M. Rodríguez Monteavaro: “Los temes culturales, toponímicos o identitarios nun son un caprichu; son una necesidá a la que xente da importancia”

|
Miguel Rodríguez Monteavaro (semeya d'Ambás) recortada

Grau yá tien xeorreferenciaos tolos nomes de pueblos, barrios, cases y entidaes territoriales del conceyu. Miguel Rodríguez Monteavaro (Bual, 1990) encargóse de facer esti trabayu como responsable del Serviciu de Normalización de Grau-Candamu, cargu que dexa p'ampliar horizontes llaborales dientro del campu llingüísticu.

Depués d’un añu de trabayu al frente del Serviciu de Normalización de Grau-Candamu cambia d’aires llaborales. ¿Qué tal foi la esperiencia?

La verdá ye que toi encantáu. Cuando empecé nun esperaba qu’esti ámbitu de trabayu me diera tantes satifacciones no llaboral y no personal, pero depués d’un añu nel Serviciu de Normalización puedo dicir que foi l’espaciu onde más cómodu me sentí como trabayador por cuenta ayena.

¿Costó trabayu echar a andar un SNL de cero?

En realidá nun empecé de cero, porque, anque esta yera la mio primer esperiencia como técnicu de normalización llingüística, yá siguía de cerca’l llabor d’otros Servicios como’l de Ḷḷena, el de la Comarca la Sidra o’l de Cangas, que fueron un exemplu claru pa min. Sí ye verdá qu’echar a rodar un serviciu nuevu ye a veces complicao nel sentíu de que tienes que facete valir énte los demás servicios qu’ofrecen los conceyos y énte la población, pero nun hai nada que’l facer les coses con rigurosidá y arguyu nun puedan superar.

Amás cola particularidá de qu’abarcaba dos conceyos.

Dos conceyos dan pa muncho. Dende’l principiu Grau y Candamu decidieron que diben ser independientes, ello ye, que’l Serviciu de Normalización fixera unes coses nun llau y otres nel otru. El trabayu nos dos territorios foi bastante desigual poles diferencies d’habitantes, de dinámiques de trabayu, de tradición cultural y d’actitúes polítiques, anque puedo dicir que foi satisfactorio de toes maneres nos dos llaos. Ye interesante, amás, cómo en dos conceyos tan cercanos y tan hermanaos se pueden facer coses tan diferentes por un mesmu fin, que ye la normalización del asturianu y de la cultura asturiana.

¿Qué actividaes destacaría de too esti tiempu?

Sobre too los cursos d’asturianu. El primeru foi en Grau y foi una petición espresa del conceyal de Cultura Plácido Rodríguez, que xunto a Elsa Suárez, tamién conceyala, fueron les dos persones que más confiaron nes actividaes entamaes dende’l Serviciu. Nesi cursu hubo 18 persones y, tal foi l’éxitu de la convocatoria, que pal siguiente cursu apuntáronse 29.

En Candamu sólo fixi un cursu, que tuvo bastante éxitu tamién, con 11 alumnos. Con estos cursos creóse una rede de xente que participaron nel restu d’actividaes qu’organicé, como les xornaes Asturianu en Branu, qu’axuntaron a más de 150 persones nes diferentes sesiones. Per otra parte ye de destacar Cultura alredor del vinu, que se fixo en Cueru (Candamu) en marzu, onde se congregaron cerca de 80 persones pa escuchar a Tuenda y a dellos espertos falando sobre la tradición vinera de Candamu.

La última actividá que me gustaría destacar ye la celebración de la Semana de las Lletras Asturianas, onde se xuntaron los neños de tolos centros educativos de Grau pa ver a L+R y onde se llenó la Casa la Cultura de San Román pa la entrega de los premios lliterarios del conceyu de Candamu.

Tamién ocupó cinco meses nun trabayu de xeorreferencia de los topónimos mayores de Grau.

L’encargu foi cosa del Serviciu Cartográficu d’Asturies. Esti departamentu faló con tolos Servicios de Normalización de los conceyos pa xeorreferenciar toos aquellos topónimos mayores oficiales que nun taben localizaos nel mapa, que yeren la totalidá de los conceyos qu’oficializaron les sos entidaes de población n’asturianu y en gallego asturianu antes del 2016. A min tocóme Grau, porque Candamu yá taba fechu por Ramsés Ilesies cuando les entrevistes pa la Xunta Aserora de Toponimia en 2017. El métodu foi’l siguiente: col llistáu de topónimos oficiales fixi cerca de 80 entrevistes pa situalos nun sistema de referencia xeoespacial virtual.

