web. Otru de los nuesos oxetivos a curtiu plazu ye facenos cola documentación de dellos archivos privaos que cuenten con elementos importantes y que si nun se-yos da una organización y una conservación afayadices van perdese. Ta faciéndose un plantegamientu niudu pa la creación d’una biblioteca que reúna tolos fondos publicaos sobre’l nuesu campu d’actuación y pretendemos promover dalguna restauración. Ye un proyeutu mui ambicioso y mientres el primer semestre del próximu añu lo que queremos ye danos a conocer y esplicar quiénes somos y pa qué nacemos.

El trabayar con un máximu rigor científicu ye una de les premises fundamentales de la entidá.

Por supuesto. Ensin rigor científicu la nuesa institución caeríase pol so propiu pesu. Vamos aconceyanos a partir d’esti mes con diverses entidaes tanto d’Asturies como de fuera, con funciones similares a les nuestres, pa esplicar el nuesu proyeuto y tamién deprender d’elles. Toles actividaes que faigamos y espublizaciones qu’editemos deberán contar col rigor científicu suficiente. De lo contrario taríemos falando d’especulaciones que, anque son bastante frecuentes nesti campu por persones ayenes a él, eso nun va con nós. Nacemos, ente otres coses, pa concienciar dende la verdá y el conocimientu científicu.

Tamién van editar una revista. ¿Qué conteníos va tener?

Los conteníos de la revista añal, que va llamase ALFOZ, van ser similares a los de la propia entidá. El so direutor será l’arqueólogu Nicolás Alonso Rodríguez y, anque entovía ta diseñándose’l modelu d’espublización que fadremos y quiénes serán los integrantes del conseyu de redaición, tenemos nidio que será una revista d’alta divulgación científica que nos permita promocionar les nueses actividaes y tamién ofrecer un conteníu de calidá y rigurosu a tolos interesaos.

¿Cuándo van desendolcase les primeres actividaes?

Empezaremos a desarrollar les primeras actividaes a partir del mes de febreru. El primer semestre del 2019 vamos dedicalu a danos a conocer a otres instituciones y a la ciudadanía. La nuesa intención ye facer una presentación en caún de los seis conceyos del Alfoz, otra n’Uviéu y incluyir un par d’actividaes de campu. Éstes van ser mui frecuentes yá que consideramos que pa conocer ye necesario ver, y pa valorar, ye necesario conocer. De toes formes el programa definitivu del semestre próximu fadrémoslo  público nuna rueda de prensa a la vez que presentemos la imaxe corporativa, na que tamién se ta trabayando.

Éstes van tar destinaes tanto a neños como adultos. ¿Qué importancia tien la divulgación ente la ciudadanía a la hora de protexer el nuesu patrimoniu?

La divulgación de la historia y del patrimoniu, siempre dende un puntu de vista documentáu y rigurosu, ye imprescindible pa que les persones lo entiendan y, asina, lo valoren. Dende hai bastante tiempu’l conceptu de patrimoniu amplióse al términu “cultural”, polo que’l campu d’actuación ye muncho más grande. Por exemplu, la opinión xeneralizada –que se ve en redes sociales, col casu la marquesina de La Rocica por ejemplo– sobre’l patrimoniu industrial ye que como nun sigue los cánones –siempre suxetivos– de belleza habituales nun se pue considerar patrimoniu y, poro, cualquier inversión nél ye marafundiar perres. Dende’l CEAG tendremos que saber esplicar a la xente los valores oxetivos que tienen tolos elementos del patrimoniu, pa que se perciban como una oportunidá y non como un estorbu. Y, lóxicamente, tendremos que facelo a tolos niveles: infantil, mozu y adultu. De fechu, la nuesa idea ye crear una seición xuvenil, socios que tendrán una cuota reducida y actividaes propies.

Contador Estadistiques