Al alta la lleva

Subscribe to Al alta la lleva feed
Blogue lliterariu y d'opinión n'asturianuPablo Suárez Garcíahttp://www.blogger.com/profile/06457545156012601567noreply@blogger.comBlogger169125
Updated: fae 3 hores 25 min

Cantu de Vicent (Estellés)

24 Xineru, 2017

CANTU DE VICENT

...a unes tres milles de la mar, a la banda
occidental del riu Guadalaviar, sobre el qual
hi ha cinc ponts...
Sir John Talbot Dillon


LLEGÓ la hora, cuido, del to cantu a València.
Temíes el momentu. Confiésalo: temíes.
Temíes el momentu del to cantu a València.
Y queríes cantala ensin solemnidá,
ensin Mediterraneu, ensin griegos nin llatinos,
ensin picapedreros y ensin obra de moru.
Y queríes cantala d'una manera humilde,
con castidá diríemos. Víes medrar el cantu.
Lentamente lu víes medrar como un crepusclu.
Aportaba la nueche, nun plumiabes el cantu.
Más alantre, otru día, quiciabes desque muerra.
Quiciabes nel momentu de la Resurreición
de la Carne. Quiciabes. Más alantre, si eso.
Y el tema de València tornaba, ya marchaba
metanes les tos coses, metanes les tos sílabes,
los momentos d'amor, los momentos de pena,
la to vida dafechu -- si non toda dafechu,
aquello que tu sabes de fundamental nella --
andaba per València, peles cais de València.
Con modestia diríes el nome d'una cai,
Pelayo, Gil i Morte... Con cuánta intensidá
les dices y les nomes, les plumies! Daqué más,
y yá tendríes toda València. Que pa ti,
ye poco más València. Tan íntima y tan caldia,
tan medrada y dolida, y querida tamién!
Les cayes que cruciaba una lenta pareya,
el llargu itinerariu d'elles llevabes sin
un céntimu nel bolsu, dalgún café antiguu,
aquella llechería de Sant Vicent d'afuera...
La casa qu'estrenabeis al estrenar la vida
definitivamente, l'allegre vecindá.
El doctor que buscabeis una nueche a deshora,
la farmacia de guardia. ¡Ah, València, València!
La necencia d'un fíu, el cubu enllenu sangre.
Aquel sol mañaniegu, les Torres de Serranos
con aquel color breve inicial de xeranios.
Ves, dende'l comedor, pela ventana abierta,
Benimaclet equí, allá ves Alboraia,
sientes dende la cama les sirenes del puertu.
De la güerta los lentos carros llegaben ceo.
Los neños van a escuela. Siéntese la campana
vecina de la ilesia. La xera, el neciu amor
a les voces qu'escribes y que siempre dixesti,
de magar te parienon un día en Burjassot:
como mamesti'l lleche mamesti l'idioma,
dígase castamente, y con perdón de la mesa.
Ah, València, València! Podría dicir bien:
Ah, tu, València mía! Porque evoco la mio
València. ¿O evoco la València de toos,
los vivos y los muertos, de tolos valencianos?
Déxalo. Nun te pongas solemne. Dexa l'énfasis.
Que l'énfasis perdiónos davezu a los indíxenes.
Más alantre has plumiar el to cantu a València.





CANT DE VICENT

...a unes tres milles de la mar, a la banda
occidental del riu Guadalaviar, sobre el qual
hi ha cinc ponts...
Sir John Talbot Dillon


PENSE que ha arribat l'hora del teu cant a València.
Temies el moment. Confessa-t'ho: temies.
Temies el moment del teu cant a València.
La volies cantar sense solemnitat,
sense Mediterrani, sense grecs ni llatins,
sense picapedrers i sense obra de moro.
Lavolies cantar d'una manera humil,
amb castedat diríem. Veies el cant: creixia.
Lentament el miraves créixer com un crepuscle.
Arribava la nit , no escrivies el cant.
Més avant, altre dia, potser quan m'haja mort.
Potser en el moment de la Ressurecció
de la Carn. Tot pot ser. Més avant, si de cas.
I el tema de València tornava, i se n'anava
entre les teues coses, entre les teues síl·labes,
aquells moments d'amor i aquells moments de pena,
tota la teua vida -- sinó tota la vida,
allò que tu saps de fonamental en ella --
anava per València, pels carrers de València.
Modestaments diries el nom d'algun carrer,
Pelayo, Gil i Morte...Amb quina intensitat
els dius, els anomenes, els escrius! Un poc més,
i ja tindries tota València. Per a tu,
València és molt poc més. Tan íntima i calenta,
tan crescuda i dolguda, i estimada també!
Els carrers que creuava una lenta parella,
els llargs itineraris d'aquells duies sense un
cèntim a la butxaca, algun antic café,
aquella lleteria de Sant Vicent de fora...
La casa que estrenàveu en estrenar la vida
definitivament, l'alegre veïnat.
l metge que buscàveu una nit a deshora,
la farmàcia de guàrdia. Ah, València, València!
El naixement d'un fill, el poal ple de sang.
aquell sol matiner, les Torres dels Serrans
amb aquell breu color inicial de geranis.
Veus, des del menjador, per la finestra oberta,
Benimaclet ací, enllà veus Alboraia,
escoltes des del llit les sirenes del port.
De bon matí arribaven els lents carros de l'horta.
Els xiquets van a l'escola. S'escolta la campana
veïna de l'església. El treball, el tenaç
amor a les paraules que ara escrius i has dit sempre,
des que et varen parir un dia a Burjassot:
com mamares la llet vares mamar l'idioma,
dit siga castament i amb perdó de la taula.
Ah, València, València! Podria dir ben bé:
Ah, tu, Val`ncia meua! Perquè evoque la meua
València. O evoque la València de tots,
de tots els vius i els morts, de tots els valenciants?
Deixa-ho anar. No et poses solemne. Deixa l'èmfasi.
L'èmfasi ens ha perdut freqüentment els indígines.
Més avant escriuràs el teu cant a València.



Categoríes: Canal Blogues

El Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana

20 Xineru, 2017
[La Voz del Trubia, febreru 2017]



Esti día concedióse’l Premiu Nacional de Lliteratura Asturiana. Trátase del premiu más importante y de mayor relevancia dau nunca n’Asturies a un escritor de la nuestra lliteratura, y que premia la so trayeutoria lliteraria completa. Dos perfiles concurríen nes candidatures finalistes: 1) D’un llau, los autores de producción marcada y esclusivamente poética, los poetes que podríemos llamar ‘puros’ (y nun nos importa equí si parte de la so producción ye en prosa o non, o si se dedicaron parcialmente al llabor de traducción). 2) D’otru llau, dellos pesos pesaos de la lliteratura asturiana, entendida esta nun sen más ampliu. Trátase d’autores que construyeron una obra monumental, impagable, qu’implica non solo producción lliteraria de tolos xéneros, sinón tamién una obra tanxencial a la propiamente lliteraria, y que pue incluyir crítica lliteraria, artículos o monografíes científiques sobre la nuestra llingua, grandes obres lexicográfiques, obres de calter antropolóxicu, etc.

Al primer grupu pertenecen Xuan Bello y Berta Piñán. Autores esceicionales que llevantaron ensin dulda la producción poética asturiana hasta llendes insospechaes, y que proyeutaron esteriormente l’asturianu hasta’l puntu de faese un güecu d’honor dientro’l conxuntu de la poesía peninsular. Al segundu grupu pertenecen Antón García, Sánchez-Vicente y González-Quevedo. Antón García ye, como se sabe, una figura esceicional na lliteratura asturiana, porque a la so estraordinaria obra poética (que permitiría inxerilu en grupu anterior) axunta un llabor importante como novelista, y una xera de pesu como traductor de poesía. A ello amesta una trayectoria escomanada como editor (fundador primero de Trabe y dempués de Saltadera) de sobra conocida pol llector y, pa enriba, una trayectoria paralela como críticu lliterariu merecedora de los meyores parabienes. Figura enorme ye tamién la de Sánchez-Vicente, caderalgu de lliteratura y autor prolíficu y esceicional en toles estayes posibles (poesía, novela, ensayu, teatru,…), críticu lliterariu, autor d’infinidá d’estudios científicos sobre los nuestros clásicos y sobre cuestiones filolóxiques de la nuestra llingua, y lexicógrafu, arriendes, de primer nivel. P’acabu, González-Quevedo ye autor d’una obra lliteraria menos diversa y más curtia, quiciabes, que los anteriores, pero tamién d’una obra monumental de tipu antropolóxicu alredor de la cultura asturiana. Toos ellos mereceríen el premiu, ensin dulda, pero esti cayó finalmente nes manes del, quiciabes, poeta n’asturianu más famosu (dientro y fuera d’Asturies) y más prestixosu de tolos tiempos: Xuan Bello.

Cuasi tolos autores propuestos pertenecíen a l’Academia de la Llingua. Nun debe pensase nello como daqué endogámico. Trátase de que l’ALLA tenta siempres, en bona lóxica, d’inxerir nes sos files a eses figures de primer nivel. Solo Antón García yera ayenu a la institución, de lo que podría deducise, quiciabes, que la directiva lu tenga yá en consideranza con vistes a una futura incorporación como académicu de la institución. Faltaron nomes espléndidos de la lliteratura asturiana, eso ta claro. Viénenme a la cabeza darréu, ensin pretender ser exhaustivu, autores como Milio R. Cueto, Xandru Fernández, Marín Estrada, García Oliva, Rodríguez Medina, y otros... Por suerte, l’asturianu cunta güei con una bayura d’autores de tanta calidá que fai difícil escoyer ente ellos...

Solo un pero hai que-y poner al premiu, y ye la so baxa dotación (3000 euros), que nun ta nin de lloñe, magar l’esfuerciu de l’ALLA, al altor de lo esperable nun premiu d’esta categoría… Equí falta’l sofitu del Principáu, que tendría que dotar el premiu d’una cantidá asemeyada a la de los premios nacionales del estáu, y qu’anden pelos… ¡20000 euros!

Categoríes: Canal Blogues

Dos poemes de muerte de Vicent Andrés Estellés

19 Xineru, 2017


LA MUERTE INVICTA

XIRINGABEN los trenes, los miserables trenes,
cruciando tola nueche, atacaos de muertos,
col llume amarellao en toles sos ventanes,
un estreldu de fierros, perdiendo los llistones;
los miserables trenes que cruciaben la nueche,
les llombes de la guerra azulaes cola lluna,
de la guerra los muertos toos, al aire, esfechos,
el vientre fachendosu de la recién casada
ente tanta llaceria, ente tantu estupor,
l'embeligru graciosu, el vientre de seis meses,
los muertos de la guerra, y de la tierra toos,
los miserables trenes que llevaben mancaos,
los miserables trenes que cruciaben la nueche
con un cruxir de fierros y un cruxir de llistones,
vendes llenes de sangre, pelos llenos de sangre,
tola nueche rodaba'l miserable tren
coles lluces enceses, ensin oliu nes ruedes,
mudes llombes d'azul baxo la lluna entera,
el vientre de seis meses, la fame, el mieu, l'espantu.
Un silenciu, un polvu, l'amarga polvoreda.
Tornaben los cadabres colos güesos podríos.
Llevaben los zapatos estripaos, el sangre
a tarazos, y mosques, unes mosques mui gordes.



LA MORT INVICTA

TRONTOLLAVEN els trens, els miserables trens,
creuant tota la nit, plens de morts, d'ofegats,
amb aquell llum groguenc en totes les finestres,
un estrèpit de ferros, els trens perdent llistons;
els miserables trens que creuaven la nit, 5
les llomes de la guerra blavoses amb la lluna,
tots els morts de la guerra desenterrats, desfets,
el ventre petulant de la recent casada
entre tanta misèria, entre tant d'estupor,
el melic graciós, el ventre de sis mesos, 10
tots els morts de la guerra, tots els morts de la terra,
els miserables trens que duien els ferits,
els miserables trens que creuaven la nit
amb un cruixir de ferros i un cruixir de llistons,
benes plenes de sang, aquells pèls plens de sang, 15
tota la nit rodava el miserable tren
amb tots els llums encesos, sense oli en les rodes,
mudes llomes blavoses sota tota la lluna,
el ventre de sis mesos, la fam, la por, l'espant.
Un silenci, una pols, l'amarga polseguera. 20
Tornaven els cadàvers amb els ossos podrits.
Duien les espardenyes esventrades, la sang
en qualls secs, unes mosques, unes mosques grossíssimes.





CUANDO ME DEXEN EN CEMENTERIU Y TOOS MARCHEN

A Joan Triadú

Habrá más solitú entóncenes tovía,
que toos van marchar a facer les sos coses,
y yo he topame solu de mou definitivu,
imposibilitáu, dafechamente inerme.
¿Ú tarán los amigos? Yo he sentir el deséu
de llorar, y he dicir -seique- «Madre...» en voz baxo.
El recuerdu d'amigos, del llume so la mesa,
la coñá, la parola que nunca nun finaba,
el crepusclu de polvu que xube a les ventanes
prendiendo'l llume d'agua d'aquellos cuatro grandes;
recuerdos y deséu infantil de llorar.
¿Ú tarán los amigos? Y yo voi recordalos,
a caún pel so nome y amás poles sos coses,
mentanto vien la nueche, aquella primer nueche
de muertu en cementeriu, de muertu ensin remediu.
Cuando aporte la nueche ¿morreré yá del too?
(Perdonái la insistencia: ¿seré entóncenes llibre?)



QUAN EM DEIXEN AL CEMENTERI I TOTS SE N'HAGEN ANAT

A Joan Triadú

Hi haurà més soledat aleshores encara,
car tots se n'aniran a fer les seues coses,
i jo em trobaré sol definitivament,
impossibilitat, completament inerme.
On seran els amics? Jo sentiré el desig
de plorar, i diré ?potser? «Mare...» en veu baixa.
El record dels amics, del llum damunt la taula,
el conyac, les converses que mai no s'acabaven,
el crepuscle polsós que puja a les finestres
encenent aquell llum d'aigua dels quatre grans;
els records i el desig pueril de plorar.
On seran els amics? I jo els recordaré,
cadascú pel seu nom i per les seues coses,
mentre vinga la nit, aquella nit primera
de mort al cementeri, de mort sense remei.
Quan arribe la nit ¿m'hauré mort ja del tot?
(Perdoneu la insistència: seré lliure aleshores?)


Categoríes: Canal Blogues

Dexáime dicir (Martí i Pol)

2 Xineru, 2017


Dexáime dicir

Dexáime dicir que yá ye tiempu d'escaecer,
que yá ye tiempu de creer otra vegada na pureza
y de repintar les cases con colores gayoleros.
A aquellos que vivieron munchos años lloñe'l pueblu
van llamalos pa que vuelvan
y una nueche cualquiera
el vientu va llevar toles pallabres
qu'abrasemos de tanto diciles ensin amor.
Y a otru día va ser como si nos llevantáramos
dempués d'una nueche de venti sieglos.
Dexáime dicir que yá ye tiempu de querer,
que yá ye tiempu de creer nos prodixos
y que tanto da de les rapaces que nun conocí;
que'l pueblu ye como enantes
y que dalgún día
va haber flores en xardín
y airón nos árboles
y pallabres inventaes de nuevo
namái pa nosotros.

(El Fuxitivu, 1952-1957)




Deixeu-me dir

Deixeu-me dir que ja és temps d'oblidar,
que ja és temps de creure un altre cop en la puresa
i de repintar les cases amb colors alegres.
Aquells que han viscut molts anys lluny del poble
seran cridats a retornar
i una nit qualsevol
el vent s'endurà totes les paraules
que hem malmès de tant dir-les sense amor.
I l'endemà serà com si ens alcéssim
després d'una nit de vint segles.
Deixeu-me dir que ja és temps d'estimar,
que ja és temps de creure en els prodigis
i que tant se val de les noies que no he conegut;
que el poble és com abans
i que algun dia
hi haurà flors al jardí
i vent als arbres
i paraules inventades de nou
només per a nosaltres.

(El Fugitiu, 1952-1957)
Categoríes: Canal Blogues

España pasa de la toponimia oficial asturiana

21 Avientu, 2016
[La Voz del Trubia, xineru 2017]


Esti día la diputada Sofía Castañón unvió una pregunta per escrito al Gobiernu del Estáu onde pide respuesta al fechu de que los topónimos oficiales asturianos nun tean actualizaos tovía nes sos bases de datos. Nun ye la primer vez que se-y entruga al Gobiernu por esti tema. Hai unos díes, por exemplu, el tamién diputáu Segundo González pidió esplicaciones pol procesu d’anovamientu de los cartelos de señalización de Renfe n’Asturies, que nun respeta tampoco la toponimia oficial. Ello contradiz, como en casu anterior, la Llei d’Usu y Promoción y el Decretu 98/2002, qu’establez el procedimientu de recuperación toponímica n’Asturies.
54 de los 78 conceyos asturianos tienen iguada yá la so toponimia, n’aplicación de la nomada Llei d’usu. Y dalgunos conceyos más tienen actualmente’l so espediente en trámite. Recuperáronse d’esta manera bona parte de les formes toponímiques correctes y populares frente a les deturpaes preexistentes, afitaes por auténticos ‘filólogos de caleya’ (podéis ver, al respeuto, el mio artículo “La deturpación toponímica n’Asturies”, publicáu en Lletres Asturianes, en llinia en: goo.gl/uVTj9U). Pues bien, la non actualización de les bases de datos estatales dexa en papel moyao bona parte del procesu de recuperación toponímica asturiana, darréu que tou tipu de comunicaciones, rotulaciones, etc. que remanezan del ámbitu estatal van siguir usando los nomes deturpaos, incorrectos, de los nuestros pueblos…
Y nun penséis que seya cosa menor l’asuntu, porque, como diz la propia diputada, l’usu de la nuestra toponimia oficial ye «d’obligáu cumplimientu pa toles alministraciones». Dicho con claridá: l’alministración estatal ta incumpliendo la llei. Dalgunos d’estos espedientes toponímicos, amás, tramitáronse yá cuantayá, lo que demuestra que nun existe nenguna intención per parte l’Estáu de tenelos en cuenta. Porque tiempu p’actualizar les sos bases de datos tuviéronlu a esgaya. Y nun dexa de ser, amás, llamadora la velocidá cola qu’actualizaron les bases de datos tres de dellos cambios toponímicos catalanes, vascos o gallegos, frente a la lentitú que gasten pa col casu asturianu. Tan llamadora ye que nun paez imputable a otro qu’al despreciu y a la falta d’interés…
Y otro tanto asocede n’ámbitos ayenos a l’alministración... Por exemplu, la organización de la Vuelta a España recibe tolos años quexes pol usu de formes toponímiques asturianes deturpaes. Y lo mesmo podemos ver a diario nel Tiempu meteorolóxicu de les televisiones estatales: nun ye posible ver un topónimu asturianu escritu correctamente… Pero ¿tan difícil ye usar les formes correctes? La respuesta ye que non, de xuru, y por mor d’ello resulta evidente que, nestos casos, nun podemos faer otro que presuponer siempre mala fe…
Y ye que, ¿ta dispuestu dalguién d’acullá la raya a utilizar realmente los topónimos asturianos oficiales? Pues danos la sensación de que non. De que nun-ys da pola real gana, cenciellamente. De que nun tán dispuestos a inxerir a Asturies ente aquellos que sí-ys paez que tienen esi derechu… El problema paez ser, como tantes otres veces, polo que se ve, qu’Asturies nun ye una nacionalidá histórica… (eso dicen…), y nun debe merecer la pena, polo tanto, perder un segundu con ella… Ye lo que tien ser una simple rexón de segunda…
Categoríes: Canal Blogues

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu III

13 Avientu, 2016

Capítulu III. Diariu de Jonathan Harker (continuación).


Cuando me decaté de que yera un prisioneru, apoderóme una mena de sentimientu xabaz. Corrí arriba y abaxo peles escaleres, probando cada puerta y mirando al traviés de cada ventana que pudi alcontrar; pero dempués d’un cachu, la convicción de la mio impotencia sobrepúnxose a los demás sentimientos. Cuando vuelvo los güeyos atrás dempués de delles hores pienso que debí alloriar entós, porque comportéme como una rata nuna trampa. Sicasí, cuando tuvi la convicción de que taba impotente sentéme selemente, tan selemente como enxamás nun lo fixere na mio vida, y entamé pensar qué yera meyor faer. Tovía lo toi pensando, y entá nun llegué a una conclusión definitiva. D’una sola cosa toi ciertu; que nun tien sentíu da-y a conocer les mios idees al conde. Él conoz bien que toi presu; y como lo fixo él mesmu, y ensin dulda tien los sos propios motivos pa ello, solo m’engañaría si-y confieso dafechu l’asuntu. Hasta onde puedo ver, el mio únicu plan va ser guardame’l mio conocimientu y les mios medranes pa min mesmu, y caltener los güeyos abiertos. Sé que, o me tán engañando, como a un neñu, les mios propies medranes, o, pela cueta, toi nuna dificultá desesperada; y si esto último ye asina, necesito, y voi necesitar, tolos mios sesos pa salir alantre.
Malapenes llegare a esta conclusión cuando sentí que se zarraba la gran puerta d’embaxo, y supi que volviere’l conde. Él nun llegó nel intre a la biblioteca, asina que fui con procuru al mio cuartu y atopélu fayendo la cama. Ello yera raro, pero solo confirmó lo que siempres camentare, que nun había sirvientes na casa. Cuando lu vi más sero al traviés de la ralura de les bisagres de la puerta iguando la mesa en comedor, tuvi yá seguru d’ello; desque si él mesmu s’encargaba de toos estos oficios domésticos, de xuru ello yera la prueba de que nun había naide que los fixere. Esto amedranóme daqué, darréu que si nun había naide más en castiellu, debió ser el mesmu conde’l cocheru del coche que me trexo equí. Ello ye un pensamientu espantible; porque si ye asina, significa que ye a controlar los llobos, como lo fixo, con tan solo llevantar la so mano en silenciu. ¿Por qué tola xente en Bistritz y en coche sentíen un mieu tan terrible por min? ¿Qué queríen dar a entender cola entrega del crucifixu, del ayu, de la rosa salvaxe, del fresnu‘l monte? ¡Bendita aquella perbona muyer que me colgó’l crucifixu al rodiu’l pescuezu! Desque dame consuelu y puxu siempres que lu toco. Ye estraño qu’una cosa que m’adeprendienon a considerar con despreciu y como idólatra pueda ser d’ayuda nun tiempu de solitú y d’enzancos. ¿Hai seique daqué na esencia de la cosa en sí? ¿O ye un mediu, un sofitu tanxible, que tresmite alcordances de simpatía y consuelu? Dalguna vez, si ye posible, debo esaminar esti asuntu y tentar de tomar una decisión al respeuto. Mientres tanto, debo averiguar tolo que pueda sobre’l conde Drácula, porque ello pue ayudame a entender. Esta nueche debería falar de sí mesmu, si empobino la conversación nesti sentíu. Debo ser mui cuidadosu, sicasí, pa nun espertar la so rocea.

Medianueche. Tuvi una llarga conversación col conde. Fíxi-y delles entrugues sobre la hestoria de Transilvania, y él acaloróse col tema a maravía. Al falar de coses y persones, y especialmente de batalles, faló como si tuviere presente en toes elles. Esto esplicómelo más sero diciendo que pa un boyardu l’arguyu y el nome de la so casa ye’l so propiu arguyu, que la gloria d’ellos ye la so gloria, y que’l destín d’ellos ye’l so destín. Siempres que faló de so casa dixo “nós”, y faló cuasi tol tiempu en plural, como fala un rei. Axallá pudiere afitar per escrito tolo que dixo exautamente como lo dixo, desque pa min aquello yera ablucante enforma. Abultaba atopase ellí la hestoria entera del país. Escitóse cada vez más según diba falando, y caminaba pel cuartu tirando del so gran bigote blancu y garrando cualquier cosa sobre la que punxere les manes como si quixere estrumila a pura fuercia. Dixo una cosa que voi anotar con tanta exautitú como pueda; desque ello cunta a la so manera la hestoria de la so raza:
—Nós, los escequelios, tenemos drechu a tar arguyosos, desque peles nueses venes flúi’l sangre de munches races braves que lluchanon pol so señoríu como llucha’l lleón. Equí, en torbolín de les races europees, la tribu úgrica trexo dende Islandia l’espíritu de llucha que Thor y Wodin-yos dienon, y que los sos bersekeres[1] amosanon con tal cruel propósitu nes costes d’Europa, sí, y d’Asia y África tamién, que la xente mesmamente pensó que vinieren los propios homes-llobu. Equí, tamién, cuando lleganon, alcontranon a los hunos; la so furia guerrera barriere la tierra como una llaparada viva, de xeitu que los morribundos sosteníen que peles sos venes corría’l sangre d’aquelles vieyes bruxes, que, espulsaes d’Escitia, apareárense colos demonios en desiertu. ¡Fatos, fatos! ¿Qué demoniu o qué bruxa foi nunca tan grande como Atila? El so sangre cuerre per estes venes —él allevantó los brazos—. ¿Maravía que seyamos una raza conquistadora?; ¿Qué seyamos arguyosos?; ¿que cuando los maxares, los llombardos, los avares, los búlgaros, o los turcos se llanzanon a miles sobre les nueses fronteres, nós-yos diéremos la vuelta? ¿Ye estraño que cuando Arpad y les sos llexones cayenon sobre la patria húngara nos alcontrara equí de la qu’alcanzó la frontera?; ¿que l’Honfoglalás[2] se completare ellí? Y cuando la inundación húngara avanzó contra l’este, a los escequelios proclamánonlos parientes los victoriosos maxares, y confiánonnos a nosotros mientres sieglos la guardia de la raya de la tierra Turco; sí, y más qu’esto, deber eternu na guardia la raya, desque, como dicen los turcos, ‘l’agua duerme, y l’enemigu ta en vela’. ¿Quién más feliz que nós pente les Cuatro Naciones recibió la ‘espada sangronienta’? ¿Quién acudió más aína, na so llamada guerrera, en sofitu’l rei? ¿Cuándo se redimió la gran vergoña de la mio nación, la vergoña de Cassova, cuando les banderes de los válacos y los maxares cayenon abatíes embaxo la Creciente? ¿Quién foi sinón ún de la mio propia raza’l que col nome de Voivode crució’l Danubio y venció a los turcos na so propia tierra? ¡Esti yera un Drácula n’efeutu! ¡Gran dolor foi qu’al so propiu hermanu indignu, cuando cayó, vendió la so xente a los turcos y trexo la vergoña de la esclavitú sobre ellos! ¡Nun foi esti Drácula, en verdá, quien inspiró a aquel otru de la so raza que nuna dómina posterior una y otra vez trexo les sos fuercies sobre’l gran ríu a la tierra turco; quien, cuando lu derrotaben, volvía otra vez, y otra, y otra, magar tuviere que venir solu del campu sangronientu onde les sos tropes taben siendo sacrificaes, desque sabía qu’él solu podría trunfar finalmente! Dixenon qu’él solo pensaba en sí mesmu. ¡Bah! ¿De qué valen los llabradores ensin cabezaleru? ¿Ónde acaba la guerra ensin un cerebru y un corazón que la empobine? Nuevamente, cuando, dempués de la batalla de Mohács, arrefundiemos el xugu húngaru, nós, del sangre de Drácula, tábemos ente los sos cabezaleros, desque’l nuesu espíritu nun soportaba que nun fóremos llibres. Ah, xoven señor, los escequelios (y los Drácula como’l sangre del so corazón, los sos cerebros, y les sos espades) puen ufanase d’una hestoria que los guaños de fungos como los Hapsburgo y los Romanoff enxamás algamarán. Los díes de guerra acabanon. El sangre ye daqué endemasiao precioso nestos díes de paz deshonrosa; y les glories de les grandes races son como una hestoria que se cunta.
Taba yá llegando la mañana nesi momentu, y fomos a la cama. (Rec., esti diariu paez tan espantible como l’entamu de les “Nueches Árabes”, desque too tien de suspendese al cantar el gallu, o como la pantasma del padre de Hamlet.)

12 de mayu. Déxeseme entamar con fechos (cenciellos, simples fechos), verificaos con llibros y númberos, y de los que nun ye a duldase. Nun debo tracamundialos con esperiencies que tendrán que sofitase na mio propia observación, o na mio memoria d’elles. La nueche pasada, cuando’l conde vieno del so cuartu, entamó faeme entrugues sobre asuntos llegales y sobre cómo faer delles menes de negocios. Yo pasare’l día cansadamente ente llibros, y, simplemente pa caltener ocupada la mio mente, repasé dalgunos de los asuntos qu’esaminare na posada de Lincoln. Hai un ciertu métodu nes pescudes del conde, de mou que voi ver de poneles n’orde; el conocimientu podría seme útil de dalguna manera o en dalgún momentu.
Primero, preguntó si un home n’Inglaterra podía tener dos procuradores o más. Díxi-y que podía tener una docena si quería, pero que nun sedría afayadizo tener más d’un procurador participando nuna transacción, desque solo ún podía actuar a la vez, y qu’andar cambiándolu diba dir, de xuru, contra’l so interés. Él paecía pescancialo dafechamente, y continuó entrugando si habría dalguna dificultá práutica en tener a un home atendiendo, vamos dicir, a les finances, y a otru curiando pol embarque, en casu de que se necesitare ayuda local nun sitiu lloñe del domiciliu del procurador financieru. Pidí-y que me lo esplicare más detenidamente, de mou que nun pudiere aconseyalu mal por casualidá, y entós dixo:
—Voi ilustralu. El so amigu y míu, el señor Peter Hawkins, dende la solombra de la so formosa catedral n’Exeter, que ta lloñe de Londres, merca pa min per aciu del so bon oficiu la mio propiedá en Londres. ¡Bien! Agora déxeme dici-y francamente, pa que nun-y paeza estraño que buscare los servicios de dalguién tan lloñe de Londres en cuenta de los de dalgún residente ellí, que’l mio motivu foi que nengún interés local se sirviere nun siendo’l mio propiu deséu; y como dalguién con residencia en Londres podría tener, seique, propósitu de sirvise a sí mesmu o a un amigu, fui d’esti mou al campu a la gueta’l mio axente, desque los sos trabayos deben sirvir solo al mio interés. Agora, supongamos que yo, que llevo munchos asuntos, deseare embarcar mercancía, vamos dicir, a Newcastle, o a Durham, o a Harwich, o a Dover, ¿nun podría ser qu’ello pudiere faese más fácilmente unviándolo a ún d’estos puertos?
Yo contesté-y que, de xuru, ello diba ser más cenciello, pero que nós, los procuradores, teníemos un sistema d’axencia d’ún pa los otros, de mou que’l trabayu local podía faese localmente baxo instrucción de cualquier procurador, de manera que’l cliente, poniéndose simplemente en manes d’un solu home, podía ver los sos deseos cumplíos ensin mayores enzancos.
—Pero, —dixo él—, tendría la llibertá de dirixilo yo mesmu. ¿Nun ye asina?
—Por supuesto, —repondí; y— los homes de negociu, a los que nun-yos presta que naide nun conoza la totalidá de los sos asuntos, fáenlo davezu.
—¡Bien! —dixo, y dempués continuó entrugando polos medios de faer unvios y les formes peles qu’habíen pasar, y de toles clases d’enzancos que podríen surdir, pero contra los que podría guardase ún per aciu la previsión.
Espliqué-y toes estes coses cola meyor habilidá que pudi, y dexóme ciertamente la impresión de que diba poder ser un procurador maraviosu, desque nada nun había que nun pensare o que nun previere. Pa un home que nunca nun tevo en país, y qu’evidentemente nun s’ocupaba muncho del asuntu de los negocios, el so conocimientu y agudeza yeren maraviosos. Dempués que se satisfixo a sí mesmu sobre aquellos puntos de los que falare, y y yo lo verifiqué too tan bien como pudi per aciu de los llibros disponibles, llevantóse d’esmenu y dixo:
—¿Escribió dende la so primer carta al nuesu amigu’l señor Peter Hawkins, o a cualquier otru? —Con della amargura nel mio corazón respondí-y que nun lo fixere, qu’inda nun viere oportunidá dala d’unvia-y cartes a naide.
—Entós escriba agora, mio amigu mozu —dixo—, posándome una pesada mano enriba’l costazu—. Escriba al nuesu amigu y a cualquier otru; y díga-yos, si-y presta, que va quedar conmigo polo menos un mes.
—¿Quier que quede equí tantu tiempu? —Entrugué-y, darréu que’l mio corazón xelóse al pensalo.
—Naguo por ello; y non, nun aceutaré refugu dalu. Cuando’l so señor, o patrón, o como quiera llamalu, se comprometió a que viniere dalguién nel so nome, entendíase que solo debía atender a les mios necesidaes. Yo nun escatimé. ¿Nun ye asina?
¿Qué podía faer sinón aceutar con una reverencia? Yera l’interés del señor Hawkins, non el mio, y yo tenía que pensar nél, non en min; y arriendes, mientres el conde Drácula falaba, había daqué nos sos güeyos y na so conducta que me fixenon recordar que yera un prisioneru, y qu’inda que quixere nun tenía eleición. El conde vio la so victoria na mio reverencia, y la so autoridá na angustia la mio cara, desque entamó darréu a mandase d’ellos, pero al so propiu xeitu sele ya irresistible:
—Ruégo-y, mio xoven y bon amigu, que nun-yos fale d’otro que de negocios nes sos cartes. A los sos amigos prestará-yos ensin dulda saber que s’alcuentra bien, y qu’allampia por volver a casa con ellos. ¿Nun ye asina?
Mientres falaba apurrióme tres fueyes de papel pa cartes y tres sobres. Yeren propios del más finu corréu estranxero, y amirando pa ellos, y dempués pa él, y notando la so quieta sorrisa, colos sos afilaos caniles persaliendo penriba l’encarnáu llabiu d’embaxo, pescancié tan bien como si él lo dixere que debía tener procuru colo qu’escribiere, porque podría lleelo. De mou que garré’l determín d’escribir agora solamente notes formales, pero escribir detallao al señor Hawkins en secreto, y tamién a Mina, desque a ella diba poder escribi-y en taquigrafía, lo qu’ablucaría al conde, si lo ve. Dempués qu’escribí les dos cartes sentéme calmu, lleendo un llibru mientres el conde escribía delles notes y recurría, mientres les escribía, a dellos llibros de la mesa. Dempués recoyó les dos mios y púnxoles coles d’él, y guardó los sos materiales d’escritura, y dempués d’ello, nel intre que la puerta se zarró tres d’él, inclinéme y miré les cartes, que taben boca abaxo na mesa. Nun sentí remordimientu al faelo, desque embaxo aquelles circunstancies sentía que debía protexeme en tolo que pudiere.
Una de les cartes taba dirixida a Samuel F. Billington, Nu. 7, La Creciente, Whitby, otra a herr Leutner, Varna; la tercera yera pa Coutts & Co., Londres, y la cuarta pa herren Klopstock & Billreuth, banqueros, Budapest. La segunda y la cuarta taben ensin zarrar. Taba a puntu veles cuando vi movese la maniya la puerta. Fundíme nel mio asientu, con malapenes tiempu pa volver poner les cartes como tuvieren y continuar col mio llibru enantes que’l conde, sosteniendo tovía otra carta na mano, entrare en cuartu. Garró les cartes de la mesa y cuñóles con procuru, y dempués, volviéndose a min, dixo:
—Confío en que me perdonará, pero teo munchu trabayu que faer en privao esta nueche. Vusté alcontrará, espero, toles coses como desea.
Na puerta volvióse y, dempués d’una posa d’un momentu, dixo:
—Déxeme aconseya-y, mio queríu y xoven amigu… non, déxeme alverti-y con toa seriedá, qu’en casu que dexare estos cuartos nun debería, baxo nenguna circunstancia, quedar a dormir en nenguna otra parte’l castiellu. Ye vieyu, y tien munches alcordances, y hai velees p’aquellos que duermen imprudentemente. ¡Queda alvertíu! Si el sueñu s’apodera de vusté agora o dalguna otra vez, o paez que va faelo, entós entaíne al so propiu cuartu o a estos otros cuartos, col envís de que’l so descansu seya seguru. Pero si nun anda con procuru a esti respeuto, entós… —Finó’l so discursu d’un mou espantible, desque movió les sos manes como si tuviere llavándoles. Yo entendílo dafechu; la mio única dulda yera si dalgún suañu podía ser más terrible que la rede sobrenatural y horrible d’escuridá y misteriu qu’abultaba tar zarrándose al mio alredor.

Más tarde. Perafito les últimes pallabres escrites, pero agora nun hai dulda na cuestión. Nun voi tener medrana de dormir en nengún sitiu onde él nun tea. Punxi’l crucifixu sobre la cabecera de la mio cama (camiento que’l mio descansu ta asina más llibre de suaños; y ellí va quedar).
Cuando me dexó, fui al mio cuartu. Dempués d’un cachu, al nun sentir nengún ruíu, salí y xubí la escalera de piedra hasta onde podía mirar contra’l sur. Había dalguna sensación de llibertá na vasta estensión, inda que fore inaccesible pa min, en comparanza cola estrecha escuridá del patiu. Mirando al esterior, sentí que, de fechu, taba presu, y abultóme querer un respiru d’aire fresco, magar fore de la nueche. Toi empecipiando sentir qu’esta esistencia nocherniega ta afeutándome. Ta afarando los mios nervios. Arrespígome cola mio propia solombra, y toi enllenu de toa clas d’imaxinaciones espantibles. ¡Dios sabe qu’hai motivos pa la mio terrible llercia nesti llugar malditu! Miré afuera la formosa estensión, bañada na sonce y mariella lluz de la lluna hasta qu’ello foi cuasi como la lluz del día. A la feble lluz, les llombes distantes fundíense, y les solombres nos valles y nes gargantes de negrura aterciopelao. La pura formosura paecía animame; había paz y consuelu en cada aliendu que garraba. Cuando m’abangué sobre la ventana, atrexo la mio mirada daqué que se movía un pisu embaxo de min, y daqué a la mio izquierda, onde camenté, pol orde de los cuartos, que taríen les ventanes del propiu cuartu’l conde. La ventana onde m’alcontraba yera alta y fonda, cavada na piedra, y magar desgastada pol tiempu, entá taba completa; pero pasaren evidentemente munchos díes dende que’l marcu tuviere ellí. Alluguéme detrás del borde de piedra, y miré afuera con procuru.
Lo que vi foi la cabeza del conde saliendo pela ventana. Nun-y vi la cara, pero conocílu pol pescuezu y pol movimientu del llombu y los brazos. En cualquier casu, nun podía tracamundiar les manes que tuviere tantes oportunidaes d’estudiar. Yo taba de mano interesáu y daqué entreteníu, desque ye maravioso cómo un pequeñu asuntu interesa y entretién a un home cuando ta prisioneru. Pero los mios mesmos sentimientos cambianon en repulsión y terror cuando vi al home enteru surdir lentamente de la ventana y entamar a arrastrase p’abaxo pela muria’l castiellu sobre aquel abismu espantible, cabeza abaxo cola so capa espardiéndose al rodiu d’él como grandes ales. De mano, nun podía creer a los mios güeyos. Atalanté qu’aquello yera un trucu de la lluz de la lluna, dalgún efeutu estrañu de les solombres; pero continué mirando, y nun podía ser una ilusión. Vi los deos y les dees garrase a les esquines de les piedres, desgastaes d’argamasa pol pasu los años, y usando asina toles proxeiciones y desigualdaes, movíense contra abaxo con considerable velocidá, como una llargatesa se mueve per una paré.
¿Qué mena d’home ye esti, o qué mena de criatura con apariencia d’home? Siento que m’apodera la llercia d’esti sitiu espantible; tengo medrana, una medrana apavoriante, y nun hai salida pa min; toi arrodiáu de terrores nos que nun m’atrevo a pensar…

15 de mayu. Una vez más vi al conde salir na so forma de llargatesa. Caminó p’abaxo, daqué lladiáu, unos cien pies, y enforma contra la izquierda. Sumió dientro de dalgún furacu o ventana. Desque la so tiesta desapaeció, inclinéme p’afuera pa tratar de ver más, pero ensin resultáu (la distancia yera demasiao grande pa permitir un ángulu de visión afayadizu). Yo sabía agora que dexare’l castiellu, y pensé n’aprovechar la oportunidá pa esplorar más de lo qu’hasta entós m’atreviere. Volví al cuartu, y garrando una llámpara, probé toles puertes. Taben toes pesllaes, como esperaba, y les peslleres yeren comparativamente nueves; pero baxé les escaleres de piedra hasta l’estragal onde entrara orixinalmente. Alcontré que podía correr los pasadores abondo fácilmente y desenganchar les grandes cadenes; ¡pero la puerta taba pesllada, y la llave nun taba! La llave debía tar en cuartu’l conde; debo vixilar por si la so puerta nun ta pesllada, y entós podría garrala y escapar. Continué fayendo un esame completu de les estremaes escaleres y pasadizos, y probando les puertes que s’abríen dende ellos. Un o dos cuartinos cerca l’estragal taben abiertos, pero nun había nada que ver nellos nun siendo muebles vieyos y polvoriegos cola edá y comíos pola poliya. Al final, sicasí, atopé una puerta na parte superior de la escalera que, magar paecía tar pesllada, cedía un poco baxo presión. Intentélo con más puxu, y atopé que nun taba realmente pesllada, sinón que la resistencia venía del fechu de que les bisagres pisaren daqué, y la pesada puerta descansaba en suelu. Equí había una oportunidá que seique nun diba tener de nuevo, de xeitu qu’esforciéme enforma, y con munchu trabayu esforciéla p’atrás de mou que pudi entrar. Agora taba nun ala’l castiellu más a la drecha que los cuartos que conocía y un pisu más abaxo. De les ventanes pudi ver que los cuartos taben allugaos a lo llargo contra’l sur del castiellu, y les ventanes del caberu cuartu miraben tanto al oeste como al sur. Nesti últimu llau, tanto como nel anterior, había un gran precipiciu. Construyeren el castiellu na esquina d’una gran peña, de mou que per tres llaos yera práuticamente inespugnable, y taben allugaes grandes ventanes equí onde nin la flonda, nin l’arcu, nin la culebrina podíen alcanzar, y darréu la lluz y la comodidá, imposible pa una posición que debía guardase, taben aseguraes. Al oeste había un gran valle, y dempués, allevantándose lloñe, grandes fortaleces de montes dentaos, alzándose picu a picu, coles pindies peñes semaes de capudres y artos, que garraben los sos raigaños a les grietes y fendedures y a les resquiebres de la piedra. Esta yera evidentemente la porción del castiellu ocupada poles dames nes dómines pasaes, darréu que los muebles teníen mayor oldéu de comodidá que cualquiera de los que viere hasta entós. Les ventanes taben ensin cortines, y la lluz mariello de la lluna, fluyendo al traviés de los cristales de diamante, permitía estremar mesmamente colores, mientres suavizaba la bayura de polvu qu’había sobre toles coses y amazcaraba en dalguna midida los estragos del tiempu y la carondia. La mio llámpara paecía ser de pequeñu efeutu a la brillante lluz de la lluna, pero taba contentu de tenela conmigo, desque había una espantible solitú en llugar que me xelaba’l corazón y faía temblar los mios nervios. Sicasí, ello yera meyor que tar solu nos cuartos que llegare a odiar pola presencia’l conde, y dempués, tratando de controlar un poco los mios nervios, sentí amiyar una sonce quietú sobre min. Y equí m’atopo, sentáu nuna mesina de carbayu onde nos vieyos tiempos una guapa dama sentaba posiblemente a escribir, con munchos pensamientos y munchos arroxos, la so mal escrita carta d’amor, y escribiendo nel mio diariu en taquigrafía tolo qu’asocedió de magar lu zarré la última vez. Ello ye’l sieglu diecinueve actualizáu con una venganza. Y sicasí, nun siendo que los mios sentíos m’engañen, los sieglos vieyos teníen, y tienen, poderes propios que la cenciella “modernidá” nun ye a matar.