En dalgunos sitios llegaba y yá atopaba los deberes fechos.

Tengo qu’agracer a varies persones l’ayuda que m’emprestaron pa poder concluir esti trabayu: per un llau a Pepe Sierra, ex alcalde históricu de Grau que conoz polo menos al 85 por cientu de la población moscona; per otru llau a Ambás, ensin el que nun se pue facer nada en Grau; y pa rematar a Luci Las Curuxas, una vecina de la villa de Grau que m’ayudó desinteresadamente a consiguir datos interesantes de toos y caún de los llugares de la zona de Salcéu, que son más de la mitá de topónimos del conceyu. Muncha xente vieno ayudame al mio despachu y a munchos pueblos tuvi que dir p’atopar a dalguién que me situara los barrios, pero nun tuvi problema en nengún sitiu porque la toponimia popular ta totalmente viva y tol mundu tien claro ónde vive y ónde viven los sos vecinos.

¿Cómo reciben los vecinos esti interés polos nomes de llugares y barrios?

Anque dalgún mediu de comunicación asturianu intente facer de menos el trabayu d’encuestación y d’actualización toponímica, yo tengo clarísimo que ye un tema importante. Así lo pudi constatar con esti trabayu de xeorreferenciación: la xente buscábame pela cai pa dicime “Oi, ¿yas tu’l qu’anda perguntando polos barrios de tal ou cual llugar? Nun t’olvides de poner el míu, que yá tal!”, o xente que foi a la recepción de la Casa Conceyu pa preguntar por min y pidir vez pa veme. D’eso se trata la normalización llingüística, de falar con tol mundu y demostrar que los temes culturales, toponímicos o identitarios nun son un caprichu, sinón una necesidá a la que xente da importancia.

Otru casu foi’l d’un vecín que me tuvo buscando dellos díes cuando yo taba de vacaciones y al volver díxome: “Vi en el periódico que habéis hecho un trabajo de situar en el mapa los topónimos que son oficiales y quería decirte que desde la Asociación de Vecinos de San Adrianu estamos preocupados por esta oficialización, pues no queremos el topónimo Santo Adriano del Monte, que no nos representa, sino San Adrianu, que es el real. ¿Puedes decirme cómo queda a partir de ahora el nombre del pueblu?”. A lo que contesté: “Nun vos preocupéis, el pueblu solo tien un nome oficial dende’l 2007, que yá San Adrianu. El nome Santo Adriano del Monte yá pasóu a la historia”. A lo qu’el, con un apretón de manos, me dixo: “Bien, por fin se hace lo que el pueblo necesita y quiere”.

Son pocos los conceyos que desendolcaron esti llabor n’Asturies. ¿Por qué ye importante facelo?

Esti ye un llabor costosu que se ta llevando a cabu per toa Asturies, así qu’antes o depués va rematase de manera global. Sí que ye verdá que dende la Conseyería de Cultura o dende Infraestructures tendríen que poner más medios y más xente con sueldos dignos a trabayar nello pa qu’esti proyectu  nun se demore demasiao y pa que se concluya con calidá.

¿Cómo ye la salú de la llingua asturiana en Grau y Candamu?

Bastante bien. Yo siempre soi mui optimista col tema de la conservación de la llingua asturiana y siempre intento ver la botella medio llena. Hai que ser realistes: el retrocesu nos últimos años ye brutal y cada vez se pierden más falantes, pero hai que siguir bregando porque tovía queda muncho por facer. Grau tien una tasa d’asturfalantes d’escándalu, que debe rondar el 70 por cientu de la población, con neños que nun pierden l’acentu nin la vocalización tradicional, anque yá digan palabres castellanes en cuenta de les asturianes. ¿Acaso nun yá eso una inyección de fuercia pa tirar p’alantre y pa siguir faciendo coses pola cultura asturiana? Sedría interesante que’l Serviciu de Normalización de Grau y Candamu siguiera’l camín del optimismu nos años vinientes porque con voluntá y con una respuesta favorable por parte de la población, nun va haber quien pare la so actividá.

Semeya obra de Xosé Antón Fernández 'Ambás'.

Contador Estadistiques