Cándano: “Asturies ye una autonomía mui corrupta; de les más nel Estáu”

|
Xuan Cándano recortada

El procesu de cuestación popular na rede pa poder siguir col so llabor entamáu por Atlántica XXII, revista que nos sos ocho años de vida desatapó importantes casos de corrupción, entra na so recta final. “Pa la democracia y la llibertá d’espresión sería un retrocesu que desapaeciera”, afirma'l so direutor Xuan Cándano (San Esteban de Bocamar, 1959).

¿Cómo va la campaña pa salvar la revista?

Nun va mal, pero va lenta. Ente los ingresos directos nes cuentes bancaries de la empresa editora, Letras Atlánticas, y el crowdfunding debemos llevar bona parte del oxetivu de los 10.000 euros. Pero falta l’emburrión final nos díes que queden. Nun tiramos les campanes al vuelu.

¿Cuáles son los motivos que-y lleven a dar esti pasu?

L’acosu xudicial que padecemos por parte d’UGT-Asturias ta desangrándonos económicamente. Nun sé si ési será l’oxetivu, pero paezlo. Pusieron ensin motivu una montonera de denuncies, les úniques que recibió la revista en casi 8 años. En total siete, contando a los periodistas Gregorio Morán y José Ramón Patterson por solidarizase con nosotros. Foron perdiéndoles toes. Pero la que sigue viva, d’Eduardo Donaire, prosperó parcialmente con un recurso a l’Audiencia. Esi fallu de l’Audiencia, que corrixe’l del Xulgáu d’Instrucción, paeznos escandalosu. Y cola información que tenemos agora ye una pena nun recusar a una de les xueces de la seición que falló que pagáramos 6.000 euros más intereses de demora, y otros tantos el ex sindicalista Cándido González Carnero. Si nun sacamos 10.000 euros pa facer frente a esto nun podremos siguir.

¿En qué se fundamenta la denuncia de Donaire, nun primer momentu refugada pol xulgáu?

L’Audiencia fizo-y casu en dos cuestiones. Una, sobre un pisu nel que vive nuna urbanización mui cara de Xixón; el fallu nun hai per onde lu garrar. Fernando Romero, l’autor del artículu, sólo diz eso, que ye evidente.

La otra cuestión ye sobre una moto de Suzuki, que nel artículu se diz que-y la regaló la empresa. Aportamos testimonios mui solventes de xente mui cercana a Donaire, que ye lo único que se pue aportar, porque nun esisten nin la empresa en Xixón nin la tienda que vendía eses motos. Donaire nun foi quien a aportar documentu dalgún de compra.

UXT lleva cinco denuncies contra la revista que nun prosperaron. ¿Por qué esta fixación?

Sí, la primera foi contra min como trabayaor de TVE con una falsa denuncia que desmontó un xuez. Pue que dende ehí s’esplique esta persecución. Tamién inflúi que ye xente mui prepotente, con poder políticu y sindical, que nun ta avezada a la crítica. Donaire ye del Comité Federal del PSOE.

Los apoyos dientro y fuera d’Asturies a la revista y a la campaña foron y son mui importantes.

Sobre manera ye la ciudadanía y xente de too tipo d’idees polítiques, porque la revista ye tresversal. Y dende llueu xente conocida de tol Estau en periodismu, lliteratura, pensamientu... Val más nun citar a naide, porque queda feo, pero voi nomar a dos persones mui enfotaes na campaña y mui sensibilizaes col acosu a la revista: Gregorio Morán y Santiago Alba Rico.

¿Por qué ye necesario una espublización como Atlántica XXII n’Asturies?

Porque hai un problema democráticu colos medios, que nun exercen el contrapoder sinón el poder. Y esa revista ye llibre dafechu y pon el deu onde pocos s’atreven a ello. Pa la democracia y la llibertá d’espresión sería un retrocesu que desapaeciera.

Nesti tiempu foron munchos los asuntos que desatapó la revista que dirixe.

En cada númberu hai una o más esclusives, munches d’alcance nacional. Reconócennos especialmente pol Casu Villa, pero tamién desatapamos los cobros de Rajoy como rexistrador de la propiedá o que Manuel Menéndez sacó dos millones de Liberbank d’una cuenta familiar al Banco Santander, cuando el so bancu taba en peligru de ser interveníu, lo que ye tremendo. Éstos son sólo dalgunos exemplos, porque’l llistau sería interminable.

Trátase, poro, d’una revista que nun pasa desapercibida ente los propios axentes políticos del país.

Yo creo que la siguen especialmente les élites polítiques y económiques, que deben ponese a cimblar cada vez que sal un númberu.

¿Qué profesionales tán detrás d’Atlántica XXII?

Somos muncha xente, ente periodistes, fotógrafos, xente d’ilustración y maquetación, d’alministración.... Y la xente cobra polo que fai, pero nun hai asalariaos ni personal contratao. Ésa ye la gran torga y tenemos que asumir les nueses limitaciones. La revista va perbién dende que salió y tien más de 800 suscriptores, pero nun somos quien a rentabilizala. Necesitaríamos una xestión empresarial que nosotros nun sabemos realizar, entamando pola publicidá, otra pata coxa. Anque tamién ye verdá que la publicidá institucional tenémosla vetada pol PSOE, daqué escandaloso. Coles perrres que nos correspuende y nun nos dan, esto medraría de xuru.

Sorprenden los destacaos casos de corrupción esistentes n’Asturies que nun tienen repercusión nel restu del Estáu, empezando polos sobrecostos d’El Musel y pasando pel ‘Casu Marea’. ¿A qué se debe?

Y bastantes casos más. Asturies ye una autonomía mui corrupta, de les más nel Estáu. Hai más d’un factor que lo esplica, pero ún d’ellos ye la esistencia d’un réxime político/sindical dende fai trés décades. Onde nun cambia’l Gobiernu y l’Alministración, anidia más fácilmente la corrupción.

¿Ta Asturies al nivel de la Comunitat Valenciana, Andalucía o la Comunidad de Madrid?

Sí, ye d’otru tipu, pero al nivel d’eses autonomíes. Equí nun ta tan venceyada col urbanismu y la construcción, sinón cola obra pública y col pesu que tuvo la empresa pública.

¿Hasta cuándo se pue collaborar pa caltener el proyeutu Atlántica XXII?

Queden seis díes pal final del crowdfunding, al que se pue acceder nesta direición web baxo'l nome de 'La resistencia de Atlántica XXII'.

Contador Estadistiques