Más tarde: la mañana del 16 de mayu. Dios me caltenga’l xuiciu, desque a esto toi reducíu. Seguridá y esfotu na seguridá son coses del pasáu. Mientres viva equí nun hai sinón una cosa que desear, que nun me vuelva llocu, si, de fechu, nun lo toi yá. Si toi cuerdu, entós seguramente ye de llocos pensar que de toles coses fediondes que tán al achisbu nesti tarrecible llugar, el conde ye la menos terrible pa min; que solo nél puedo yo buscar seguridá, inda qu’esto solo seya mientres pueda sirvir al so propósitu. ¡Gran Dios! ¡Dios piadosu! Permítime calmame, desque d’esti xeitu espérame de fechu la llocura. Entamo ver nueves lluces sobre delles coses que me desconcertaben. Hasta agora nunca nun supiere lo que Shakespeare quixere dicir cuando fixo dicir a Hamlet:
                        ¡Les llibretes! ¡Aína, les llibretes!                         Ello ye conveniente que lo anote, etc.,
desque agora, sintiendo como si’l mio propiu cerebru tuviere alloriáu o como si llegare’l golpe que tien qu’acabar nel so desaniciu, vuélvome al mio diariu a la gueta reposu. El vezu d’anotar con precisión tien qu’ayudame a aselar.
La misteriosa alvertencia del conde asustóme naquel momentu; y asústame más agora cuando pienso nello, desque no futuro va tener un terrible poder sobre min. ¡Voi temer la incerteza de lo que me diga!
Desque escribí nel mio diariu y volví poner felizmente’l llibru y la pluma en bolsu sentí que tenía sueñu. L’alvertencia’l conde viénome a la cabeza, pero tuvi’l placer de desobedecela. La sensación de sueñu apoderárame, y con ella la porfía que’l sueñu produz como forasteru. La feble lluz de la lluna calmaba, y la ancha estensión d’afuera daba una sensación de llibertá que me refrescaba. Garré’l determín de nun volver esta nueche a los espantibles cuartos, sinón dormir equí, au, n’otres dómines, se sentaren dames y cantaren y vivieren dulces vides mientres los sos suaves pechos s’atristayaben polos sos homes alloñaos metanes de crueles guerres. Arrastré una gran cama afuera’l so sitiu, cerca la esquina, de mou que cuando m’achucare pudiere contemplar la formosa vista al este y al sur, y ensin pensar nin esmoleceme pol polvu, dispúnxime a dormir. Camiento que debí quedar dormíu; asina lo espero, pero tengo mieu, darréu que tolo qu’asocedió foi ablucantemente real, tan real qu’agora sentáu equí a l’amplia y plena lluz de la mañana, nun soi creer de nenguna manera que too fore un suañu.
Nun taba solu. El cuartu taba igual, ensin cambiu en nengún sentíu desque entré nél; pudi ver a lo llargo’l suelu, a la brillante lluz de la lluna, les mios propies pisaes marcaes onde perturbare la llarga acumulación de polvu. A la lluz de la lluna había frente a min tres moces, dames en realidá, a xulgar pol so vistíu y maneres. Pensé naquel momentu, cuando les vi, que debía tar suañando, desque, magar que la lluz de la lluna taba tres d’elles, nun proxeutaben solombra en suelu. Averánonse a min, y amiránonme per dalgún tiempu, y entós marmullanon ente elles. Dos yeren prietes, y teníen una elevada nariz aguileña, como’l conde, y grandes güeyos escuros y penetrantes qu’abultaben cuasi encarnaos cuando contrastaben cola lluna pálida y mariella. La otra yera roxa, tan roxa como ye posible, con grandes guedeyes ondulaes de pelo dorao y güeyos como zafiros pálidos. Paecióme conocer de dalguna manera’l so rostru, y conocelu en rellación con dalguna medrana del suañu, pero nun pudi recordar nesi momentu cómo o ónde. Les tres teníen dientes blancos y brillantes que rellumaben como perlles contra’l rubín de los sos llabios voluptuosos. Había daqué nelles que faía sentime inquietu, dalgo de deséu y al empar dalgo de medrana mortal. Sentí nel mio corazón un deséu perversu y ardiente de que me besaren con aquellos llabios encarnaos. Nun ta bien anotar esto, pa que dalgún día alcuentre los güeyos de Mina y cause’l so dolor; pero ello ye la verdá.
Marmullanon ente sí, y dempués rienon les tres, con una sorrisa arxentina, musical, pero tan dura como si’l soníu nun pasare enxamás al traviés de la suavidá d’unos llabios humanos. Yera como la dulzura intolerable y runfante de los vasos d’agua cuando los toca una mano duecha. La moza roxa secudió la cabeza coquetamente, y les otres dos animábenla. Una d’elles dixo:
—¡Alantre! Tu yes la primera, y nós vamos siguite; tuyu ye’l drechu a entamar.
La otra amestó:
—Él ye nuevu y fuerte; hai besos pa toes nosotres.
Yo quedé quietu, mirando colos güeyos entezarraos nuna agonía d’anticipación prestosa.
La moza roxa avanzó y abangóse sobre min hasta que pudi sentir el movimientu del so alendar. Ello foi dulce nun sentíu, dulce como’l miel, y unviaba’l mesmu runfíu al traviés de los nervios que la so voz, pero con della amargura embaxo la dulzura, una ofensividá amargosa, como la que se güel nel sangre.
Tenía mieu de llevantar los párpagos, pero miraba y vía perfeutamente per detrás de les pistañes. La moza púnxose de rodíes, y abangóse sobre min, complaciéndose nello simplemente. Había una voluptuosidá deliberada que yera a la vez emocionante y repulsiva, y cuando narquió’l pescuezu llambióse los llabios como un animal, hasta que pudi ver a la lluz de la lluna la humedá brillando nos llabios escarlata y na encarnada llingua cuando golpiaba los blancos dientes afilaos. Baxó y baxó la cabeza mientres los llabios amiyaben pembaxo la mio boca y cazu y paecienon posase na mio garganta. Entós fixo una posa, y pudi sentir l’axitáu soníu de la so llingua mientres llambía los dientes y los llabios, y podía notar l’aliendu caldiu en pescuezu. Entós la piel de la mio garganta entamó pruyime como lo fai la carne d’ún cuando s’avera más y más la mano que-y fai cosques. Podía sentir el tautu suave y temblosu de los llabios sobre la piel persensible de la mio garganta, y les fuertes muezques de dos dientes afilaos, solo tocando y fayendo posa ellí.
Zarré los güeyos nun éstasis llánguidu y esperé, esperé col corazón valtiando.
Pero nesi intante, percorrióme otra sensación tan rápido como un rellámpagu. Fui consciente de la presencia del conde, y del so ser como envolubráu nuna tambascada de furia. Cuando los mios güeyos s’abrienon involuntariamente vi la so fuerte mano garrando’l finu pescuezu de la muyer roxa y arrastrándola p’atrás col puxu d’un xigante, colos güeyos azules tresformaos pola furia, los blancos dientes apertaos pol raxón, y les pálides mexelles arroxaes pola pasión. ¡Pero’l conde! Enxamás imaxiné ira y furia tales, nin siquiera nos demonios del abismu. Los sos güeyos llampardiaben dafechu. La lluz encarnao yera nellos apavoriante, como si les llapes del fueu del infiernu rescamplaren tres d’ellos. El so rostru taba mortalmente pálidu, y les sos llinies yeren dures como alambres dibuxaes; les grueses ceyes que s’alcontraben sobre la nariz abultaben agora una barra de metal blanco ya ingriento. Con un violentu golpe del so brazu, arrefundió a la muyer lloñe d’él, y dempués esparabanió énte les otres, como si tuviere refugándoles; yera’l mesmu xestu imperiosu del que-y viere mandase pa colos llobos. Con una voz que, inda que baxo y cuasi nun susurru, paeció cortar al traviés del aire y retinxir darréu pel cuartu, dixo:
—¿Cómo vos atrevéis a tocalu, nenguna de vosotres? ¿Cómo vos atrevéis a poner los vuesos güeyos nél cuando yo vos lo prohibiere? ¡Atrás, dígovoslo a toes! ¡Esti home pertenezme! Cuidáu con metevos con él, o vais tener que vévosles conmigo.
La moza roxa, con una risa de coquetería obscena, volvióse pa contesta-y:
—Tu mesmu nunca amesti; ¡tu nunca ames!
Al oyer esto les otres muyeres axuntánonse a ella, y sonó una risa tan atristayada, dura y desalmada pel cuartu que cuasi me dio mal al sentila; paecía’l placer de los demonios. Entós en conde volvióse, dempués de mirar atentamente’l mio rostru, y dixo nun suave susurru:
—Sí, yo tamién puedo amar; vosotres mesmes podéis dicilo pol pasáu. ¿Nun ye asina? Bien, agora prométovos que cuando acabe con él podréis besalu a los vuesos deleres. ¡Agora marchái! ¡Marchái! Teo qu’espertalu, qu’hai trabayu que faer.
—¿Nun vamos tener nada esta nueche? —dixo una d’elles, con una sorrisa zorra, mientres apuntaba pa la bolsa qu’él aventare en suelu, y que se movía como si hubiere dalgo vivo en dientro. Como respuesta él asintió cola tiesta. Una de les muyeres dio un saltu alantre y abrióla. Si les oreyes nun m’engañanon sintióse un gritu y un llamentu, como’l d’un neñu de teta. Les muyeres arrodianon la bolsa, mientres yo taba muertu de mieu; pero cuando miré desapaecieran, y con elles la bolsa espantible. Nun había nenguna puerta cerca d’elles, y nun pudienon pasar xunta min ensin que me decatare. Paecienon simplemente sumise nes rayaes de la lluz de la lluna y salir pela ventana, desque pudi ver afuera les formes escures y solombriegues un momentu enantes que sumieren dafechamente.
Entós l’horror apoderóme, y fundíme na inconsciencia.


[1] ‘gerreros vikingos’. [2] N’húngaru, ‘la ocupación del nuesu país’.
Categoríes: Canal Blogues

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu II

24 Payares, 2016


Capítulu II. Diariu de Jonathan Harker (continuación).


5 de mayu. Debí quedar dormíu, desque, de xuru, de tar espiertu dafechu diérame cuenta de que nos averábemos a tan ablucante llugar. Na escuridá, el patiu abultaba d’un tamañu considerable, y como dellos caminos escuros partíen d’él baxo grandes arcos redondos, seique abultaba más grande de lo que yera en realidá. Tovía nun fui pa velu a la lluz del día.
Cuando la xarré paró, el cocheru baxó d’un saltu y espurrió la so mano p’ayudame a apeame. Nun pudi menos de probar, nuevamente, la so prodixosa fuercia. La so mano, en realidá, abultaba un torniellu d’aceru que podría estrapallar la mía si quixere. Dempués sacó les mios coses, y púnxoles en suelu al mio llau mientres yo permanecía cerca d’una puertona, vieya y brocada con llargues puntes de fierro, y afitada nun portal saliente de piedra macizo. Pudi ver mesmamente, a la feble lluz, que la piedra taba tallada d’un xeitu imponente, pero que les talles foran desgastaes pol tiempu y pol clima. Mientres taba ellí de  pie, el cocheru saltó de nuevo pal so asientu y secudió les riendes; los caballos entamanon caminar, y desapaeció la xarré y tolo demás embaxo d’una d’aquelles negres abertures.
Permanecí en silenciu onde taba, desque nun sabía qué faer. Nun había signu de campana o picaporte; nun yera probable que la mio voz fore quien a calistrar al traviés d’aquelles paredes ceñudes y aquelles apertures con ventanes negres. El tiempu qu’esperé paecióme infinitu, y sentía duldes y temores axuntándose sobre min. ¿A qué clas de llugar aportare, y ente qué clas de xente? ¿Qué mena d’espantible aventura yera aquella na que m’embarcare? ¿Yera esti un incidente acostumáu na vida d’un emplegáu del procurador unviáu a esplicar la compra d’una finca en Londres a un estranxeru? ¡Emplegáu del procurador! A Mina nun diba presta-y esto. ¡Procurador, desque xustamente enantes de dexar Londres dábenme l’anuncia de qu’aprobare’l mio esame; y soi agora un procurador de pies a cabeza! Entamé esfregar los güeyos y plizquéme pa ver si taba espiertu. Paecíame too como una velea espantible, y esperaba dir esconsoñar d’esmenu, y alcontrame en casa, col amanecer lluchando al traviés de les ventanes, como m’asocediere munches vegaes pela mañana dempués d’un día de munchu trabayu. Pero la mio carne respondió a la prueba’l plizcu, y los mios güeyos nun taben equivocaos. Taba, de fechu, espiertu y metanes los Cárpatos. Tolo que podía faer agora yera tener paciencia, y esperar la llegada la mañana.
Dempués que llegué a esta conclusión sentí pesaos pasos averándose tres de la puertona, y vi peles biligueres el rellumu d’una lluz qu’aportaba. Dempués sintióse’l ruíu de grandes cadenes y el rinchíu de macizos cerroxos que se corríen. Una llave dio vuelta col ruíu ásperu y fuerte del llargu desusu, y la puertona retrocedió.
Dientro, apaeció énte min un home vieyu y altu, bien afaitáu sacantes un llargu bigote blancu, y vistíu de negro de la cabeza a los pies, ensin una sola mancha de color en tou él. Llevaba na so mano una antigua llámpara de plata, na que la llapa ardía ensin tubu nin globu de nengún tipu, arrefundiando llargues y tembloses solombres mientres parpaguiaba al aire de la puerta abierta. El vieyu fíxome un degomán cola so mano drecha, con un xestu cortés, diciendo nun inglés escelente, pero con una entonación estraña:
—¡Bienveníu a mio casa! ¡Entre con llibertá y pola so propia voluntá!
Nun fixo nengún movimientu p’axuntase conmigo, sinón que permaneció como una estatua, como si’l so xestu de bienvenida lu afitare en piedra. Nel instante, sicasí, en que perpasé l’umbral de la puerta, movióse impulsivamente p’alantre, y sosteniendo la so mano garró la mio con un puxu que me fixo tremecer, un efeutu que nun amenorgó’l fechu de que paecía tan fría como’l xelu (más como la mano d’un muertu que como la d’un vivu). Dixo otra vez:
—Bienveníu a mio casa. Venga con llibertá. Marche con seguridá; ¡y dexe daqué de la gayola que trai!
El puxu del apertón de manes yera tan asemeyáu al que notare en cocheru, al que nun pudiere ver el rostru que, por un momento, duldé si nun yera la mesma persona cola que taba falando; asina que, p’asegurame, díxi-y entrugando:
—¿Conde Drácula?
Inclinóse d’un xeitu cortés cuando contestó:
—Yo soi Drácula; y doi-y la bienvenida, señor Harker, a mio casa. Entre; l’aire la nueche ye frío, y vusté necesitará comer y descansar.
Mientres falaba, punxo la llámpara nun soporte na paré, y saliendo, garró’l mio equipax; lleváralu dientro primero que pudiere evitalo. Yo protesté pero él insistió:
—Non, señor, vusté ye’l mio güéspede. Ye tarde, y la mio xente nun ta disponible. Déxeme que m’esmoleza pola so comodidá.
Él insistió en llevar les mios coses a lo llargo’l corredor, y dempués per unes grandes escaleres de caracol, y a lo llargo otru corredor grande, y los nuesos pasos retinxíen enriba’l so suelu de piedra. Al final d’esti abrió una pesada puerta, y prestóme ver dientro un cuartu bien illumináu onde se punxere una mesa pa cenar, y na so gran chimenea llampardiaba y ardía un gran fueu de lleña acabante fornise.
El conde paró, posando les mios maletes, zarró la puerta, y cruciando’l cuartu, abrió otra puerta, que daba a un pequeñu cuartu octogonal allumáu por una simple llámpara, y qu’abultaba nun tener ventana de nenguna clas. Pasando al traviés d’esti, abrió otra puerta, ya indicóme qu’entrare. Yera una vista prestosa; desque había ellí un gran dormitoriu bien illumináu y escalecíu con otru fueu de lleña (tamién puesto de recién, porque la lleña d’enriba taba fresco) qu’emitía un ruxíu güecu pela amplia chimenea. El propiu conde dexó’l mio equipax adientro y retiróse, diciendo, enantes de zarrar la puerta:
—Necesitará, dempués del viaxe, refrescase y arreglase. Espero qu’alcuentre tolo que desea. Cuando tea a puntu, venga al otru cuartu, onde alcontrará tresnada la so cena.
La lluz y el calor y la cortés bienvenida del conde paeció desaniciar toles mios duldes y mieos. Alcanzando entós el mio estáu de normalidá, descubrí que taba medio muertu de fame; asina qu’arreglándome rápidamente, fui al otru cuartu.
Atopé que la cena taba yá sirvida. El mio anfitrión, que taba en pie a un llau d’una gran chimenea, abangáu contra la piedra, fixo un xestu graciosu cola so mano apuntando pa la mesa, y dixo:
—Ruégo-y que se siente y cene a los sos deleres. Espero que m’escuse por nun acompañalu; pero yá comí, y nun ceno.
Apurrí-y la carta sellada que’l señor Hawkins me confiare. Él abrióla y lleóla seriamente; entós, con una sorrisa encantadora, apurriómela pa que la lleere. Polo menos, prestóme pola vida un pasaxe d’ella:
Debo llamentar qu’un ataque de gota, enfermedá de la que soi un constante enfermu, me torgue absolutamente cualquier viaxe per dalgún tiempu; pero toi contentu de dici-y que puedo unvia-y un sustitutu afayadizu, una persona na que teo’l mayor esfotu’l mundu. Ye un home mozu, enllenu enerxía y talentu a la so manera, y con una disposición perlleal. Ye discretu y silenciosu, y fíxose home al mio serviciu. Tará preparáu p’atendelu cuando desee mientres la so estancia, y tomará nota de les sos instrucciones en tolos asuntos.
El mesmu conde s’adelantó y llevantó la cobertoria d’un platu, y cayí nel intre sobre un escelente pitu asáu. Esto, con dalgo quesu y una ensalada y una botella de Tokay vieyo, de lo que tomé dos vasos, foi la mio cena. Mientres el tiempu que tuvi comiendo, el conde fíxome munches entrugues al rodiu’l mio viaxe, y cunté-y en detalle tolo qu’esperimentare.
Nesi momentu acabara la mio cena, y por deséu del mio anfitrión averé una siella xunta’l fueu y entamé fumar un cigarru que m’ufrió, escusándose al mesmu tiempu por nun fumar. Tuvi agora oportunidá d’observalu, y atopé que yera d’una fisonomía mui marcada.
El so rostru yera severu, mui severu, y aguileñu, cola ponte de la so fina nariz elevada y los furacos peculiarmente narquiaos; cola frente alta y abovedada, y pelo que-y medraba escasamente alredor de les vidayes pero n’abondanza n’otros llaos. Les sos ceyes yeren mui grueses, y cuasi s’alcontraben enriba la nariz, y con espeso pelo que paecía encrespase pola so propia abondanza. La boca, polo que pudi ver d’ella embaxo’l mestu bigote, yera repicada y tenía un aspeutu más bien cruel, con dientes blancos y peculiarmente agudos; estos persalíen penriba los llabios, y la so notable rudeza amosaba una ablucante vitalidá nun home d’estos años. No que fai a lo demás, les sos oreyes yeren pálides, y estremadamente puntiagudes pela parte d’arriba; el cazu yera anchu y fuerte, y les mexelles firmes, inda que delgaes. La impresión xeneral yera d’una estraordinaria palidez.
Hasta agora notare les partes d’atrás de les sos manes mientres descansaben sobre les sos rodiyes a la lluz del fueu, y abultáranme más bien blanques y fines; pero viéndo-yles agora más cerca, nun pudi sinón notar que yeren más bien ásperes y anches, y colos deos regordetos. Ye raro dicilo, pero teníen pelos nel centru la palma. Les uñes yeren llargues y fines, y recortaes en punta aguda. Cuando’l conde s’inclinó sobre min y les sos manes me tocanon, nun pudi evitar un respigu. Pudo ser el so aliendu, que yera fediondu, pero invadióme una espantible sensación de noxu, que, magar lo intenté, nun fui quien a esconder. El conde, decatándose d’ello evidentemente, retrocedió; y con una mena de sorrisa visiega, qu’amosó más de lo que lo fixera hasta entós los sos protuberantes caniles, sentóse de nuevo sobre’l so propiu llau de la chimenea. Tuviemos un cachu en silenciu; y cuando miré pa la ventana vi les primeres febles rayaes del amanecer qu’aportaba. Paecía haber una estraña quietú sobre toles coses; pero cuando punxi atención pudi oyer como viniendo del valle d’abaxo l’aullíu de munchos llobos. Los güeyos del conde rellumanon, y dixo:
—Escúchelos, los fíos de la nueche. ¡Qué música la qu’entonen!
Viendo, camiento, dalguna estraña espresión na mio cara, amestó:
—Ah, señor, vustedes los moradores de la ciudá nun son a calistrar nos sentimientos del cazador.
Entós llevantóse y dixo:
—Pero vusté tará cansáu. El so cuartu ta iguáu, y mañana podrá dormir tanto como desee. Voi tar afuera hasta l’atapecer; asina que ¡duerma bien y tenga bonos suaños!
Con una reverencia cortés, abrióme él mesmu la puerta al cuartu octogonal, y yo entré nel dormitoriu…
Toi ablucáu dafechu. Duldo; tarrezo; pienso coses estrañes, que nun m’atrevo a confesar a la mio alma. ¡Que Dios me protexa, inda que solo seya pol bien d’aquellos a los que quiero!
 
7 de mayu. Ye otra vez temprano, pero descansé y esfruté de les últimes venticuatro hores. Dormí hasta tarde, entráu yá’l día, y esconsoñé por min mesmu. En vistiéndome fui al cuartu onde cenáremos, y atopé un almuerzu fríu yá sirvíu, con café que caltenía caliente la cafetera que se punxere sobre’l fueu. Había una tarxeta na mesa, onde taba escrito:
Teo qu’ausentame un tiempu. Nun espere por min. D.
Sentéme y esfruté d’una bona comida. Cuando acabé, busqué una campanina, pa fae-yos saber a los sirvientes qu’acabare; pero nun pudi atopar dala.
Hai ciertamente deficiencies estrañes na casa, considerando los estraordinarios nicios de bayura que m’arrodien. El serviciu de la mesa ye d’oru, y tan guapamente forxao que debe ser d’un valor escomanáu. Les cortines y la tapicería de les sielles y sofás y les colgadures de la mio cama son de la tela más costoso y más formoso, y debienon ser d’un valor fabulosu cuando se fixenon, darréu que tienen cientos d’años, inda que s’atopen n’escelente estáu. Vi daqué asemeyao a elles en Hampton Court, pero aquelles taben gastaes y esfilachaes y comíes pola poliya. Pero nun hai en nengún de los cuartos un espeyu. Nun hai siquiera un espeyu d’aséu na mio mesa, y tuvi que sacar l’espeyín d’afaitame de la mio maleta pa poder afaitame o peñame’l pelo. Nun vi inda un sirviente nenyures, nin sentí nengún ruíu cerca’l castiellu sacantes l’aullíu de los llobos.
Dalgún tiempu dempués qu’acabé la comida (que nun sé si llamar almuerzu o xinta, porque yera ente les cinco y les seis de la tarde cuando lo tomé) busqué daqué pa lleer, pero nun quería abeyar pel castiellu hasta pidi-y permisu al conde. Nun había absolutamente nada en cuartu, nin llibros, nin periódicos, nin materiales escritos; asina qu’abrí otra puerta del cuartu y atopé una mena de biblioteca. Tenté d’abrir la puerta opuesta a la mio, pero atopéla pesllada.
Na biblioteca atopé, pal mio gran deleite, un estensu númberu de llibros n’inglés, baldes enteres tremaes d’ellos, y volúmenes encuadernaos de revistes y periódicos. Una mesa nel centru taba enllena de revistes y periódicos ingleses, magar nengún d’ellos yera de fecha mui recién. Los llibros yeren de les clases más estremaes: hestoria, xeografía, política, economía política, botánica, xeoloxía, lleis, toos en rellación con Inglaterra y la vida, costumes y maneres ingleses. Había mesmamente llibros de referencia como’l direutoriu de Londres, los llibros “Coloráu” y “Azul”, l’almanaque de Whitaker, los catálogos del Exércitu y la Marina y, lo que de dalguna manera allegró’l mio corazón al velo, el catálogu de Lleis.
Mientres miraba los llibros, abrióse la puerta, y entró’l conde. Saludóme de mou cordial, y díxome qu’esperaba que tuviere un bon descansu mientres la nueche. Dempués continuó:
—Préstame qu’alcontrare’l so camín hasta equí, desque toi seguru de que va haber munches coses que-y interesarán. Estos compañeros —y punxo les manes sobre dalgunos de los llibros— fonon bonos amigos mios, y de magar dellos años, desque tuvi la idea de dir a Londres, diénonme munches, munches hores de prestu. Per aciu d’ellos llegué a conocer la so gran Inglaterra; y conocela ye querela. Naguo por caminar peles cais tremaes de xente de la so poderosa Londres, tar metanes del torbolín y la priesa de la humanidá, compartir la so vida, el so cambiu, la so muerte, y tolo que la fai ser lo que ye. Pero ¡ai! hasta agora solo conozo la so llingua al traviés de los llibros. A vusté, mio amigu, paez-y que sé falala…
—Pero, conde, —dixi—, ¡vusté sabe y fala inglés perbién!
Inclinóse gravemente.
—Doi-y les gracies, mio amigu, pola so estimación agasayadora n’escesu, pero sicasí témome que toi acabante entamar el camín pel que voi viaxar. De xuru, conozo la gramática y el léxicu, pero nun sé tovía cómo falar.
—De fechu —dixi—, vusté fala escelentemente.
—Non tanto —respondió—. Bono, sé que, si me moviere y falare pela so Londres, naide nun habría ellí que nun me reconociere como estranxeru. Esto nun ye abondo pa min. Equí soi noble; soi un boyardu[1]; la xente común conozme, y soi un señor. Pero un estranxeru nun país estranxeru nun ye naide; los homes nun lu conocen (y nun lu conocer ye nun s’esmolecer por él). Yo toi contentu si soi como los demás, de mou que naide nun apare si me ve, o dexe de falar si siente les mios pallabres, diciendo '¡Ha, ha! ¡Un estranxeru!' Fui tantu tiempu señor que sedría tovía un señor, o a lo menos nengún otru diba ser el mio señor. Vusté nun vien a min solamente como axente del mio amigu Peter Hawkins, d’Exeter, pa cuntame tolo que se refier a la mio nueva propiedá en Londres. Yo espero que quede conmigo un tiempu, de xeitu que per aciu les nueses conversaciones pueda adeprender la entonación inglesa; y prestaríame que me dixere cuándo cometo un error, mesmamente’l más pequeñu, al falar. Siento que m’ausentare tantu tiempu güei; pero vusté sabrá perdonar a quien tien tan importantes asuntos ente les manes.
Por supuesto, dixi tolo que pudi de la mio bona voluntá, y entrugué-y si podría entrar naquel cuartu cuando quixere. Él respondió:
—Claro, de xuru —y amestó—: Vusté pue dir a tolos sitios del castiellu que quiera, sacantes onde les puertes tán pesllaes, onde, de xuru, vusté nun va querer entrar. Esiste una razón pola que toles coses son como son, y si viere colos mios güeyos y conociere col mio conocimientu, quiciabes lo pescanciare meyor.
Yo dixi que taba seguru d’ello, y entós él continuó:
—Tamos en Transilvania; y Transilvania nun ye Inglaterra. Les nueses maneres nun son les sos, y habrá munches coses estrañes pa vusté. Más entá, polo que vusté me cuntó de les sos propies esperiencies, conoz daqué de qué coses estrañes podría tratase.
Esto empobinó a muncha conversación; y como yera evidente qu’él quería falar, inda que solo fore por falar, fíxi-y munches entrugues referíes a les coses que yá m’asocedieren a min o que llegaren a la mio noticia.
Dacuando esviábase del tema, o daba un xiru a la conversación cola xida de nun entender; pero, xeneralmente, contestóme a tolo que-y entrugué mui francamente. Entós, a midida que pasaba’l tiempu, y me volví más atrevíu, entrugué-y por dalgunes de les coses estrañes de la nueche precedente, como, por casu, por qué’l cocheru fore a los sitios onde viere les llapes azules. Él entós esplicóme que se creía comúnmente qu’una cierta nueche del añu (la pasada nueche, de fechu, cuando tolos espíritus malignos supónse que tienen poder ensin control) vese una llapa azul sobre cualquier sitiu onde s’escondió una ayalga.
—De que s’escondienon ayalgues —continuó— na rexón que travesó la nueche pasada, poca dulda pue haber; desque esta ye tierra na que lluchanon a lo llargo sieglos los válacos, los saxones, y los turcos. Polo que malapenes hai un pie de tierra en toa esta rexón que nun arriqueciere’l sangre d’homes, patriotes o invasores. Nes dómines antigües hebo momentos d’axitación, cuando los austriacos y los húngaros remanecienon n’hordes, y los patriotes fonon a la so escontra (homes y muyeres, los vieyos y los neños tamién) y esperanon la so llegada nos cuetos enriba los pasos, aventando desaniciu sobre ellos colos sos ádenes artificiales. Cuando l’invasor trunfó alcontró poco, desque tolo qu’había ablugárase na amable tierra.
—Pero —dixi— ¿cómo permanecer tantu tiempo ensin descubrise, cuando esiste un niciu seguru d’ellos si los homes se tomen el trabayu de mirar?
El conde sorrió, y cuando movió atrás los sos llabios sobre les sos xenxives, amosó estrañamente los sos llargos y afilaos caniles; respondió:
—¡Porque’l to llabrador ye a lo fondero un cobarde y un llocu! Estes llapes solo aprucen nuna nueche; y esta nueche nengún home d’esta tierra, si pue evitalo, se moverá más allá de les sos puertes. Y, queríu señor, magar lo fixere, nun sabría qué faer. Polo que, nin siquiera’l llabrador del que me dixo que marcó’l sitiu de la llapa sabrá ónde buscar a la lluz del día, nin siquiera per aciu’l so trabayu d’esta nueche. Mesmamente vusté, atrévome a dicir, nun diba ser quien a atopar estos llugares otra vez. ¿Non?
—Ta vusté no cierto —dixi—. Nun tendría nin idea d’ónde buscalos.
Dempués siguiemos con otros asuntos.
—Venga —dixo al final—, fáleme de Londres y de la casa que vusté me procuró.
Con una escusa pola mio neglixencia, fui al mio cuartu a sacar los papeles del mio bolsu. Mientres taba poniéndolos n’orde sentí un ruíu de porzolana y plata nel otru cuartu, y al travesalu, decatéme de que recoyeren la mesa y prendieren la llámpara, desque nesi momentu yera yá nueche escura. Les llámpares taben tamién prendíes nel estudiu o biblioteca, y atopé al conde achucáu en sofá, lleendo, de toles coses del mundu, una Guía Inglesa de Bradshaw. Cuando entré quitó los llibros y papeles de la mesa; y con él metíme en planos y fechos y númberos de toes menes. Él taba interesáu en toles coses, y fíxome milenta entrugues sobre’l sitiu y los sos alredores. Estudiare claramente de mano tolo que pudiere consiguir sobre l’asuntu’l vecindariu, desque sabía evidentemente al final muncho más que yo. Cuando-y lo dixi, respondió:
—Bono, pero, mio amigu, ¿nun yera necesario que lo fixere? Cuando vaiga allá voi tar solu dafechu, y el mio amigu Harker Jonathan (non, perdóneme, cayí nel vezu’l mio país d’allugar el so patronímicu primero) el mio amigu Jonathan Harker nun va tar al mio llau pa correxime y sofitame. Él va tar n’Exeter, a milles de distancia, trabayando probablemente en papeles de la llei col mio otru amigu, Peter Hawkins. ¡Asina ye!
Entremos a fondu nel negociu de la compra de la propiedá en Purfleet. Desque-y espliqué los fechos y tuvi la so robla pa los papeles necesarios, y escribí una carta con ellos preparada pa unviá-yla a Mr. Hawkins, entamó preguntame cómo atopare un llugar tan afayadizu. Lleí-y les notes que fixere naquel tiempu, y que trescribo equí:
En Purfleet, al llau d’una carretera, alcontréme con un llugar como paecía ser xustamente’l requeríu, y onde taba espuestu un esfarrapáu avisu de que’l sitiu taba en venta. Ta arrodiáu por una muria alta, de vieya estructura, construyida con pesaes piedres, y que nun reparanon en munchos años. Los portones zarraos son de pesáu carbayu vieyu y de fierro, too comío pol ferruñu.
La propiedá llámase Carfax, ensin dulda una corrupción del vieyu Quatre Face, porque la casa tien cuatro llaos, que coinciden colos puntos cardinales del compás. Contién en total unos venti acres, arrodiaos na so mayor parte pola sólida muria de piedra amentada enriba. Hai munchos árboles nella, que la faen visiega en dalgunos sitios, y hai un estanque o llagu pequeñu fondu y d’aspeutu escuru, alimentáu evidentemente por delles fontes, desque l’agua ye claro y flui nuna corriente atamañada. La casa ye pergrande y de toles dómines pasaes, diría yo, hasta los tiempos medievales, darréu qu’una de les sos partes ye de piedra escomanadamente grueso, con solo unes poques ventanes altes y barraes fuertemente con fierro. Abulta parte d’un torrexón, y ta cerca d’una vieya capiella o ilesia. Nun pudi entrar nella, desque nun tenía la llave de la puerta qu’empobinaba al so interior dende la casa, pero tomé cola mio kodak semeyes d’ella dende dellos puntos. La casa amplióse, pero d’un xeitu mui estrañu, y solo puedo aldovinar la cantidá de tierra que cubre, que debe ser mui grande. Hai mui poques cases cercanes, una d’elles ye una casa mui grande solo ampliada de recién y tresformada nun asilu priváu de llunáticos. Nun ye visible, sicasí, dende’l tarrén.
Cuando acabé, dixo:
—Préstame que seya vieya y grande. Yo mesmu soi d’una vieya familia, y vivir nuna casa nueva diba matame. Una casa nun pue faese habitable nun día; y, dempués de too, qué pocos díes son necesarios pa faer un sieglu. Préstame tamién qu’heba una capiella de les vieyes dómines. A nós, los nobles transilvanos, nun nos encartia pensar que los nuesos güesos puedan aselar ente los muertos comunes. Yo nun busco la gayola nin les rises, nin la brillante voluptuosidá de munches rayaes de sol y nin les agües esplumoses que presten a los rapaces. Yo yá nun soi mozu; y el mio corazón, al traviés de cansos años de duelu polos muertos, nun sintoniza cola allegría. Más entá, les muries del mio castiellu tán frayaes; les solombres son munches, y el vientu tira xeláu al traviés de les rotes muralles y ventanes. Préstenme la escuridá y la solombra, y taría solu colos mios pensamientos cuanto pudiere.
De dalgún mou les sos pallabres y la so mirada nun paecían concuayar, o seique yera que la espresión de la so cara faía paecer la so sorrisa maligna y saturnina.
Llueu, con una escusa, dexóme, pidiéndome que recoyere tolos mios papeles. Tevo ausente un poco de tiempu, y yo entamé amirar dalgunos de los llibros que taben al mio alredor. Ún yera un atles, qu’atopé abiertu naturalmente n’Inglaterra, como si esti mapa s’usare enforma. Al amiralu alcontré marcaos en dellos llugares pequeños aniellos, y al esaminalos dime cuenta de qu’ún d’ellos taba cerca Londres nel llau este, manifiestamente onde taba allugada la so nueva propiedá; los otros dos yeren Exeter, y Whitby, na costa de Yorkshire.
Pasare la mayor parte d’una hora cuando’l conde volvió.
—¡Yá veo! —dixo—; ¿inda colos sos llibros? ¡Bien! Pero nun debe vusté trabayar siempres. Venga; dixénonme que la so cena taba tresnada.
Garróme pel brazu, y fomos al otru cuartu, onde atopé una cena escelente preparada sobre la mesa. El conde escusóse nuevamente, desque cenare yá na so salida de casa. Pero sentóse igual que la nueche anterior, y charró mientres comía.
Dempués de la cena fumé, como na nueche pasada, y el conde quedó conmigo, falando y fayendo entrugues al rodiu cualquier tema concebible, hora tres d’hora. Sentí que taba fayéndose mui tarde, pero nun dixi nada, porque sentíame obligáu a cumplir colos deseos del mio anfitrión en tolos sentíos. Nun tenía sueñu, desque’l llargu sueñu d’ayeri enfortiérame enforma; pero nun pudi dexar d’esperimentar esi calafríu que sobrevién cuando llega l’amanecer, que ye, a la so manera, como’l cambiu la marea.
Dizse que la xente que ta cerca la muerte muerre xeneralmente col cambiu l’amanecer o col cambiu la marea; cualquiera que tuviere dacuando cansu, y obligáu a caltenese nel so puestu, esperimentó esti cambiu na atmósfera y pue creelo. D’esmenu sentiemos el cantu d’un gallu surdiendo con sobrenatural estridencia al traviés del aire claru de la mañana; el conde Drácula, poniéndose en pie d’un saltu, dixo:
—¡Ehí ta!, ¡yá aportó otra vez la mañana! Qué descuidáu soi en dexalu quedar llevantáu tantu tiempu. Debe faer la so conversación referente al mio nuevu y queríu país, Inglaterra, menos interesante, de xeitu que nun pueda escaecer cómo vuela’l tiempu ente nosotros—, y, con una cortés reverencia, dexóme darréu.
Yo fui al mio cuartu y abrí les cortines, pero había poco que ver; la mio ventana daba al patiu, y tolo que fui quien a ver foi’l cálidu buxu del cielu entainandiegu. Polo que corrí les cortines nuevamente, y escribí les coses d'esti día.

8 de mayu. De la qu’escribí esti llibru entamé sentir medrana de que tuviere siendo difusu por demás; pero agora toi contentu d’esplicame en detalle dende’l primer momentu, desque hai daqué tan estraño al rodiu esti llugar y too nél que nun puedo sinón sentime esmolecíu. Desearía tar a salvu d’él, o nun venir nunca. Seique esta estraña esistencia nocherniega me tea afeutando; ¡pero quixere qu’esto fore too! Si hubiere dalguién col que falar podría aguantalo, pero nun hai naide. Solo teo al conde pa falar, ¡y él…! (Temo que soi la única alma viva nesti llugar). Permítaseme ser prosaicu hasta onde los fechos puedan selo; ello ayudaráme a resistir, y la imaxinación nun debe esmanase conmigo. Si lo fai toi perdíu. Permítaseme dicir darréu cómo m’alcuentro, o paezo alcontrame.
Dormí solo unes poques hores cuando fui a la cama, y sintiendo que nun yera pa dormir más, llevantéme. Colgare’l mio espeyu d’afaitar xunta la ventana, y taba xusto entamando afaitame. De sutaque, noté una mano nel mio costazu, y sentí la voz del conde diciéndome, “Bonos díes.” Arrespiguéme, porque sorprendióme que nun lu viere, desque’l reflexu l’espeyu cubría dafechu’l cuartu tres de min. Al arrespigame cortárame llixeramente, pero nun me decaté nesi momentu. Una y bones respondí al saludu’l conde, volvíme al espeyu otra vez pa ver cómo m’equivocare. Nesta ocasión nun podía haber error, porque l’home taba cerca min, y pudi velu penriba’l mio costazu. ¡Pero nun había reflexu suyu n’espeyu! Reflexábase’l cuartu enteru detrás de min; pero nun había niciu d’home nél, sacantes yo mesmu. Esto foi ablucante, y, llegando al cumal de tantes coses estrañes, taba entamando a aprovecer esa vaga sensación d’inquietú que siempres siento cuando’l conde ta cerca; pero nesi instante vi que’l corte sangrare un poco, y que’l sangre corríame pel cazu. Dexé la navaya, dando media vuelta pa buscar dalgo d’esparadrapu. Cuando’l conde vio la mio cara, los sos güeyos rellumanon con una mena de raxón demoniacu y, d’esmenu, garróme pela garganta. Yo retrocedí, y la so mano tocó la cadena del rosariu que sostenía’l crucifixu. Hebo un cambiu instantaneu nél, desque’l raxón pasó tan rápidamente que malpenes fui quien a creer qu’enxamás nun esistiere.
—Tenga cuidáu —dixo—, tenga cuidáu con nun se cortar. Ello ye más peligroso de lo que vusté piensa nesti país.
Dempués, garrando l’espeyu d’afaitar, continuó:
—Y esti ye’l miserable oxetu que fixo la trastada. Ye un fediondu trebeyu de la vanidá del home. ¡Afuera con él! —y abriendo la pesada ventana con un tirón de la so terrible mano, arrefundió afuera l’espeyu, qu’escentellóse en milenta cachos nes piedres del patiu bien abaxo. Dempués retiróse ensin dicir pallabra. Esto ye mui molesto, desque nun veo cómo voi poder afaitame, nun siendo cola caxa’l mio reló o col fondu de la palancana d’afaitar, que ye afortunadamente de metal.
Cuando entré en comedor, l’almuerzu taba tresnáu; pero nun pudi alcontrar al conde nenyures. De mou qu’almorcé solu. Ye estraño que nun viere tovía al conde comer o beber. ¡Debe ser un home mui peculiar! Dempués del almuerzu esploré un poco’l castiellu. Xubí peles escaleres, y atopé un cuartu que miraba al sur. La vista yera magnífica, y dende onde m’alcontraba tenía toles oportunidaes pa velo. El castiellu atópase al mesmu borde d’un precipiciu espantible. ¡Una piedra que cayere de la ventana amiyaría mil pies ensin dar con nada! Dende tan lloñe como’l güeyu ye algamar hai un mar de verdes gromes d’árboles, ocasionalmente con una fonda resquiebra onde s’atopa un abismu. Equí y allá hai filos de plata onde los ríos esnidien per fondos desfiladeros al traviés de les viesques.
Pero nun teo ánimu pa describir la formosura, darréu que dempués que vi esta vista esploré daqué más; puertes, puertes, puertes per dayures, y toes trancaes y pesllaes. Nenyures, nun siendo peles ventanes de les muries del castiellu hai una salida disponible.
¡El castiellu ye de xuru una prisión, y yo soi un prisioneru!



[1] ‘señor ilustre, antiguu feudatariu de Rusia o Transilvania’.
Categoríes: Canal Blogues

De los Premios Nacionales de Lliteratura

22 Payares, 2016
[La Voz del Trubia, avientu 2016]


Qu’en plenu sieglu XXI los escritores qu’escriben na llingua d’esta tierra queden escluyíos sistemáticamente de los llamaos Premios Nacionales de Lliteratura, amás de danos vergüenza, paez convidanos a concluyir (col simple sofitu de la loxica formal básica) que los autores asturianos nun deben ser nacionales, o dicho d’otra manera, que nun deben ser españoles, como con gran aciertu razona Milio Rodríguez Cueto nel so artículu “Nun soi un escritor español” (que podéis atopar nel so blogue Escureceres). Nun s’enfocique nengún patrióticu y españolísimu llector d’esta columna, pues non soi yo quien lo diz, dizlo l’Estáu, qu’esclúi espresamente a los escritores asturianos d’un premiu llamáu Nacional.  Y ello ensin escaecer qu’esti fechu supón amás, al mio xuiciu, un perxuiciu claru pa los propios Premios Nacionales, que queden desvirtuaos por mor d’esta llamentable conducta. Porque escluyir a los nuestros grandes escritores (que tenémoslos ciertamente) nun pue llevanos a otro qu’a duldar de que quien lleva los premios seya quien verdaderamente los merez… 
La cuestión, analizada seriamente, ye esperpéntica. El problema nun ye ¡qué va! otra vez la oficialidá (anque si l’asturianu fora llingua oficial quiciabes naide nun s’atreviera a escluyir a los autores asturianos). Nada nun dicen les bases d’estos premios de nenguna oficialidá… Solo falen de que concursen nellos les obres en “cualquiera de les llingües españoles”. Y entós, preguntaráse’l llector, ¿cuál ye’l problema? Pues nun ye otru que’l fechu de que nes bases de los premios inxerse, con mala fe, una cláusula que diz que les obres candidates a los premios han ser propuestes polos miembros del xuráu del premiu. Y preguntaréisvos vosotros ¿quién son los miembros del xuráu? Pues los dos autores gallardoniaos nes convocatories anteriores col Premio Nacional correspondiente (de lo que nun hai nada que dicir), y ¡tai sollertes! un representante de la Real Academia Española, otru de la Real Academia Galega, otru de la Real Academia de la Llingua Vasca y otru del Instititut d'Estudis Catalans (amás de dalgún otru miembru nomáu pol ministru, la Federación de Periodistes, etc.). 
Arreparái na falcatrúa: les obres candidates han escoyeles los miembros del xuráu, y estos miembros del xuráu representen a les llingües castellana, gallega y vasca. Ye evidente qu’estos van escoyer, polo tanto, sistemáticamente, les obres castellanes, gallegues y vasques como candidates a los premios. Y, en consecuencia, solo estes obres van poder algamalos.
La pregunta que surde darréu ye: ¿y por qué nun s’inclúi un representante de l’Academia de la Llingua Asturiana nesi xuráu? Pues teniendo en cuenta que nada llegal nun lo torga, sinón que se trata d’unes bases que podríen cambiase, pero que nun se cambiaron hasta agora magar les socesives protestes de los escritores asturianos, la respuesta ye cenciella: nun s’inclúi un representante de l’ALLA nel xuráu porque, rasu por corriente, nun-y da pola gana al ministru de cultura.
Ello nun desanicia, en cualquier casu, les responsabilidaes que dende Asturies pudieren derivase d’esti tema a nivel políticu. Sorpriende ver, de fechu, qu’inda nun se presentaran dende instancies asturianes quexes formales de manera afayadiza pa dar una solución a esta cuestión. De la supuesta xestión d’un políticu asturianu al que se-y encargó solucionar el tema en Madrid yá va años nun tuvimos más noticia, y a naide nun se-y dieron cuentes. Camiento que, como tantes otres coses, debió dexase pa prau por falta de prioridá…




Categoríes: Canal Blogues

Drácula (Bram Stoker) - Capítulu I.

16 Payares, 2016


Capítulu I. Diariu de Jonathan Harker (calteníu en taquigrafía).

3 de mayu. Bistritz. Salí de Munich el primeru de mayu a les 8:35 de la nueche, y aporté a Viena a la mañana siguiente bien ceo; tenía que llegar a les 6:46, pero’l tren llevaba una hora d’allancia. Budapest abultaba un sitiu maraviosu, polo que fui quien a ver dende’l tren y polo poco que pudi caminar peles sos cais. Tuvi mieu d’alloñame muncho de la estación, desque como llegáremos tarde díbemos marchar tan cerca de la hora correuta como fore posible. La impresión que tuvi foi que tábemos dexando l’oeste y adientrándonos nel este; la más occidental de les espléndides pontes sobre’l Danubiu, que ye equí de munchu anchor y profundidá, llevónos ente les tradiciones de la dominación turca.
Saliemos con mui bon tiempu, y lleguemos dempués de l’atapecida a Klausenburgh. Equí pasé la nueche nel hotel Royale. Tomé pa xintar, o meyor cenar, pitu tresnáu de dalguna manera con pimentón coloráu, que taba mui bonu pero daba sede. (Recordar consiguir la receta pa Mina.) Entrugué-y al camareru, y díxome que se llamaba paprika hendl, y que, como yera un platu nacional, debería poder atopalu en cualquier sitiu a lo llargo los Cárpatos. Alcontré les mios nociones d’alemán mui útiles equí; de fechu, nun sé cómo fora quien a siguir ensin elles.
Como tuviere dalgo vagar de la que tuvi en Londres, visitare’l British Museum, y restolare pente los llibros y mapes de la biblioteca que trataben de Transilvania; diéreme la impresión de que conocer daqué’l país nun podía dexar de tener dalguna importancia nel tratu con un noble d’esta fastera. Alcontré que’l distritu qu’él nomare taba n’estremu este del país, xusto nes llendes de tres estaos, Transilvania, Moldavia y Bucovina, metanes los montes Cárpatos; una de les fasteres más xabaces y menos conocíes d’Europa. Nun fui quien a dar con nengún mapa o trabayu que diere l’allugamientu exautu del castiellu de Drácula, desque nun hai mapes d’esti país que puedan comparase colos nuesos propios mapes de la Ordnance Survey[1]; pero atopé que Bistritz, el pueblu de posta nomáu pol conde Drácula, ye un llugar mui bien conocíu. Voi inxerir equí delles de les mios notes, desque podríen refrescame la memoria cuando fale de los mios viaxes con Mina.
Na población de Transilvania hai cuatro nacionalidaes estremaes: saxones nel sur, y mecíos con ellos los válacos, que son los descendientes de los dacios; maxares nel oeste, y escequelios nel este y nel norte. Voi pa ente estos últimos, qu’afirmen ser descendientes d’Atila y los hunos. Esto podría ser verdá, darréu que cuando los maxares conquistanon el país en sieglu once atopanon a los hunos asitiaos nél. Lleo que toles supersticiones conocíes en mundu axúntense dientro la ferradura de los Cárpatos, como si fore’l centru de dalguna clas de torbolín imaxinativu; si ye asina, la mio estancia podría ser mui interesante. (Recordar, tengo qu’entruga-y al Conde tolo que sepia al rodiu estes supersticiones.)
Nun dormí bien, inda que la mio cama yera abondo cómoda, desque tuvi toa clas d’estraños suaños. Un perru tevo aullando tola nueche embaxo la mio ventana, lo que pudo tener dalgo que ver con ello; o seique pudo ser la paprika, desque tuvi que beber tol agua del mio xarru, y tovía tenía secañu. Dormíme contra la madrugada y espertóme’l picar continuu na mio puerta, de mou que camiento que debía tar durmiendo fondamente entós. Tomé pal almuerzu más paprika, y una mena de farrapes que dicíen que yera mamaliga, y berenxena rellena con carne picao, un platu perescelente, que llamen impletata. (Recordar, consiguir tamién la receta d’esto.) Entainé a almorzar, darréu que’l tren salía un poco enantes de les ocho, o más bien debió faelo, desque dempués de correr a la estación a les 7:30 tuvi que tar sentáu en vagón más d’una hora enantes qu’entamáremos a movenos. Abúltame que cuantes más al este se va más impuntuales son los trenes. ¿Cómo sedrán en China?
A lo llargo’l día paecíemos abeyar al traviés d’un país que taba tremáu de guapures de toa mena. Dacuando viemos pueblinos o castiellos en cumal de llombes cuestes talamente les vemos en vieyos misales; dacuando corriemos xunta ríos y regueros que paecíen, pola ancha y pedregosa oriella a cada llau d’ellos, tar suxetos a grandes riaes. Necesítase un montón d’agua, y que cuerra con munchu puxu, pa llimpiar la oriella esterior d’un ríu. En cada estación había grupos de xente, delles vegaes brañaes, y con toa mena vistimientes. Dalgunos d’ellos yeren exautamente como los llabradores del mio país o los que vi de la que veníemos per Francia y Alemaña, con chaquetes curties y sombreros redondos y pantalones fechos en so casa; pero otros yeren mui pitorescos. Les muyeres paecíen guapes, esceuto cuando t’averabes a elles, desque yeren mui grueses pela cintura. Llevaben toes mangues blanques llargues d’un tipu o d’otru, y la mayoría d’elles llevaben cintos anchos con un montón de flecos de daqué qu’escolgayaba como nos traxes nun ballet, pero, por supuesto, llevaben enagües embaxo. Les figures más estrañes que viemos fonon los eslovacos, que yeren más bárbaros que’l restu, colos sos anchos sombreros de vaqueru, grandes pantalones anchones y d’un blancu puercu, camises blanques de llinu, y cintos de cueru enormes y pesaos, d’un pie cuasi d’anchor, brocaos dafechamente con puntes de latón. Gastaben botes altes, colos sos pantalones sometíos nelles, y teníen el pelo llargo y negro y bigotes prietos y pesaos. Yeren mui pintorescos, pero nun paecíen agradables. Nel escenariu sedríen consideraos darréu como una vieya banda oriental de bandíos. Ellos son, en cualquier casu, eso me dixenon, mui inofensivos y más bien faltos d’autoestima natural.
Yá taba atapeciendo cuando aportemos a Bistritz, que ye un llugar vieyu mui interesante. Tando práuticamente na frontera (pues el pasu de Borgo conduz d’ellí a Bucovina) tevo una esistencia mui tormentosa, y ciertamente amuesa nicios d’ello. Hai cincuenta años tuvienon llugar una serie de grandes quemes, que causanon terribles estragos en cinco ocasiones estremaes. Nel mesmu entamu’l sieglu diecisiete sufrió un sitiu de tres selmanes y perdió 13000 persones, amestándose a les víctimes propies de la guerra les de la fame y la enfermedá.
El conde Drácula mandáreme dir al hotel Golden Krone, qu’atopé, pa la mio gran satisfaición, dafechamente anticuáu, desque, por supuesto, yo quería ver tolo que pudiere de los vezos del país. Evidentemente esperábenme, pues cuando m’acerqué a la puerta di con una muyer yá vieya con fustax gayoleru, vistida col usual traxe de llabrador: ropa interior blanco con un mandil llargu doble, de tela paxarero per delantre y per detrás, arratao por demás pa ser modesto. Cuando m’averé, ella inclinóse y dixo:
—¿El señor inglés?
—Sí, —dixi—, Jonathan Harker.
Ella sorrió, y dio-y delles instrucciones a un home vieyu en camisa blanca con mangues que la siguiere hasta la puerta. Él marchó, pero volvió darréu con una carta:
            Mio amigu. Bienveníu a los Cárpatos. Espérolu ansiosamente. Duerma bien esta nueche. Mañana a les tres saldrá la dilixencia pa Bucovina; tien atrocáu un sitiu nella. Nel pasu de Borgo va esperalu la mio xarré y va traelu xunta min. Espero que’l so viaxe dende Londres fore afayadizu, y qu’esfrute de la so estancia nel mio guapu país.
El so amigu,
DRÁCULA.

4 de mayu. Alcontré que’l mio posaderu recibiere carta del conde, mandándo-y asegurame’l meyor sitiu en coche; pero al entruga-y polos detalles paeció dalgo roceanu, y fixo como que nun yera pa pescanciar el mio alemán. Esto nun podía ser verdá, porque hasta entós pescaciáralu perfeutamente; polo menos, respondía a les mios entrugues exautamente como si lo fixere. Él y la so muyer, la paisana vieya que me recibiere, amiránonse d’un mou daqué medranosu. Él marmulló que-y unviaren los cuartos nuna carta, y ello yera tolo que sabía. Cuando-y entrugué si conocía al conde Drácula, y si podía cuntame daqué del so castiellu, persignánonse tanto él como la muyer, y, diciendo qu’ellos nun sabíen un res, refuganon simplemente dicir más nada. Taba tan cercana la hora la salida que nun tuvi vagar pa entruga-y a naide más, darréu que too ello yera mui misterioso y de nenguna manera tranquilizador.
Xusto enantes de marchar, la paisana vieya xubió al mio cuartu y díxome d’un mou  abondo histéricu:
—¿Tien que dir? ¡Oh, xoven señor!, ¿tien que dir?
Taba nun estáu tan axitáu qu’abultaba que perdiere’l control del alemán que sabía, y amestábalu dafechu con dalguna otra llingua que nun pescanciaba n’absoluto. Malapenes fui quien a siguir lo que dicía entrugándo-y munches coses. Cuando-y dixi que debía marchar darréu, y que taba tratando negocios importantes, ella entrugó de nuevo:
—¿Sabe vusté qué día ye güei?
Respondí que’l cuatro de mayu. Ella ximelgó la tiesta y dixo otra vez:
—¡Oh, sí! ¡Yá lo sé! Yá lo sé, pero ¿sabe vusté qué día ye?
Al dici-y que nun la entendía, ella continuó:
—Ye la viéspora del día San Xurde. ¿Nun sabe vusté qu’esta nueche, cuando’l reló dea la medianueche, toles coses demoniaques del mundu van tener plenu dominiu? ¿Sabe vusté aú va, y a qué?
Taba tan ablayada que tenté de consolala, pero ensin efeutu. Finalmente afincó de rodíes ya imploróme que nun fore; polo menos qu’esperare un día o dos enantes de marchar. Yera too mui ridículo, pero nun me sentí a gustu. En cualquier casu, tenía un negociu que faer, y nun podía consentir que nada nun m’interfiriere. Polo tanto, tenté d’allevantala, y díxi-y, tan gravemente como pudi, que-y lo agradecía, pero que’l mio deber yera imperativu, y tenía que dir. Ella entós allevantóse y secó los güeyos, y garrando un crucifixu del pescuezu ufriómelu. Yo nun sabía qué faer, darréu que, como feligrés anglicanu, adeprendiénonme a ver coses tales como idólatres en dalguna midida, y sicasí paecía mui desagradecío refugá-ylu a una paisana vieya con intenciones tan bones y en tal estáu mental. Ella vio, camiento yo, la dulda na mio cara, desque púnxome’l rosariu alredor del pescuezu, y dixo:
—Pola salú de so madre—, y marchó del cuartu.
Toi escribiendo esta parte’l diariu mientres espero pol coche, que vien, por supuesto, con allancia; y el crucifixu ta inda alredor del mio pescuezu. Si ello ye la medrana de la paisana vieya, o les munches tradiciones pantasmales d’esti sitiu, o’l mesmu crucifixu, yo nun lo sé, pero nun me siento tan tranquilu como davezu. Si esti llibru llegare a Mina primero que yo, que-y lleve’l mio adiós. ¡Equí vien el coche!

5 de mayu. El castiellu. La escuridá de la mañana pasó, y el sol ta altu penriba l’horizonte distante, qu’abulta dentáu, nun sé si polos árboles o poles llombes, desque ta tan lloñe que mécense les coses grandes coles pequeñes. Nun teo sueñu, y, como nun van llamame hasta qu’espierte, naturalmente escribo hasta que me venga’l sueñu. Hai munches coses rares qu’anotar, y, col envís de que los que les lleen nun pretendan que cené demasiao bien enantes de salir de Bistritz, voi anotar la mio cena con exautitú. Cené lo qu’ellos llamen raxa de lladrón: cachinos de panceta, cebolla, y carne, sazonao con pimientu coloráu, y atao en palos y rustío al fueu, ¡n’estilu cenciellu de la carne de gatu de Londres! El vinu foi Mediasch Dorao, que produz picazón estraña na llingua, que nun ye, de toles maneres, desagradable. Solo tomé un par de vasos d’ello, y más nada.
Cuando llegué al coche’l cocheru nun garrare inda’l so asientu, y vilu falando cola dueña. Tuvieren, evidentemente, falando de min, pues de xemes en cuando amirábenme, y delles persones que taben sentaes en bancu afuera la puerta (qu’ellos llamen con un nome que significa ‘portadores de pallabra’) vinienon y escuchanon, y dempués miránonme, los más d’ellos compadeciéndose de min. Pudi oyer un bálagu de pallabres repetíes davezu, pallabres estrañes, darréu qu’había munches nacionalidaes na multitú; asina que tranquilamente saqué’l mio diccionariu políglota del bolsu y busquéles. Debo dicir que nun fonon nenguna allegría pa min, darréu qu’ente elles taben Ordog (‘Satán’), pokol (‘infiernu’), stregoica(‘bruxa’), vrolok y vlkoslak (dambes significando lo mesmo, una n’eslovacu y la otra en serviu pa daqué que ye un ‘home llobu’ o un ‘vampiru’. (Recordar, debo entrugar al conde por estes supersticiones).
Cuando saliemos, los de la multitú al rodiu la puerta la posada, que medrare pa entós hasta un tamañu considerable, fixenon toos ellos el signu de la cruz y apuntanon con dos deos a la mio escontra. Con dalguna dificultá llogré qu’un pasaxeru acompañante me cuntare lo que queríen significar; él nun quería contestame de mano, pero desque supo que yera inglés, esplicóme qu’ello yera un fechizu o una proteición contra’l mal de güeyu. Esto nun me prestó un res, saliendo como salía xustamente pa un llugar desconocíu al alcuentru d’un home desconocíu; pero tol mundu paecía tan de bon corazón, y tan aflixíu, y tan simpáticu que nun pudi dexar d’emocioname. Enxamás escaeceré la última mirada qu’eché al patiu la posada y la so brañada de pintoresques figures, toes persignándose, mientres permanecíen alredor del anchu arcu, col so fondu de rica rama d’adelfes y llaraxales en verdes tines axuntaes en centru’l patiu. Entós el nuesu cocheru, colos sos anchos pantalones de llinu que cubríen dafechu l’asientu d’alantre (gotza lu llamen ellos) fixo restallar el so gran llátigu sobre los cuatro caballinos, que corríen empareyaos, y entamemos el nuesu viaxe.
Perdí llueu la vista y el recuerdu de les llercies pantasmales na formosura la escena mientres siguíemos el nuesu camín, inda que si yo conociere la llingua, o más bien les llingües, que falaben los mios compañeros de viaxe, seique nun fore quien a desfaeme d’ellos tan fácilmente. Énte nós espardíase una pradera verde y cuesta tremada de viesques y montes, con emprunes pruídes equí y allá, coronaes con carapiellos d’árboles o con caseríes, colos sos blancos aguilones dando a la carretera. Había per dayures una alloriante cantidá de flor de fruta: mazana, ciruela, pera, zreza; y de la qu’avanzábemos pudi ver la pación verde embaxo los árboles tremao de pétalos cayíos. La carretera entraba y salía pente estes llombes verdes de lo que llamen equí la “Tierra Media”, perdiéndose a sí mesma mientres percorría la curva yerbosa, o zarrada polos estrangulantes brazos de los montes de pinu, qu’equí y allá corríen llomba abaxo como llingües de llapa. El camín yera ásperu, pero sicasí paecía que volábemos sobre él con una priesa febril. Nun pudi pescanciar entós qué significaba aquella priesa, pero’l cocheru taba evidentemente enfotáu en nun perder el tiempu n’algamar l’escobiu de Borgo. Dixénonme qu’esti camín yera escelente pel branu, pero qu’inda nun lu iguaren dempués de les ñeves del iviernu. A esti respeuto yera diferente de la ruta xeneral de carreteres de los Cárpatos, desque yera una vieya tradición que nun debíen caltenese n’estáu demasiao bonu. D’antiguo, los hospadares nun podíen reparalos, porque entós los turcos pensaríen que taben preparándose pa trayer tropes estranxeres, y asina afalaríen la guerra que taba siempre realmente a piques de llegar.
Acullá de les verdes ya hinchaes llombes de la Tierra Media allevantábense poderoses costeres de monte que xubíen hasta los altos cumales de los propios Cárpatos. Allevantábense a la drecha y a la izquierda de nueso, col sol de la tarde cayendo dafechu enriba d’elles y fayendo rellucir los gloriosos colores d’esti guapu cordal, azul fondero y moráu nes solombres de los picos, verde y marrón onde la pación y la piedra s’amestaben, y una perspeutiva ensin fin de peñes dentaes y cuetos de punta, hasta qu’ellos mesmos se perdíen na distancia, onde los picos ñevaos s’alzaben magníficamente. Equí y allá aprucíen poderoses fiendes nos montes, y al traviés d’elles, de la que’l sol entamó amiyar, viemos dacuando’l blancu rellumu del agua que caía. Ún de los mios compañeros tocóme’l brazu mientres nos precipitábemos alredor de la base d’una llomba y esploró l’eleváu picu d’un monte cubiertu de ñeve, que paecía, según avanzábemos nel nuesu camín abelecáu, atopase frente per frente de nós.
—¡Mire! ¡Isten szek! (¡El tronu de Dios!)— y persignóse con reverencia.
A midida qu’avanzábemos pel nuesu camín ensin fin, y el sol fundió más y más abaxo tres de nós, les solombres de la tarde entamanon arrastrase al rodiu nuesu. Esto enfatizólo’l fechu de que los cumales de los montes ñevaos inda se resistíen al atapecer, y paecíen brillar con un delicáu y fríu color rosa. Equí y allá pasemos pente checos y eslovacos, toos coles ses pintoresques vistimientes, pero decatéme de que’l papu prevalecía dolorosamente. A lo llargo la carretera había cruces a esgaya, y a midida que pasábemos, los mios compañeros persignánonse toos. Equí y allá había un llabrador, o una llabradora, arrodiáu énte un santuariu, que nin siquiera se volvía cuando nos averábemos, sinón que paecía, na so entrega a la devoción, nun tener güeyos nin oreyes pal mundu esterior. Había munches coses nueves pa min: por exemplu, vares de yerba nos árboles, y equí y allá grupos mui guapos de desmayos, coles sos cañes blanques brillando como plata al traviés del verde delicao de la fueya. Una y otra vez pasemos un carromatu (el carru ordinariu de los llabradores) coles sos vértebres llargues a mou de culiebra, calculaes p’axustase a les desigualdaes de la carretera. Nestos yera seguro atopar sentáu a un grupu de llabradores que volvíen pa so casa, los checos coles sos pelleyes d’oveya blanques, y los eslovacos coles sos de color; estos últimos llevaben a mou de llances les sos llargues duelles, con un hachu n’estremu. Cuando la tarde amiyó entamó faer munchu fríu, y la medrante penumbra paeció amestar nuna borrina prieto la escuridá de los árboles, carbayos, fayes, y pinos, inda que nos valles que corríen profundamente ente los riegos de les llombes, según ascendíemos al traviés del sotambiu, los escuros abetos destacábense equí y allá contra’l fondu de la ñeve serondo. De xemes en cuando, cuando la carretera s’atayaba al traviés de montes de pinu que paecíen averase a nós na escuridá, grandes mases de color buxo, qu’arramaben equí y allá los árboles, producíen un efeutu peculiarmente estrañu y solemne, que faíen remanecer los pensamientos y solombriegues fantasíes enxendraes aquella mesma tarde, mientres l’atapecer que llegaba arrefundiaba un estrañu consuelu a les pantasmales ñubes qu’ente los Cárpatos paecen culebriar ensin fin al traviés de los valles. A vegaes les llombes yeren tan emprunes que, magar la priesa’l nuesu cocheru, los caballos solo yeren a avanzar pasu ente pasu. Yo quixi baxar y caminar xunta ellos, como faemos nel mio país, pero’l cocheru nun quixo nin oyer falar d’ello.
—Non, non —dixo—; vusté nun debe caminar per equí; los perros son mui xabaces; —y llueu amestó, colo qu’evidentemente quixo faer una broma macabra (darréu que miró alredor pa captar les sorrises d’aprobación de los demás)— que vusté va tener yá bastantes problemes enantes de dir dormir.
La única parada que quixo faer foi una posa d’un momentu pa prender les sos llámpares. Cuando escureció paeció aprucir dalguna esmolición ente los pasaxeros, y ellos siguienon falando con él, ún tres d’otru, como si lu afalaren a que fore más apriesa. Azurdelló a los caballos ensin piedá col so llargu llátigu, y con xabaces glayíes d’ánimu afalólos a mayores esfuercios. Entós, al traviés de la escuridá pudi ver una mena de mancha de lluz buxo delantre nós, como si hubiere una fendedura nes llombes. La intranquilidá de los pasaxeros medró enforma; l’alloriáu coche aballó nos sos grandes resortes de cueru, y balanció como un bote aventáu nun mar tempestosu. Tuvi que garrame. La carretera fíxose más nivelada, y paecía que díbemos volando. Entós los montes paecienon averase a nós dende dambos llaos y engurriar el ceñu sobre nosotros; tábemos entrando en pasu de Borgo. Ún por ún ufriénonme regalos dellos de los pasaxeros, y afalánonme a garralos con tantu empeñu que nun pudi negame; estos yeren, de xuru, d’una triba estraña y estremada, pero toos me los apurrienon con simple y bona voluntá, con prestoses pallabres, y con una bendición, y con aquel estrañu mecigayu de movimientos llerciegos que yá viere afuera del hotel de Bistritz (el signu de la cruz y el conxuru contra’l mal de güeyu). Entós, mientres volábemos, el cocheru inclinóse p’alantre, y a cada llau los pasaxeros, espurriéndose sobre’l borde’l coche, amiranon ansiosamente contra la escuridá. Yera evidente que taba pasando o s’esperaba dalgo mui escitante, pero inda qu’entrugué a tolos pasaxeros, nengún d’ellos diba dame la menor esplicación. Esti estáu d’escitación duró un cachu; y al final viemos abrise énte nós el pasu nel llau este. Había escures y ondulaes ñubes sobre nós, y n’aire la pesada y opresiva sensación del truenu. Abultaba como si’l cordal de montes xebrare dos atmósferes, y qu’agora nos metiéremos na de la truena. Púnxime a buscar yo mesmu’l tresporte que debía llévame énte’l conde. A cada momentu esperaba ver el resplandor de les llámpares al traviés de la escuridá; pero too taba escuro. La única lluz yeren los rayos parpaguiantes de les nueses propies llámpares, nes que’l vafu de los nuesos frayaos caballos se llevantaba nuna blanca ñube. Pudiemos ver agora l’arenosa carretera estendiéndose blanca énte nós, pero nun había nella niciu d’un vehículu. Los pasaxeros echánonse atrás con un suspiru d’allegría, que paecía burllase de la mio propia deceición. Yá taba pensando en qué podía faer cuando’l cocheru, mirando’l so reló, dixo a los demás daqué que pudi oyer con dificultá, desque díxolo mui selemente y nun tonu perbaxu; paecióme que yera “Una hora enantes de tiempu.” Dempués, volviéndose a min, dixo nun alemán peor que’l mio:
—Nun hai nenguna xarré equí. Naide nun espera al señor, dempués de too. Venga agora a Bucovina, y vuelva esta nueche o a otru día; meyor a otru día.
Mientres falaba, los caballos entamanon a relinchar y a resoplar y reblincar salvaxemente, de mou que’l cocheru tevo que tener por ellos. Entós, ente un coru de glayíes de los llabradores y metanes d’un persignase xeneral, una xarré, con cuatro caballos, aprució detrás de nós, perpasónos, y aparó al llau de nuesu coche. Pudi ver pol rellumu de les nueses llámpares, desque los rayos cayíen sobre ellos, que los caballos yeren negros como’l carbón y espléndidos animales. Conducíalos un home altu, con una llarga barba prieta y un gran sombreru negru, que paecía tapecer el so rostru de nosotros. Solo pudi ver el brillu d’un par de güeyos mui brillosos, qu’abultaben encarnaos a la lluz de la llámpara, cuando se volvió a nós. Díxo-y al conductor:
—Lleguó ceo esta nueche, mio amigu.
L’home tatexó al responder:
—El señor inglés tenía priesa.
A quien l’estrañu respondió:
—Camiento que por ello deseaba vusté que siguiere hasta Bucovina. Nun ye quien a engañame, mio amigu; sé demasiao, y los mios caballos son rápidos.
Al falar sorrió, y la lluz de la llámpara cayó sobre una boca d’aspeutu duru, con llabios mui encarnaos y dientes afilaos, tan blancos como’l marfil. Ún de los mios compañeros susurró-y a otru la fras de la Leonore de Burger:
             Denn die Todten reiten schnell (‘Pues los muertos viaxen rápido.’)
L’estrañu conductor, evidentemente, sintió les pallabres, pues llevantó la vista con una sorrisa relluciente. El pasaxeru volvió la so cara, al mesmu tiempu que sacaba los dos deos y se persignaba.
—Daime l’equipax del señor —dixo’l cocheru—; y les mios maletes sacánonse y punxénonse na xarré con escesiva dilixencia.
Dempués baxé pel llau del coche, desque la xarré taba al par d’él, y el cocheru ayudóme con una mano que garró’l mio brazu como un puñu d’aceru; la so fuercia debía ser prodixosa. Ensin dicir pallabra secudió les sos riendes, los caballos dienon la vuelta, y arrastrémonos a la escuridá del pasu. Cuando amiré atrás vi’l vafu de los caballos del coche a la lluz de les llámpares, y proxeutaes contra ello les figures de los mios anteriores compañeros persignándose. Entós el cocheru fixo restallar el so llátigu y afaló a los sos caballos, y empobinanon camín de Bucovina. Mientres fundíen na escuridá sentí un estrañu respigu, y un sentimientu de solitú amiyó sobre min; pero aventánonme una capa sobre los costazos, y un cobertor sobre les mios rodíes, y el cocheru dixo nun escelente alemán:
—La nueche ta frío, mio señor, y el mio maestru’l conde encamentóme que curiare de vusté. Hai una botella de slivovitz (l’aguardiente de cirueles del país) debaxo l’asientu, si-y presta a vusté.
Nun tomé nada, pero yera un consuelu saber que taba ellí en cualquier casu. Sentíme un poco estrañu, y non precisamente poco asustáu. Cuido que de tener otra alternativa yo garrárela, en llugar de continuar con aquel misteriosu viaxe nocturnu. El carruaxe avanzó a bon ritmu en llinia recta, dempués diemos una vuelta completa y seguiemos alantre per otra carretera recta. Paecióme que tábemos simplemente dando vueltes una y otra vez en mesmu sitiu; asina que tomé nota d’un puntu notable, y atopé que yera efeutivamente asina. Prestábame entruga-y al cocheru qué significaba too aquello, pero tenía demasiada medrana pa faelo, pues pensé que, nel sitiu que m’atopaba, nenguna protesta diba tener efeutu en casu de qu’hubiere una intención de retrasase. Más tarde, en cualquier casu, sintiendo necesidá de saber cuántu tiempo pasare, prendí un mistu, y cola llapa miré’l reló; quedaben unos pocos minutos pa la medianueche. Ello causóme una mena de shock, pues camiento que la superstición xeneral sobre la medianueche aproveciera poles mios esperiencies de recién. Esperé con una enfermiza sensación d’incerteza.
Entós entamó a aullar un perru en dayures, nuna casería lloñe carretera abaxo, nun llargu y agonizante iñíu, como si tuviere mieu. El soníu recoyólu otru perru, y dempués otru y otru, hasta que, lleváu pol vientu qu’agora suspiraba sele pel pasu, empecipió un aullíu xabaz, que paecía remanecer del campu enteru, dende tan lloñe como fore quien a captalu la imaxinación al traviés de la penumbra la nueche. Al primer aullíu los caballos entamanon a restorcese y encabritase, pero’l cocheru faló-yos selemente, y ellos apaciguanon, pero temblaben y sudaben como si tuvieren acabante pasar per un sustu repentín. Entós, lloñe na distancia, dende los montes a dambos llaos de nueso, escomenzó un aullíu más fuerte y más nítidu (d’aquellos de los llobos) qu’afeutó tanto a los caballos como a min mesmu del mesmu xeitu, pues tuvi a piques de saltar de la xarré y correr, mientres qu’ellos encabritánonse otra vez y reblincaben como alloriaos, de mou que’l cocheru tevo que mandase de la so gran fuercia pa torgar qu’esbocaren. Nunos pocos minutos, sicasí, les mios propies oreyes acostumárense al soníu, y los caballos apaciguaren tanto que’l cocheru foi quien a baxar y a ponese xunta ellos. Afalagólos y tranquilizólos, y susurró-yos daqué a les oreyes, como oyí que faen los adomadores de caballos, y con un efeutu estraordinariu, desque colos sos afalagos volviénonse abondo remanables otra vez, inda que tovía temblaben. El cocheru garró de nuevo’l so asientu, y secudiendo les sos riendes, arrancó a bon pasu. Esta vez, dempués de dir hasta’l llau estremu del pasu, baxó d’esmenu per una estrecha calzada que diba bruscamente a la mandrecha.
Alcontrémonos llueu arrodiaos d’árboles, qu’en dellos sitios abangaben penriba la calzada de mou que pasábemos como al traviés d’un túnel; y arriendes d’ello custodiábennos atrevidamente grandes cuetos foscos dende dambos llaos. Inda que tábemos protexíos, yéremos pa oyer el vientu que s’allevantaba, desque ximía y xiblaba al traviés de les piedres, y les cañes de los árboles chocaben ente sí mientres avanzábemos. Púnxose más y más frío tovía, y entamanon cayer unos trapos finos y fráxiles, de mou que bien aína nós y too alredor de nós taba cubierto con un mantu blancu. El vientu agudu entá llevaba l’aullíu de los perros, inda qu’estos amenorgaben a midida qu’avanzábemos. L’aullíu de los llobos sonaba sicasí más y más cerca, como si foren averándose al rodiu nuesu dende tolos llaos. Sentíme terriblemente asustáu, y los caballos compartienon la mio medrana. El cocheru, sicasí, nun taba afeutáu no más mínimo; volvía de contino la cabeza a izquierda y drecha, pero yo nun yera a ver nada al traviés de la escuridá.
D’esmenu, lloñe, a la izquierda, vi una llixera llapa azul parpaguiante. El cocheru viola al mesmu tiempu; nel intre, aparó los caballos, y, saltando al suelu, desapaeció na escuridá. Yo nun sabía qué faer, y menos cuando l’aullíu de los llobos s’averó; pero mientres atetuyaba, el cocheru remaneció d’esmenu otra vez, y ensin dicir pallabra garró’l so asientu, y continuemos col nuesu viaxe. Yo pienso que debí quedar dormíu y suañé col incidente delles veces, porque paeció repetise ensin fin, y agora volviendo los güeyos atrás, ello ye como una mena de velea espantible. Una vez, la llapa aprució tan cerca’l camín que mesmamente na escuridá que nos arrodiaba pudi ver los movimientos del cocheru. Él foi rápidamente onde la llapa azul s’allevantaba (debió ser mui feble, porque nun paecía illuminar el sitiu alredor d’ella n’absoluto) y pañando delles piedres, allugóles de forma significativa. Nuna ocasión diose ellí un estrañu efeutu ópticu: cuando permanecía de pie ente la llapa y yo, nun la tapecía, desque pudi ver, ciertamente, el so parpaguéu pantasmal. Ello asustóme, pero como l’efeutu foi solo momentaneu, entendí que los mios güeyos engañárenme nel so esfuerciu al traviés de la escuridá. Dempués nun hebo llapes azules per un tiempu, y llancémonos al traviés de la escuridá, colos aullíos de los llobos arrodiándonos, como si foren siguiéndonos en círculos socesivos.
A lo cabero, llegó un momentu en que’l cocheru s’alloñó más de lo que lo fixere hasta entós, y mientres la so ausencia, los caballos entamanon temblar más que nunca y a resoplar y a relinchar de mieu. Nun pudi ver nenguna causa pa ello, desque l’aullíu de los llobos aparare dafechu; pero xusto entós la lluna, ñavegando al traviés de les prietes ñubes, apaeció tres la dentada cresta d’un cuetu saliente cubiertu de pinos, y a la so lluz vi alredor de nosotros un círculu de llobos, con blancos dientes y llingües encarnaes y escolgayaes, con llargues y vigoroses estremidaes y pelo mesto. Yeren cien veces más espantibles nel avesíu silenciu que los arrodiaba que mesmamente cuando aullaben. Pela mio parte, sentí una mena de parálisis de medrana. Solamente cuando un home se siente cara a cara con horrores talos ye a pescanciar el so verdaderu significáu.
De sutaque, los llobos entamanon aullar como si la lluz de la lluna tuviere dalgún efeutu peculiar sobre ellos. Los caballos saltaben y encabritábense, y miranon impotentes alredor con güeyos que daben vueltes nun mou dolorosu de ver; pero’l círculu viviente de terror abarcábalos per tolos llaos; y tuvienon que permanecer por fuercia dientro d’él. Yo llamé al cocheru pa que viniere, pues paecióme que la nuesa única oportunidá yera tentar de pasar a traviés del círculu y p’ayudalu a volver. Glayé y golpié’l costáu de la xarré, esperando asustar col ruíu a los llobos d’esti llau, de mou que pudiere da-y una oportunidá d’algamar el carruaxe. Cómo llegó equí, nun lo sé, pero sentí la so voz llevantase nun tonu de mandu imperiosu, y amirando contra’l soníu, vilu de pie na carretera. Cuando ximelgó los sos brazos llargos, como si apartare un enzancu impalpable, los llobos retrocedienon más y más lloñe. Xusto entós pasó una pesada ñube al traviés de la cara la lluna, de mou que quedemos de nuevo a escures.
Cuando fui pa ver de nuevo, el cocheru taba xubiendo a la xarré, y los llobos desapaecieren. Foi too ello tan estraño y misterioso qu’apoderóme una terrible medrana, y tuvi mieu de falar o de moveme. El tiempu abultaba interminable mientres continuábemos col nuesu camín, agora nuna cuasi completa escuridá, desque les continues ñubes escurecíen la lluna. Continuemos ascendiendo, con periodos ocasionales de descensos rápidos, pero principalmente ascendiendo siempres. D’esmenu, decatéme del fechu de que’l cocheru atopábase nel actu de detener los caballos nel patiu d’un inmensu castiellu en ruines. De les sos altes ventanes negres nun aportaba un solu rayu de lluz, y les sos rotes almenes amosaben una llinia dentada contra’l cielu illumináu pola lluna.



[1] Axencia cartográfica nacional del Reinu Xuníu.
Categoríes: Canal Blogues

Llazarín de Tormes (obra completa)

8 Payares, 2016

La vida de Llazarín de Tormes y de les sos fortunes y adversidaes
Prólogu
Yo tengo por bono que coses tan señalaes, y seique nunca oyíes nin vistes, vengan a anuncia de munchos y nun s’entierren na sepultura l’escaezu, desque podría ser que dalgún que les llea afaye daqué que-y preste, y a los que nun afondaren tanto los deleite; y a esti propósitu diz Plinio que nun hai llibru, por malu que seya, que nun tenga dalguna cosa bona; mayormente que los gustos nun son toos uno, sinón que lo qu’ún nun come, otru piérdese por ello. Y asina vemos coses teníes en poco por dalgunos, que por otros nun lo son. Y esto, pa nenguna cosa debiere frayase nin nin faese de menos, nun siendo que fore mui detestable, sinón qu’a toos debiere comunicase, mayormente siendo ensin perxuiciu y pudiendo sacar d’ella dalgún frutu; porque si asina nun fore, mui pocos escribiríen pa ún solu, pues nun se fai ensin trabayu, y quieren, yá que lu pasen, ser recompensaos, non con cuartos, sinón con que vean y llean les sos obres, y si hai de qué, que-y les emponderen; y a esti propósitu diz Tulio: “La honra cría les artes.” ¿Quién piensa que’l soldáu que ye’l primeru de la escala tarrez más la vida? Non, de xuru; mas el deséu d’emponderanza failu ponese en peligru; y asina, nes artes y lletres ye lo mesmo. Predica perbién el presentáu, y ye home que desea muncho’l provechu les ánimes; mas entruguen a so mercé si-y pesa cuando-y dicen: “¡Oh, qué maraviosamente lo fixo vuesa reverencia!” Xustó mui vilmente’l señor don Fulanu, y dio el sayucu d’armes[1]al pelgar, porque emponderábalu por llevar mui bones llances. ¿Qué fixera si fore verdá?
Y too va d’esta manera: que confesando yo nun ser mas santu que los mios vecinos, d’esta caxigalina, que nesti groseru estilu escribo, nun me pesare que tengan parte y se fuelguen con ello tolos que nella dalgún gustu afayen, y vean que vive un home con tantes fortunes, peligros y adversidaes.
Suplico a Vuesa Mercé que reciba’l probe serviciu de mano de quien lu fixere más ricu si’l so poder y deséu concuayaren. Y darréu que V.M. escribe que se-y escriba y relate’l casu per mui estenso, paecióme nun lu entamar pel mediu, sinón pel principiu, col envís de que se tenga entera noticia de la mio persona, y tamién col envís de que consideren los qu’heredanon nobles estaos lo poco que se-yos debe, desque Fortuna foi con ellos parcial, y cuánto más fixenon los que, siéndo-yos contraria, con puxu y maña remando, salienon a bon puertu.

Tratáu primeru: Cunta Llázaro la so vida, y de quién foi fíu.

Pues sepia V.M. énte toles coses qu’a min llámenme Llázaro de Tormes, fíu de Tomé González y d’Antona Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca. El mio nacimientu foi dientro’l ríu Tormes, y por mor d’ello garré’l sobrenome, y foi d’esta miente. Mio pá, que Dios perdone, tenía’l cargu d’atender una molienda d’un molín, que ta a la vera aquel ríu, na que foi molineru más de quince años; y tando mio ma una nueche en molín, preñada de min, garróla’l partu y parióme ellí; de manera que con verdá puedo dicir que nací nel ríu. Pues siendo yo neñu d’ocho años, achacanon a mio pá delles sangríes mal feches nos costales de los qu’ellí a moler veníen, polo que foi presu, y confesó y nun negó y sufrió persecución pola xusticia. Espero en Dios que tea na Gloria, pues l’Evanxeliu llámalos bonaventuraos. Nesti tiempu fíxose cierta armada contra los moros, ente los que foi mio pá, qu’entós taba esterráu pol desastre yá dichu, con cargu d’acemileru d’un caballeru qu’allá foi, y col so señor, como lleal criáu, finó la so vida.
La mio vilba madre, al vese ensin home y ensin ablugu, determinó arimarse a los bonos pa ser ún d’ellos, y vieno vivir a la ciudá, y alquiló una casina, y metióse a faer de comer a dellos estudiantes, y llavaba la ropa a dellos mozos de caballos del Comendador de la Magdalena, de manera que foi frecuentando les cortes. Ella y un home prietu d’aquellos que curiaben les besties enguedeyánonse. Esti, dalgunes veces, venía a la nuesa casa, y marchaba pela mañana; otres veces llegaba de día a la puerta, cola xida de mercar güevos, y entraba en casa. A min, al principiu de la so entrada, cafiábame y tenía-y mieu, viendo’l color y el mal xestu que tenía; mas desque vi que cola so venida ameyoraba la xinta, fui queriéndolu, porque siempre traía pan, pedazos de carne, y nel iviernu lleños colos qu’escalecíemos. De mou y manera que, continuando cola posada y cola parola, mio ma acabó dándome un negrín mui guapu, al que yo ponía al caballín y axudaba a arropar. Y alcuérdome que, tando’l negru de mio pá trebeyando col ñácaru, como’l neñu nos vía a mio ma y a min blancos, y a él non, fuxía d’él con mieu pa mio ma, y señalando col deu dicía: “¡Ma, cocu!”.
Respondió él riendo: “¡Fideputa!”
Yo, inda que bien mozu, noté aquella pallabra del mio hermanín, y dixi ente min “¡Cuántos debe haber en mundu que fuxen d’otros porque nun se ven a sí mesmos!”
Quixo la nuesa fortuna que la parola de Zaide, qu’asina se llamaba, llegó a oreyes del mayordomu, y pescudando daqué, afayó que la xusta metá de la cebada, que pa les besties-y daben, furtaba, y salváu, lleña, restiellos, mandiles, y les mantes y sábanes de los caballos finxía perdíos, y cuando otra cosa nun tenía, desferraba les besties, y con too esto acudía a mio ma pa criar al mio hermanín. Nun nos maraviemos d’un clérigu nin d’un flaire, por qu’ún furta de los probes y l’otru de casa pa les sos devotes y p’axuda d’otro tanto, cuando a un probe esclavu l’amor lu animaba a esto. Y probóse-y cuanto digo y mesmamente más, porque a min con amenaces m’entrugaben, y como neñu respondía, y descubría cuanto sabía con mieu, hasta delles ferradures que por mandáu de mio ma vendí a un ferreru. Al triste’l mio padrastru azurdellánonlu y pringánonlu, y a mio ma púnxo-y por pena la xusticia, sobre l’acostumada centena, que nun entrare en casa l’enriba dichu Comendador, nin acoyere na so al mancáu Zaide.
Pa que nun fore’l calderu onde fora l’asa, la triste esforzóse y cumplió la sentencia; y por evitar peligru y quitase de males llingües, foi sirvir a los qu’entós vivíen en mesón de la Solana; y ellí, sufriendo milenta molesties, acabó de criase’l mio hermanín hasta que supo andar, y yo hasta ser bon mozucu, que diba a los güéspedes por vinu y veles y polo demás que me mandaben.
Nesti tiempu vieno posar al mesón un ciegu, al que, paeciéndo-y que yo sedría quien pa guialu, pidióme a mio ma, y ella comendóme a él, diciéndo-y que yera fíu d’un bon home, que por ensalzar la fe morriere na de los Gelves, y qu’ella confiaba en Dios que nun saldría pior home que mio pá, y que-y rogaba me tratare bien y mirare por min, pues yera güérfanu. Él respondió-y qu’asina diba faelo, y que me recibía non por mozu sinón por fíu. Y asina entamé sirvir y guiar al mio nuevu y vieyu amu.
Desque tuviemos en Salamanca dellos díes, paeciéndo-y al mio amu que nun yera la ganancia al so gustu, determinó marchar d’ellí; y cuando tuviemos que marchar, yo fui ver a mio ma, y llorando dambos, diome la so bendición y dixo: “Fíu, yá sé que nun voi vete más. Procura ser bonu, y Dios te guíe. Criéte y púnxite con bon amu. Valte por ti.”
Y, asina, marché pa col mio amu, que taba esperándome. Saliemos de Salamanca, y llegando a la ponte, hai a la entrada d’ella un animal de piedra, que cuasi tien forma de güe, y el ciegu mandóme que m’allegare cerca l’animal, y puestu ellí, díxome: “Llázaro, allega la oreya a esti güe, y vas oyer gran ruíu dientro d’él.”
Yo alleguéla simplemente[2], cuidando que yera asina; y en sintiendo que tenía la cabeza al par la piedra, afirmó recio la mano y dióme un gran cabezazu nel diañu’l güe, que más de tres díes me duró’l dolor de la cornada, y díxome: “Fatu, apriende que’l mozu’l ciegu un migayu ha saber más que’l diañu”, y rió muncho la burlla.                   Paecióme que, naquel instante, esconsoñé de la simpleza en que como neñu dormíu taba. Dixi ente min: “Verdá diz esti, que conviénme avivar el güeyu y espabilar, pues toi solu, y pensar cómo me sepia valir.” Entamemos el nuesu camín, y en mui pocos díes adeprendióme xirigonza y, como me vía de bon enxeñu, folgábase muncho, y dicía: “Yo oru o plata nun puedo dátelo, mas conseyos pa vivir voi adeprendete munchos.” Y foi asina, que dempués de Dios, diome esti la vida y, siendo ciegu, allumóme y empobinóme na carrera de vivir. Fuelgo de cuntar a V.M. estes neñeríes p’amosar cuánta virtú seya saber los homes xubir siendo baxos, y dexase baxar siendo altos, cuántu viciu.
Pues volviendo al bonu’l mio ciegu y cuntando les sos coses, sepia V.M. que desque Dios creó’l mundu, nengún nun formó más astutu nin xagaz. Nel so oficiu yera un águila; mui bien d’oraciones sabía de coru[3]: un chipre baxu, reposáu y mui sonoru que faía retinxir la ilesia au rezaba, un rostru humildosu y devotu que con mui bon fustax ponía cuando rezaba, ensin faer xestos nin visaxes cola boca nin colos güeyos, como otros avecen faer. Arriendes d’esto, tenía otres milenta formes y maneres de sacar los cuartos. Dicía saber oraciones pa munchos y estremaos efeutos: pa muyeres que nun paríen, pa les que taben de partu, pa les que yeren malcasaes, que los sos homes les quixeren bien; echaba pronósticos a les preñaes, si traía fíu o fía. Pues en casu de medicina, dicía que Galeno nun supo la metá qu’él pa muela, esvanecimientos, males de madre[4]. Finalmente, naide-y dicía carecer dalgún sufrimientu, que llueu nun-y dicía: “Faéi esto, fadréis esto otro, coséi tala yerba, tomái tal raigañu.” Con esto andaba tol mundu tres d’él, especialmente muyeres, que cuanto-yos dicíen creíen. D’estes sacaba él grandes provechos coles artes que digo, y ganaba más nun mes que cien ciegos nun añu.
Mas tamién quiero que sepia vuesa mercé que, con tolo qu’algamaba, enxamás nun vi home tan atuñáu nin fuñu, tanto que matábame a min de fame, y asina nun me daba la metá de lo necesario. Digo verdá: si cola mio sutileza y bones mañes nun supiere remediame yo, munches vegaes finare de fame; mas con tol so saber y discreción dañábalu de tal xeitu que siempres, o les más de les veces, coyía pa min lo más y meyor. Pa esto faía-y burlles endiañaes, de les que cuntaré dalgunes, inda que non toes ensin peligru míu.
Él traía’l pan y toles otres coses nun fardel de llenzu que se zarraba pela boca con una argolla de fierro y el so candáu y la so llave, y al meter y al sacar toles coses faíalo con tan grande vixilancia y llevando en tanto la cuenta, que nun había home en tol mundu que fore quien a quita-y un migayu; mas yo garraba aquella miseria qu’él me daba, qu’en menos de dos bocaos yera espachada.
Dempués que zarraba’l candáu y se descuidaba pensando que yo andaba sollerte a otres coses, per un poco costura, que munches vegaes d’un llau del fardel descosía y tornaba coser, sangraba l’atuñáu fardel, sacando pan non con taxa, mas bonos cachos, torrendos y llonganiza; y asina buscaba comeniente tiempu non pa gana-y la partida, sinón pa devolve-y la endiañada falta que’l mal ciegu me faía.
Tolo que podía arrabucar y furtar, traía en medies blanques; y cuando-y mandaben rezar y-y daben blanques, como él nun vía, nun amagare con ella’l que-y la daba cuando yo la tenía llanzada na boca y la media apareyada, que por aína qu’él echaba la mano, yá diba pol mio cambiu desaniciada na metá del xustu preciu. Quexábaseme’l mal ciegu, porque al tientu llueu conocía y sentía que nun yera blanca entera, y dicía: “¿Qué coimes ye esto, que dempués que conmigo tas nun me dan sinón medies blanques, y enantes pagábenme abondes vegaes una blanca y un maravedí? En ti debe tar esta desgracia.”
Tamién acurtiaba él el rezar y nun acababa la metá de la oración, porque teníame mandao qu’en marchando’l que-y la mandaba rezar,-y tirare pel estremu’l capote. Yo asina lo faía. Llueu él tornaba a dar voces, diciendo: “¿Manden rezar tala y tala oración?”, como suelen dicir.
Avezaba poner xunta él un xarrín de vinu cuando comíemos, y yo con munchu procuru garrábalu y dába-y un par de besos seles y tornábalu al so llugar. Mas duróme poco, desque nos tragos conocía la falta, y por atrocar el so vinu en sitiu seguru nunca dempués dexaba’l xarru, enantes lu tenía pol asa garráu; mas nun había piedra imán qu’asina atraxere a sí como yo con una paya llarga de centenu, que p’aquel menester tenía fecha, y que metiéndola na boca’l xarru, chupando’l vinu, dexábalo temblando. Mas como yera’l traidor tan arteru, pienso que me sintió y, de magar, camudó propósitu, y asitiaba’l so xarru ente les piernes, y atapábalu cola mano, y asina bebía seguru. Yo, como taba fechu al vinu, morría por él, y viendo qu’aquel remediu de la paya nun m’aprovechaba nin valía, decidí nel suelu’l xarru fae-y una fontina y furacu sutil, y delicadamente con una mui delgada tortina de cera tapalu, y al tiempu comer, finxendo tener fríu, metíame ente les piernes del triste ciegu a escalecer na llume probetayo que teníemos, y al calor d’ello dilío llueu la cera, por ser mui poco, entamaba la fontina a destilame na boca, la que yo de tala manera ponía que maldita la gota se perdía. Cuando’l probín diba beber, nun afayaba nada: espantábase, maldicía, daba al diañu’l xarru y el vinu, nun sabiendo qué podía ser.
“Nun diréis, tíu, que vos lo bebo yo -dicía-, pues nun lu quitáis de la mano.” Tantes vueltes y tientu dio al xarru, qu’atopó la fonte y cayó na burlla; mas disimuló como si nun lo alvirtiere, y llueu a otru día, teniendo yo rezumiendo’l mio xarru como solía, nun pensando nel dañu que me taba apareyáu nin que’l mal ciegu me sentía, sentéme como solía, tando recibiendo aquellos dolces paparaos, la mio cara puesta contra’l cielu, un poco zarraos los güeyos por meyor tastiar el saborgosu llicor, sintió’l desesperáu ciegu qu’agora tenía tiempu de garrar de min vengación y con tol so puxu, alzando con dos manes aquel dolce y amargosu xarru, dexólu cayer sobre la mio boca, axudándose, como digo, con tol so poder, de manera que’l probe Llázaro, que de nada d’esto se guardaba, enantes, como otres veces, taba descuidáu y gociosu, verdaderamente me paeció que’l cielu, con tolo que nél hai, me cayere enriba. Foi talu’l golpucu, que me fixo perder el tinu y sacóme de sentíu, y el xarrazu tan grande, que los pedazos d’él metiénonseme pela cara, frayándomela per munches partes, y quebróme los dientes, qu’ensin ellos hasta güei quedé.
Dende aquella hora quixi mal al mal ciegu, ya inda que me quería y me trataba bien y me curaba, bien vi que se folgare col cruel castigu. Llavóme con vinu les rotures que colos pedazos del xarru me fixere, y dicía sorriendo: “¿Qué te paez, Llázaro? Lo que t’enfermó sánate y date salú”, y otres gracies qu’al mio gustu nun lo yeren.
Una y bones tuvi medio bonu del mio negru castigu y renegrones, considerando qu’a pocos golpes talos el cruel ciegu diba aforrar de min, quixi yo aforrar d’él; mas nun lo fixi tan llueu por faelo a mayor seguridá mía y provechu. Y magar yo quixere apanguar el mio corazón y perdona-y el xarrazu, nun daba llugar[5] el maltratu que’l mal ciegu de magar me faía, qu’ensin causa nin razón me mancaba, dándome coscorrones y tirándome del pelo. Y si daquién-y dicía por qué me trataba tan mal, llueu cuntaba’l cuentu’l xarru, diciendo: “¿Pensaréis qu’esti mio mozu ye dalgún inocente? Pues oyéi si’l demónganu ensayare otra fazaña tala.”
Santiguándose los que lu oyíen, dicíen: “¡Mirái, quién pensare d’un rapaz tan pequeñu esta mazcuadra!”, y ríen muncho la falcatrúa, y dicíen-y: “Castigáilu, castigáilu, que de Dios lo algamaréis[6].”
Y él con aquello nunca otra cosa faía. Y nesto yo siempres lu llevaba pelos peores caminos, y adréi, por fae-y mal y dañu: si había piedres, per elles, si trolla, pelo más alto; qu’inda que yo nun diba pelo más ensucho, folgábame de quebrar un güeyu por quebra-y dos al que nengún tenía. Con esto siempre col estremu altu del palu tentábame’l cogorote, que siempre trayía enllenu de tolondrones y peláu poles sos manes; y magar yo xuraba nun lo faer con malicia, sinón por nun afayar meyor camín, nun m’aprovechaba nin me creía más: talu yera’l sentíu y el grandísimu entendimientu del traidor.
Y por que vea V.M. a cuánto s’espurría l’enxeñu d’esti astutu ciegu, voi cuntar un casu de munchos que con él m’acaecienon, nel que me paez que dio bien a entender la so gran astucia. Cuando saliemos de Salamanca, el so oxetivu foi venir a tierra de Toledo, porque dicía ser la xente más rico, inda que non mui llimosnero. Arimábase a esti refrán: “Más da’l duru que l’esnudu.” Y viniemos a esti camín pelos meyores llugares. Onde afayaba bona acoyida y ganancia, deteníamonos; onde non, al tercer día, faíemos San Xuan[7].
Acaeció qu’aportando a un llugar que llamen Almorox, al tiempu que coyíen la uva, un vendimiador apurrió-y un piñu d’ello en llimosna, y como suelen dir los goxos maltrataos y tamién porque la uva naquel tiempu ta mui maduro, esgranábase-y el piñu na mano; pa echalo en fardel tornábase mostu[8], y lo qu’a él s’allegaba. Decidió faer un banquete, asina por nun lu poder llevar como por contentame, desque aquel día diéreme munchos rodiyazos y golpes. Sentémonos nun bardión y dixo: “Agora quiero mandame yo pa contigo d’una lliberalidá, y ye que dambos comamos esti piñu d’uves, y que tengas d’él tanta parte como yo. Hemos partilu d’esta manera: tu vas picar una vez y yo otra; siempres que me prometas nun garrar cada vez más qu’una uva, yo fadré lo mesmo hasta que lu acabemos, y d’esti mou nun va haber engañu.”
Fechu asina’l conciertu, entamemos; mas llueu al segundu llance, el traidor camudó propósitu y escomenzó garrar de dos en dos, y consideré que yo debía faer lo mesmo. Como vi qu’él frayaba’l pautu, nun me contenté con dir a la par con él, sinón qu’inda pasaba alantre: de dos en dos, y de tres en tres, y como podía comíales.
Acabáu’l piñu, tevo un poco col táramu na mano y ximelgando la cabeza dixo: “Á Llázaro, engañéstime: xuraré yo a Dios que comiesti les uves de tres en tres.” “Nun les comí -dixi yo- mas ¿por que camentáis eso?”
Respondió’l xagacísimu ciegu: “¿Sabes en qué veo que les comiesti de tres en tres? En que comía yo de dos en dos y callabes.”{, a lo que yo nun respondí. Diendo que díbemos asina pembaxo unos soportales n’Escalona, au a la sazón tábemos en casa un zapateru, había munches sogues y otres coses que se faen d’espartu, y parte d’elles dienon al mio amu na cabeza; quien, alzando la mano, tocó nelles, y viendo lo que yera díxome: “Anda rápido, rapaz; vamos salir d’ente tan mal manxar, qu’afuega ensin comelo.”
Yo, que bien descuidáu diba d’aquello, miré lo que yera, y como nun vi sinón sogues y cinches, que nun yera cosa de comer, díxi-y: “Á tíu, ¿por qué dicís eso?” Respondióme: “Calla, sobrín; según les mañes que gastes, sabráslo y verás cómo digo verdá.” Y asina pasemos alantre pel mesmu portal y lleguemos a un mesón, qu’a la so puerta había munchos cuernos na paré, onde ataben los recueros[9] les sos besties. Y como diba tentando si yera ellí’l mesón, onde él rezaba cada día pola mesonera la oración de la emparedada[10], garró d’un cuernu, y con un gran sospiru dixo: “¡Oh, mala cosa, peor que tienes la fechura! ¡Cuántos nagüen por poner el to nome sobre cabeza ayena y qué pocos por tenete nin mesmamente oyer el to nome, per vía nenguna!”
Como-y oyí lo que dicía, dixi: “Tíu, ¿qué ye eso que dicís?” “Calla, sobrín, que dalgún día ha date esti, que na mano tengo, dalguna mala comida y cena.” “Nun lu comeré yo -dixi- y nun va dámela.” “Yo dígote verdá; si non, has velo, si vives.” Y asina pasemos alantre hasta la puerta’l mesón, au prestare a Dios que nunca llegáremos, según lo que m’asocedía nél.
Yera tolo más que rezaba por mesoneres y por bodegoneres y taberneres[11] y chalecones[12] y asina por muyeruques asemeyaes, que por home cuasi nunca nun lu vi dicir oración.} Rime ente min, y magar rapaz, noté muncho la discreta consideración del ciegu. Mas por nun ser prolixu dexo de cuntar munches coses, asina gracioses como de notar, que con esti mio primer amu m’acaecienon, y quiero dicir el de la despidida y con él acabar.
Tábemos n’Escalona, villa del duque d’ella, nun mesón, y dióme un pedazu de llonganiza pa que la asare. Dempués que pringare la llonganiza en pan y comiere lo pringao, sacó un maravedí de la bolsa y mandó que fore por él[13] de vinu al chigre. Púnxome’l demónganu l’apareyu delantre los güeyos, que, como suelen dicir, fai al lladrón, y foi qu’había cabo’l fueu un nabu pequeñu, llarguín y ruinosu, y talu que, por nun ser pa la pota, debió echase ellí. Y como al presente naide nun taba sinón él y yo solos, darréu que me vi con petite llambión, poniéndome en dientro’l saborgosu golor de la llonganiza, del que solamente sabía qu’había gociar, nun mirando qué podría asocedeme, pospuesta tola medrana por cumplir col deséu, mentanto’l ciegu sacaba de la bolsa los cuartos, saqué la llonganiza y mui aína metí l’enriba dichu nabu nel asador, y el mio amu, dándome los cuartos pal vinu, garrólu y éntamó dar vueltes al fueu, queriendo asar al que de ser cocíu polos sos deméritos escapare.
Yo fui pol vinu, colo que nun entardé n’espachar la llonganiza, y cuando vini atopé al pecador del ciegu que tenía ente dos rabanaes apertáu’l nabu, qu’entá nun conociere por nun lu tantiguar cola mano. Y al garrar les rabanaes y morder nelles pensando llevar tamién parte la llonganiza, atopó en frío’l fríu nabu. Alterióse y dixo: “¿Que ye esto, Llazarín?” “¡Probe de min! -dixi yo-. ¿Queréis echame la culpa de dalgo? ¿Nun vengo yo de traer el vinu? Taría dalguién ehí, y por burllase fadría esto.” “Non, non -dixo él-, que yo nun dexé l’asador de la mano; ello nun ye posible “.
Yo volví xurar y perxurar que taba llibre d’aquel troquéu y cambiu; mas poco m’aprovechó, desque a les astucies del malditu ciegu nada nun s’atapecía. Llevantóse y garróme pela cabeza, y allegóse a goleme; y como debió sentir el fuelgu, a usu de bon podencu, por meyor satisfaese de la verdá, y cola gran ansia que llevaba, garrándome coles manes, abríame la boca por demás y con falta tinu metía la nariz, qu’él tenía llarga y afilada, y a aquella sazón col anoxu aumentare un palmu, y col picu d’ella allegóme al gargüelu. Y con esto y cola gran llercia que tenía, y cola brevedá del tiempu, la negra llonganiza inda nun fixere asientu n’estómagu, y lo más principal, col sobresaltu de la llarguísima nariz, cuasi medio afogándome, axuntánonse toes estes coses y fonon causa de que’l fechu y el manxar se manifestaren y lo suyo fore devuelto al so dueñu: de manera qu’enantes que’l mal ciegu sacare de la mio boca la so bigornia, tala alteriación sintió’l mio estomagu que-y dio col furtu nella, de xeitu que la so nariz y la negra mal mazcada llonganiza salienon al empar de la mio boca.
¡Oh, gran Dios, quién tuviere naquella hora sepultáu, que muertu yá lo taba! Foi tala la raxura’l perversu ciegu que, si al ruíu nun acudieren, pienso que nun me dexare con vida. Sacánonme d’ente les sos manes, dexándo-yles enllenes d’aquellos pocos cabellos que tenía, esgarduñada la cara y arrescuñaos el pescuezu y la garganta; y esto bien lo merecía, desque polos so maldá veníenme tantas persecuciones.
Cuntaba’l mal ciegu a tolos qu’ellí s’allegaben los mios desastres, y dába-yos cuenta una y otra vez, asina de la del xarru como de la del piñu, y agora de lo presente. Yera la risa de toos tan grande que tola xente que pela cai pasaba entraba ver la folixa; mas con tanta gracia y saleru cuntaba’l ciegu les mios fazañes que, magar yo taba tan maltratáu y llorando, paecíame que faía inxusticia en nun-y les rir.
Y mientres esto pasaba, viénome a l’alcordanza una cobardía y floxedá que fixi, pola que me maldicía, y foi nun lu dexar ensin narices, desque tan bon tiempu tuvi pa ello que la metá’l camín taba andada; que con solo calcar los dientes quedárenme en casa, y magar ser d’aquel malváu, seique les retuviere meyor el mio estómagu que retevo la llonganiza, y nun apaeciendo elles pudiere negar la demanda. Prestare a Dios que lo fixere, qu’eso fore mui cenciello[14].
Fixénonnos amigos la mesonera y los qu’ellí taben, y col vinu que pa beber-y trexere, llavánonme la cara y la garganta, sobre lo qu’amestaba’l mal ciegu un contrapuntu de chancies, diciendo: “En verdá, más vinu me gasta esti mozu en llavadorios al cabu l’añu que yo bebo en dos. A lo menos, Llázaro, tas en más cargu[15] al vinu qu’a to pá, porque él una vez t’enxendró, mas el vinu milenta te dio la vida.”
Y llueu cuntaba cuántes vegaes m’escalabrare y m’aruñare la cara, y con vinu llueu sanaba. “Yo dígote -dixo- que si un home en mundu ha ser bonaventuráu con vinu, vas ser tu.” Y ríen muncho los que me llavaben con esto, inda que yo arrenegaba. Mas el pronósticu’l ciegu nun salió mentirosu, y dempués p’acá munches vegaes m’alcuerdo d’aquel home, qu’ensin dulda debía tener espíritu de profecía, y pésenme les xugaes que-y fixi, inda que bien-y lo pagué, considerando lo qu’aquel día me dixo salime tan verdadero como más alantre va oyer V.M..
Visto esto y les males burlles que’l ciegu faía de min, garré dafechamente’l determín de dexalu, y como lo traía pensao y lo tenía en voluntá, con esti postrer xuegu que me fixo afirmélo más. Y foi asina, que llueu a otru día saliemos pela villa a pidir llimosna, y lloviere muncho la nueche enantes; y porque de día tamién llovía, y andaba rezando debaxo unos portales que naquel pueblu había, au nun nos moyemos; mas como la nueche venía y el llover nun albanciaba, díxome’l ciegu: “Llázaro, esta agua ye mui aporfiao, y cuanto la nueche más zarra, más arrecia. Vamos acoyenos na posada con tiempu.” Pa dir allá, habíemos pasar un regueru que con muncha agua diba grande. Yo díxi-y: “Tíu, el regueru va mui anchu; mas si queréis, yo veo per ónde travesemos más aína ensin moyanos, porque s’estrecha ellí muncho, y saltando vamos pasar a pie ensuchu.”
Abultó-y bon conseyu y dixo: “Discretu yes; por esto te quiero bien. Llévame a esi llugar onde’l regueru s’estrecha, qu’agora ye iviernu y sienta mal l’agua, y más llevar los pies moyaos.” Yo, que vi l’apareyu al mio deséu, saquélu de debaxo los portales, y llevélu frente per frente d’un pilar o poste de piedra que na plaza taba, que sobre él y sobre otros cargaben saledizos d’aquelles cases, y dígo-y: “Tíu, esti ye’l pasu más angostu que nel regueru hai.”
Como llovía recio, y el probe se moyaba, y cola priesa que llevábemos de salir del agua qu’enriba de nós bastiaba, y lo más principal, porque Dios-y cegó aquella hora l’entendimientu (foi por dame d’él venganza), creyóme y dixo: “Ponme bien drechu, y salta tu’l regueru.” Yo púnxilu bien drechu enfrente’l pilar, y doi un saltu y póngome detrás del poste como quien espera puñada de güe bravu, y díxi-y: “¡Hale! Saltái tolo que podáis, pa dar nesti estremu l’agua.” Malpenes acabare dicilo cuando s’abalanza’l probe ciegu como cabrón, y puña con tol so puxu, garrando un pasu atrás de la corrida pa faer mayor saltu, y da cola cabeza en poste, que sonó tan recio como si diere con una gran calabaza, y cayó llueu p’atrás, medio muertu y fendida la tiesta. “¿Cómo, y goliestis la llonganiza y non el poste? ¡Bien! ¡Bien! –díxi-y yo. Y dexélu en poder de muncha xente que fore socorrelu, y algamé la puerta la villa colos pies nun trote, y enantes que la nueche aportare di conmigo en Torrijos. Nun supi más lo que Dios d’él fixo, nin m’esmolecí por sabelo.




Tratáu Segundu: Cómo Llázaro asitió con un clérigu, y de les coses que con él pasó.

A otru día, nun me paeciendo tar ellí seguru, marché a un llugar que llamen Maqueda, onde m’atopanon los mios pecaos con un clérigu que, llegando a pidir llimosna, m’entrugó si sabía axudar a misa. Yo díxi-y que sí, como yera verdá; que, magar que maltratáu, mil coses bones m’adeprendió’l pecador del ciegu, y una d’elles foi esta. Finalmente, el clérigu recibióme por suyu. Escapé del tuenu y di nel rellámpagu, porque yera’l ciegu pa con esti un Alexandru Magnu, con ser la mesma avaricia, como cunté. Nun digo más sinón que tola miseria’l mundu taba enzarrada nesti. Nun sé si yera de la so collecha, o lo amestare col hábitu de clerecía.
Él tenía un arca vieya y pesllada cola so llave, que traía atada con una aguyeta del capote, y en viniendo el pan votivu[16] de la ilesia, pola so mano yera llueu ellí llanzáu, y tornada a zarrar l’arca. Y en tola casa nun había nenguna cosa de comer, como suel tar n’otres: dalgún tocín colgáu al fumeru, dalgún quesu puestu en dalguna tabla o nel armariu, dalguna manieguina con dellos pedazos de pan que de la mesa sobren; que paezme a min qu’inda que d’ello nun m’aprovechare, cola vista d’ello me consolare. Solamente había una riestra cebolles, y tres la llave nuna cámara a lo cimero la casa. D’estes tenía yo de ración una pa cada cuatro díes; y cuando-y pidía la llave pa dir por ella, si dalgún taba presente, echaba mano al sen y con gran continencia desatábala y dábamela diciendo: “Toma, y vuélvila llueu, y nun faigáis sinón llamber”, como si debaxo d’ella tuvieren toles conserves de Valencia, cuando nun había na dicha cámara, como dixi, maldita la otra cosa que les cebolles colgaes d’un clavu, les qu’él tenía tan bien cuntaes, que si por malos de los mios pecaos me perpasare de más de la mio taxa, costáreme caro.
Finalmente, yo morría de fame. Pues, yá que conmigo tenía poca caridá, consigo mandábase de más. Cinco blanques de carne yera lo qu’ordinariamente xintaba y cenaba. Verdá ye que repartía conmigo del caldu, que de la carne, ¡tan blancu’l güeyu[17]!, nun siendo un poco de pan, y ¡prestare a Dios que me diere la metada! Los sábados cómense nesta tierra cabeces de carneru, y uviábame por una que costaba tres maravedís. Cocía aquella y comía-y los güeyos y la llingua y el cogote y sesos y la carne que nes caxaes tenía, y dábame tolos güesos royíos, y dábamelos en platu, diciendo: “Toma, comi, trunfa, que pa ti ye’l mundu. Meyor vida tienes que’l Papa.” “¡Tala te la dea Dios!”, dicía yo sele ente min.
Al cabu tres selmanes que tuvi con él, vini a tanta ruindá que nun yera teneme nes piernes de pura fame. Vime claramente dir a la sepultura, si Dios y el mio saber nun me remediaren. Pa mandame de les mios mañes nun tenía apareyu, por nun tener en qué da-y asaltu[18]; ya inda que daqué hubiere, nun podía cegalu, como faía al que Dios perdone, si d’aquella cabezada finó, que tovía, inda qu’astutu, al falta-y aquel preciáu sentíu nun me sentía; mas esti otru, nengún hai que tan aguda vista tuviere como él tenía. Cuando al ofertoriu tábemos, nenguna blanca cayía na cáscara que nun yera por él rexistrada: él un güeyu tenía na xente y l’otru nes mios manes. Bailláben-y los güeyos nel craniu como si foren d’azogue. Cuantes blanques ufiertaben tenía cuntaes; y acabáu l’ufiertar, llueu me quitaba la cascarina y la mangaba sobre l’altar. Nun yera yo señor de garra-y una blanca en tol tiempu que con él viví o, por meyor dicir, morrí. De la tabierna nunca nun-y trexi una blanca de vinu, mas aquel poco que de la ufrienda metiere na so arca conduraba de forma tala que durába-y tola selmana, y por esconder la so gran miseria dicíame: “Mira, mozu, los sacerdotes han ser mui templaos nel so comer y beber, y por esto yo nun m’escedo como otros.”
Mas el miserable mentía falsamente, porque en cofradíes y mortorios que recemos, a costa ayena comía como llobu y bebía más qu’un saludador. Y porque dixi de mortorios, Dios me perdone, qu’enxamás fui enemigu de la naturaleza humana sinón entós, y esto yera porque comíemos bien y fartucábenme. Deseaba y mesmamente rogaba a Dios que caldía matare’l suyu. Y cuando dábemos sacramentu a los enfermos, especialmente la estrema unción, cuando manda’l clérigu rezar a los que tán ellí, yo de xuru nun yera’l postreru de la oración, y con tol mio corazón y bona voluntá rogaba al Señor, non que la echare[19] a la parte que más-y prestare[20], como suel dicise, sinón que lu llevare d’esti mundu. Y cuando dalgún d’estos escapaba, ¡Dios me lo perdone!, que milenta vegaes lu daba al diañu, y el que morría otres tantes bendiciones llevaba por min diches. Porque en tol tiempu qu’ellí tuvi, que sedría cuasi seis meses, solamente venti persones morrienon, y estes bien cuido que les maté yo o, por meyor dicir, morrienon a la mio recuesta[21]; porque viendo’l Señor la mio rabiosa y continua muerte, pienso que se folgaba de matalos pa dame vida a min. Mas de lo qu’al presente sufría, nun afayaba remediu, que si’l día qu’enterrábemos yo vivía, los díes que nun había muertu, por quedar bien avezáu a la fartura, tornando a la mio cotidiana fame, más lo sentía. De manera qu’en nada atopaba descansu, salvo na muerte, que yo tamién pa min como pa los otros deseaba delles veces; mas nun la vía, inda que taba siempre en min.
Pensé munches vegaes en dexar a aquel amu atuñáu, mas por dos coses nun lo faía: la primera, por nun m’esfotar nes mios piernes, por medrana de la ruindá que de pura fame me venía; y la otra, consideraba y dicía: “Yo tuvi dos amos: el primeru traíame muertu de fame y, dexándolu, atopé a esti otru, que me tien yá con ella[22]na sepultura. Pues si d’este desisto y doi n’otru más baxu, ¿que sedrá sinón morrer?” Con esto nun osaba ximelgame, porque tenía esfotu en que tolos graos había afayar más malos; y d’abaxar otru puntu, nun sonare Llázaro nin s’oyere en mundu.
Pues, tando nesta aflicción, tala que preste al Señor llibrar d’ella a tou fiel cristianu, y ensin saber dame conseyu[23], viéndome dir de mal en peor, un día que’l desventuráu, avil y miserable del mio amu fore afuera’l llugar, allegóse por acasu a la mio puerta un caldereru, que yo cuido que foi ánxel unviáu a min pela mano de Dios naquel hábitu. Entrugóme si tenía daqué qu’iguar. “En min teníeis bien qué faer, y nun fixereis poco si me remediareis”, dixi sele, que nun m’oyó; mas como nun yera tiempu de gastalu en dicir gracies, allumáu pol Espíritu Santu, díxi-y: “Tíu, perdí una llave d’esta arca, y temo que’l mio señor m’azote. Pola vuesa vida, vei si ente eses que traéis hai dalguna que valga, que yo pagarévoslo.” Entamó probar l’anxélicu caldederu una y otra d’un gran refileru que d’elles traía, y yo axudélu coles mios flaques oraciones. D’esmenu, veo en figura de panes, como dicen, la cara de Dios dientro l’arca; y, abierta, díxi-y: “Yo nun teo cuartos que vos dar pola llave, mas garrái d’ehí’l pagu.”
Él garró un pan votivu d’aquellos, el que meyor-y paeció, y apurriéndome la mio llave marchó mui contentu, dexándome más a min. Mas nun toqué en nada al presente, porque nun fore la falta sentida, y mesmamente, porque me vi de tantu bien señor, que paecióme que la fame nun osaba allegáseme. Vieno’l mísere del mio amu, y quixo Dios que nun mirare pa la oblada que l’ánxel llevare.
Y a otru día, en saliendo de casa, abro’l mio paraísu de pan, y garro ente les manes y dientes un bollu votivu, y en dos creos[24] fíxilu invisible, nun se m’escaeciendo l’arca abierta; y entamo barrer la casa con muncha allegría, paeciéndome con aquel remediu remediar de magar la mio murnia vida. Y asina tuvi con ello aquel día y otru gociosu. Mas nun taba na mio felicidá que me durare muncho aquel descansu, porque llueu, al tercer día, viénome la terciana[25] drecha, y foi que veo d’esmenu al que me mataba de fame sobre la nuesa arca volviendo y revolviendo, cuntando y volviendo cuntar los panes.
Yo disimulaba, y na mio secreta oración y devociones y plegaries dicía: “¡San Xuan y ciégalu[26]!” Dempués que tevo un bon cachu echando la cuenta, per díes y deos cuntando, dixo: “Si nun tuviere a tan bon recaldu esta arca, yo dixere que me garraren d’ella panes; pero de güei pa en delantre, solo por zarrar la puerta a la sospecha, quiero tener bona cuenta con ellos: nueve queden y un cachu.” “¡Nueves males te dea Dios!”, dixi yo ente min. Paecióme colo que dixo pasame’l corazón con saeta de monteru[27], y entamóme l’estómagu a ruxir de fame, viéndose puestu na dieta pasada.
Foi afuera casa; yo, por consolame, abro l’arca, y en viendo’l pan, entamé adorar nél, nun osando recibilo. Cuntélos, por si por ventura’l miserable s’equivocare, y atopé la so cuenta más verdadera de lo que yo quixere. Lo más que yo pudi faer foi da-yos mil besos y, lo más delicadamente que pudi, del partíu partí un poco al sen que yá lo taba[28]; y con aquel pasé aquel día, non tan gayoleru como’l pasáu.
Mas como la fame medraba, mayormente teniendo l’estómagu fechu a más pan aquellos dos o tres díes yá dichos, morría de mala muerte; tanto, qu’otra cosa nun faía en viéndome solu sinón abrir y zarrar l’arca y contemplar naquella cara de Dios, qu’asina dicen los neños. Mas el mesmu Dios, que socorre a los aflixíos, viéndome en tala estrechura, trexo a la mio memoria un pequeñu remediu; que, considerando ente min, dixi: “Esta arquetona ye vieya y grande y ta rota per delles partes, inda que con furacos pequeños. Pue pensase que los mures, entrando nella, faen dañu a esti pan. Sacalo entero nun ye cosa conveniente, porque va ver la falta’l que en tanta me fai vivir. Esto bien se sufre.”
Y entamo esmigayar el pan sobre unos non mui costosos manteles qu’ellí taben; y garro ún y dexo otru, de xeitu qu’en tres o cuatro d’ellos esmigayé’l so poco; dempués, como quien toma llambionada, comílo, y consoléme daqué. Mas él, cuando vieno comer y abrió l’arca, vio’l mal pesar[29], y ensin dulda cuidó que yeren mures los que fixeren el dañu, porque ello taba fecho mui al xeitu qu’ellos avecen faelo. Miró l’arca entera d’un cabu a otru y vió-y dellos furacos per u camentaba qu’entraren. Llamóme, diciendo: “¡Á Llázaro! ¡Mira, mira que persecución vieno esta nueche pol nuesu pan!” Yo amoséme mui maraviáu, entrugándo-y qué sedría. “¡Qué va ser! -dixo él-. Mures, que nun dexen cosa con vida.” Punxémonos a comer, y quixo Dios que mesmamente nesto me fore bien, que cayóme más pan que la miseria qu’avezaba dame, porque rayó con un cuchiellu tolo que pensó que taba ratiao, diciendo: “Comi eso, que’l ratu cosa llimpia ye.”
Y asina aquel día, amestando la ración del trabayu de les mios manes, o de les mios uñes, por meyor dicir, acabemos de comer, magar yo nunca entamaba. Y llueu viénome otru sobresaltu, que foi velu andar solícitu, quitando puntes de les paredes y buscando tablines, coles que clavó y zarró tolos furacos de la vieya arca. “¡Oh, mio Señor! -dixi yo entós-, ¡A cuánta miseria y fortuna y desastres tamos espuestos los nacíos, y qué poco duren los prestos d’esta vida nuesa trabayosa! Veime equí qu’atalantaba con esti probe y atristayáu remediu remediar y pasar la mio miseria, y taba ya daqué allegre y de bona ventura; mas nun quixo la mio desgracia, esconsoñando a esti miserable del mio amu y poniéndo-y más dilixencia de la qu’él, de so, tenía (pues a los míseres, pela mayor parte, nunca d’aquella-yos falta), pa qu’agora, zarrando los furacos del arca, zarrare la puerta al mio consuelu y la abriere a los mios trabayos.”
Asina me llamentaba yo, mentanto’l mio solícitu carpinteru con munches puntes y tablines punxo fin a les sos obres, diciendo: “Agora, donos[30] traidores ratones, conviénvos camudar propósitu, que nesta casa mala medra tenéis.” Desque salió de so casa, fui ver la obra y atopé que nun dexare na triste y vieya arca furacu nin mesmamente per onde pudiere entra-y un mosquitu. Abro cola mio desaprovechada llave, ensin esperanza de sacar provechu, y vi los dos o tres panes empezaos, los que’l mio amo cuidó que taben ratiaos, y d’ellos tovía saqué dalguna miseria, tocándolos perllixeramente, a usu d’esgrimidor duechu[31]. Como la necesidá yera tan gran maestra, viéndome con tanta, siempres, nueche y día, taba pensando na manera que tendría de sofitar el vivir; y pienso que, p’afayar estos negros remedios, yérame lluz la fame, desque dicen que l’enxeñu esconsoña con ella y lo contrario col refalfiu, y asina yera de xuru en min.
Pues tando una nueche desveláu con esti pensamientu, pensando en cómo podría valime y aprovechame del arca, sentí que’l mio amu dormía, porque amosábalo con roncar y nunos resoplíos grandes que daba cuando taba durmiendo. Llevantéme seliquino y, pensando yá pel día no qu’había faer y dexando un cuchiellu vieyu que pellí andaba en sitiu au lu atopare, voime a la triste arca, y per u viere que tenía menos defensa acometíla col cuchiellu, qu’a xeitu barrenu mandéme dél. Y darréu que l’antiquísima arca, por ser de tantos años, la afayé ensin puxu y corazón, enantes mui blandia y acaroñada, rindióseme llueu, y consintió nel so costáu pal mio remediu un bon furacu. Esto fecho, abro mui sele la mancada arca y, al tientu, del pan qu’atopé partíu fixi según enriba ta escrito. Y con aquello dalgún tanto consoláu, volviendo zarrar, volvíme a la mio paya, no que reposé y dormí un poco, lo que faía mal, y echaba-y la culpa al nun comer; y asina sedría, porque de xuru naquel tiempu nun debíen quitame’l sueñu los cuidaos del rei de Francia.
A otru día vio’l dañu’l señor mio amu asina del pan como del furacu que yo fixere, y entamó dar a los diaños los mures y dicir: “¿Qué vamos dicir a esto? ¡Nunca nun sentir ratos nesta casa nun siendo agora!” Y ensin dulda debía dicir verdá; porque si casa había d’haber en reinu xustamente d’ellos privilexada[32], aquella con razón había ser, porque nun suelen morar au nun hai qué comer. Torna buscar puntes pela casa y peles paredes y tablines pa tapá-ylos[33]. Llegada la nueche y el so reposu, llueu me ponía yo en pie col mio apareyu, y cuantos él tapaba de día, destapaba yo de nueche. De tal xeitu foi, y tala priesa nos diemos, qu’ensin dulda por esto debió dicise: “Onde una puerta se pieslla, ábrese otra.” Finalmente, paecíemos tener a estaya la tela de Penélope, pues cuanto él texía de día, frayaba yo de nueche; qu’en pocos díes y nueches punxemos la probe despensa de tala forma, que quien quixere propiamente falar d’ella, más coraces[34] vieyes d’otru tiempu que non arca la llamare, según les puntes y tachueles que sobre sí tenía. Desque vio que nun-y aprovechaba nada’l so remediu, dixo: “Esta arca ta tan maltratada y ye de madera tan vieyo y ruino, que nun habrá ratu de quien se defenda; y va yá tala que, si andamos más con ella, va dexanos ensin guarda[35]; y mesmamente lo peor, qu’inda que fai poca[36], tovía fadrá falta faltando, y va poneme en costa de tres o cuatro reales[37]. El meyor remediu qu’atopo, pues el d’hasta equí nun aprovecha, armaré per adientro a estos ratos malditos.”
Llueu buscó emprestada una ratonera, y con cortezos de quesu qu’a los vecinos pidía, de contino’l guindón taba armáu dientro l’arca, lo que yera pa min singular sofitu; porque, magar yo nun había menester munches salses pa comer, tovía me folgaba colos cortezos del quesu que de la ratonera sacaba, y ensin esto nun perdonaba’l ratiar del bollu.
Cuando atopaba’l pan ratiáu y el quesu comíu y nun cayía’l mur que lu comía, dábase al diañu, y entrugaba a los vecinos qué podría ser comer el quesu y sacalu de la ratonera, y nun cayer nin quedar dientro’l mur, y atopar cayida la trapa l’armadiya. Concluyenon los vecinos que nun yera’l mur el qu’esti dañu faía, porque qué menos que cayer dalguna vez. Díxo-y un vecín: “Na vuesa casa yo alcuérdome que solía andar una culiebra, y esta debe ser ensin dulda. Y lleva razón que, como ye llarga, tien ocasión pa garrar el cebu; ya inda que la garre la trapa enriba, como nun entra toa en dientro, vuelve salir.”
Cuadró a toos lo qu’aquel dixo, y alterió muncho al mio amu; y de magar nun dormía tan a pierna suelta, que cualquier guxán de la madera que de nueche retexare, pensaba ser la culiebra que-y royía l’arca. Poníase llueu en pie, y con un garrote qu’a la cabecera, desque aquello-y dixenon, ponía, daba na pecadora del arca grandes garrotazos, pensando espantar la culiebra. A los vecinos espertábalos col estreldu que faía, y a min nun me dexaba dormir. Diba a la mio paya y esmarallábalo, y a min con ello, pensando que diba pa conmigo y s’endolcaba na mio paya o nel mio sayu, porque-y dicíen que de nueche acaecía a estos animales, buscando calor, dir a los trubiecos onde tán les criatures y mesmamente taragañales y faeles tar en peligru. Yo les más de les veces faíame’l dormíu, y peles mañanes dicíame él: “Esta nueche, mozu, ¿nun sentiesti nada? Pues tres la culiebra anduvi, y mesmamente pienso qu’ha dir pa contigo a la cama, que son mui fríes y busquen calor.” “Quiera Dios que nun me muerda -dicía yo-, qu’abondu mieu-y tengo.”
D’esti xeitu andaba tan esteláu y faltu sueñu, que, a mio fe, la culiebra (o culiebru, por meyor dicir) nun osaba royer de nueche nin llevantase al arca; mas de día, mientres taba na ilesia o pel llugar, faía los mios asaltos: y viendo él estos daños y el pocu remediu que podía pone-yos, andaba de nueche, como digo, fechu un trasgu.
Yo tuvi mieu de que con aquelles dilixencies nun atopare la llave qu’embaxo la paya tenía, y paecióme lo más seguro metela de nueche na boca. Porque yá, desque viví col ciegu, teníala tan fecha bolsa qu’acaecióme tener nella dolce o quince maravedís, too en medies blanques, ensin que m’estorbaren pa comer; porque d’otra manera nun yera señor d’una blanca que’l malditu ciegu nun se decatare d’ella, nun dexando costura nin remiendu nel que nun me buscare mui davezu. Pues asina, como digo, metía cada nueche la llave na boca, y dormía ensin rocea de que’l bruxu’l mio amu se decatare d’ella; mas cuando la desgracia ha venir, por demás ta la dilixencia.
Quixenon los mios faos, o por meyor dicir los mios pecaos, qu’una nueche que taba durmiendo, la llave púnxoseme na boca, que debía tener abierta, de tala manera y postura, que l’aire y resoplu que yo durmiendo echaba salía pelo güeco la llave, que yera de canutu, y xiblaba, según el mio desastre quixo, mui recio, de xeitu talu que’l sobresaltáu del mio amu oyólo y creyó ensin duda que yera’l xiblíu la culiebra; y de xuru debía paecelo.
Llevantóse mui sele col so garrote na mano, y al tientu y son de la culiebra allegóse a min con muncha quietú, por nun ser sentíu pola culiebra; y cuando cerca se vio, pensó qu’ellí na paya au yo taba echáu, al calor mío viniere. Llevantando bien el palu, pensando tenela debaxo y da-y tal garrotazu que la matare, descargóme con tol so puxu na cabeza un golpe tan grande, qu’ensin nengún sentíu y mui mal escalabráu me dexó.
Cuando sintió que diere, según yo debía faer gran sentimientu col fieru golpe, cuntaba él que s’allegare a min y dándome voces al altu la lleva, llamándome, procuró faeme acordar. Mas cuando me tocó coles manes, tantiguó’l muchu sangre que me marchaba, y conoció’l dañu que me fixere, y con muncha priesa foi buscar llume. Y llegando con él[38], afayóme nun quexíu, tovía cola mio llave na boca, qu’enxamás la desamparé, la metada afuera, d’aquella mesma manera que debía tar de la que xiblaba con ella.
Ablucáu’l matador de culiebres por qué podría ser aquella llave, miróla, sacándomela del too de la boca, y vio lo que yera, porque nes guardes nada de la so s’estremaba. Foi llueu a probala, y con ella probó’l maleficiu. Debió dicir el cruel cazador: “Afayé’l mur y la culiebra que me daben guerra y me comíen la mio facienda.” De lo qu’asocedió naquellos tres díes siguientes nenguna fe daré, porque pasélos en vientre la ballena[39]; mas de cómo esto que cunté oyí, dempués qu’en min torné, dicir al mio amu, quien a cuantos ellí veníen lo cuntaba per estenso. Al cabu tres díes yo torné nel mio sentíu y vime echáu na mio paya, la cabeza dafechu emplastada y enllena d’aceites y ungüentos y, ablucáu, dixi: “¿Qué ye esto?” Respondióme’l cruel sacerdote: “A fe, que los mures y culiebres que me destruyíen yá los cacé.” Y miré per min, y víme tan maltratáu que llueu sospeché’l mio mal. A esta hora entró una vieya qu’ensalmaba[40], y los vecinos, y entamen quitame encaños de la cabeza y curar el garrotazu. Y como m’afayanon vueltu nel mio sentíu, folgánonse muncho y dixenon: “Pues recordó, prestará-y a Dios que nun seya nada.”
Ehí tornanon de nuevo a cuntar les mios penes y a riles, y yo, pecador, a llorales. Con too esto, diénonme de comer, que taba muertu fame, y malapenes pudienon dame remediu. Y asina, adulces, a los quince díes llevantéme y tuvi ensin peligru, mas non ensin fame, y medio sanu.
Llueu, a otru día que me llevanté, el señor mio amu garróme pela mano y sacóme afuera a la puerta y, puestu na cai, díxome: “Llázaro, dende güei yes tuyu y non míu. Busca amu y vete con Dios, que yo nun quiero na mio compañía tan dilixente sirvidor. Nun ye posible sinón que fores mozu de ciegu.” Y santiguándose de min como si yo tuviere endemongáu, vuelve metese en casa y pieslla la so puerta.




Tratáu Terceru: Cómo Llázaro asitió con un escuderu, y de lo que-y acaeció con él.

D’esti xeitu foime forciao faer de tripes corazón y, adulces, con sofitu la bona xente di comigo nesta insigne ciudá de Toledo, au cola mercé de Dios d’ellí a quince díes zarróseme la mancadura; y mientres taba malu, siempres me daben dalguna llimosna, mas dempués que tuvi sanu, toos me dicíen: “Tu, porreteru y vagamundu yes. Busca, busca un amo a quien sirvas.” “¿Y aú s’atopará esi -dicía yo ente min- si Dios agora de nuevo, como creó’l mundu, nun lu crea?
Andando asina abeyando de puerta en puerta, con mui pocu remediu, porque yá la caridá xubió al cielu, atopóme Dios con un escuderu que diba pela cai con razonable vistíu, bien peñáu, el so pasu y compás n’orde. Miróme, y yo a él, y díxome: “Á rapaz, ¿busques amu?” Yo díxi-y: “Sí, señor.” “Pues ven tres de min -respondióme- que Dios fíxote mercé en topar conmigo. Dalguna bona oración recesti güei.” Y siguilu, dando gracies a Dios polo que-y oyí, y tamién que paecíame, d’acordies col so hábitu y fustax, ser el que yo había menester.
Yera de mañana cuando esti mio tercer amo atopé, y llevóme tres de sí per gran parte la ciudá. Pasábemos peles places u se vendía pan y otres provisiones. Yo pensaba (y mesmamente deseaba) qu’ellí quería cargame de lo que se vendía, porque esta yera propia hora cuando se suel fornir de lo necesario; mas mui a tendíu pasu pasaba per estes coses. “Seique nun lo ve equí al so contentu -dicía yo- y quedrá que lo merquemos n’otru sitiu.”
D’esta manera anduviemos hasta que dienon les once. Entós entró na ilesia mayor, y yo tres d’él, y mui devotamente vilu oyer misa y los otros oficios divinos, hasta que too acabó y la xente coló. Entós saliemos de la ilesia. A bon pasu tendíu entamemos dir per una cai abaxo. Yo diba’l más gayoleru’l mundu al ver que nun nos ocupáremos en buscar de comer. Bien consideré que debía ser home, el mio nuevu amu, que se fornía en xunto[41], y que yá la comida taría a puntu, talo y como yo lo deseaba y mesmamente lo necesitaba.
Nesti tiempu dio’l reló la una dempués de mediudía, y lleguemos a una casa énte la que’l mio amu paró, y yo con él; y tirando’l cabu la capa sobre’l llau izquierdu, sacó una llave de la manga y abrió la so puerta y entremos en casa; esta tenía la entrada escura y llóbrega de xeitu talu que paez que metía mieu a los que nella entraben, magar dientro d’ella había un patiu pequeñu y cuartos razonables.
Desque entremos, quita de sobre sí la so capa y, entrugando si tenía les manes llimpies, secudiémosla y doblémosla, y soplando mui llimpiamente un poyu qu’ellí taba, púnxola nél. Y fecho esto, sentóse cabo d’ella, preguntándome mui per estenso d’aú yera y cómo viniere a aquella ciudá; y yo di-y más llarga cuenta de la que quixera, porque abultábame hora más afayadiza pa mandar poner la mesa y escudellar de la pota que pa lo que me pidía. Con too eso, yo satisfíxilu de la mio persona lo meyor que mentir supi, diciendo los mios bienes y callando lo demás, porque ello abultábame que nun yera afayadizo.
Fecho esto, tevo asina un poco, y yo vi llueu mala señal, por ser yá cuasi les dos y nun-y ver mas fuelgu de comer qu’a un muertu. Dempués d’esto, consideraba qu’aquel tenía pesllada la puerta y que nun sentía arriba nin abaxo pasos de persona viva pela casa. Tolo que yo viere yeren paredes, ensin ver nella siella, ni tayuelu, nin bancu, nin mesa, nin mesmamente arca tala como la yá conocida: finalmente, aquella paecía casa encantada. Tando asina, díxome: “Tu, mozu, ¿comiesti?” “Non, señor -dixi yo-, qu’inda nun dieren les ocho cuando cola vuesa mercé m’alcontré.” “Pues, inda que de mañana, yo yá xintara, y cuando como dalgo asina, fáigote saber qu’hasta la nueche toi d’esta miente. Poro, pásalo como puedas, que dempués cenaremos.”
Vuesa mercé crea, cuando esto-y oyí, que tuvi a piques de cayer del mio estáu, non tanto de fame como por conocer que dafechamente me fore la fortuna adversa. Representánonseme ellí de nuevo les mios fatigues, y volví llorar los mios trabayos; viénoseme ellí a l’alcordanza la consideración que faía cuando pensaba marchar de col clérigu, diciendo que magar aquel yera desventuráu y mísere, seique atopare otru peor: finalmente, ellí lloré la mio trabayosa vida pasada y la mio cercana muerte venidera. Y con too, disimulando lo meyor que pudi: “Señor, mozu soi que nun me fatigo muncho por comer, benditu seya Dios. D’eso podré yo emponderame ente tolos mios iguales por de meyor gargüelu, y asina fui yo lloáu por él fasta güei día polos amos que yo tuvi.” “Virtú ye esa -dixo él- y por eso te quedré yo más, porque’l fartucase ye de los gochos y el comer regladamente ye de los homes de bien.” “¡Bien t’entendí! -dixi yo ente min- ¡maldita tanta melecina y bondá como estos mios amos que yo afayo afayen na fame!”
Púnxime nun cabu’l portal y saqué unos pedazos de pan del sen, que me quedaren de los de por Dios[42]. Él, que vio esto, díxome: “Ven p’acá, mozu. ¿Qué comes?” Yo alleguéme a él y amosé-y el pan. Garróme él un zoquete, de tres que yeren, el meyor y más grande, y díxome: “Pola mio vida, que paez esti bon pan.” “¡Y cómo! ¿Agora -dixi yo-, señor, ye bono?” “Sí, a fe -dixo él-. ¿Aú lo algamesti? ¿Amasánonlu manes llimpies[43]?” “Nun sé yo eso –díxi-y-; mas a min nun me da ascu’l sabor d’ello.” “Asina preste a Dios” –dixo’l probe’l mio amu. Y llevándolu a la boca, entamó dar per él tan fieros bocaos como yo no otro. “Sabrosísimu ta’l pan -dixo-, por Dios.”
Y como vi pa ú apilancaba, dime priesa, porque vilu en disposición, si acababa enantes que yo, d’ufiertase a axudarme colo que me quedare; y con esto acabemos cuasi al empar. Y el mio amu empecipió secudir coles manes unes poques frugues, y bien menudes, qu’en pechu-y quedaren, y entró nun cuartín qu’ellí había, y sacó un xarru esbocáu y non mui nuevu, y desque bebió convidóme a él. Yo, por faeme’l continente[44], dixi: “Señor, nun bebo vinu.” “Agua ye, -respondióme-. Bien pues beber.”
Entós garré’l xarru y bebí, non muncho, porque de sede nun yera la mio congoxa. Asina tuviemos hasta la nueche, falando de coses que m’entrugaba, a les que yo respondí-y lo meyor que supi. Nesti tiempu metióme na cámara onde taba’l xarru del que bebiemos, y díxome: “Mozu, párate ellí y vas ver cómo faemos esta cama, pa que sepias faela d’equí pa en delantre.”
Púnxime d’un cabu y él del otru y fiximos la negra cama, na que nun había muncho que faer, porque ella tenía sobre unos bancos un cañizu, sobre’l que taba tendío la ropa que, por nun se llavar mui de contino, nun abultaba colchón, inda que sirvía d’él, con abondo menos de llana que yera menester. Tendiemos aquel, fayendo cuenta d’ablandialu, lo que yera imposible, porque de lo duro mal se pue faer lo blandio. El diañu’l xergón maldita la cosa tenía dientro de sí, que puestu sobre’l cañizu toles cañes se señalaben y paecíen propiamente’l carrastiellu d’un gochu perruín; y enriba aquel famientu colchón un cobertor de la mesma triba, del que nun pudi alcanzar el color.
Fecha la cama y llegada la nueche, díxome: “Llázaro, yá ye tarde, y d’equí a la plaza hai gran trechu. Tamién nesta ciudá anden munchos lladrones que siendo de nueche roben les capes. Pasemos como podamos y mañana, llegáu’l día, Dios fadrá mercé; porque yo, por tar solu, nun toi forníu, enantes comí estos díes per allá afuera, mas agora hemos faelo d’otra manera.” “Señor, de min -dixi yo- nenguna pena tenga vuesa mercé, que sé pasar una nueche y mesmamente más, si ye menester, ensin comer.” “Vas vivir más y más sanu -respondióme-, porque como dicíemos güei, nun hai cosa tala en mundu pa vivir muncho como comer poco.” “Si per esa vía ye -dixi ente min-, nunca yo morreré, que siempres guardé esa regla por fuercia, y mesmamente espero na mio desgracia tenela tola mio vida.”
Y achucóse na cama, poniendo por cabecera les calces y el xugón, y mandóme echame a los sos pies, lo que fixi; mas ¡malditu’l sueñu que yo dormí! Porque les cañes y los mios salíos güesos en tola nueche dexanon d’amarrase y encendese, que colos mios trabayos, males y fame, pienso que nel mio cuerpu nun había llibra de carne; y tamién, como aquel día nun comiere cuasi nada, rabiaba de fame, la que col sueñu nun tenía amistá. Maldíxime milenta veces -¡Dios me lo perdone!- y a la mio despreciable fortuna, ellí lo más de la nueche, y (lo peor) nun m’atreviendo a revolveme por nun lu espertar, pidí a Dios munches vegaes la muerte.
Llegada la mañana, llevantémonos, y entama llimpiar y secudir les sos calces y xugón y sayu y capa -y yo que lu axudaba en caxigalines- y vístese mui a los sos deleres despacio. Eché-y agua a les manes, peñóse y punxo la so espada nel talabarte[45]y, al tiempu que la ponía, díxome: “¡Oh, si supieres, mozu, que pieza ye esta! Nun hai marcu d’oru en mundu pol que yo la diere. Mas asina en nenguna de cuantes Antonio[46] fixo, acertó a pone-y los aceros tan prestos como esta los tien.” Y sacóla de la vaina y tentóla colos deos, diciendo: “¿Vesla equí? Yo oblígome con ella a azarzanar una aneipada de llana.” Y yo dixi ente min: “Y yo colos mios dientes, inda que nun son d’aceru, un pan de cuatro llibres.”
Volvió metela y cinxóla y un refileru de cuentes grueses del talabarte, y con un pasu sosegáu y el cuerpu arrechu, fayendo con él y cola tiesta mui xentiles ximielgos, echando’l cabu la capa enriba’l costazu y a veces sol brazu, y poniendo la mano drecha en costáu, salió pela puerta, diciendo: “Llázaro, mira pela casa mentanto voi oyer misa, y fai la cama, y vete pola vasía d’agua al ríu, qu’equí embaxo ta, y pieslla la puerta con llave, nun nos roben daqué, y ponla equí en quiciu, por si yo viniere nesi mediu tiempu que pueda entrar.” Y xube pela cai arriba con tan xentil fustaxe y aspeutu, que quien nun lu conociere pensare que fore mui cercanu pariente del conde d’Arcos, o a lo menos camareru que-y daba de vistir. “¡Benditu seyáis vós, Señor -quedé yo diciendo-, que dais la enfermedá y ponéis el remediu! ¿Quién alcontrará a aquel mio señor que nun piense, según el contentu que de sí lleva, qu’anueche cenó bien y durmió en bona cama, y magar agora seya pela mañana, nun lu cunta por mui bien almorzáu? ¡Grandes secretos son, Señor, los que vós faéis y la xente inora! ¿A quién nun engañará aquella bona disposición y razonable capa y sayu y quién pensará qu’aquel xentil home pasó ayeri tol día ensin comer, con aquel garitu pan que’l so criáu Llázaro trexo un día y una nueche n’arca’l so sen, d’au nun se-y podía apegar muncha llimpieza, y güei, llavándose les manes y la cara, a falta de pañu de manes, mandábase de la regaza’l sayu? Naide de xuru lo camentare. ¡Oh Señor, y cuántos d’estos debéis vós tener pel mundu arramaos, que sufren pola negra que llamen honra lo que por vós nun sufriríen!”
Asina taba yo a la puerta, mirando y considerando estes coses y otres muches, hasta que’l señor mio amu traspunxo la llarga y angosta cai, y en viéndolu trasponela, volví entrar en casa, y nun creu andúvila dafechamente, penriba y pembaxo, ensin faer posa nin afayar en qué. Faigo la negra dura cama y garro’l xarru y doi conmigo nel ríu, au nuna güerta vi al mio amu en gran recuesta con dos embozaes muyeres, al paecer de les que naquel llugar nun faen falta, enantes munches tienen por estilu dir nes mañanines del branu a refrescar y almorzar ensin llevar qué per aquelles fresques riberes, con esfotu de que nun ha faltar quien-y lo dea, según les tienen puestes nesta costume aquellos fidalgos del llugar.
Y como digo, él taba ente elles fechu un Macías[47], diciéndo-yos más dulzures qu’Ovidio escribió. Pero como sintieron d’él que taba bien atenrecíu, nun-yos dio vergoña pidi-y d’almorzar col acostumáu pagu. A él, sintiéndose tan fríu de bolsa cuanto taba caliente del estómagu, dio-y tal calafríu que-y robó la color del xestu, y entamó turbase na plática y a poner escuses non válides. Elles, que debían ser bien dueches, cuando-y sintienon la enfermedá, dexánonlu en paz.
Yo, que taba comiendo dellos tueros de berza, colos qu’almorcé, con muncha dilixencia, como mozu nuevu, ensin ser vistu pol mio amu, torné a casa, de la que pensé barrer dalguna parte, que yera bien necesario, mas nun afayé con qué. Púnxime a pensar qué fadría, y paecióme esperar al mio amu hasta que’l día demediare y ver si venía y por ventura traía daqué que comer; mas en baldre foi la mio espera.
Desque vi que yeren les dos y que nun venía y que m’aquexaba la fame, piesllo la mio puerta y pongo la llave au mandó, y vuélvome al mio menester. Con baxa y enferma voz ya inclinaes les mios manes en sen, puestu Dios énte los mios güeyos y la llingua nel so nome, entamo pidir pan peles puertes y cases más grandes que me paecía. Mas como yo esti oficiu lu mamé nel lleche, quiero dicir que col gran maestru’l ciegu lu adeprendí, tan bon discípulu salí que, magar nesti pueblu nun había caridá nin l’añu fore mui abondosu, tan bona maña me di que, enantes que’l reló diere les cuatro, yá tenía yo otres tantes llibres de pan ensilaes nel cuerpu y más d’otres dos nes mangues y en sen. Volvíme a la posada y al pasar pela tripería pidí a una d’aquelles muyeres, y diome un pedazu d’uñu de vaca con otres poques de tripes cocíes.
Cuando llegué a casa, yá’l bonu’l mio amu taba nella, doblada la so capa y puesta nel poyu, y él pasiándose pel patiu. Cuando entré, vieno a min. Pensé que quería reñeme pola allancia, mas meyor lo fixo Dios. Entrugóme d’áu venía. Yo díxi-y: “Señor, hasta que dienon les dos tuvi equí, y desque vi que V.M. nun venía, fuime per esa ciudá a acomendame a la bona xente, y diénonme esto que veis.” Amosé-y el pan y les tripes que nun estremu la regaza traía, a lo qu’él punxo bona cara y dixo: “Pues esperéte pa comer, y desque vi que nun veníes, comí. Mas tu faes como home de bien neso, que más val pidilo por Dios que non robalo, y asina Él m’axude como ello me paez bien. Y solamente t’encomiendo que nun sepian que vives conmigo, polo que toca a la mio honra, inda que bien creo que sedrá secreto, según lo poco que nesti pueblu soi conocíu. ¡Nunca a él yo hubiera venir!” “D’eso pierda, señor, cuidáu –díxi-y yo-, que malditu aquel[48] que nengún tien de pidime esa cuenta nin yo de dala.” “Agora entós, comi, pecador. Que, si a Dios-y presta, llueu nos veremos ensin necesidá; inda que te digo que dempués que nesta casa entré, nunca bien me foi. Debe ser de mal suelu, qu’hai cases desgraciaes y de mal pie, qu’a los que viven nelles apieguen la desgracia. Esta debe ser ensin dulda d’elles; mas yo prométote, acabáu’l mes, nun quedar nella magar me la dean por mía.”
Sentéme n’estremu’l poyu y, por que nun me tuviere por fartón, callé la merienda; y entamo cenar y morder nes mios tripes y pan, y disimuladamente miraba al desventuráu señor míu, que nun xebraba los sos güeyos de les mios regaces, que naquel entós sirvíen de platu. Tanta llástima tenga Dios de min como yo tenía d’él, porque sentí lo que sentía, y munches vegaes pasare per ello y pasaba acaldía. Pensaba si taría bien ufrime a convidalu; mas por dicime yá que comiere, temía que nun diba aceutar el convite. Finalmente, yo deseaba qu’aquel pecador axudare al so trabayu col mio[49], y almorzare como’l día enantes fixo, pues había meyor apareyu, por ser meyor la vianda y menos la mio fame.
Quixo Dios cumplir el mio deséu, y mesmamente pienso que’l so, porque, de la qu’entamé comer y él andaba pasiando allegóse a min y díxome: “Dígote, Llázaro, que tienes en comer la meyor gracia que na mio vida vi a home, y que naide te lo verá faer que nun-y pongas gana inda que nun la tenga.” “La mui bona que tu tienes -dixi yo ente min- faite paecer la mio formosa.” Con too, paecióme axudalu, pues axudábase y abríame camín pa ello, y díxi-y: “Señor, el bon apareyu fai bon artífiz. Esti pan ta sabrosísimu y esti uñu de vaca tan bien cocíu y sazonáu, que nun habrá a quien nun convide col so sabor.” “¿Uñu de vaca ye?” “Sí, señor.” “Dígote que ye’l meyor bocáu del mundu, que nun hai faisán qu’asina me sepia.” “Pues prebe, señor, y verá qué talu ta.”
Póngo-y nes uñes la otra[50]y tres o cuatro raciones de pan de lo más blanco y sentóseme al llau, y entama comer como aquel que tenía gana d’ello, royendo cada güesín d’aquellos meyor qu’un galgu suyu lo fixere. “Con almodrote[51] -dicía- ye esti singular manxar.” “Con meyor salsa lo comes tu”, respondí yo sele. “Por Dios, que me supo como si güei nun comiere bocáu.” “¡Asina me vengan años tan bonos como ello ye!” -dixi yo ente min.
Pidióme’l xarru l’agua y dí-ylu como lu trexere. Ye señal que, pues nun-y faltaba l’agua, que nun-y sobrare al mio amu la comida. Bebiemos, y mui contentos fomos dormir como la nueche pasada. Y por evitar prolixidá, d’esta manera tuviemos ocho o diez díes, diendo’l pecador pela mañana con aquel contentu y pasu acompasáu a papar aire peles cais, teniendo nel probe Llázaro una cabeza de llobu[52]. Contemplaba yo munches vegaes el mio desastre, qu’escapando de los aviles amos que tuviere y buscando meyoría, viniere a atopar con quien non solo nun me mantuviere, mas a quien yo había mantener.
Con too, queríalu, con ver que nun tenía nin podía más, y enantes-y tenía llástima qu’enemistá; y munches vegaes, por llevar a la posada con qu’él lo pasare, pasábalo mal yo. Porque una mañana, llevantándose’l probe en camisa, xubió a lo alto la casa a faer los sos menesteres, y mentanto yo, por salir de sospecha, desenvolubré-y el xugón y les calces qu’a la cabecera dexó, y afayé una bolsina de terciopelu raso fecho cien dobleces y ensin maldita la blanca nin señal de que la tuviere en munchu tiempu. “Esti -dicía yo- ye probe y naide da lo que nun tien. Mas l’atuñáu del ciegu y el malaventuráu fuñu del clérigu que, con dá-ylo Dios a dambos, al ún de mano besada y al otru de llingua suelta[53], me mataben de fame, a aquellos ye xusto desamar y a esti tene-y llástima.”
Dios ye testigu de que güei día, cuando atopo dalgún del so hábitu, con aquel pasu y pompa, téngo-y llástima, al pensar si sufre lo qu’a aquel-y vi sufrir; al que con tola so probitú folgaría de sirvir más qu’a los otros polo que dixi. Solo tenía d’él un poco de descontentu: que quixere yo que nun tuviere tanta fachenda, mas qu’abaxare un poco la so fantasía colo muncho que xubía la so necesidá. Mas, según me paez, ye regla yá ente ellos usada y guardada; inda que nun heba cornáu[54] de troquéu, ha andar el birrete nel so llugar[55]. El Señor lo remedie, que yá con esti mal han de morrer.
Pues, tando yo en tal estáu, pasando la vida que digo, quixo la mio mala fortuna, que de persiguime nun taba fartuca, que nun durare naquella trabayada y vergoñosa vivienda. Y foi, darréu que l’añu nesta tierra fore estéril de pan, que decidió’l Conceyu que tolos probes estranxeros marcharen de la ciudá, con pregón de que’l que d’ellí pa en delantre atoparen se castigare con azotes. Y asina, executando la llei, d’ellí a cuatro díes que’l pregón se dio, vi llevar una procesión de probes azurdellando peles Cuatro Cais, lo que me me metió tan grande medrana, que nunca nun osé xebrame a entrugar.
Equí viere, quien velo pudiere, la abstinencia de mio casa y la tristura y silenciu de los moradores, tanto qu’acaeciónos tar dos o tres díes ensin comer bocáu; nin falaba pallabra. A min diénonme la vida unes muyerines filanderes d’algodón, que faíen bonetes y vivíen al par de nós, coles que yo tuvi vecindá y tratu; que de la miseria que-yos traíen dábenme dalguna cosina, cola que mui pasáu les pasaba[56].
Y nun tenía tanta llástima de min como del probetayu’l mio amu, que n’ocho díes malditu’l bocáu que comió. A lo menos, en casa bien tuviemos ensin comer. Nun sé yo cómo o aú andaba y qué comía. ¡Y velu venir a mediudía la cai abaxo con estiráu cuerpu, más llargu que galgu de bona castra! Y polo que toca a la so negra que dicen honra, garraba una paya de les que nin siquiera había en casa, y salía a la puerta escarbando los dientes que nada ente sí teníen, quexándose inda d’aquel mal solar diciendo: “Malo ta de ver, que failo la desgracia d’esta vivienda. Como ves, ye llóbrega, murnia, escura. Mientres equí teamos, hemos sufrir. Yá deseo qu’acabe esti mes por salir d’ella.”
Pues, tando nesta aflixida y famienta persecución un día, nun sé por qué fortuna o ventura, nel probe poder del mio amu entró un real, col que vieno a casa tan ufanu como si tuviere’l tesoru de Venecia; y con xestu mui gayasperu y risonderu apurriómelu, diciendo: “Toma, Llázaro, que Dios yá va abriendo la so mano. Vete a la plaza y merca pan y vinu y carne: ¡Vamos quebrar el güeyu al diañu! Y más, fáigote saber, por que te fuelgues, qu’alquilé otra casa, y nesta desastrada nun hemos tar más d’en cumpliendo’l mes. ¡Maldita seya ella y el que nella punxo la primer teya, que con mal nella entré! Por Nuesu Señor, cuanto hai que nella vivo, nun comí gota vinu nin bocáu de carne, nin tuvi descansu nengún; mas ¡tala vista tien y tala escuridá y tristura! Vete y ven llueu, y vamos comer güei como condes.”
Garro’l mio real y xarru y, dándo-yos priesa a los pies, entamo xubir la mio cai empobinando los mios pasos a la plaza mui contentu y allegre. Mas ¿qué m’aprovecha si ta constituyío na mio triste fortuna que nengún gociu me venga ensin fracasu? Y asina foi esti; porque diendo la cai arriba, echando la mio cuenta en qué lu emplegaría que fore meyor y más provechosamente gastáu, dando infinites gracies a Dios qu’al mio amu apurriere cuartos, viénome d’esmenu a la escontra un muertu, que pela cai abaxo munchos clérigos y xente nunes andes traíen. Ariméme a la paré pa dexa-yos sitiu, y desque’l cuerpu pasó, veníen llueu al par del llechu una que debía ser muyer del difuntu, cargada de llutu, y con ella otres munches muyeres; quien diba llorando al altu la lleva y diciendo: “Mio maríu y señor, ¿aú vos lleven? ¡A la casa triste y desgraciada, a la casa llóbrega y escura, a la casa onde nunca nun comen nin beben!”
Yo qu’aquello oyí, axuntóseme’l cielu cola tierra, y dixi: “¡Oh probe de min! Pa mio casa lleven esti muertu.” Dexo’l camín que llevaba y fendí per metanes la xente, y vuelvo pela cai abaxo a tol más correr que pudi pa mio casa, y entrando nella entaíno a zarrar, invocando l’auxiliu y favor del mio amu, abrazándome a él, que venga a axudame y a defender la entrada. Y él daqué alteriáu, pensando que fore otra cosa, díxome: “¿Qué ye esto, mozu? ¿Qué voces das? ¿Qué tienes? ¿Por qué pieslles la puerta con esa furia?” “¡Oh señor -dixi yo- acuda equí, que tráennos p’acá un muertu!” “¿Cómo ye, hom?”, respondió él. “Equí arriba lu alcontré, y venía diciendo la so muyer: Oh Mio maríu y señor, ¿Aú vos lleven? ¡A la casa llóbrega y escura, a la casa triste y desgraciada, a la casa onde nunca nun comen nin beben! P’acá, señor, nos lu traen.”
Y ciertamente, cuando’l mio amu esto oyó, inda que nun tenía por qué tar mui risón, rió tanto que mui bon cachu tevo ensin ser a falar. Nesti tiempu tenía yá yo echada la aldaba a la puerta y puestu’l costazu nella por más defensa. Pasó la xente col so muertu, y yo tovía taba roceanu de qu’habíen meténoslu en casa; y dempués que tevo yá más fartu de rir que de comer, el bonu’l mio amu díxome: “Verdá ye, Llázaro; según la vilba lo va diciendo, tu tuviesti razón en pensar lo que pensesti. Mas, pues Dios fíxolo meyor y pasen alantre, abri, abri, y vete por comida.” “Déxalos, señor, qu’acaben de pasar la cai”, dixi yo. Al fin vieno’l mio amu a la puerta la cai, y ábrila animándome, que bien yera menester, según la medrana y alteriación, y volvió empobiname. Mas inda que comiemos bien aquel día, malditu’l gustu que yo garraba nello, nin naquellos tres díes torné nel mio color; y el mio amu mui risón toles veces que s’alcordaba de la mio consideración.
D’esti xeitu tuvi col mio tercer y probe amu, que foi esti escuderu, dellos díes, y en toos deseando saber la intención de la so venida y estancia nesta tierra; porque dende’l primer día que con él asitié, conocí-y que yera estranxeru, pol pocu conocimientu y tratu que con los naturales d’ella[57] tenía. Al fin cumplióse’l mio deséu y supi lo que deseaba; porque un día que comiéremos razonablemente y taba daqué contentu, cuntóme la so facienda y díxome ser de Castiella la Vieya, y que dexare la so tierra namái por nun quitar el bonete a un caballeru, vecín d’él. “Señor -dixi yo- si él yera lo que dicís y tenía más que vós, ¿nun errabais en nun-y lu quitar primero, pues decís qu’él tamién vos lu quitaba?” “Sí lo ye, y sí lo tien, y tamién me lo quitaba él a min; mas, de cuantes veces yo-y lu quitaba primero, nun fore malo ufrise él dalguna y ganame pela mano.” “Paezme, señor –díxi-y yo- que neso yo nun mirare, mayormente colos mios mayores que yo y que tienen más.”
“Yes mozu -respondióme- y nun sientes les coses de la honra, na que’l día de güei ta tol caudal de los homes de bien. Pues fáigote saber que yo soi, como ves, un escuderu; mas ¡xuro a Dios!, si atopo al conde na cai y nun me quita mui bien quitáu dafechamente’l bonete, qu’otra vez que venga, sepia yo entrar nuna casa, finxendo yo nella dalgún negociu, o travesar otra cai, si la hai, enantes que llegue a min, por nun-y lu quitar. Qu’un fidalgu nun debe a otru qu’a Dios y al rei nada, nin ye xusto, siendo home de bien, que se descuide un puntu de tener en muncho la so persona. Alcuérdome qu’un día deshonré na mio tierra a un oficial, y quixi pone-y les manes enriba, porque cada vez que lu atopaba dicíame: ¡Mantenga Dios a vuesa mercé! ¡Vós, don villanu vil -díxi-y yo-! ¿por qué nun sois bien criáu? ¿Manténgavos Dios, habéis dicime, como si fore cualquiera? D’ellí alantre, d’equí p’acullá, quitábame’l bonete y falaba como debía.”
“¿Y nun ye bona manera de saludar un home a otru -dixi yo- dici-y que lu mantenga Dios?” “¡Mirái muncho de noramala! -dixo él-. A los homes de poca arte[58] dícen-ys eso, mas a los más altos, como yo, nun han fala-yos menos de: ¡Beso les manes de vuesa mercé!, o polo menos: ¡Besovos, señor, les manes!, si’l que me fala ye caballeru. Y asina, a aquel de la mio tierra que me fartucaba de mantenimientu[59] más nunca lu quixi sufrir[60], nin sufriría nin sufriré a home del mundu, del rei abaxo, que ¡Mantengavos Dios! me diga.” “Pecador de min -dixi yo-, por eso tien[61] tan pocu cuidáu de mantenete, pues nun sufres que naide-y lo ruegue.”
“Mayormente -dixo- que nun soi tan probe que nun tengo na mio tierra un solar de cases, que de tar elles en pie y bien llabraes, a selce llegües d’onde nací, naquella Costanilla de Valladolid, valdríen más de doscientes vegaes mil maravedís, según podríen faese de grandes y bones; y teo un palombar que, de nun tar valtiáu como ta, diere cada añu más de doscientos palombinos; y otres coses que callo, que dexé polo que tocaba a la mio honra. Y vini a esta ciudá, pensando qu’afayaría un bon asientu, mas nun m’asocedió como pensé. Callóndrigos y señores de la ilesia, munchos atopo, mas ye xente tan fuño que nun los sacará del so pasu tol mundu. Caballeros de media talla, tamién me rueguen; mas sirvir con estos ye gran trabayu, porque d’home habéis convertivos en comodín[62] y si non, ¡andái con Dios! vos dicen. Y les más de les veces son los pagamentos a llargos plazos, y les más y les más ciertes, ensin ganancia. Yá cuando quieren reformar conciencia y satisfaevos los vuesos sudores, sois llibraos na recámara, nun sudáu xugón o rayida capa o sayu. Yá cuando asitia un home con un señor de títulu, tovía pasa la so miseria. ¿Pues seique nun hai en min habilidá pa sirvir y contestar a estos? Por Dios, si con él atopare, mui gran priváu d’él pienso que fore y que mil servicios-y fixere, porque yo sabría menti-y tan bien como otru, y agradalu a les mil maravíes: ri-y yá muncho les sos gracies y costumes, inda que nun foren les meyores del mundu; nunca dici-y cosa con que lu ablayare, magar muncho-y importare; ser mui dilixente na so persona en dichu y fechu; nun me matar por nun faer bien les coses qu’él nun había ver, y poneme a reñer, onde lo oyere, cola xente de serviciu, por que paeciere tener gran cuidáu colo qu’a él tocaba; si reñere con dalgún criáu suyu, dar unos tonucos agudos pa encende-y la ira y que paecieren a cargu’l culpáu; dici-y bien de lo que bien-y tuviere y, pela cueta, ser maliciosu, moflador, acusar a los de casa y a los d’afuera; caciplar y procurar saber de vides ayenes pa cuntá-yles; y otres munches gales d’esta calidá de les que güei día se manden en palaciu. Y a los señores d’él paecen bien, y nun quieren ver nes sos cases homes virtuosos, enantes los tarrecen y tienen en poco y llamen fatos y que nun son persones de negocios nin colos que’l señor pueda descuidase. Y con estos los astutos mándense, como digo, el día de güei, de lo que yo me mandaría. Mas nun quier la mio ventura que lu afaye.”
D’esta manera llamentaba tamién la so adversa fortuna’l mio amu, dándome rellación de la so persona valerosa. Pues, tando nesto, entranon pela puerta un home y una vieya. L’home pídi-y l’alquiler de la casa y la vieya’l de la cama. Faen cuenta, y de dos en dos meses alcanzánon-y lo qu’él nun añu nun alcanzare[63]: atalanto que fonon dolce o trelce reales. Y él dio-yos mui bona respuesta: que saldría a la plaza a trocar una pieza d’a dos, y que volvería a la tarde. Mas la so salida foi ensin vuelta. De mou y manera que pela tarde ellos volvienon, mas foi tarde. Yo díxi-yos qu’inda nun llegare. Aportada la nueche, y él non, yo tuvi mieu de quedar en casa solu, y fui a les vecines y cunté-yos el casu, y ellí dormí. Llegada la mañana, los acreedores vuelven y entruguen pol vecín, mas a esta otra puerta. Les muyeres respuénden-y: “Veis equí al so mozu y la llave la puerta.”
Ellos entrugánonme por él y díxi-yos que nun sabía ónde taba y que tampoco volviere a casa desque salió a trocar la pieza, y que pensaba que de min y d’ellos marchare col troquéu. Desque esto m’oyenon, van por un aguacil y un escribán. Y velequí que vuelven llueu con ellos, y garren la llave, y llámenme, y llamen testigos, y abren la puerta, y entren a embargar la facienda’l mio amu hasta ser pagos de la so delda. Anduvienon tola casa y atopánonla desentrastiada, como cunté, y dícenme: “¿Qué ye de la facienda’l to amu, les sos arques y paños de paré y alfayes de casa?” “Nun sé yo d’eso”, respondí-y. “Ensin dulda -dicen ellos- esta nueche debienon alzalo y llevalo a dalguna parte. Señor aguacil, prendéi a esti mozu, qu’él sabe ónde ta.” Nesto vieno l’aguacil, y echóme mano pel collete’l xugón, diciendo: “Rapaz, tas presu si nun descubres los bienes d’esti amu tuyu.”
Yo, como n’otra tala nun me viere -porque garráu del collete, sí fore munches ya infinites veces, mas yera mansulinamente engancháu per él, pa qu’amosare’l camín al que nun vía- yo tuvi munchu mieu, y llorando prometí-y dicir lo que preguntaben. “Bien ta -dicen ellos-, pues di tolo que sabes, y nun tengas medrana.” Sentóse l’escribán nun poyu pa escribir l’inventariu, entrugándome qué tenía. “Señores -dixi yo-, lo qu’esti mio amu tien, según él me dixo, ye un mui bon solar de cases y un palombar valtiáu.” “Bien ta -dicen ellos-. Por poco qu’eso valga, hai pa compensanos de la delda. ¿Y en qué parte de la ciudá tien eso?”, entrugánonme. “Na so tierra”, respondí. “Por Dios, que ta bonu’l negociu -dixenon ellos-. ¿Y aú ye la so tierra?” “De Castiella la Vieya me dixo él que yera”, díxi-y yo. Riénonse muncho l’aguacil y l’escribán, diciendo: “Abonda rellación ye esta pa cobrar la vuesa delda, inda que fore meyor.” Les vecines, que taben presentes, dixenon: “Señores, esti ye un neñu inocente, y hai pocos díes que ta con esi escuderu, y nun sabe d’él más que vueses merecedes, sinón que’l pecadorín allégase equí a la nuesa casa, y dámos-y de comer lo que podemos por amor de Dios, y peles nueches diba dormir con él.”
Vista la mio inocencia, dexánonme, dándome por llibre. Y l’aguacil y l’escribán piden al home y a la muyer los sos drechos, sobre lo que tuvienon gran espolín y quimera, porque ellos alegaron nun tar obligaos a pagar, pues nun había de qué nin se faía l’embargu. Los otros dicíen que dexaren de dir a otru negociu que-yos importaba más por venir a aquel. Finalmente, dempués de daes munches voces, al cabu carga un axudante del aguacil col vieyu cobertor de la vieya, magar nun diba mui cargáu. Allá van tolos cinco dando voces. Nun sé en qué paró. Cuido yo que’l pecador cobertor pagare por toos, y bien lo merecía, pues el tiempu qu’había reposar y descansar de los trabayos pasaos, andaba alquilándose.
Asina, como cunté, dexóme’l mio probe tercer amu, onde acabé de conocer la mio avil desgracia, pues, señalándose tolo que podría contra min, faía los mios negocios tan al revés, que los amos, que suelen ser dexaos polos mozos, en min nun fore asina, sinón que’l mio amu me dexare y fuxere de min.





Tratáu Cuartu: Cómo Llázaro asitió con un flaire de la Mercé, y de lo que-y acaeció con él.

Tuvi que buscar el cuartu, y esti foi un flaire de la Mercé, que les muyeruques que digo m’empobinanon, al qu’elles llamaben pariente: gran enemigu del coru y de comer en conventu, perdíu por andar afuera, amiguísimu de negocios seglares y visitar, tanto que pienso que rompía él más zapatos que tol conventu. Esti diome los primeros zapatos que rompí na mio vida, mas nun me duranon ocho díes, nin yo pudi col so trote durar más. Y por esto y por otres cosines que nun digo, salí de con él.




Tratáu Quintu: Cómo Llázaro asitió con un bulderu[64], y de les coses que con él pasó.

Nel quintu pola mio ventura di, que foi un bulderu, el más arremangosu y desvengoñáu y el mayor echador d’elles[65] qu’enxamás yo vi nin ver espero nin cuido que naide vio; porque tenía y buscaba xeitos y maneres y mui sutiles invenciones.
N’entrando nos llugares au habíen presentar la bulda, primero presentaba a los clérigos o cures dalgunes cosines, non tampoco de munchu valir nin sustancia: una llechuga murciana, si yera pel tiempu, un par de llimes o llaranxes, un piescu, un par d’albaricoques[66], y a caún la so pera verde[67]. Asina procuraba tenelos propicios por que favorecieren el so negociu y llamaren a los sos feligreses a garrar la bulda.
Ufiertándose-y a él les gracies, informábase de la capacidá d’ellos. Si dicíen qu’entendíen, nun falaba pallabra en llatín por nun dar tropezón; mas aprovechábase d’un xentil y bien faláu romance y de mui arremangosa llingua. Y si sabía que los dichos clérigos yeren de los reverendos (digo que más con cuartos que con lletres, y con reverendes[68]s’ordenen[69]), faíase ente ellos un Santu Tomás y falaba dos hores en llatín: a lo menos paecíalo, magar nun lo yera.
Cuando poles bones nun-y garraben les buldes, buscaba que-y les garraren poles males, y pa ello causaba molesties al pueblu y otres vegaes con mañosos artificios. Y porque tolos[70] que-y vía faer foren llargos de cuntar, voi dicir ún mui sutil y graciosu, col que probaré bien la so capacidá.
Nun llugar de la Sagra de Toledo predicare dos o tres díes, fayendo les sos acostumaes dilixencies, y nun-y garraren bulda, nin al mio ver teníen intención de garrá-yla. Taba dau al diañu con aquello y, atalantando en qué faer, alcordóse de convidar al pueblu, pa, a otru día pela mañana, despidir la bulda.
Y esa nueche, dempués de cenar, punxénonse a xugase la collación[71] él y l’aguacil, y por mor del xuegu dienon en reñer y en tener males pallabres. Él llamó al aguacil lladrón, y l’otru a él falsariu. Sobre esto, el señor comisariu, el mio señor, garró un llanzón[72] qu’en portal au xugaben taba. L’aguacil echó mano a la so espada, qu’en cintu tenía. Al ruíu y voces que toos diemos, acuden los güéspedes y vecinos y métense metanes, y ellos mui enraxonaos procurando desfaese de los qu’en mediu taben pa matase. Mas como la xente al gran ruíu acudiere en masa y la casa taba enllena d’ello, viendo que nun podíen afrentase coles armes, dicíense pallabres inxurioses, ente les que l’aguacil dixo al mio amu que yera falsariu y les buldes que predicaba yeren falses.
Finalmente, que los del pueblu, viendo que nun daben aguantu a ponelos en paz, decidienon llevar al aguacil de la posada a otra parte. Y asina quedó’l mio amu mui enfadáu; y dempués que los güéspedes y vecinos-y roganon qu’aselare y marchare a dormir, coló. Y asina echémonos toos.
Llegada la mañana, el mio amu foi a la ilesia y mandó tocar a misa y al sermón pa despidir la bulda. Y el pueblu axuntóse, y andaba marmullando de les buldes, diciendo que yeren falses y que’l mesmu aguacil reñendo lo descubiere; de mou que pa enriba que teníen mala gana garrala, con aquello dafechamente la tarrecienon.
El señor comisariu xubió al púlpitu y entama’l so sermón, y a animar la xente a que nun quedaren ensin tantu bien ya indulxencia como la santa bulda traía. Tando no meyor del sermón, entra pela puerta la ilesia l’aguacil y, desque fixo oración, llevantóse y con voz alto y posao cuerdamente entamó dicir: “Bonos homes, oyéime una pallabra, que dempués oyeréis a quien quixereis. Yo vini equí con esti charrán[73] que vos predica, quien engañó y dixo que lu favoreciere nesti negociu y que compartiríemos la ganancia. Y agora, vistu’l dañu que fadría a la mio conciencia y a les vueses faciendes, arrepresu polo fecho, declárovos claramente que les buldes que predica son falses, y que nun lu creáis nin les garréis, y que yo nin directe nin indirecte[74] nun soi parte d’elles, y que, de magar, dexo la vara y doi con ella en suelu[75]; y si en dalgún tiempu a esti lu castigaren pola falsedá, que vosotros me seyáis testigos de que yo nun toi con él nin-y doi sofitu pa ello, enantes vos desengaño y vos declaro la so maldá.”
Y acabó’l so razonamientu. Dellos homes honraos qu’ellí taben quixenon llevantase y echar al aguacil afuera la ilesia, por evitar escándalu. Mas el mio amu foi-yos a la mano y mandó-yos a toos que so pena d’escomunión nun lu estorbaren, mas que-y dexaren dicir tolo que quixere. Y asina, él tamién caltevo silenciu, mientres l’aguacil dixo tolo que dixi.
Cuando calló, el mio amu entrugó-y, si quería dicir más, que lo dixere. L’aguacil dixo: “Afarto hai más que dicir de vós y de la vuesa falsedá, mas per agora abasta.” El señor comisariu afincó de rodíes en púlpitu y, puestes les manes y amirando al cielu, dixo asina: “Señor Dios, a quien nenguna cosa s’escuende, enantes toes son manifiestes, y a quien nada nun ye imposible, enantes too posible, tu sabes la verdá y lo inxustamente que m’afrentanon. No qu’a min fai, yo perdónolu porque tu, Señor, me perdones. Nun mires a aquel que nun sabe lo que fai nin diz; mas la inxuria a ti fecha, suplícote, y pídote por xusticia, nun disimules; porque dalgún que tea equí, que seique pensó garrar esta santa bulda, dando creitu a les falses pallabres d’aquel home, dexará de faelo. Y pues ye tantu perxuiciu del próximu, suplícote yo, Señor, que nun lo disimules, mas amuesa llueu equí milagru, y seya d’esta miente: que si ye verdá lo qu’aquel diz y que trayo maldá y falsedá, funda esti púlpitu conmigo y métase siete estaos[76] embaxo tierra, au él y yo enxamás nun apaezamos. Y si ye verdá lo que yo digo y aquel, persuadíu pol demoniu, por quitar y privar a los que tán presentes de tan gran bien, diz maldá, tamién seya castigáu y por toos conocida la so malicia.”
Malpenes acabare la so oración el devotu señor míu, cuando’l negru aguacil cai del so estáu[77] y da tan gran golpe en suelu que la ilesia toa fixo retinxir, y entamó bramar y echar esplumaraxos pela boca y a torcela, y faer visaxes col xestu, dando de pie y de mano, revolviéndose per aquel suelu a una parte y a otra. L’estreldu y les glayíes de la xente yeren tan grandes, que nun s’oyíen unos a otros. Dellos taben espantaos y medranosos. Unos dicíen: “El Señor lu socorra y valga.” Otros: “Bien-y ta, pues llevantaba tan falsu testimoniu.” Finalmente, dellos qu’ellí taben, y al mio paecer non ensin abonda medrana, allegánonse y garránonlu de los brazos, colos que daba fuertes puñaes a los que cerca d’él taben. Otros tiráben-y de les piernes y tuvienon por él reciamente, porque nun había mula falsa en mundu que tan recies pataes diere. Y asina lu tuvienon un bon cachu, porque más de quince homes taben sobre él, y a toos daba a manes enllenes, y si se descuidaben, en focicu.
A too esto, el señor mio amu taba en púlpitu de rodíes, les manes y los güeyos puestos en cielu, tresportáu na divina esencia, que’l plantu y ruíu y voces que na ilesia había nun yeren quien a xebralu de la so divina contemplación. Aquellos bonos homes allegánonse a él, y dando voces esconsoñánonlu y suplicánon-y que quixere socorrer a aquel probe que taba morriendo, y que nun mirare a les coses pasaes nin a los sos dichos malos, pues yá d’ellos tenía’l pagu; mas si en dalgo podría aprovechar pa llibralu del peligru y pasión que carecía, que pol amor de Dios lo fixere, pues ellos víen clara la culpa del culpáu y la verdá y bondá suya, pues a la so petición y venganza’l Señor nun allargó’l castigu.
El señor comisariu, como quien esconsoña d’un dulce suañu, mirólos y miró al delincuente y a tolos qu’alredor taben, y mui posao díxo-yos: “Bonos homes, vós nunca nun habíeis rogar por un home en quien Dios tan señaladamente se señaló; mas pues él nos manda que nun volvamos mal por mal y perdonemos les inxuries, con esfotu podremos suplica-y que cumpla lo que nos manda, y So Maxestá perdone a esti que lu ofendió poniendo enzancu na so santa fe. Vamos toos a suplica-y.”
Y asina baxó del púlpitu y encamentó-yos que mui devotamente suplicaren a Nuesu Señor que tuviere a bien perdonar a aquel pecador, y volvelu na so salú y sanu xuiciu, y arrefundiar d’él el demónganu, si So Maxestá permitiera que pol so gran pecáu entrare nél. Toos afincanon de rodíes, y delantre l’altar colos clérigos empecipiaben a cantar con voz baxo una lletanía. Y viniendo él cola cruz y agua bendito, dempués de cantar sobre él, el señor mio amu, puestes les manes al cielu y los güeyos que cuasi nada se-y amosaba sinón un poco de blancu, entama una oración non menos llarga que devota, cola que fixo llorar a tola xente como suelen faer nos sermones de Pasión, de predicador y auditoriu devotu, suplicando a Nuesu Señor, pues nun quería la muerte’l pecador, sinón la so vida y arrepentimientu, qu’a aquel empobináu pol demoniu y persuadíu pola muerte y pecáu, quixere perdonalu y da-y vida y salú, pa que s’arrepintiere y confesare los sos pecaos.
Y fecho esto, mandó traer la bulda y púnxo-yla na cabeza; y llueu’l pecador del aguacil entamó a poco y a poco a tar meyor y tornar en sí. Y desque recordó, echóse a los pies del señor comisariu y pidió-y perdón, y confesó que dixere aquello pela boca y mandamientu’l demoniu, lo uno por fae-y a él dañu y vengase del enfadu, lo otro y más principal, porque’l demoniu recibía muncha pena del bien qu’ellí se faía en garrar la bulda. El señor mio amu perdonólu, y fixenon amistá ente ellos; y hebo tanta priesa en garrar la bulda, que cuasi nun quedó ensin ella ánima viviente nel llugar: home y muyer, y fíos y fíes, mozos y moces.
Espadióse l’anuncia de lo qu’acaeciere pelos llugares averaos, y cuando a ellos llegábemos, nun yera menester sermón nin dir a la ilesia, que veníen garrala a la posada como si foren peres que se dieren de baldre. De mou y manera qu’en diez o dolce llugares d’aquellos d’alredor onde fomos, echó’l señor mio amu otres tantes mil buldes ensin predicar sermón.
Cuando él fixo l’ensayu, confieso’l mio pecáu, que tamién m’espanté d’ello y cuidé que yera asina, como otros munchos; mas viendo dempués la risa y burlla que’l mio amu y l’aguacil llevaben y faíen del negociu, conocí que fore industriáu pol industriosu ya inventivu del mio amu.
{Acaeciónos n’otru llugar, que nun quiero nomar pola so honra, lo siguiente; y foi que’l mio amu predicó dos o tres sermones y doi a Dios[78] la bulda que garraben. Visto pol astutu’l mio amu lo que pasaba y que, inda que dicía que se fiaben per un añu, ello nun aprovechaba y que taben tan rebeldes en garrala y que’l so trabayu taba perdíu, fixo tocar les campanes pa despidise. Y fechu’l so sermón y despidíu dende’l púlpitu, queriendo yá baxar, llamó al escribán y a min, que diba cargáu con unes alforxes, y fíxonos alleganos al primer escalón, y garró al aguacil les que nes manes llevaba y les que nun tenía nes alforxes, púnxoles xunto a los sos pies, y tornó ponese en púlpitu con cara gayolera y aventar d’ellí de diez en diez y de venti en venti de les sos buldes contra toes partes, diciendo: “Hermanos mios, garrái, garrái de les gracies que Dios vos unvia hasta les vueses cases, y nun vos duela, pues ye obra tan pía la redención de los cativos cristianos que tán en tierra moros. Por que nun arrenieguen de la nuesa santa fe y vaigan a les penes del infiernu, axudáilos siquiera cola vuesa llimosna y con cinco paternostres y cinco avemaríes, pa que salgan de cativeriu. Y mesmamente aprovechen tamién pa los pas y hermanos y parientes que tenéis en Purgatoriu, como lo veréis nesta santa bulda.”
Cuando’l pueblu vio aventales asina, como cosa que se daba de baldre y que venía de la mano Dios, garraben a mamplén, mesmamente pa los neños de trubiecu y pa tolos sos difuntos, cuntando dende los fíos hasta’l menor criáu que teníen, cuntándolos colos deos. Viémonos en tanta priesa, qu’a min aína m’acabaran de romper un probe y vieyu sayu que traía, de manera que certifico a V.M. qu’en poco más d’una hora nun quedó bulda nes alforxes, y foi necesario dir a la posada por más.
Desque los garranon toos, dixo’l mio amu dende’l púlpitu al so escribán y al del conceyu que llevantaren y, pa que se supiere quién yeren los qu’habíen gociar de la santa indulxencia y perdones de la santa bulda y pa qu’él diere bona cuenta d’a quién les unviare, que s’escribieren. Y asina llueu toos de mui bona voluntá dicíen les que garraren, cuntando per orde los fíos y criaos y difuntos. Fechu’l so inventariu, pidió a los alcaldes que por caridá, porque él tenía qué faer n’otra parte, mandaren al escribán que-y diere autoridá sobre l’inventariu[79] y memoria de les qu’ellí quedaben, que, según dicía l’escribán, yeren más de dos mil. Fecho esto, él despidióse con muncha paz y amor, y asina marchemos d’esti llugar; y tovía, enantes que marcháremos,-y entruganon el teniente[80] cura del llugar y los rexidores si la bulda aprovechaba pa les criatures que taben en vientre de les sos madres, a lo qu’él respondió que según les lletres qu’él estudiare que non, que foren entrugalo a los doctores más vieyos qu’él, y qu’esti yera’l so paecer nesti negociu. Y asina marchemos, diendo toos mui gayasperos pol bon negociu.
Dicía’l mio amu al aguacil y al escribán: “¿Que vos paez d’estos villanos[81], que con solo dicir ¡Cristianos vieyos somos!, ensin faer obres de caridá, piensen salvase ensin poner nada de la so facienda? ¡Pues, por vida’l llicenciáu Pascasio Gómez[82], qu’a la so costa sáquense más de diez cativos!”
Y asina fomos hasta otru llugar d’aquel estremu de Toledo, contra la Mancha, que se diz, au atopemos otros más necios en garrar buldes. Feches pol mio amu y los demás que díbemos les nueses dilixencies, en dos fiestes qu’ellí tuviemos nun s’echaren trenta buldes. Visto pol mio amu la gran perdición y la muncha costa que traía, l’astucia que’l sutil del mio amu tevo pa faer estender[83] les sos buldes foi qu’esti día dixo la misa mayor, y dempués d’acabáu’l sermón y vueltu al altar, garró una cruz que traía de poco más d’un palmu, y un braseru de llume qu’enriba l’altar había, que trexeren pa escalecer les manes porque faía munchu fríu, púnxolu detrás del misal ensin que naide arreparare nello, y ellí ensin dicir nada punxo la cruz enriba’l llume. Y, una y bones acabó la misa y echó la bendición, garróla con un pañuelu, bien envolubrada la cruz na mano drecha y na otra la bulda, y asina baxó hasta’l postrer pasal del altar, au fixo que besaba la cruz, y fixo señal de que vinieren adorar nella.
Y asina vinienon los alcaldes los primeros, y los más vieyos del llugar, viniendo ún a ún como s’aveza. Y el primeru que llegó, que yera un alcalde vieyu, inda qu’él-y dio a besar la cruz bien delicadamente, quemó los llabios y apartóse llueu. Y visto esto pol mio amu, díxo-y: “¡Sele, quedo, señor alcalde! ¡Milagru!” Y asina fixenon otros siete u ocho, y a toos-yos dicía: “¡Sele, señores! ¡Milagru!”
Cuando él vio que los caraquemaos yeren abondos pa testigos del milagru, nun quixo dala más a besar. Xubió al pie l’altar y d’ellí dicía coses maravioses, diciendo que pola poca caridá qu’había nellos permitiere Dios aquel milagru y qu’aquella cruz había llevase a la santa ilesia mayor del so Obispáu; que pola poca caridá qu’en pueblu había, la cruz ardía. Foi tanta la priesa qu’hebo en garrar de la bulda, que nun daben aguantu dos escribanos nin los clárigos nin sacristanes a escribir. Cuido de xuru que se garranon más de tres mil buldes, como teo dicho a V.M. Dempués, al partir, él foi con gran reverencia, como ye razón, a garrar la santa cruz, diciendo qu’había faer engarciala n’oru, como yera razón. Rogánon-y muncho’l conceyu y los clérigos del llugar que-yos dexare ellí aquella santa cruz n’alcordanza del milagru ellí acaecíu. Él de nenguna manera quería faelo y al fin, rogáu por tantos, dexó-yosla; asina que diénon-y otra cruz vieya que teníen antigua de plata, que podrá pesar dos o tres llibres, según dicíen.
Y asina marchemos gayoleros col bon troquéu y con negociar bien. En too ello nun vio naide lo enriba dicho nun siendo yo, porque allugábame cerca l’altar pa ver si quedare daqué nes vinaxeres, pa ponelo en cobru[84], como otres vegaes yo lo tenía de costume. Y cuando ellí me vio, punxo’l deu na boca fayéndome señal de que callare. Yo asina lo fixi porque conveníame, inda que, dempués que vi’l milagru, nun coyía en min por aventalo afuera, magar la medrana’l mio astutu amu nun me dexaba cuntá-ylo a naide, nin nunca de min salió, porque garróme xuramentu pa que nun descubriere’l milagru[85]. Y asina lo fixi hasta agora}. Y magar rapaz, cayóme mucho en gracia, y dixi ente min: “¡Cuantes d’estes deben faer estos burlladores ente la xente inocente!”
Finalmente, tuvi con esti mio quintu amu cerca cuatro meses, nos que pasé tamién abondes fatigues {, inda que dábame bien de comer a costa los cures y otros clérigos au diba a predicar.}




Tratáu Sestu: Cómo Llázaro asitió con un capellán, y lo que con él pasó.

Dempués d’esto, asitié con un maestru de pintar panderos pa mole-y los colores, y tamién sufrí mil males.
Siendo yá nesti tiempu bon mozucu, entrando un día na ilesia mayor[86], un capellán d’ella recibióme por suyu, y punxo nel mio poder un pollín y cuatro cántaros y una zurdiella, y entamé carretar agua pela ciudá. Esti foi’l primer escalón que yo xubí pa venir a alcanzar bona vida, porque la mio boca yera midida. Daba cada día al mio amu trenta maravedís ganaos, y los sábados ganaba pa min, y tolo qu’escedía, ente semana, de trenta maravedís.
Foime tan bien nel oficiu qu’al cabu cuatro años que lu usé, con poner na ganancia bon recaldu, aforré pa vistime mui honradamente cola ropa vieyo[87], de lo que merqué un xugón de fustán[88]vieyu y un sayu rayíu de manga trenzada y puerta[89], y una capa que fore frisada[90], y una espada de les vieyes primeres de Cuéllar[91].
Desque me vi n’hábitu d’home de bien, díxi-y al mio amu que garrare’l so pollín, que nun quería siguir más aquel oficiu.




Tratáu Séptimu: Cómo Llázaro asitió con un aguacil, y de lo que-y acaeció con él.

Despidíu del capellán, asitié como home de xusticia con un aguacil, mas viví perpoco con él, por paeceme oficiu peligrosu; mayormente, qu’una nueche escorriénonnos a min y al mio amu a morrillazos y a palos unos retrayíos[92], y al mio amu, qu’esperó, tratánonlu mal, mas a min nun m’alcanzanon. Con esto arrenegué del tratu.
Y pensando de qué mou de vivir fadría’l mio asitiamientu por tener descansu y ganar daqué pa la vieyera, quixo Dios allumame[93] y poneme en camín y manera provechosa; y con favor que tuvi d’amigos y señores, tolos mios trabayos y fatigues hasta entós pasaos fonon pagaos con alcanzar lo que procuré, que foi un oficiu real[94], viendo que nun hai naide que prospere sinón los que lu tienen; nel que’l día de güei vivo y resido a serviciu de Dios y de vuesa mercé.
Y ye que teo cargu d’apregonar el vinu que nesta ciudá se viende, y n’almonedes[95] y coses perdíes[96], acompañar a los que sufren persecuciones pola xusticia y declarar al alta la lleva los sos delitos: pregoneru, falando en bon romance{, y nesti oficiu un día que colgábemos a un apañador[97]en Toledo y llevaba una bona soga d’espartu, conocí y cayí na cuenta de la sentencia qu’aquel mio ciegu amu dixere n’Escalona, y arrepentíme del mal pagu que-y di polo muncho que m’adeprendió, desque, dempués de Dios, diome él industria pa llegar al estáu qu’agora toi.}
Foime tan bien, yo usélu tan fácilmente, que cuasi toles coses tocantes al oficiu pasen pela mio mano: tanto qu’en tola ciudá’l qu’ha poner vinu a vender o daqué, si Llázaro de Tormes nun s’encarga d’ello, faen cuenta de nun sacar provechu.
Nesti tiempu, viendo la mio habilidá y bon vivir, teniendo anuncia de la mio persona’l señor arcipreste de San Salvador, mio señor, y sirvidor y amigu de vuesa mercé, porque-y apregonaba’l so vinu, procuró casame con una criada suya; y visto por min que de tala persona nun podía venir sinón bien y favor, garré’l determín de faelo.
Y asina casé con ella, y hasta agora nun toi arrepresu; porque, acullá de ser bona fía y dilixente criada, teo nel mio señor arcipreste tou favor y sofitu. Y siempres nel añu da-y, en veces, cerca una carga trigu; peles Pascues, la so carne; y cuando’l tiempu los panes votivos, les calces vieyes que dexa[98]; y fíxonos alquilar una casina al par de la suya. Los domingos y fiestes cuasi toes les comíemos en so casa. Mas males llingües, que nunca nun faltanon nin faltarán, nun nos dexen vivir, diciendo nun sé qué, y sí sé qué, de que ven a la mio muyer dir fae-y la cama[99] y fae-y de comer. Y meyor los axude Dios qu’ellos dicen la verdá;{ inda que nesti tiempu siempres tuvi dalguna sospechuca y pasé delles males cenes por esperala dalgunes nueches hasta les llaudes[100] y entá más, y viénome a l’alcordanza lo que’l mio amu’l ciegu me dixo n’Escalona tando garráu del cuernu; inda que, de verdá, siempres pienso que’l diañu tráimelu a l’alcordanza por faeme malcasáu, y nun-y aprovecha} porque, arriendes de nun ser ella muyer que s’ufane d’estes burlles, el mio señor prometióme[101] lo que pienso que cumplirá. Qu’él faló conmigo un día mui llargo delantre d’ella, y díxome: “Llázaro de Tormes, quien ha mirar a dichos de males llingües, nunca prosperará. Digo esto porque nun me maraviare de dalgún[102], viendo entrar en mio casa a la to muyer y salir d’ella. Ella entra mui a la to honra y suya, y esto prométotelo[103]. Polo tanto, nun mires a lo que puen dicir, sinón a lo que te toca, digo al to provechu.” “Señor –díxi-y-, yo determiné arimame a los bonos. Verdá ye que dellos de los mios amigos dixénonme daqué d’eso, y mesmamente, per más de tres veces me certificanon que, enantes que conmigo casare, pariere tres vegaes[104], falando con reverencia de V.M., porque ta ella delantre.”
Entós la mio muyer echó xuramentos sobre sí[105], que yo cuidé la casa fundía con nós, y dempués entamó llorar y echar maldiciones sobre quien conmigo la casare, de tal xeitu que quixere tar muertu enantes que se me soltare aquel asuntu de la boca. Mas yo d’un cabu y el mio señor d’otru, tanto-y diximos y otorgamos qu’aparó’l so llantu, con xuramentu que-y fixi de nunca más na mio vida amenta-y nada d’aquello, y que yo folgaba y tenía por bien qu’ella entrare y saliere, de nueche y de día, pues taba bien seguru de la so bondá. Y asina quedemos toos tres bien conformes. Hasta’l día de güei, nunca naide nos oyó sobre’l casu; enantes, cuando siento que dalguién quier dicir daqué d’ella, atáyolu y dígo-y: “Mira: si sois amigu, nun me digáis cosa que m’ablaye, que nun teo pol mio amigu al que m’ablaya; mayormente si me quieren poner a mal cola mio muyer, que ye la cosa’l mundu que yo mas quiero, y ámola más qu’a min. Y faime Dios con ella mil mercedes y más bien que yo merezo; que yo xuraré sobre la hostia consagrada que ye tan bona muyer como vive dientro les puertes de Toledo[106]. Quien otra cosa me diga, yo mataréme con él.”
D’esti xeitu nun me dicen nada, y yo teo paz en mio casa.
Esto foi’l mesmu añu que’l nuesu victoriosu Emperador nesta insigne ciudá de Toledo entró y tevo nella cortes, y entamóse grande folixa, como vuesa mercé oyería. Pues nesti tiempu taba na mio prosperidá y nel cumal de toa bona fortuna {, y de lo que d’equí pa en delantre m’asocediere avisaré a vuesa mercé.}




[1] Orix. cast. sayete de armas: ‘ropa interior de algodón pegada al cuerpo sobre la cual los caballeros se ponían la malla de hierro y el resto de su armadura’ (Covarruvias).[2] ‘de manera simplaya’.[3] ‘de memoria’.[4] ‘histeries’.[5] ‘nun lo permitía’.[6] ‘que Dios va premiávoslo’.[7] ‘mudábemos de sitiu, marchábemos’. Yera’l día tradicional de frayar o anovar contratos.[8] ‘esfaíase’.[9] ‘los que lleven les recues’.[10] Una de les diez oraciones romances prohibíes en 1559 pol Index Librorum Prohibitorum del inquisidor xeneral Fernando de Valdés, por considerales supersticioses ("Devoción supersticiosa en el Índice de Valdés: la oración de la Emparedada", Las razones del censor. Control ideológico y censura de libros en la primera edad moderna, páxs. 137-160, Marcela Londoño).[11] L’orixinal diz turroneras, un posible error de tresmisión del testu.[12] Orix. cast. rameras.[13] ‘por un maravedí’.[14] Orix. cast. así que así.[15] ‘debes más’.[16] Orix. cast. bodigo 'Panecillo hecho de la flor de la harina, que se suele llevar a la iglesia por ofrenda' (DLE).[17] ‘tan blancu ye’l blancu’l güeyu como blancu (ensin nada) quedaba yo’.[18] ‘roba-y’.[19] ‘la oración’.[20] ‘non que salvare al morribundu’.[21] ‘pidimientu, demanda’.[22] ‘cola fame’.[23] ‘ensin saber qué faer’.[24] ‘nun creu’.[25] ‘enfermedá [que se manifiesta con abonda fiebre cada tres díes]’ (DALLA). Terciana drecha ye ‘fiebre auténtica’.[26] San Xuan yera patrón de los criaos. Pídi-y que nun se decate de l’ausencia de los dos bollos.[27] ‘flecha de cazador’.[28] Pa que nun se notare.[29] ‘fechu que causa disgustu’.[30] Plural irónicu de don.[31] ‘marcando ensin mancar’.[32] ‘con privilexu d’ellos’, esto ye, ‘exenta d’ellos’.[33] ‘los furacos’.[34] ‘armadures metáliques’.[35] ‘proteición’.[36] ‘poca falta’.[37] Lo qu’ha costa-y otra arca.[38] ‘col llume’.[39] Como Xonás.[40] ‘curaba con oraciones’.[41] Los que mercaben al por mayor nun teníen que salir a mercar tolos díes’.[42] ‘de pidir’.[43] ‘esto ye, manes de cristianu vieyu’.[44] ‘por finxir prauticar la virtú de la continencia’.[45] ‘cintu de cueru del que se cuelga'l sable o la espada’.[46] Famosu armeru toledanu del sieglu XV que forxó la espada de Fernando'l Católicu.[47] 'como un gran namoráu'. Macías foi un trovador gallegu que morrió d'amor.[48] ‘aquel cuidáu’.[49] ‘yá taba naguando por qu’él axudare a la so necesidá col miserable frutu’l mio trabayu’.[50] ‘l’uñu’.[51] ‘salsa compuesta de aceite, ajos, queso y otras cosas, con la cual se sazonan las berenjenas' (DLE-DRAE).[52] ‘Una cabeza de llobu yera l’artificiu pa sustentase. La espresión vien d’antiguo: cuando se cazaba un llobu, el cazador pasiaba públicamente la cabeza l’animal y los vecinos dáben-y cuartos n’agradecimientu’.[53] Al clérigu besábase-y la mano al da-y la ufrienda y al ciegu dábase-y la llimosna poles oraciones que rezaba.[54] ‘moneda de valor mui baxu’.[55] ‘inda que nun lleven enriba nin proxa pa dar cambiu, nun quitarán el sombreru pa saludar’.[56] ‘mui pasáu, demacráu, como les frutes pases, diba tirando con aquello’.[57] ‘d’esta tierra’.[58] ‘de baxa condición, non nobles’.[59] ‘que me fartucaba col manténgavos Dios’, con una posible segunda intención, nel sen de ‘que me fartucaba de comida’.[60] ‘aguantar’.[61] ‘Dios’.[62] ‘criáu pa toles coses’.[63] 'l'alquiler alcanzaba lo qu'él nun alcanzaba tener nun añu'.[64] ‘persona que predicaba y vendía buldes’.[65] ‘de buldes’.[66] En realidá, orix. cast. durazno, una variedá del piescu.[67] Regalos (bien probes) pa ganar la voluntá del cura’l llugar. L’orix. cast. emplega peras verdiñales, que refierse a una raza de pera de color verde.[68] ‘cartes de recomendación (poles que se solía pagar un dineru) ente prelaos p’autorizar l’ordenamientu de dalguién. llamábense asina porque diben encabezaes pela espresión “Reverendu en Cristu...”’.[69] Los clérigos reverendos (xeneralmente iletraos y probones) son los que lleganon a cura per aciu de les reverendes. Xenérase una intencionada ambigüedá: nun son clérigos ‘dignos de reverencia’ sinón ‘ordenaos per entemedies d’un procedimientu corruptu ya inmoral’.[70] ‘tolos artificios’.[71] A apostase’l dulce confitáu, «collación», que se daba dempués de cenar, de postre.[72] ‘llanza curtia’.[73] L'orix. cast. emplega l’ax. echacuervo ‘charrán qu'engañaba a la xente cenciello con embullos, pócimes y ungüentos’ (el ‘cuervu’ yera animal col que les supersticiones nomaben al diañu).[74] ‘nin direuta nin indireutamente’, col usu de dos llatinismos que simula’l llinguax xurídicu.[75] Arrenuncia al cargu.[76] estáu: ‘midida d’una persona normal’.[77] ‘cai de tan alto como mide’, esto ye, ‘da-y mal’.[78] En realidá, ‘doi al diañu’.[79] ‘qu’ordenaren al escribán que-y otorgare la autoridá llegal sobre l’inventariu de les buldes concedíes. Esto ye, pa, nel futuru, demandar el pagu per vía xudicial’.[80] ‘sustitutu’.[81] ‘toscos’.[82] Ye’l nome’l bulderu.[83] ‘desfaese de’.[84] ‘pa cobrámelo’. Esto ye, ‘pa bebelo’.[85] ¡Un delincuente dando por bono un actu de xuramentu![86] ‘na catedral’.[87] Tratábalu mui bien, pero entardó cuatro años en vistir con ropa vieyo. Ye sarcasmu: nun lu trataba nada bien.[88] ‘Tela gruesa d’algodón afelpada per una de les dos partes’.[89] ‘apertura al altor del pechu’.[90] ‘col pelo llevantao y enrizao’.[91] En teoría, villa segoviana famosa nos sieglos XV y XVI polos sos espaderos. Pero documentóse tamién un espaderu llamáu Pedro de Cuéllar na Toledo de la dómina.[92] ‘Refugiada en lugar sagrado o de asilo’.[93] Quixo vese una referencia a los allumaos de la dómina, y falóse de condición tala pal autor anónimu del Llazarín.[94] ‘regular y remuneráu’.[95] ‘subastes públiques’.[96] ‘y [apregonar] n’almonedes y [apregonar] coses perdíes’.[97] ‘que paña (lo ayeno)’. Emplegando, polo tanto, pañar col sen de ‘robar, agarrar [lo que nun ye d’ún]’ (DALLA).[98] Da-yles a la moza pa Llázaro.[99] Ye alusión erótica nes canciones medievales.[100] ‘Una de las partes del oficiu divín, que se diz dempués de maitines’.[101] Llamadora pallabra nesti contestu.[102] ‘dalgún mal dichu’.[103] ‘asegúrotelo’.[104] Tres como les negaciones de Pedro. Per otru llau, les acusaciones de partos podíen tapecer una acusación de crime, porque les muyeres desfaíense d’estos neños. [105] ‘conxuró males sobre sí en casu de que mintiere’.[106] ‘la mía ye tan bona muyer como (lo ye cualquier muyer que] vive en Toledo’.
Categoríes: Canal Blogues

Llazarín de Tormes (Tratáu terceru-Tratáu cuartu)

7 Payares, 2016


Cómo Llázaro asitió con un escuderu, y de lo que-y acaeció con él.

D’esti xeitu foime forciao faer de tripes corazón y, adulces, con sofitu la bona xente di comigo nesta insigne ciudá de Toledo, au cola mercé de Dios d’ellí a quince díes zarróseme la mancadura; y mientres taba malu, siempres me daben dalguna llimosna, mas dempués que tuvi sanu, toos me dicíen: “Tu, porreteru y vagamundu yes. Busca, busca un amo a quien sirvas.” “¿Y aú s’atopará esi -dicía yo ente min- si Dios agora de nuevo, como creó’l mundu, nun lu crea?
Andando asina abeyando de puerta en puerta, con mui pocu remediu, porque yá la caridá xubió al cielu, atopóme Dios con un escuderu que diba pela cai con razonable vistíu, bien peñáu, el so pasu y compás n’orde. Miróme, y yo a él, y díxome: “Á rapaz, ¿busques amu?” Yo díxi-y: “Sí, señor.” “Pues ven tres de min -respondióme- que Dios fíxote mercé en topar conmigo. Dalguna bona oración recesti güei.” Y siguilu, dando gracies a Dios polo que-y oyí, y tamién que paecíame, d’acordies col so hábitu y fustax, ser el que yo había menester.
Yera de mañana cuando esti mio tercer amo atopé, y llevóme tres de sí per gran parte la ciudá. Pasábemos peles places u se vendía pan y otres provisiones. Yo pensaba (y mesmamente deseaba) qu’ellí quería cargame de lo que se vendía, porque esta yera propia hora cuando se suel fornir de lo necesario; mas mui a tendíu pasu pasaba per estes coses. “Seique nun lo ve equí al so contentu -dicía yo- y quedrá que lo merquemos n’otru sitiu.”
D’esta manera anduviemos hasta que dienon les once. Entós entró na ilesia mayor, y yo tres d’él, y mui devotamente vilu oyer misa y los otros oficios divinos, hasta que too acabó y la xente coló. Entós saliemos de la ilesia. A bon pasu tendíu entamemos dir per una cai abaxo. Yo diba’l más gayoleru’l mundu al ver que nun nos ocupáremos en buscar de comer. Bien consideré que debía ser home, el mio nuevu amu, que se fornía en xunto[1], y que yá la comida taría a puntu, talo y como yo lo deseaba y mesmamente lo necesitaba.
Nesti tiempu dio’l reló la una dempués de mediudía, y lleguemos a una casa énte la que’l mio amu paró, y yo con él; y tirando’l cabu la capa sobre’l llau izquierdu, sacó una llave de la manga y abrió la so puerta y entremos en casa; esta tenía la entrada escura y llóbrega de xeitu talu que paez que metía mieu a los que nella entraben, magar dientro d’ella había un patiu pequeñu y cuartos razonables.
Desque entremos, quita de sobre sí la so capa y, entrugando si tenía les manes llimpies, secudiémosla y doblémosla, y soplando mui llimpiamente un poyu qu’ellí taba, púnxola nél. Y fecho esto, sentóse cabo d’ella, preguntándome mui per estenso d’aú yera y cómo viniere a aquella ciudá; y yo di-y más llarga cuenta de la que quixera, porque abultábame hora más afayadiza pa mandar poner la mesa y escudellar de la pota que pa lo que me pidía. Con too eso, yo satisfíxilu de la mio persona lo meyor que mentir supi, diciendo los mios bienes y callando lo demás, porque ello abultábame que nun yera afayadizo.
Fecho esto, tevo asina un poco, y yo vi llueu mala señal, por ser yá cuasi les dos y nun-y ver mas fuelgu de comer qu’a un muertu. Dempués d’esto, consideraba qu’aquel tenía pesllada la puerta y que nun sentía arriba nin abaxo pasos de persona viva pela casa. Tolo que yo viere yeren paredes, ensin ver nella siella, ni tayuelu, nin bancu, nin mesa, nin mesmamente arca tala como la yá conocida: finalmente, aquella paecía casa encantada. Tando asina, díxome: “Tu, mozu, ¿comiesti?” “Non, señor -dixi yo-, qu’inda nun dieren les ocho cuando cola vuesa mercé m’alcontré.” “Pues, inda que de mañana, yo yá xintara, y cuando como dalgo asina, fáigote saber qu’hasta la nueche toi d’esta miente. Poro, pásalo como puedas, que dempués cenaremos.”
Vuesa mercé crea, cuando esto-y oyí, que tuvi a piques de cayer del mio estáu, non tanto de fame como por conocer que dafechamente me fore la fortuna adversa. Representánonseme ellí de nuevo les mios fatigues, y volví llorar los mios trabayos; viénoseme ellí a l’alcordanza la consideración que faía cuando pensaba marchar de col clérigu, diciendo que magar aquel yera desventuráu y mísere, seique atopare otru peor: finalmente, ellí lloré la mio trabayosa vida pasada y la mio cercana muerte venidera. Y con too, disimulando lo meyor que pudi: “Señor, mozu soi que nun me fatigo muncho por comer, benditu seya Dios. D’eso podré yo emponderame ente tolos mios iguales por de meyor gargüelu, y asina fui yo lloáu por él fasta güei día polos amos que yo tuvi.” “Virtú ye esa -dixo él- y por eso te quedré yo más, porque’l fartucase ye de los gochos y el comer regladamente ye de los homes de bien.” “¡Bien t’entendí! -dixi yo ente min- ¡maldita tanta melecina y bondá como estos mios amos que yo afayo afayen na fame!”
Púnxime nun cabu’l portal y saqué unos pedazos de pan del sen, que me quedaren de los de por Dios[2]. Él, que vio esto, díxome: “Ven p’acá, mozu. ¿Qué comes?” Yo alleguéme a él y amosé-y el pan. Garróme él un zoquete, de tres que yeren, el meyor y más grande, y díxome: “Pola mio vida, que paez esti bon pan.” “¡Y cómo! ¿Agora -dixi yo-, señor, ye bono?” “Sí, a fe -dixo él-. ¿Aú lo algamesti? ¿Amasánonlu manes llimpies[3]?” “Nun sé yo eso –díxi-y-; mas a min nun me da ascu’l sabor d’ello.” “Asina preste a Dios” –dixo’l probe’l mio amu. Y llevándolu a la boca, entamó dar per él tan fieros bocaos como yo no otro. “Sabrosísimu ta’l pan -dixo-, por Dios.”
Y como vi pa ú apilancaba, dime priesa, porque vilu en disposición, si acababa enantes que yo, d’ufiertase a axudarme colo que me quedare; y con esto acabemos cuasi al empar. Y el mio amu empecipió secudir coles manes unes poques frugues, y bien menudes, qu’en pechu-y quedaren, y entró nun cuartín qu’ellí había, y sacó un xarru esbocáu y non mui nuevu, y desque bebió convidóme a él. Yo, por faeme’l continente[4], dixi: “Señor, nun bebo vinu.” “Agua ye, -respondióme-. Bien pues beber.”
Entós garré’l xarru y bebí, non muncho, porque de sede nun yera la mio congoxa. Asina tuviemos hasta la nueche, falando de coses que m’entrugaba, a les que yo respondí-y lo meyor que supi. Nesti tiempu metióme na cámara onde taba’l xarru del que bebiemos, y díxome: “Mozu, párate ellí y vas ver cómo faemos esta cama, pa que sepias faela d’equí pa en delantre.”
Púnxime d’un cabu y él del otru y fiximos la negra cama, na que nun había muncho que faer, porque ella tenía sobre unos bancos un cañizu, sobre’l que taba tendío la ropa que, por nun se llavar mui de contino, nun abultaba colchón, inda que sirvía d’él, con abondo menos de llana que yera menester. Tendiemos aquel, fayendo cuenta d’ablandialu, lo que yera imposible, porque de lo duro mal se pue faer lo blandio. El diañu’l xergón maldita la cosa tenía dientro de sí, que puestu sobre’l cañizu toles cañes se señalaben y paecíen propiamente’l carrastiellu d’un gochu perruín; y enriba aquel famientu colchón un cobertor de la mesma triba, del que nun pudi alcanzar el color.
Fecha la cama y llegada la nueche, díxome: “Llázaro, yá ye tarde, y d’equí a la plaza hai gran trechu. Tamién nesta ciudá anden munchos lladrones que siendo de nueche roben les capes. Pasemos como podamos y mañana, llegáu’l día, Dios fadrá mercé; porque yo, por tar solu, nun toi forníu, enantes comí estos díes per allá afuera, mas agora hemos faelo d’otra manera.” “Señor, de min -dixi yo- nenguna pena tenga vuesa mercé, que sé pasar una nueche y mesmamente más, si ye menester, ensin comer.” “Vas vivir más y más sanu -respondióme-, porque como dicíemos güei, nun hai cosa tala en mundu pa vivir muncho como comer poco.” “Si per esa vía ye -dixi ente min-, nunca yo morreré, que siempres guardé esa regla por fuercia, y mesmamente espero na mio desgracia tenela tola mio vida.”
Y achucóse na cama, poniendo por cabecera les calces y el xugón, y mandóme echame a los sos pies, lo que fixi; mas ¡malditu’l sueñu que yo dormí! Porque les cañes y los mios salíos güesos en tola nueche dexanon d’amarrase y encendese, que colos mios trabayos, males y fame, pienso que nel mio cuerpu nun había llibra de carne; y tamién, como aquel día nun comiere cuasi nada, rabiaba de fame, la que col sueñu nun tenía amistá. Maldíxime milenta veces -¡Dios me lo perdone!- y a la mio despreciable fortuna, ellí lo más de la nueche, y (lo peor) nun m’atreviendo a revolveme por nun lu espertar, pidí a Dios munches vegaes la muerte.
Llegada la mañana, llevantémonos, y entama llimpiar y secudir les sos calces y xugón y sayu y capa -y yo que lu axudaba en caxigalines- y vístese mui a los sos deleres despacio. Eché-y agua a les manes, peñóse y punxo la so espada nel talabarte[5] y, al tiempu que la ponía, díxome: “¡Oh, si supieres, mozu, que pieza ye esta! Nun hai marcu d’oru en mundu pol que yo la diere. Mas asina en nenguna de cuantes Antonio[6] fixo, acertó a pone-y los aceros tan prestos como esta los tien.” Y sacóla de la vaina y tentóla colos deos, diciendo: “¿Vesla equí? Yo oblígome con ella a azarzanar una aneipada de llana.” Y yo dixi ente min: “Y yo colos mios dientes, inda que nun son d’aceru, un pan de cuatro llibres.”
Volvió metela y cinxóla y un refileru de cuentes grueses del talabarte, y con un pasu sosegáu y el cuerpu arrechu, fayendo con él y cola tiesta mui xentiles ximielgos, echando’l cabu la capa enriba’l costazu y a veces sol brazu, y poniendo la mano drecha en costáu, salió pela puerta, diciendo: “Llázaro, mira pela casa mentanto voi oyer misa, y fai la cama, y vete pola vasía d’agua al ríu, qu’equí embaxo ta, y pieslla la puerta con llave, nun nos roben daqué, y ponla equí en quiciu, por si yo viniere nesi mediu tiempu que pueda entrar.” Y xube pela cai arriba con tan xentil fustaxe y aspeutu, que quien nun lu conociere pensare que fore mui cercanu pariente del conde d’Arcos, o a lo menos camareru que-y daba de vistir. “¡Benditu seyáis vós, Señor -quedé yo diciendo-, que dais la enfermedá y ponéis el remediu! ¿Quién alcontrará a aquel mio señor que nun piense, según el contentu que de sí lleva, qu’anueche cenó bien y durmió en bona cama, y magar agora seya pela mañana, nun lu cunta por mui bien almorzáu? ¡Grandes secretos son, Señor, los que vós faéis y la xente inora! ¿A quién nun engañará aquella bona disposición y razonable capa y sayu y quién pensará qu’aquel xentil home pasó ayeri tol día ensin comer, con aquel garitu pan que’l so criáu Llázaro trexo un día y una nueche n’arca’l so sen, d’au nun se-y podía apegar muncha llimpieza, y güei, llavándose les manes y la cara, a falta de pañu de manes, mandábase de la regaza’l sayu? Naide de xuru lo camentare. ¡Oh Señor, y cuántos d’estos debéis vós tener pel mundu arramaos, que sufren pola negra que llamen honra lo que por vós nun sufriríen!”
Asina taba yo a la puerta, mirando y considerando estes coses y otres muches, hasta que’l señor mio amu traspunxo la llarga y angosta cai, y en viéndolu trasponela, volví entrar en casa, y nun creu andúvila dafechamente, penriba y pembaxo, ensin faer posa nin afayar en qué. Faigo la negra dura cama y garro’l xarru y doi conmigo nel ríu, au nuna güerta vi al mio amu en gran recuesta con dos embozaes muyeres, al paecer de les que naquel llugar nun faen falta, enantes munches tienen por estilu dir nes mañanines del branu a refrescar y almorzar ensin llevar qué per aquelles fresques riberes, con esfotu de que nun ha faltar quien-y lo dea, según les tienen puestes nesta costume aquellos fidalgos del llugar.
Y como digo, él taba ente elles fechu un Macías[7], diciéndo-yos más dulzures qu’Ovidio escribió. Pero como sintieron d’él que taba bien atenrecíu, nun-yos dio vergoña pidi-y d’almorzar col acostumáu pagu. A él, sintiéndose tan fríu de bolsa cuanto taba caliente del estómagu, dio-y tal calafríu que-y robó la color del xestu, y entamó turbase na plática y a poner escuses non válides. Elles, que debían ser bien dueches, cuando-y sintienon la enfermedá, dexánonlu en paz.
Yo, que taba comiendo dellos tueros de berza, colos qu’almorcé, con muncha dilixencia, como mozu nuevu, ensin ser vistu pol mio amu, torné a casa, de la que pensé barrer dalguna parte, que yera bien necesario, mas nun afayé con qué. Púnxime a pensar qué fadría, y paecióme esperar al mio amu hasta que’l día demediare y ver si venía y por ventura traía daqué que comer; mas en baldre foi la mio espera.
Desque vi que yeren les dos y que nun venía y que m’aquexaba la fame, piesllo la mio puerta y pongo la llave au mandó, y vuélvome al mio menester. Con baxa y enferma voz ya inclinaes les mios manes en sen, puestu Dios énte los mios güeyos y la llingua nel so nome, entamo pidir pan peles puertes y cases más grandes que me paecía. Mas como yo esti oficiu lu mamé nel lleche, quiero dicir que col gran maestru’l ciegu lu adeprendí, tan bon discípulu salí que, magar nesti pueblu nun había caridá nin l’añu fore mui abondosu, tan bona maña me di que, enantes que’l reló diere les cuatro, yá tenía yo otres tantes llibres de pan ensilaes nel cuerpu y más d’otres dos nes mangues y en sen. Volvíme a la posada y al pasar pela tripería pidí a una d’aquelles muyeres, y diome un pedazu d’uñu de vaca con otres poques de tripes cocíes.
Cuando llegué a casa, yá’l bonu’l mio amu taba nella, doblada la so capa y puesta nel poyu, y él pasiándose pel patiu. Cuando entré, vieno a min. Pensé que quería reñeme pola allancia, mas meyor lo fixo Dios. Entrugóme d’áu venía. Yo díxi-y: “Señor, hasta que dienon les dos tuvi equí, y desque vi que V.M. nun venía, fuime per esa ciudá a acomendame a la bona xente, y diénonme esto que veis.” Amosé-y el pan y les tripes que nun estremu la regaza traía, a lo qu’él punxo bona cara y dixo: “Pues esperéte pa comer, y desque vi que nun veníes, comí. Mas tu faes como home de bien neso, que más val pidilo por Dios que non robalo, y asina Él m’axude como ello me paez bien. Y solamente t’encomiendo que nun sepian que vives conmigo, polo que toca a la mio honra, inda que bien creo que sedrá secreto, según lo poco que nesti pueblu soi conocíu. ¡Nunca a él yo hubiera venir!” “D’eso pierda, señor, cuidáu –díxi-y yo-, que malditu aquel[8] que nengún tien de pidime esa cuenta nin yo de dala.” “Agora entós, comi, pecador. Que, si a Dios-y presta, llueu nos veremos ensin necesidá; inda que te digo que dempués que nesta casa entré, nunca bien me foi. Debe ser de mal suelu, qu’hai cases desgraciaes y de mal pie, qu’a los que viven nelles apieguen la desgracia. Esta debe ser ensin dulda d’elles; mas yo prométote, acabáu’l mes, nun quedar nella magar me la dean por mía.”
Sentéme n’estremu’l poyu y, por que nun me tuviere por fartón, callé la merienda; y entamo cenar y morder nes mios tripes y pan, y disimuladamente miraba al desventuráu señor míu, que nun xebraba los sos güeyos de les mios regaces, que naquel entós sirvíen de platu. Tanta llástima tenga Dios de min como yo tenía d’él, porque sentí lo que sentía, y munches vegaes pasare per ello y pasaba acaldía. Pensaba si taría bien ufrime a convidalu; mas por dicime yá que comiere, temía que nun diba aceutar el convite. Finalmente, yo deseaba qu’aquel pecador axudare al so trabayu col mio[9], y almorzare como’l día enantes fixo, pues había meyor apareyu, por ser meyor la vianda y menos la mio fame.
Quixo Dios cumplir el mio deséu, y mesmamente pienso que’l so, porque, de la qu’entamé comer y él andaba pasiando allegóse a min y díxome: “Dígote, Llázaro, que tienes en comer la meyor gracia que na mio vida vi a home, y que naide te lo verá faer que nun-y pongas gana inda que nun la tenga.” “La mui bona que tu tienes -dixi yo ente min- faite paecer la mio formosa.” Con too, paecióme axudalu, pues axudábase y abríame camín pa ello, y díxi-y: “Señor, el bon apareyu fai bon artífiz. Esti pan ta sabrosísimu y esti uñu de vaca tan bien cocíu y sazonáu, que nun habrá a quien nun convide col so sabor.” “¿Uñu de vaca ye?” “Sí, señor.” “Dígote que ye’l meyor bocáu del mundu, que nun hai faisán qu’asina me sepia.” “Pues prebe, señor, y verá qué talu ta.”
Póngo-y nes uñes la otra[10]y tres o cuatro raciones de pan de lo más blanco y sentóseme al llau, y entama comer como aquel que tenía gana d’ello, royendo cada güesín d’aquellos meyor qu’un galgu suyu lo fixere. “Con almodrote[11] -dicía- ye esti singular manxar.” “Con meyor salsa lo comes tu”, respondí yo sele. “Por Dios, que me supo como si güei nun comiere bocáu.” “¡Asina me vengan años tan bonos como ello ye!” -dixi yo ente min.
Pidióme’l xarru l’agua y dí-ylu como lu trexere. Ye señal que, pues nun-y faltaba l’agua, que nun-y sobrare al mio amu la comida. Bebiemos, y mui contentos fomos dormir como la nueche pasada. Y por evitar prolixidá, d’esta manera tuviemos ocho o diez díes, diendo’l pecador pela mañana con aquel contentu y pasu acompasáu a papar aire peles cais, teniendo nel probe Llázaro una cabeza de llobu[12]. Contemplaba yo munches vegaes el mio desastre, qu’escapando de los aviles amos que tuviere y buscando meyoría, viniere a atopar con quien non solo nun me mantuviere, mas a quien yo había mantener.
Con too, queríalu, con ver que nun tenía nin podía más, y enantes-y tenía llástima qu’enemistá; y munches vegaes, por llevar a la posada con qu’él lo pasare, pasábalo mal yo. Porque una mañana, llevantándose’l probe en camisa, xubió a lo alto la casa a faer los sos menesteres, y mentanto yo, por salir de sospecha, desenvolubré-y el xugón y les calces qu’a la cabecera dexó, y afayé una bolsina de terciopelu raso fecho cien dobleces y ensin maldita la blanca nin señal de que la tuviere en munchu tiempu. “Esti -dicía yo- ye probe y naide da lo que nun tien. Mas l’atuñáu del ciegu y el malaventuráu fuñu del clérigu que, con dá-ylo Dios a dambos, al ún de mano besada y al otru de llingua suelta[13], me mataben de fame, a aquellos ye xusto desamar y a esti tene-y llástima.”
Dios ye testigu de que güei día, cuando atopo dalgún del so hábitu, con aquel pasu y pompa, téngo-y llástima, al pensar si sufre lo qu’a aquel-y vi sufrir; al que con tola so probitú folgaría de sirvir más qu’a los otros polo que dixi. Solo tenía d’él un poco de descontentu: que quixere yo que nun tuviere tanta fachenda, mas qu’abaxare un poco la so fantasía colo muncho que xubía la so necesidá. Mas, según me paez, ye regla yá ente ellos usada y guardada; inda que nun heba cornáu[14] de troquéu, ha andar el birrete nel so llugar[15]. El Señor lo remedie, que yá con esti mal han de morrer.
Pues, tando yo en tal estáu, pasando la vida que digo, quixo la mio mala fortuna, que de persiguime nun taba fartuca, que nun durare naquella trabayada y vergoñosa vivienda. Y foi, darréu que l’añu nesta tierra fore estéril de pan, que decidió’l Conceyu que tolos probes estranxeros marcharen de la ciudá, con pregón de que’l que d’ellí pa en delantre atoparen se castigare con azotes. Y asina, executando la llei, d’ellí a cuatro díes que’l pregón se dio, vi llevar una procesión de probes azurdellando peles Cuatro Cais, lo que me me metió tan grande medrana, que nunca nun osé xebrame a entrugar.
Equí viere, quien velo pudiere, la abstinencia de mio casa y la tristura y silenciu de los moradores, tanto qu’acaeciónos tar dos o tres díes ensin comer bocáu; nin falaba pallabra. A min diénonme la vida unes muyerines filanderes d’algodón, que faíen bonetes y vivíen al par de nós, coles que yo tuvi vecindá y tratu; que de la miseria que-yos traíen dábenme dalguna cosina, cola que mui pasáu les pasaba[16].
Y nun tenía tanta llástima de min como del probetayu’l mio amu, que n’ocho díes malditu’l bocáu que comió. A lo menos, en casa bien tuviemos ensin comer. Nun sé yo cómo o aú andaba y qué comía. ¡Y velu venir a mediudía la cai abaxo con estiráu cuerpu, más llargu que galgu de bona castra! Y polo que toca a la so negra que dicen honra, garraba una paya de les que nin siquiera había en casa, y salía a la puerta escarbando los dientes que nada ente sí teníen, quexándose inda d’aquel mal solar diciendo: “Malo ta de ver, que failo la desgracia d’esta vivienda. Como ves, ye llóbrega, murnia, escura. Mientres equí teamos, hemos sufrir. Yá deseo qu’acabe esti mes por salir d’ella.”
Pues, tando nesta aflixida y famienta persecución un día, nun sé por qué fortuna o ventura, nel probe poder del mio amu entró un real, col que vieno a casa tan ufanu como si tuviere’l tesoru de Venecia; y con xestu mui gayasperu y risonderu apurriómelu, diciendo: “Toma, Llázaro, que Dios yá va abriendo la so mano. Vete a la plaza y merca pan y vinu y carne: ¡Vamos quebrar el güeyu al diañu! Y más, fáigote saber, por que te fuelgues, qu’alquilé otra casa, y nesta desastrada nun hemos tar más d’en cumpliendo’l mes. ¡Maldita seya ella y el que nella punxo la primer teya, que con mal nella entré! Por Nuesu Señor, cuanto hai que nella vivo, nun comí gota vinu nin bocáu de carne, nin tuvi descansu nengún; mas ¡tala vista tien y tala escuridá y tristura! Vete y ven llueu, y vamos comer güei como condes.”
Garro’l mio real y xarru y, dándo-yos priesa a los pies, entamo xubir la mio cai empobinando los mios pasos a la plaza mui contentu y allegre. Mas ¿qué m’aprovecha si ta constituyío na mio triste fortuna que nengún gociu me venga ensin fracasu? Y asina foi esti; porque diendo la cai arriba, echando la mio cuenta en qué lu emplegaría que fore meyor y más provechosamente gastáu, dando infinites gracies a Dios qu’al mio amu apurriere cuartos, viénome d’esmenu a la escontra un muertu, que pela cai abaxo munchos clérigos y xente nunes andes traíen. Ariméme a la paré pa dexa-yos sitiu, y desque’l cuerpu pasó, veníen llueu al par del llechu una que debía ser muyer del difuntu, cargada de llutu, y con ella otres munches muyeres; quien diba llorando al altu la lleva y diciendo: “Mio maríu y señor, ¿aú vos lleven? ¡A la casa triste y desgraciada, a la casa llóbrega y escura, a la casa onde nunca nun comen nin beben!”
Yo qu’aquello oyí, axuntóseme’l cielu cola tierra, y dixi: “¡Oh probe de min! Pa mio casa lleven esti muertu.” Dexo’l camín que llevaba y fendí per metanes la xente, y vuelvo pela cai abaxo a tol más correr que pudi pa mio casa, y entrando nella entaíno a zarrar, invocando l’auxiliu y favor del mio amu, abrazándome a él, que venga a axudame y a defender la entrada. Y él daqué alteriáu, pensando que fore otra cosa, díxome: “¿Qué ye esto, mozu? ¿Qué voces das? ¿Qué tienes? ¿Por qué pieslles la puerta con esa furia?” “¡Oh señor -dixi yo- acuda equí, que tráennos p’acá un muertu!” “¿Cómo ye, hom?”, respondió él. “Equí arriba lu alcontré, y venía diciendo la so muyer: Oh Mio maríu y señor, ¿Aú vos lleven? ¡A la casa llóbrega y escura, a la casa triste y desgraciada, a la casa onde nunca nun comen nin beben! P’acá, señor, nos lu traen.”
Y ciertamente, cuando’l mio amu esto oyó, inda que nun tenía por qué tar mui risón, rió tanto que mui bon cachu tevo ensin ser a falar. Nesti tiempu tenía yá yo echada la aldaba a la puerta y puestu’l costazu nella por más defensa. Pasó la xente col so muertu, y yo tovía taba roceanu de qu’habíen meténoslu en casa; y dempués que tevo yá más fartu de rir que de comer, el bonu’l mio amu díxome: “Verdá ye, Llázaro; según la vilba lo va diciendo, tu tuviesti razón en pensar lo que pensesti. Mas, pues Dios fíxolo meyor y pasen alantre, abri, abri, y vete por comida.” “Déxalos, señor, qu’acaben de pasar la cai”, dixi yo. Al fin vieno’l mio amu a la puerta la cai, y ábrila animándome, que bien yera menester, según la medrana y alteriación, y volvió empobiname. Mas inda que comiemos bien aquel día, malditu’l gustu que yo garraba nello, nin naquellos tres díes torné nel mio color; y el mio amu mui risón toles veces que s’alcordaba de la mio consideración.
D’esti xeitu tuvi col mio tercer y probe amu, que foi esti escuderu, dellos díes, y en toos deseando saber la intención de la so venida y estancia nesta tierra; porque dende’l primer día que con él asitié, conocí-y que yera estranxeru, pol pocu conocimientu y tratu que con los naturales d’ella[17] tenía. Al fin cumplióse’l mio deséu y supi lo que deseaba; porque un día que comiéremos razonablemente y taba daqué contentu, cuntóme la so facienda y díxome ser de Castiella la Vieya, y que dexare la so tierra namái por nun quitar el bonete a un caballeru, vecín d’él. “Señor -dixi yo- si él yera lo que dicís y tenía más que vós, ¿nun errabais en nun-y lu quitar primero, pues decís qu’él tamién vos lu quitaba?” “Sí lo ye, y sí lo tien, y tamién me lo quitaba él a min; mas, de cuantes veces yo-y lu quitaba primero, nun fore malo ufrise él dalguna y ganame pela mano.” “Paezme, señor –díxi-y yo- que neso yo nun mirare, mayormente colos mios mayores que yo y que tienen más.”
“Yes mozu -respondióme- y nun sientes les coses de la honra, na que’l día de güei ta tol caudal de los homes de bien. Pues fáigote saber que yo soi, como ves, un escuderu; mas ¡xuro a Dios!, si atopo al conde na cai y nun me quita mui bien quitáu dafechamente’l bonete, qu’otra vez que venga, sepia yo entrar nuna casa, finxendo yo nella dalgún negociu, o travesar otra cai, si la hai, enantes que llegue a min, por nun-y lu quitar. Qu’un fidalgu nun debe a otru qu’a Dios y al rei nada, nin ye xusto, siendo home de bien, que se descuide un puntu de tener en muncho la so persona. Alcuérdome qu’un día deshonré na mio tierra a un oficial, y quixi pone-y les manes enriba, porque cada vez que lu atopaba dicíame: ¡Mantenga Dios a vuesa mercé! ¡Vós, don villanu vil -díxi-y yo-! ¿por qué nun sois bien criáu? ¿Manténgavos Dios, habéis dicime, como si fore cualquiera? D’ellí alantre, d’equí p’acullá, quitábame’l bonete y falaba como debía.”
“¿Y nun ye bona manera de saludar un home a otru -dixi yo- dici-y que lu mantenga Dios?” “¡Mirái muncho de noramala! -dixo él-. A los homes de poca arte[18] dícen-ys eso, mas a los más altos, como yo, nun han fala-yos menos de: ¡Beso les manes de vuesa mercé!, o polo menos: ¡Besovos, señor, les manes!, si’l que me fala ye caballeru. Y asina, a aquel de la mio tierra que me fartucaba de mantenimientu[19] más nunca lu quixi sufrir[20], nin sufriría nin sufriré a home del mundu, del rei abaxo, que ¡Mantengavos Dios! me diga.” “Pecador de min -dixi yo-, por eso tien[21] tan pocu cuidáu de mantenete, pues nun sufres que naide-y lo ruegue.”
“Mayormente -dixo- que nun soi tan probe que nun tengo na mio tierra un solar de cases, que de tar elles en pie y bien llabraes, a selce llegües d’onde nací, naquella Costanilla de Valladolid, valdríen más de doscientes vegaes mil maravedís, según podríen faese de grandes y bones; y teo un palombar que, de nun tar valtiáu como ta, diere cada añu más de doscientos palombinos; y otres coses que callo, que dexé polo que tocaba a la mio honra. Y vini a esta ciudá, pensando qu’afayaría un bon asientu, mas nun m’asocedió como pensé. Callóndrigos y señores de la ilesia, munchos atopo, mas ye xente tan fuño que nun los sacará del so pasu tol mundu. Caballeros de media talla, tamién me rueguen; mas sirvir con estos ye gran trabayu, porque d’home habéis convertivos en comodín[22] y si non, ¡andái con Dios! vos dicen. Y les más de les veces son los pagamentos a llargos plazos, y les más y les más ciertes, ensin ganancia. Yá cuando quieren reformar conciencia y satisfaevos los vuesos sudores, sois llibraos na recámara, nun sudáu xugón o rayida capa o sayu. Yá cuando asitia un home con un señor de títulu, tovía pasa la so miseria. ¿Pues seique nun hai en min habilidá pa sirvir y contestar a estos? Por Dios, si con él atopare, mui gran priváu d’él pienso que fore y que mil servicios-y fixere, porque yo sabría menti-y tan bien como otru, y agradalu a les mil maravíes: ri-y yá muncho les sos gracies y costumes, inda que nun foren les meyores del mundu; nunca dici-y cosa con que lu ablayare, magar muncho-y importare; ser mui dilixente na so persona en dichu y fechu; nun me matar por nun faer bien les coses qu’él nun había ver, y poneme a reñer, onde lo oyere, cola xente de serviciu, por que paeciere tener gran cuidáu colo qu’a él tocaba; si reñere con dalgún criáu suyu, dar unos tonucos agudos pa encende-y la ira y que paecieren a cargu’l culpáu; dici-y bien de lo que bien-y tuviere y, pela cueta, ser maliciosu, moflador, acusar a los de casa y a los d’afuera; caciplar y procurar saber de vides ayenes pa cuntá-yles; y otres munches gales d’esta calidá de les que güei día se manden en palaciu. Y a los señores d’él paecen bien, y nun quieren ver nes sos cases homes virtuosos, enantes los tarrecen y tienen en poco y llamen fatos y que nun son persones de negocios nin colos que’l señor pueda descuidase. Y con estos los astutos mándense, como digo, el día de güei, de lo que yo me mandaría. Mas nun quier la mio ventura que lu afaye.”
D’esta manera llamentaba tamién la so adversa fortuna’l mio amu, dándome rellación de la so persona valerosa. Pues, tando nesto, entranon pela puerta un home y una vieya. L’home pídi-y l’alquiler de la casa y la vieya’l de la cama. Faen cuenta, y de dos en dos meses alcanzánon-y lo qu’él nun añu nun alcanzare[23]: atalanto que fonon dolce o trelce reales. Y él dio-yos mui bona respuesta: que saldría a la plaza a trocar una pieza d’a dos, y que volvería a la tarde. Mas la so salida foi ensin vuelta. De mou y manera que pela tarde ellos volvienon, mas foi tarde. Yo díxi-yos qu’inda nun llegare. Aportada la nueche, y él non, yo tuvi mieu de quedar en casa solu, y fui a les vecines y cunté-yos el casu, y ellí dormí. Llegada la mañana, los acreedores vuelven y entruguen pol vecín, mas a esta otra puerta. Les muyeres respuénden-y: “Veis equí al so mozu y la llave la puerta.”
Ellos entrugánonme por él y díxi-yos que nun sabía ónde taba y que tampoco volviere a casa desque salió a trocar la pieza, y que pensaba que de min y d’ellos marchare col troquéu. Desque esto m’oyenon, van por un aguacil y un escribán. Y velequí que vuelven llueu con ellos, y garren la llave, y llámenme, y llamen testigos, y abren la puerta, y entren a embargar la facienda’l mio amu hasta ser pagos de la so delda. Anduvienon tola casa y atopánonla desentrastiada, como cunté, y dícenme: “¿Qué ye de la facienda’l to amu, les sos arques y paños de paré y alfayes de casa?” “Nun sé yo d’eso”, respondí-y. “Ensin dulda -dicen ellos- esta nueche debienon alzalo y llevalo a dalguna parte. Señor aguacil, prendéi a esti mozu, qu’él sabe ónde ta.” Nesto vieno l’aguacil, y echóme mano pel collete’l xugón, diciendo: “Rapaz, tas presu si nun descubres los bienes d’esti amu tuyu.”
Yo, como n’otra tala nun me viere -porque garráu del collete, sí fore munches ya infinites veces, mas yera mansulinamente engancháu per él, pa qu’amosare’l camín al que nun vía- yo tuvi munchu mieu, y llorando prometí-y dicir lo que preguntaben. “Bien ta -dicen ellos-, pues di tolo que sabes, y nun tengas medrana.” Sentóse l’escribán nun poyu pa escribir l’inventariu, entrugándome qué tenía. “Señores -dixi yo-, lo qu’esti mio amu tien, según él me dixo, ye un mui bon solar de cases y un palombar valtiáu.” “Bien ta -dicen ellos-. Por poco qu’eso valga, hai pa compensanos de la delda. ¿Y en qué parte de la ciudá tien eso?”, entrugánonme. “Na so tierra”, respondí. “Por Dios, que ta bonu’l negociu -dixenon ellos-. ¿Y aú ye la so tierra?” “De Castiella la Vieya me dixo él que yera”, díxi-y yo. Riénonse muncho l’aguacil y l’escribán, diciendo: “Abonda rellación ye esta pa cobrar la vuesa delda, inda que fore meyor.” Les vecines, que taben presentes, dixenon: “Señores, esti ye un neñu inocente, y hai pocos díes que ta con esi escuderu, y nun sabe d’él más que vueses merecedes, sinón que’l pecadorín allégase equí a la nuesa casa, y dámos-y de comer lo que podemos por amor de Dios, y peles nueches diba dormir con él.”
Vista la mio inocencia, dexánonme, dándome por llibre. Y l’aguacil y l’escribán piden al home y a la muyer los sos drechos, sobre lo que tuvienon gran espolín y quimera, porque ellos alegaron nun tar obligaos a pagar, pues nun había de qué nin se faía l’embargu. Los otros dicíen que dexaren de dir a otru negociu que-yos importaba más por venir a aquel. Finalmente, dempués de daes munches voces, al cabu carga un axudante del aguacil col vieyu cobertor de la vieya, magar nun diba mui cargáu. Allá van tolos cinco dando voces. Nun sé en qué paró. Cuido yo que’l pecador cobertor pagare por toos, y bien lo merecía, pues el tiempu qu’había reposar y descansar de los trabayos pasaos, andaba alquilándose.
Asina, como cunté, dexóme’l mio probe tercer amu, onde acabé de conocer la mio avil desgracia, pues, señalándose tolo que podría contra min, faía los mios negocios tan al revés, que los amos, que suelen ser dexaos polos mozos, en min nun fore asina, sinón que’l mio amu me dexare y fuxere de min.


  Cómo Llázaro asitió con un flaire de la Mercé, y de lo que-y acaeció con él.

Tuvi que buscar el cuartu, y esti foi un flaire de la Mercé, que les muyeruques que digo m’empobinanon, al qu’elles llamaben pariente: gran enemigu del coru y de comer en conventu, perdíu por andar afuera, amiguísimu de negocios seglares y visitar, tanto que pienso que rompía él más zapatos que tol conventu. Esti diome los primeros zapatos que rompí na mio vida, mas nun me duranon ocho díes, nin yo pudi col so trote durar más. Y por esto y por otres cosines que nun digo, salí de con él.

[1] Los que mercaben al por mayor nun teníen que salir a mercar tolos díes’. [2] ‘de pidir’. [3] ‘esto ye, manes de cristianu vieyu’. [4] ‘por finxir prauticar la virtú de la continencia’. [5] ‘cintu de cueru del que se cuelga'l sable o la espada’. [6] Famosu armeru toledanu del sieglu XV que forxó la espada de Fernando'l Católicu. [7] 'como un gran namoráu'. Macías foi un trovador gallegu que morrió d'amor. [8] ‘aquel cuidáu’. [9] ‘yá taba naguando por qu’él axudare a la so necesidá col miserable frutu’l mio trabayu’. [10] ‘l’uñu’. [11] ‘salsa compuesta de aceite, ajos, queso y otras cosas, con la cual se sazonan las berenjenas' (DLE-DRAE). [12] ‘Una cabeza de llobu yera l’artificiu pa sustentase. La espresión vien d’antiguo: cuando se cazaba un llobu, el cazador pasiaba públicamente la cabeza l’animal y los vecinos dáben-y cuartos n’agradecimientu’. [13] Al clérigu besábase-y la mano al da-y la ufrienda y al ciegu dábase-y la llimosna poles oraciones que rezaba. [14] ‘moneda de valor mui baxu’. [15] ‘inda que nun lleven enriba nin proxa pa dar cambiu, nun quitarán el sombreru pa saludar’. [16] ‘mui pasáu, demacráu, como les frutes pases, diba tirando con aquello’. [17] ‘d’esta tierra’. [18] ‘de baxa condición, non nobles’. [19] ‘que me fartucaba col manténgavos Dios’, con una posible segunda intención, nel sen de ‘que me fartucaba de comida’. [20] ‘aguantar’. [21] ‘Dios’. [22] ‘criáu pa toles coses’. [23] 'l'alquiler alcanzaba lo qu'él nun alcanzaba tener nun añu'.


Categoríes: Canal Blogues

Llazarín de Tormes (Tratáu segundu)

3 Payares, 2016

Cómo Llázaro asitió con un clérigu, y de les coses que con él pasó.

A otru día, nun me paeciendo tar ellí seguru, marché a un llugar que llamen Maqueda, onde m’atopanon los mios pecaos con un clérigu que, llegando a pidir llimosna, m’entrugó si sabía axudar a misa. Yo díxi-y que sí, como yera verdá; que, magar que maltratáu, mil coses bones m’adeprendió’l pecador del ciegu, y una d’elles foi esta. Finalmente, el clérigu recibióme por suyu. Escapé del tuenu y di nel rellámpagu, porque yera’l ciegu pa con esti un Alexandru Magnu, con ser la mesma avaricia, como cunté. Nun digo más sinón que tola miseria’l mundu taba enzarrada nesti. Nun sé si yera de la so collecha, o lo amestare col hábitu de clerecía.
Él tenía un arca vieya y pesllada cola so llave, que traía atada con una aguyeta del capote, y en viniendo el pan votivu[1] de la ilesia, pola so mano yera llueu ellí llanzáu, y tornada a zarrar l’arca. Y en tola casa nun había nenguna cosa de comer, como suel tar n’otres: dalgún tocín colgáu al fumeru, dalgún quesu puestu en dalguna tabla o nel armariu, dalguna manieguina con dellos pedazos de pan que de la mesa sobren; que paezme a min qu’inda que d’ello nun m’aprovechare, cola vista d’ello me consolare. Solamente había una riestra cebolles, y tres la llave nuna cámara a lo cimero la casa. D’estes tenía yo de ración una pa cada cuatro díes; y cuando-y pidía la llave pa dir por ella, si dalgún taba presente, echaba mano al sen y con gran continencia desatábala y dábamela diciendo: “Toma, y vuélvila llueu, y nun faigáis sinón llamber”, como si debaxo d’ella tuvieren toles conserves de Valencia, cuando nun había na dicha cámara, como dixi, maldita la otra cosa que les cebolles colgaes d’un clavu, les qu’él tenía tan bien cuntaes, que si por malos de los mios pecaos me perpasare de más de la mio taxa, costáreme caro.
Finalmente, yo morría de fame. Pues, yá que conmigo tenía poca caridá, consigo mandábase de más. Cinco blanques de carne yera lo qu’ordinariamente xintaba y cenaba. Verdá ye que repartía conmigo del caldu, que de la carne, ¡tan blancu’l güeyu[2]!, nun siendo un poco de pan, y ¡prestare a Dios que me diere la metada! Los sábados cómense nesta tierra cabeces de carneru, y uviábame por una que costaba tres maravedís. Cocía aquella y comía-y los güeyos y la llingua y el cogote y sesos y la carne que nes caxaes tenía, y dábame tolos güesos royíos, y dábamelos en platu, diciendo: “Toma, comi, trunfa, que pa ti ye’l mundu. Meyor vida tienes que’l Papa.” “¡Tala te la dea Dios!”, dicía yo sele ente min.
Al cabu tres selmanes que tuvi con él, vini a tanta ruindá que nun yera teneme nes piernes de pura fame. Vime claramente dir a la sepultura, si Dios y el mio saber nun me remediaren. Pa mandame de les mios mañes nun tenía apareyu, por nun tener en qué da-y asaltu[3]; ya inda que daqué hubiere, nun podía cegalu, como faía al que Dios perdone, si d’aquella cabezada finó, que tovía, inda qu’astutu, al falta-y aquel preciáu sentíu nun me sentía; mas esti otru, nengún hai que tan aguda vista tuviere como él tenía. Cuando al ofertoriu tábemos, nenguna blanca cayía na cáscara que nun yera por él rexistrada: él un güeyu tenía na xente y l’otru nes mios manes. Bailláben-y los güeyos nel craniu como si foren d’azogue. Cuantes blanques ufiertaben tenía cuntaes; y acabáu l’ufiertar, llueu me quitaba la cascarina y la mangaba sobre l’altar. Nun yera yo señor de garra-y una blanca en tol tiempu que con él viví o, por meyor dicir, morrí. De la tabierna nunca nun-y trexi una blanca de vinu, mas aquel poco que de la ufrienda metiere na so arca conduraba de forma tala que durába-y tola selmana, y por esconder la so gran miseria dicíame: “Mira, mozu, los sacerdotes han ser mui templaos nel so comer y beber, y por esto yo nun m’escedo como otros.”
Mas el miserable mentía falsamente, porque en cofradíes y mortorios que recemos, a costa ayena comía como llobu y bebía más qu’un saludador. Y porque dixi de mortorios, Dios me perdone, qu’enxamás fui enemigu de la naturaleza humana sinón entós, y esto yera porque comíemos bien y fartucábenme. Deseaba y mesmamente rogaba a Dios que caldía matare’l suyu. Y cuando dábemos sacramentu a los enfermos, especialmente la estrema unción, cuando manda’l clérigu rezar a los que tán ellí, yo de xuru nun yera’l postreru de la oración, y con tol mio corazón y bona voluntá rogaba al Señor, non que la echare[4] a la parte que más-y prestare[5], como suel dicise, sinón que lu llevare d’esti mundu. Y cuando dalgún d’estos escapaba, ¡Dios me lo perdone!, que milenta vegaes lu daba al diañu, y el que morría otres tantes bendiciones llevaba por min diches. Porque en tol tiempu qu’ellí tuvi, que sedría cuasi seis meses, solamente venti persones morrienon, y estes bien cuido que les maté yo o, por meyor dicir, morrienon a la mio recuesta[6]; porque viendo’l Señor la mio rabiosa y continua muerte, pienso que se folgaba de matalos pa dame vida a min. Mas de lo qu’al presente sufría, nun afayaba remediu, que si’l día qu’enterrábemos yo vivía, los díes que nun había muertu, por quedar bien avezáu a la fartura, tornando a la mio cotidiana fame, más lo sentía. De manera qu’en nada atopaba descansu, salvo na muerte, que yo tamién pa min como pa los otros deseaba delles veces; mas nun la vía, inda que taba siempre en min.
Pensé munches vegaes en dexar a aquel amu atuñáu, mas por dos coses nun lo faía: la primera, por nun m’esfotar nes mios piernes, por medrana de la ruindá que de pura fame me venía; y la otra, consideraba y dicía: “Yo tuvi dos amos: el primeru traíame muertu de fame y, dexándolu, atopé a esti otru, que me tien yá con ella[7] na sepultura. Pues si d’este desisto y doi n’otru más baxu, ¿que sedrá sinón morrer?” Con esto nun osaba ximelgame, porque tenía esfotu en que tolos graos había afayar más malos; y d’abaxar otru puntu, nun sonare Llázaro nin s’oyere en mundu.
Pues, tando nesta aflicción, tala que preste al Señor llibrar d’ella a tou fiel cristianu, y ensin saber dame conseyu[8], viéndome dir de mal en peor, un día que’l desventuráu, avil y miserable del mio amu fore afuera’l llugar, allegóse por acasu a la mio puerta un caldereru, que yo cuido que foi ánxel unviáu a min pela mano de Dios naquel hábitu. Entrugóme si tenía daqué qu’iguar. “En min teníeis bien qué faer, y nun fixereis poco si me remediareis”, dixi sele, que nun m’oyó; mas como nun yera tiempu de gastalu en dicir gracies, allumáu pol Espíritu Santu, díxi-y: “Tíu, perdí una llave d’esta arca, y temo que’l mio señor m’azote. Pola vuesa vida, vei si ente eses que traéis hai dalguna que valga, que yo pagarévoslo.” Entamó probar l’anxélicu caldederu una y otra d’un gran refileru que d’elles traía, y yo axudélu coles mios flaques oraciones. D’esmenu, veo en figura de panes, como dicen, la cara de Dios dientro l’arca; y, abierta, díxi-y: “Yo nun teo cuartos que vos dar pola llave, mas garrái d’ehí’l pagu.”
Él garró un pan votivu d’aquellos, el que meyor-y paeció, y apurriéndome la mio llave marchó mui contentu, dexándome más a min. Mas nun toqué en nada al presente, porque nun fore la falta sentida, y mesmamente, porque me vi de tantu bien señor, que paecióme que la fame nun osaba allegáseme. Vieno’l mísere del mio amu, y quixo Dios que nun mirare pa la oblada que l’ánxel llevare.
Y a otru día, en saliendo de casa, abro’l mio paraísu de pan, y garro ente les manes y dientes un bollu votivu, y en dos creos[9] fíxilu invisible, nun se m’escaeciendo l’arca abierta; y entamo barrer la casa con muncha allegría, paeciéndome con aquel remediu remediar de magar la mio murnia vida. Y asina tuvi con ello aquel día y otru gociosu. Mas nun taba na mio felicidá que me durare muncho aquel descansu, porque llueu, al tercer día, viénome la terciana[10] drecha, y foi que veo d’esmenu al que me mataba de fame sobre la nuesa arca volviendo y revolviendo, cuntando y volviendo cuntar los panes.
Yo disimulaba, y na mio secreta oración y devociones y plegaries dicía: “¡San Xuan y ciégalu[11]!” Dempués que tevo un bon cachu echando la cuenta, per díes y deos cuntando, dixo: “Si nun tuviere a tan bon recaldu esta arca, yo dixere que me garraren d’ella panes; pero de güei pa en delantre, solo por zarrar la puerta a la sospecha, quiero tener bona cuenta con ellos: nueve queden y un cachu.” “¡Nueves males te dea Dios!”, dixi yo ente min. Paecióme colo que dixo pasame’l corazón con saeta de monteru[12], y entamóme l’estómagu a ruxir de fame, viéndose puestu na dieta pasada.
Foi afuera casa; yo, por consolame, abro l’arca, y en viendo’l pan, entamé adorar nél, nun osando recibilo. Cuntélos, por si por ventura’l miserable s’equivocare, y atopé la so cuenta más verdadera de lo que yo quixere. Lo más que yo pudi faer foi da-yos mil besos y, lo más delicadamente que pudi, del partíu partí un poco al sen que yá lo taba[13]; y con aquel pasé aquel día, non tan gayoleru como’l pasáu.
Mas como la fame medraba, mayormente teniendo l’estómagu fechu a más pan aquellos dos o tres díes yá dichos, morría de mala muerte; tanto, qu’otra cosa nun faía en viéndome solu sinón abrir y zarrar l’arca y contemplar naquella cara de Dios, qu’asina dicen los neños. Mas el mesmu Dios, que socorre a los aflixíos, viéndome en tala estrechura, trexo a la mio memoria un pequeñu remediu; que, considerando ente min, dixi: “Esta arquetona ye vieya y grande y ta rota per delles partes, inda que con furacos pequeños. Pue pensase que los mures, entrando nella, faen dañu a esti pan. Sacalo entero nun ye cosa conveniente, porque va ver la falta’l que en tanta me fai vivir. Esto bien se sufre.”
Y entamo esmigayar el pan sobre unos non mui costosos manteles qu’ellí taben; y garro ún y dexo otru, de xeitu qu’en tres o cuatro d’ellos esmigayé’l so poco; dempués, como quien toma llambionada, comílo, y consoléme daqué. Mas él, cuando vieno comer y abrió l’arca, vio’l mal pesar[14], y ensin dulda cuidó que yeren mures los que fixeren el dañu, porque ello taba fecho mui al xeitu qu’ellos avecen faelo. Miró l’arca entera d’un cabu a otru y vió-y dellos furacos per u camentaba qu’entraren. Llamóme, diciendo: “¡Á Llázaro! ¡Mira, mira que persecución vieno esta nueche pol nuesu pan!” Yo amoséme mui maraviáu, entrugándo-y qué sedría. “¡Qué va ser! -dixo él-. Mures, que nun dexen cosa con vida.” Punxémonos a comer, y quixo Dios que mesmamente nesto me fore bien, que cayóme más pan que la miseria qu’avezaba dame, porque rayó con un cuchiellu tolo que pensó que taba ratiao, diciendo: “Comi eso, que’l ratu cosa llimpia ye.”
Y asina aquel día, amestando la ración del trabayu de les mios manes, o de les mios uñes, por meyor dicir, acabemos de comer, magar yo nunca entamaba. Y llueu viénome otru sobresaltu, que foi velu andar solícitu, quitando puntes de les paredes y buscando tablines, coles que clavó y zarró tolos furacos de la vieya arca. “¡Oh, mio Señor! -dixi yo entós-, ¡A cuánta miseria y fortuna y desastres tamos espuestos los nacíos, y qué poco duren los prestos d’esta vida nuesa trabayosa! Veime equí qu’atalantaba con esti probe y atristayáu remediu remediar y pasar la mio miseria, y taba ya daqué allegre y de bona ventura; mas nun quixo la mio desgracia, esconsoñando a esti miserable del mio amu y poniéndo-y más dilixencia de la qu’él, de so, tenía (pues a los míseres, pela mayor parte, nunca d’aquella-yos falta), pa qu’agora, zarrando los furacos del arca, zarrare la puerta al mio consuelu y la abriere a los mios trabayos.”
Asina me llamentaba yo, mentanto’l mio solícitu carpinteru con munches puntes y tablines punxo fin a les sos obres, diciendo: “Agora, donos[15] traidores ratones, conviénvos camudar propósitu, que nesta casa mala medra tenéis.” Desque salió de so casa, fui ver la obra y atopé que nun dexare na triste y vieya arca furacu nin mesmamente per onde pudiere entra-y un mosquitu. Abro cola mio desaprovechada llave, ensin esperanza de sacar provechu, y vi los dos o tres panes empezaos, los que’l mio amo cuidó que taben ratiaos, y d’ellos tovía saqué dalguna miseria, tocándolos perllixeramente, a usu d’esgrimidor duechu[16]. Como la necesidá yera tan gran maestra, viéndome con tanta, siempres, nueche y día, taba pensando na manera que tendría de sofitar el vivir; y pienso que, p’afayar estos negros remedios, yérame lluz la fame, desque dicen que l’enxeñu esconsoña con ella y lo contrario col refalfiu, y asina yera de xuru en min.
Pues tando una nueche desveláu con esti pensamientu, pensando en cómo podría valime y aprovechame del arca, sentí que’l mio amu dormía, porque amosábalo con roncar y nunos resoplíos grandes que daba cuando taba durmiendo. Llevantéme seliquino y, pensando yá pel día no qu’había faer y dexando un cuchiellu vieyu que pellí andaba en sitiu au lu atopare, voime a la triste arca, y per u viere que tenía menos defensa acometíla col cuchiellu, qu’a xeitu barrenu mandéme dél. Y darréu que l’antiquísima arca, por ser de tantos años, la afayé ensin puxu y corazón, enantes mui blandia y acaroñada, rindióseme llueu, y consintió nel so costáu pal mio remediu un bon furacu. Esto fecho, abro mui sele la mancada arca y, al tientu, del pan qu’atopé partíu fixi según enriba ta escrito. Y con aquello dalgún tanto consoláu, volviendo zarrar, volvíme a la mio paya, no que reposé y dormí un poco, lo que faía mal, y echaba-y la culpa al nun comer; y asina sedría, porque de xuru naquel tiempu nun debíen quitame’l sueñu los cuidaos del rei de Francia.
A otru día vio’l dañu’l señor mio amu asina del pan como del furacu que yo fixere, y entamó dar a los diaños los mures y dicir: “¿Qué vamos dicir a esto? ¡Nunca nun sentir ratos nesta casa nun siendo agora!” Y ensin dulda debía dicir verdá; porque si casa había d’haber en reinu xustamente d’ellos privilexada[17], aquella con razón había ser, porque nun suelen morar au nun hai qué comer. Torna buscar puntes pela casa y peles paredes y tablines pa tapá-ylos[18]. Llegada la nueche y el so reposu, llueu me ponía yo en pie col mio apareyu, y cuantos él tapaba de día, destapaba yo de nueche. De tal xeitu foi, y tala priesa nos diemos, qu’ensin dulda por esto debió dicise: “Onde una puerta se pieslla, ábrese otra.” Finalmente, paecíemos tener a estaya la tela de Penélope, pues cuanto él texía de día, frayaba yo de nueche; qu’en pocos díes y nueches punxemos la probe despensa de tala forma, que quien quixere propiamente falar d’ella, más coraces[19] vieyes d’otru tiempu que non arca la llamare, según les puntes y tachueles que sobre sí tenía. Desque vio que nun-y aprovechaba nada’l so remediu, dixo: “Esta arca ta tan maltratada y ye de madera tan vieyo y ruino, que nun habrá ratu de quien se defenda; y va yá tala que, si andamos más con ella, va dexanos ensin guarda[20]; y mesmamente lo peor, qu’inda que fai poca[21], tovía fadrá falta faltando, y va poneme en costa de tres o cuatro reales[22]. El meyor remediu qu’atopo, pues el d’hasta equí nun aprovecha, armaré per adientro a estos ratos malditos.”
Llueu buscó emprestada una ratonera, y con cortezos de quesu qu’a los vecinos pidía, de contino’l guindón taba armáu dientro l’arca, lo que yera pa min singular sofitu; porque, magar yo nun había menester munches salses pa comer, tovía me folgaba colos cortezos del quesu que de la ratonera sacaba, y ensin esto nun perdonaba’l ratiar del bollu.
Cuando atopaba’l pan ratiáu y el quesu comíu y nun cayía’l mur que lu comía, dábase al diañu, y entrugaba a los vecinos qué podría ser comer el quesu y sacalu de la ratonera, y nun cayer nin quedar dientro’l mur, y atopar cayida la trapa l’armadiya. Concluyenon los vecinos que nun yera’l mur el qu’esti dañu faía, porque qué menos que cayer dalguna vez. Díxo-y un vecín: “Na vuesa casa yo alcuérdome que solía andar una culiebra, y esta debe ser ensin dulda. Y lleva razón que, como ye llarga, tien ocasión pa garrar el cebu; ya inda que la garre la trapa enriba, como nun entra toa en dientro, vuelve salir.”
Cuadró a toos lo qu’aquel dixo, y alterió muncho al mio amu; y de magar nun dormía tan a pierna suelta, que cualquier guxán de la madera que de nueche retexare, pensaba ser la culiebra que-y royía l’arca. Poníase llueu en pie, y con un garrote qu’a la cabecera, desque aquello-y dixenon, ponía, daba na pecadora del arca grandes garrotazos, pensando espantar la culiebra. A los vecinos espertábalos col estreldu que faía, y a min nun me dexaba dormir. Diba a la mio paya y esmarallábalo, y a min con ello, pensando que diba pa conmigo y s’endolcaba na mio paya o nel mio sayu, porque-y dicíen que de nueche acaecía a estos animales, buscando calor, dir a los trubiecos onde tán les criatures y mesmamente taragañales y faeles tar en peligru. Yo les más de les veces faíame’l dormíu, y peles mañanes dicíame él: “Esta nueche, mozu, ¿nun sentiesti nada? Pues tres la culiebra anduvi, y mesmamente pienso qu’ha dir pa contigo a la cama, que son mui fríes y busquen calor.” “Quiera Dios que nun me muerda -dicía yo-, qu’abondu mieu-y tengo.”
D’esti xeitu andaba tan esteláu y faltu sueñu, que, a mio fe, la culiebra (o culiebru, por meyor dicir) nun osaba royer de nueche nin llevantase al arca; mas de día, mientres taba na ilesia o pel llugar, faía los mios asaltos: y viendo él estos daños y el pocu remediu que podía pone-yos, andaba de nueche, como digo, fechu un trasgu.
Yo tuvi mieu de que con aquelles dilixencies nun atopare la llave qu’embaxo la paya tenía, y paecióme lo más seguro metela de nueche na boca. Porque yá, desque viví col ciegu, teníala tan fecha bolsa qu’acaecióme tener nella dolce o quince maravedís, too en medies blanques, ensin que m’estorbaren pa comer; porque d’otra manera nun yera señor d’una blanca que’l malditu ciegu nun se decatare d’ella, nun dexando costura nin remiendu nel que nun me buscare mui davezu. Pues asina, como digo, metía cada nueche la llave na boca, y dormía ensin rocea de que’l bruxu’l mio amu se decatare d’ella; mas cuando la desgracia ha venir, por demás ta la dilixencia.
Quixenon los mios faos, o por meyor dicir los mios pecaos, qu’una nueche que taba durmiendo, la llave púnxoseme na boca, que debía tener abierta, de tala manera y postura, que l’aire y resoplu que yo durmiendo echaba salía pelo güeco la llave, que yera de canutu, y xiblaba, según el mio desastre quixo, mui recio, de xeitu talu que’l sobresaltáu del mio amu oyólo y creyó ensin duda que yera’l xiblíu la culiebra; y de xuru debía paecelo.
Llevantóse mui sele col so garrote na mano, y al tientu y son de la culiebra allegóse a min con muncha quietú, por nun ser sentíu pola culiebra; y cuando cerca se vio, pensó qu’ellí na paya au yo taba echáu, al calor mío viniere. Llevantando bien el palu, pensando tenela debaxo y da-y tal garrotazu que la matare, descargóme con tol so puxu na cabeza un golpe tan grande, qu’ensin nengún sentíu y mui mal escalabráu me dexó.
Cuando sintió que diere, según yo debía faer gran sentimientu col fieru golpe, cuntaba él que s’allegare a min y dándome voces al altu la lleva, llamándome, procuró faeme acordar. Mas cuando me tocó coles manes, tantiguó’l muchu sangre que me marchaba, y conoció’l dañu que me fixere, y con muncha priesa foi buscar llume. Y llegando con él[23], afayóme nun quexíu, tovía cola mio llave na boca, qu’enxamás la desamparé, la metada afuera, d’aquella mesma manera que debía tar de la que xiblaba con ella.
Ablucáu’l matador de culiebres por qué podría ser aquella llave, miróla, sacándomela del too de la boca, y vio lo que yera, porque nes guardes nada de la so s’estremaba. Foi llueu a probala, y con ella probó’l maleficiu. Debió dicir el cruel cazador: “Afayé’l mur y la culiebra que me daben guerra y me comíen la mio facienda.” De lo qu’asocedió naquellos tres díes siguientes nenguna fe daré, porque pasélos en vientre la ballena[24]; mas de cómo esto que cunté oyí, dempués qu’en min torné, dicir al mio amu, quien a cuantos ellí veníen lo cuntaba per estenso. Al cabu tres díes yo torné nel mio sentíu y vime echáu na mio paya, la cabeza dafechu emplastada y enllena d’aceites y ungüentos y, ablucáu, dixi: “¿Qué ye esto?” Respondióme’l cruel sacerdote: “A fe, que los mures y culiebres que me destruyíen yá los cacé.” Y miré per min, y víme tan maltratáu que llueu sospeché’l mio mal. A esta hora entró una vieya qu’ensalmaba[25], y los vecinos, y entamen quitame encaños de la cabeza y curar el garrotazu. Y como m’afayanon vueltu nel mio sentíu, folgánonse muncho y dixenon: “Pues recordó, prestará-y a Dios que nun seya nada.”
Ehí tornanon de nuevo a cuntar les mios penes y a riles, y yo, pecador, a llorales. Con too esto, diénonme de comer, que taba muertu fame, y malapenes pudienon dame remediu. Y asina, adulces, a los quince díes llevantéme y tuvi ensin peligru, mas non ensin fame, y medio sanu.
Llueu, a otru día que me llevanté, el señor mio amu garróme pela mano y sacóme afuera a la puerta y, puestu na cai, díxome: “Llázaro, dende güei yes tuyu y non míu. Busca amu y vete con Dios, que yo nun quiero na mio compañía tan dilixente sirvidor. Nun ye posible sinón que fores mozu de ciegu.” Y santiguándose de min como si yo tuviere endemongáu, vuelve metese en casa y pieslla la so puerta.


[1] Orix. cast. bodigo 'Panecillo hecho de la flor de la harina, que se suele llevar a la iglesia por ofrenda' (DLE).[2] ‘tan blancu ye’l blancu’l güeyu como blancu (ensin nada) quedaba yo’.[3] ‘roba-y’.[4] ‘la oración’.[5] ‘non que salvare al morribundu’.[6] ‘pidimientu, demanda’.[7] ‘cola fame’.[8] ‘ensin saber qué faer’.[9] ‘nun creu’.[10] ‘enfermedá [que se manifiesta con abonda fiebre cada tres díes]’ (DALLA). Terciana drecha ye ‘fiebre auténtica’.[11] San Xuan yera patrón de los criaos. Pídi-y que nun se decate de l’ausencia de los dos bollos.[12] ‘flecha de cazador’.[13] Pa que nun se notare.[14] ‘fechu que causa disgustu’.[15] Plural irónicu de don.[16] ‘marcando ensin mancar’.[17] ‘con privilexu d’ellos’, esto ye, ‘exenta d’ellos’.[18] ‘los furacos’.[19] ‘armadures metáliques’.[20] ‘proteición’.[21] ‘poca falta’.[22] Lo qu’ha costa-y otra arca.[23] ‘col llume’.[24] Como Xonás.[25] ‘curaba con oraciones’.
Categoríes: Canal Blogues

Llazarín de Tormes (Tratáu primeru)

3 Payares, 2016

Cunta Llázaro la so vida, y de quién foi fíu.

Pues sepia V.M. énte toles coses qu’a min llámenme Llázaro de Tormes, fíu de Tomé González y d’Antona Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca. El mio nacimientu foi dientro’l ríu Tormes, y por mor d’ello garré’l sobrenome, y foi d’esta miente. Mio pá, que Dios perdone, tenía’l cargu d’atender una molienda d’un molín, que ta a la vera aquel ríu, na que foi molineru más de quince años; y tando mio ma una nueche en molín, preñada de min, garróla’l partu y parióme ellí; de manera que con verdá puedo dicir que nací nel ríu. Pues siendo yo neñu d’ocho años, achacanon a mio pá delles sangríes mal feches nos costales de los qu’ellí a moler veníen, polo que foi presu, y confesó y nun negó y sufrió persecución pola xusticia. Espero en Dios que tea na Gloria, pues l’Evanxeliu llámalos bonaventuraos. Nesti tiempu fíxose cierta armada contra los moros, ente los que foi mio pá, qu’entós taba esterráu pol desastre yá dichu, con cargu d’acemileru d’un caballeru qu’allá foi, y col so señor, como lleal criáu, finó la so vida.
La mio vilba madre, al vese ensin home y ensin ablugu, determinó arimarse a los bonos pa ser ún d’ellos, y vieno vivir a la ciudá, y alquiló una casina, y metióse a faer de comer a dellos estudiantes, y llavaba la ropa a dellos mozos de caballos del Comendador de la Magdalena, de manera que foi frecuentando les cortes. Ella y un home prietu d’aquellos que curiaben les besties enguedeyánonse. Esti, dalgunes veces, venía a la nuesa casa, y marchaba pela mañana; otres veces llegaba de día a la puerta, cola xida de mercar güevos, y entraba en casa. A min, al principiu de la so entrada, cafiábame y tenía-y mieu, viendo’l color y el mal xestu que tenía; mas desque vi que cola so venida ameyoraba la xinta, fui queriéndolu, porque siempre traía pan, pedazos de carne, y nel iviernu lleños colos qu’escalecíemos. De mou y manera que, continuando cola posada y cola parola, mio ma acabó dándome un negrín mui guapu, al que yo ponía al caballín y axudaba a arropar. Y alcuérdome que, tando’l negru de mio pá trebeyando col ñácaru, como’l neñu nos vía a mio ma y a min blancos, y a él non, fuxía d’él con mieu pa mio ma, y señalando col deu dicía: “¡Ma, cocu!”.
Respondió él riendo: “¡Fideputa!”
Yo, inda que bien mozu, noté aquella pallabra del mio hermanín, y dixi ente min “¡Cuántos debe haber en mundu que fuxen d’otros porque nun se ven a sí mesmos!”
Quixo la nuesa fortuna que la parola de Zaide, qu’asina se llamaba, llegó a oreyes del mayordomu, y pescudando daqué, afayó que la xusta metá de la cebada, que pa les besties-y daben, furtaba, y salváu, lleña, restiellos, mandiles, y les mantes y sábanes de los caballos finxía perdíos, y cuando otra cosa nun tenía, desferraba les besties, y con too esto acudía a mio ma pa criar al mio hermanín. Nun nos maraviemos d’un clérigu nin d’un flaire, por qu’ún furta de los probes y l’otru de casa pa les sos devotes y p’axuda d’otro tanto, cuando a un probe esclavu l’amor lu animaba a esto. Y probóse-y cuanto digo y mesmamente más, porque a min con amenaces m’entrugaben, y como neñu respondía, y descubría cuanto sabía con mieu, hasta delles ferradures que por mandáu de mio ma vendí a un ferreru. Al triste’l mio padrastru azurdellánonlu y pringánonlu, y a mio ma púnxo-y por pena la xusticia, sobre l’acostumada centena, que nun entrare en casa l’enriba dichu Comendador, nin acoyere na so al mancáu Zaide.
Pa que nun fore’l calderu onde fora l’asa, la triste esforzóse y cumplió la sentencia; y por evitar peligru y quitase de males llingües, foi sirvir a los qu’entós vivíen en mesón de la Solana; y ellí, sufriendo milenta molesties, acabó de criase’l mio hermanín hasta que supo andar, y yo hasta ser bon mozucu, que diba a los güéspedes por vinu y veles y polo demás que me mandaben.
Nesti tiempu vieno posar al mesón un ciegu, al que, paeciéndo-y que yo sedría quien pa guialu, pidióme a mio ma, y ella comendóme a él, diciéndo-y que yera fíu d’un bon home, que por ensalzar la fe morriere na de los Gelves, y qu’ella confiaba en Dios que nun saldría pior home que mio pá, y que-y rogaba me tratare bien y mirare por min, pues yera güérfanu. Él respondió-y qu’asina diba faelo, y que me recibía non por mozu sinón por fíu. Y asina entamé sirvir y guiar al mio nuevu y vieyu amu.
Desque tuviemos en Salamanca dellos díes, paeciéndo-y al mio amu que nun yera la ganancia al so gustu, determinó marchar d’ellí; y cuando tuviemos que marchar, yo fui ver a mio ma, y llorando dambos, diome la so bendición y dixo: “Fíu, yá sé que nun voi vete más. Procura ser bonu, y Dios te guíe. Criéte y púnxite con bon amu. Valte por ti.”
Y, asina, marché pa col mio amu, que taba esperándome. Saliemos de Salamanca, y llegando a la ponte, hai a la entrada d’ella un animal de piedra, que cuasi tien forma de güe, y el ciegu mandóme que m’allegare cerca l’animal, y puestu ellí, díxome: “Llázaro, allega la oreya a esti güe, y vas oyer gran ruíu dientro d’él.”
Yo alleguéla simplemente[1], cuidando que yera asina; y en sintiendo que tenía la cabeza al par la piedra, afirmó recio la mano y dióme un gran cabezazu nel diañu’l güe, que más de tres díes me duró’l dolor de la cornada, y díxome: “Fatu, apriende que’l mozu’l ciegu un migayu ha saber más que’l diañu”, y rió muncho la burlla.                   Paecióme que, naquel instante, esconsoñé de la simpleza en que como neñu dormíu taba. Dixi ente min: “Verdá diz esti, que conviénme avivar el güeyu y espabilar, pues toi solu, y pensar cómo me sepia valir.” Entamemos el nuesu camín, y en mui pocos díes adeprendióme xirigonza y, como me vía de bon enxeñu, folgábase muncho, y dicía: “Yo oru o plata nun puedo dátelo, mas conseyos pa vivir voi adeprendete munchos.” Y foi asina, que dempués de Dios, diome esti la vida y, siendo ciegu, allumóme y empobinóme na carrera de vivir. Fuelgo de cuntar a V.M. estes neñeríes p’amosar cuánta virtú seya saber los homes xubir siendo baxos, y dexase baxar siendo altos, cuántu viciu.
Pues volviendo al bonu’l mio ciegu y cuntando les sos coses, sepia V.M. que desque Dios creó’l mundu, nengún nun formó más astutu nin xagaz. Nel so oficiu yera un águila; mui bien d’oraciones sabía de coru[2]: un chipre baxu, reposáu y mui sonoru que faía retinxir la ilesia au rezaba, un rostru humildosu y devotu que con mui bon fustax ponía cuando rezaba, ensin faer xestos nin visaxes cola boca nin colos güeyos, como otros avecen faer. Arriendes d’esto, tenía otres milenta formes y maneres de sacar los cuartos. Dicía saber oraciones pa munchos y estremaos efeutos: pa muyeres que nun paríen, pa les que taben de partu, pa les que yeren malcasaes, que los sos homes les quixeren bien; echaba pronósticos a les preñaes, si traía fíu o fía. Pues en casu de medicina, dicía que Galeno nun supo la metá qu’él pa muela, esvanecimientos, males de madre[3]. Finalmente, naide-y dicía carecer dalgún sufrimientu, que llueu nun-y dicía: “Faéi esto, fadréis esto otro, coséi tala yerba, tomái tal raigañu.” Con esto andaba tol mundu tres d’él, especialmente muyeres, que cuanto-yos dicíen creíen. D’estes sacaba él grandes provechos coles artes que digo, y ganaba más nun mes que cien ciegos nun añu.
Mas tamién quiero que sepia vuesa mercé que, con tolo qu’algamaba, enxamás nun vi home tan atuñáu nin fuñu, tanto que matábame a min de fame, y asina nun me daba la metá de lo necesario. Digo verdá: si cola mio sutileza y bones mañes nun supiere remediame yo, munches vegaes finare de fame; mas con tol so saber y discreción dañábalu de tal xeitu que siempres, o les más de les veces, coyía pa min lo más y meyor. Pa esto faía-y burlles endiañaes, de les que cuntaré dalgunes, inda que non toes ensin peligru míu.
Él traía’l pan y toles otres coses nun fardel de llenzu que se zarraba pela boca con una argolla de fierro y el so candáu y la so llave, y al meter y al sacar toles coses faíalo con tan grande vixilancia y llevando en tanto la cuenta, que nun había home en tol mundu que fore quien a quita-y un migayu; mas yo garraba aquella miseria qu’él me daba, qu’en menos de dos bocaos yera espachada.
Dempués que zarraba’l candáu y se descuidaba pensando que yo andaba sollerte a otres coses, per un poco costura, que munches vegaes d’un llau del fardel descosía y tornaba coser, sangraba l’atuñáu fardel, sacando pan non con taxa, mas bonos cachos, torrendos y llonganiza; y asina buscaba comeniente tiempu non pa gana-y la partida, sinón pa devolve-y la endiañada falta que’l mal ciegu me faía.
Tolo que podía arrabucar y furtar, traía en medies blanques; y cuando-y mandaben rezar y-y daben blanques, como él nun vía, nun amagare con ella’l que-y la daba cuando yo la tenía llanzada na boca y la media apareyada, que por aína qu’él echaba la mano, yá diba pol mio cambiu desaniciada na metá del xustu preciu. Quexábaseme’l mal ciegu, porque al tientu llueu conocía y sentía que nun yera blanca entera, y dicía: “¿Qué coimes ye esto, que dempués que conmigo tas nun me dan sinón medies blanques, y enantes pagábenme abondes vegaes una blanca y un maravedí? En ti debe tar esta desgracia.”
Tamién acurtiaba él el rezar y nun acababa la metá de la oración, porque teníame mandao qu’en marchando’l que-y la mandaba rezar,-y tirare pel estremu’l capote. Yo asina lo faía. Llueu él tornaba a dar voces, diciendo: “¿Manden rezar tala y tala oración?”, como suelen dicir.
Avezaba poner xunta él un xarrín de vinu cuando comíemos, y yo con munchu procuru garrábalu y dába-y un par de besos seles y tornábalu al so llugar. Mas duróme poco, desque nos tragos conocía la falta, y por atrocar el so vinu en sitiu seguru nunca dempués dexaba’l xarru, enantes lu tenía pol asa garráu; mas nun había piedra imán qu’asina atraxere a sí como yo con una paya llarga de centenu, que p’aquel menester tenía fecha, y que metiéndola na boca’l xarru, chupando’l vinu, dexábalo temblando. Mas como yera’l traidor tan arteru, pienso que me sintió y, de magar, camudó propósitu, y asitiaba’l so xarru ente les piernes, y atapábalu cola mano, y asina bebía seguru. Yo, como taba fechu al vinu, morría por él, y viendo qu’aquel remediu de la paya nun m’aprovechaba nin valía, decidí nel suelu’l xarru fae-y una fontina y furacu sutil, y delicadamente con una mui delgada tortina de cera tapalu, y al tiempu comer, finxendo tener fríu, metíame ente les piernes del triste ciegu a escalecer na llume probetayo que teníemos, y al calor d’ello dilío llueu la cera, por ser mui poco, entamaba la fontina a destilame na boca, la que yo de tala manera ponía que maldita la gota se perdía. Cuando’l probín diba beber, nun afayaba nada: espantábase, maldicía, daba al diañu’l xarru y el vinu, nun sabiendo qué podía ser.
“Nun diréis, tíu, que vos lo bebo yo -dicía-, pues nun lu quitáis de la mano.” Tantes vueltes y tientu dio al xarru, qu’atopó la fonte y cayó na burlla; mas disimuló como si nun lo alvirtiere, y llueu a otru día, teniendo yo rezumiendo’l mio xarru como solía, nun pensando nel dañu que me taba apareyáu nin que’l mal ciegu me sentía, sentéme como solía, tando recibiendo aquellos dolces paparaos, la mio cara puesta contra’l cielu, un poco zarraos los güeyos por meyor tastiar el saborgosu llicor, sintió’l desesperáu ciegu qu’agora tenía tiempu de garrar de min vengación y con tol so puxu, alzando con dos manes aquel dolce y amargosu xarru, dexólu cayer sobre la mio boca, axudándose, como digo, con tol so poder, de manera que’l probe Llázaro, que de nada d’esto se guardaba, enantes, como otres veces, taba descuidáu y gociosu, verdaderamente me paeció que’l cielu, con tolo que nél hai, me cayere enriba. Foi talu’l golpucu, que me fixo perder el tinu y sacóme de sentíu, y el xarrazu tan grande, que los pedazos d’él metiénonseme pela cara, frayándomela per munches partes, y quebróme los dientes, qu’ensin ellos hasta güei quedé.
Dende aquella hora quixi mal al mal ciegu, ya inda que me quería y me trataba bien y me curaba, bien vi que se folgare col cruel castigu. Llavóme con vinu les rotures que colos pedazos del xarru me fixere, y dicía sorriendo: “¿Qué te paez, Llázaro? Lo que t’enfermó sánate y date salú”, y otres gracies qu’al mio gustu nun lo yeren.
Una y bones tuvi medio bonu del mio negru castigu y renegrones, considerando qu’a pocos golpes talos el cruel ciegu diba aforrar de min, quixi yo aforrar d’él; mas nun lo fixi tan llueu por faelo a mayor seguridá mía y provechu. Y magar yo quixere apanguar el mio corazón y perdona-y el xarrazu, nun daba llugar[4] el maltratu que’l mal ciegu de magar me faía, qu’ensin causa nin razón me mancaba, dándome coscorrones y tirándome del pelo. Y si daquién-y dicía por qué me trataba tan mal, llueu cuntaba’l cuentu’l xarru, diciendo: “¿Pensaréis qu’esti mio mozu ye dalgún inocente? Pues oyéi si’l demónganu ensayare otra fazaña tala.”
Santiguándose los que lu oyíen, dicíen: “¡Mirái, quién pensare d’un rapaz tan pequeñu esta mazcuadra!”, y ríen muncho la falcatrúa, y dicíen-y: “Castigáilu, castigáilu, que de Dios lo algamaréis[5].”
Y él con aquello nunca otra cosa faía. Y nesto yo siempres lu llevaba pelos peores caminos, y adréi, por fae-y mal y dañu: si había piedres, per elles, si trolla, pelo más alto; qu’inda que yo nun diba pelo más ensucho, folgábame de quebrar un güeyu por quebra-y dos al que nengún tenía. Con esto siempre col estremu altu del palu tentábame’l cogorote, que siempre trayía enllenu de tolondrones y peláu poles sos manes; y magar yo xuraba nun lo faer con malicia, sinón por nun afayar meyor camín, nun m’aprovechaba nin me creía más: talu yera’l sentíu y el grandísimu entendimientu del traidor.
Y por que vea V.M. a cuánto s’espurría l’enxeñu d’esti astutu ciegu, voi cuntar un casu de munchos que con él m’acaecienon, nel que me paez que dio bien a entender la so gran astucia. Cuando saliemos de Salamanca, el so oxetivu foi venir a tierra de Toledo, porque dicía ser la xente más rico, inda que non mui llimosnero. Arimábase a esti refrán: “Más da’l duru que l’esnudu.” Y viniemos a esti camín pelos meyores llugares. Onde afayaba bona acoyida y ganancia, deteníamonos; onde non, al tercer día, faíemos San Xuan[6].
Acaeció qu’aportando a un llugar que llamen Almorox, al tiempu que coyíen la uva, un vendimiador apurrió-y un piñu d’ello en llimosna, y como suelen dir los goxos maltrataos y tamién porque la uva naquel tiempu ta mui maduro, esgranábase-y el piñu na mano; pa echalo en fardel tornábase mostu[7], y lo qu’a él s’allegaba. Decidió faer un banquete, asina por nun lu poder llevar como por contentame, desque aquel día diéreme munchos rodiyazos y golpes. Sentémonos nun bardión y dixo: “Agora quiero mandame yo pa contigo d’una lliberalidá, y ye que dambos comamos esti piñu d’uves, y que tengas d’él tanta parte como yo. Hemos partilu d’esta manera: tu vas picar una vez y yo otra; siempres que me prometas nun garrar cada vez más qu’una uva, yo fadré lo mesmo hasta que lu acabemos, y d’esti mou nun va haber engañu.”
Fechu asina’l conciertu, entamemos; mas llueu al segundu llance, el traidor camudó propósitu y escomenzó garrar de dos en dos, y consideré que yo debía faer lo mesmo. Como vi qu’él frayaba’l pautu, nun me contenté con dir a la par con él, sinón qu’inda pasaba alantre: de dos en dos, y de tres en tres, y como podía comíales.
Acabáu’l piñu, tevo un poco col táramu na mano y ximelgando la cabeza dixo: “Á Llázaro, engañéstime: xuraré yo a Dios que comiesti les uves de tres en tres.” “Nun les comí -dixi yo- mas ¿por que camentáis eso?”
Respondió’l xagacísimu ciegu: “¿Sabes en qué veo que les comiesti de tres en tres? En que comía yo de dos en dos y callabes.”{, a lo que yo nun respondí. Diendo que díbemos asina pembaxo unos soportales n’Escalona, au a la sazón tábemos en casa un zapateru, había munches sogues y otres coses que se faen d’espartu, y parte d’elles dienon al mio amu na cabeza; quien, alzando la mano, tocó nelles, y viendo lo que yera díxome: “Anda rápido, rapaz; vamos salir d’ente tan mal manxar, qu’afuega ensin comelo.”
Yo, que bien descuidáu diba d’aquello, miré lo que yera, y como nun vi sinón sogues y cinches, que nun yera cosa de comer, díxi-y: “Á tíu, ¿por qué dicís eso?” Respondióme: “Calla, sobrín; según les mañes que gastes, sabráslo y verás cómo digo verdá.” Y asina pasemos alantre pel mesmu portal y lleguemos a un mesón, qu’a la so puerta había munchos cuernos na paré, onde ataben los recueros[8] les sos besties. Y como diba tentando si yera ellí’l mesón, onde él rezaba cada día pola mesonera la oración de la emparedada[9], garró d’un cuernu, y con un gran sospiru dixo: “¡Oh, mala cosa, peor que tienes la fechura! ¡Cuántos nagüen por poner el to nome sobre cabeza ayena y qué pocos por tenete nin mesmamente oyer el to nome, per vía nenguna!”
Como-y oyí lo que dicía, dixi: “Tíu, ¿qué ye eso que dicís?” “Calla, sobrín, que dalgún día ha date esti, que na mano tengo, dalguna mala comida y cena.” “Nun lu comeré yo -dixi- y nun va dámela.” “Yo dígote verdá; si non, has velo, si vives.” Y asina pasemos alantre hasta la puerta’l mesón, au prestare a Dios que nunca llegáremos, según lo que m’asocedía nél.
Yera tolo más que rezaba por mesoneres y por bodegoneres y taberneres[10] y chalecones[11] y asina por muyeruques asemeyaes, que por home cuasi nunca nun lu vi dicir oración.} Rime ente min, y magar rapaz, noté muncho la discreta consideración del ciegu. Mas por nun ser prolixu dexo de cuntar munches coses, asina gracioses como de notar, que con esti mio primer amu m’acaecienon, y quiero dicir el de la despidida y con él acabar.
Tábemos n’Escalona, villa del duque d’ella, nun mesón, y dióme un pedazu de llonganiza pa que la asare. Dempués que pringare la llonganiza en pan y comiere lo pringao, sacó un maravedí de la bolsa y mandó que fore por él[12] de vinu al chigre. Púnxome’l demónganu l’apareyu delantre los güeyos, que, como suelen dicir, fai al lladrón, y foi qu’había cabo’l fueu un nabu pequeñu, llarguín y ruinosu, y talu que, por nun ser pa la pota, debió echase ellí. Y como al presente naide nun taba sinón él y yo solos, darréu que me vi con petite llambión, poniéndome en dientro’l saborgosu golor de la llonganiza, del que solamente sabía qu’había gociar, nun mirando qué podría asocedeme, pospuesta tola medrana por cumplir col deséu, mentanto’l ciegu sacaba de la bolsa los cuartos, saqué la llonganiza y mui aína metí l’enriba dichu nabu nel asador, y el mio amu, dándome los cuartos pal vinu, garrólu y éntamó dar vueltes al fueu, queriendo asar al que de ser cocíu polos sos deméritos escapare.
Yo fui pol vinu, colo que nun entardé n’espachar la llonganiza, y cuando vini atopé al pecador del ciegu que tenía ente dos rabanaes apertáu’l nabu, qu’entá nun conociere por nun lu tantiguar cola mano. Y al garrar les rabanaes y morder nelles pensando llevar tamién parte la llonganiza, atopó en frío’l fríu nabu. Alterióse y dixo: “¿Que ye esto, Llazarín?” “¡Probe de min! -dixi yo-. ¿Queréis echame la culpa de dalgo? ¿Nun vengo yo de traer el vinu? Taría dalguién ehí, y por burllase fadría esto.” “Non, non -dixo él-, que yo nun dexé l’asador de la mano; ello nun ye posible “.
Yo volví xurar y perxurar que taba llibre d’aquel troquéu y cambiu; mas poco m’aprovechó, desque a les astucies del malditu ciegu nada nun s’atapecía. Llevantóse y garróme pela cabeza, y allegóse a goleme; y como debió sentir el fuelgu, a usu de bon podencu, por meyor satisfaese de la verdá, y cola gran ansia que llevaba, garrándome coles manes, abríame la boca por demás y con falta tinu metía la nariz, qu’él tenía llarga y afilada, y a aquella sazón col anoxu aumentare un palmu, y col picu d’ella allegóme al gargüelu. Y con esto y cola gran llercia que tenía, y cola brevedá del tiempu, la negra llonganiza inda nun fixere asientu n’estómagu, y lo más principal, col sobresaltu de la llarguísima nariz, cuasi medio afogándome, axuntánonse toes estes coses y fonon causa de que’l fechu y el manxar se manifestaren y lo suyo fore devuelto al so dueñu: de manera qu’enantes que’l mal ciegu sacare de la mio boca la so bigornia, tala alteriación sintió’l mio estomagu que-y dio col furtu nella, de xeitu que la so nariz y la negra mal mazcada llonganiza salienon al empar de la mio boca.
¡Oh, gran Dios, quién tuviere naquella hora sepultáu, que muertu yá lo taba! Foi tala la raxura’l perversu ciegu que, si al ruíu nun acudieren, pienso que nun me dexare con vida. Sacánonme d’ente les sos manes, dexándo-yles enllenes d’aquellos pocos cabellos que tenía, esgarduñada la cara y arrescuñaos el pescuezu y la garganta; y esto bien lo merecía, desque polos so maldá veníenme tantas persecuciones.
Cuntaba’l mal ciegu a tolos qu’ellí s’allegaben los mios desastres, y dába-yos cuenta una y otra vez, asina de la del xarru como de la del piñu, y agora de lo presente. Yera la risa de toos tan grande que tola xente que pela cai pasaba entraba ver la folixa; mas con tanta gracia y saleru cuntaba’l ciegu les mios fazañes que, magar yo taba tan maltratáu y llorando, paecíame que faía inxusticia en nun-y les rir.
Y mientres esto pasaba, viénome a l’alcordanza una cobardía y floxedá que fixi, pola que me maldicía, y foi nun lu dexar ensin narices, desque tan bon tiempu tuvi pa ello que la metá’l camín taba andada; que con solo calcar los dientes quedárenme en casa, y magar ser d’aquel malváu, seique les retuviere meyor el mio estómagu que retevo la llonganiza, y nun apaeciendo elles pudiere negar la demanda. Prestare a Dios que lo fixere, qu’eso fore mui cenciello[13].
Fixénonnos amigos la mesonera y los qu’ellí taben, y col vinu que pa beber-y trexere, llavánonme la cara y la garganta, sobre lo qu’amestaba’l mal ciegu un contrapuntu de chancies, diciendo: “En verdá, más vinu me gasta esti mozu en llavadorios al cabu l’añu que yo bebo en dos. A lo menos, Llázaro, tas en más cargu[14] al vinu qu’a to pá, porque él una vez t’enxendró, mas el vinu milenta te dio la vida.”
Y llueu cuntaba cuántes vegaes m’escalabrare y m’aruñare la cara, y con vinu llueu sanaba. “Yo dígote -dixo- que si un home en mundu ha ser bonaventuráu con vinu, vas ser tu.” Y ríen muncho los que me llavaben con esto, inda que yo arrenegaba. Mas el pronósticu’l ciegu nun salió mentirosu, y dempués p’acá munches vegaes m’alcuerdo d’aquel home, qu’ensin dulda debía tener espíritu de profecía, y pésenme les xugaes que-y fixi, inda que bien-y lo pagué, considerando lo qu’aquel día me dixo salime tan verdadero como más alantre va oyer V.M..
Visto esto y les males burlles que’l ciegu faía de min, garré dafechamente’l determín de dexalu, y como lo traía pensao y lo tenía en voluntá, con esti postrer xuegu que me fixo afirmélo más. Y foi asina, que llueu a otru día saliemos pela villa a pidir llimosna, y lloviere muncho la nueche enantes; y porque de día tamién llovía, y andaba rezando debaxo unos portales que naquel pueblu había, au nun nos moyemos; mas como la nueche venía y el llover nun albanciaba, díxome’l ciegu: “Llázaro, esta agua ye mui aporfiao, y cuanto la nueche más zarra, más arrecia. Vamos acoyenos na posada con tiempu.” Pa dir allá, habíemos pasar un regueru que con muncha agua diba grande. Yo díxi-y: “Tíu, el regueru va mui anchu; mas si queréis, yo veo per ónde travesemos más aína ensin moyanos, porque s’estrecha ellí muncho, y saltando vamos pasar a pie ensuchu.”
Abultó-y bon conseyu y dixo: “Discretu yes; por esto te quiero bien. Llévame a esi llugar onde’l regueru s’estrecha, qu’agora ye iviernu y sienta mal l’agua, y más llevar los pies moyaos.” Yo, que vi l’apareyu al mio deséu, saquélu de debaxo los portales, y llevélu frente per frente d’un pilar o poste de piedra que na plaza taba, que sobre él y sobre otros cargaben saledizos d’aquelles cases, y dígo-y: “Tíu, esti ye’l pasu más angostu que nel regueru hai.”
Como llovía recio, y el probe se moyaba, y cola priesa que llevábemos de salir del agua qu’enriba de nós bastiaba, y lo más principal, porque Dios-y cegó aquella hora l’entendimientu (foi por dame d’él venganza), creyóme y dixo: “Ponme bien drechu, y salta tu’l regueru.” Yo púnxilu bien drechu enfrente’l pilar, y doi un saltu y póngome detrás del poste como quien espera puñada de güe bravu, y díxi-y: “¡Hale! Saltái tolo que podáis, pa dar nesti estremu l’agua.” Malpenes acabare dicilo cuando s’abalanza’l probe ciegu como cabrón, y puña con tol so puxu, garrando un pasu atrás de la corrida pa faer mayor saltu, y da cola cabeza en poste, que sonó tan recio como si diere con una gran calabaza, y cayó llueu p’atrás, medio muertu y fendida la tiesta. “¿Cómo, y goliestis la llonganiza y non el poste? ¡Bien! ¡Bien! –díxi-y yo. Y dexélu en poder de muncha xente que fore socorrelu, y algamé la puerta la villa colos pies nun trote, y enantes que la nueche aportare di conmigo en Torrijos. Nun supi más lo que Dios d’él fixo, nin m’esmolecí por sabelo.


[1] ‘de manera simplaya’.[2] ‘de memoria’.[3] ‘histeries’.[4] ‘nun lo permitía’.[5] ‘que Dios va premiávoslo’.[6] ‘mudábemos de sitiu, marchábemos’. Yera’l día tradicional de frayar o anovar contratos.[7] ‘esfaíase’.[8] ‘los que lleven les recues’.[9] Una de les diez oraciones romances prohibíes en 1559 pol Index Librorum Prohibitorum del inquisidor xeneral Fernando de Valdés, por considerales supersticioses ("Devoción supersticiosa en el Índice de Valdés: la oración de la Emparedada", Las razones del censor. Control ideológico y censura de libros en la primera edad moderna, páxs. 137-160, Marcela Londoño).[10] L’orixinal diz turroneras, un posible error de tresmisión del testu.[11] Orix. cast. rameras.[12] ‘por un maravedí’.[13] Orix. cast. así que así.[14] ‘debes más’.
Categoríes: Canal Blogues

Al rodiu'l nobel de Dylan

24 Ochobre, 2016
[La Voz del Trubia, payares 2016]

Nun voi ser yo quien diga que les lletres compuestes polos cantautores nun son productos lliterarios propiamente dichos. Nin tampoco quien niegue qu’estes lletres puedan ser, dende un puntu de vista estrictamente lliterariu, magnífiques composiciones dignes de les mayores emponderances. Porque n’efeutu, el fechu de que s’ameste música a un poema y s’interprete darréu la composición acompañada d’instrumentos, o se baille, nun habría modificar en nada’l valir lliterariu que pudiera tener de mano. Nun fai falta acotar, como dalgunos fixeron, colos antiguos bardos o colos menos antiguos trovadores occitanos o gallego-portugueses pa xustificar esta afirmación, qu’abulta abondo intuitiva y fácil de comprender.
Y ¿por qué, entós tantu espolín? Ello camiento que foi por mor de la propia traxeutoria del Premiu Nobel de Lliteratura, que restrinxó tradicionalmente los premios al riegu de la tradición lliterata o lliteraria culta. Llamadoramente, los premios ablucaron pola sorpresa que causó la entrega’l nobel a Dylan cuando foron ellos mesmos los qu’otorgando socesivamente’l gallardón al perfil lliterariu que foron afitando col pasu’l tiempu volvieron estraña la posibilidá de que pudiera otorgase’l nobel a un cantautor.
Nada qu’oxetar, polo tanto, a que’l nobel de lliteratura pueda dase a un cantautor. Anque convienen delles matizaciones: 


1) Pa entamar, les composiciones musicales son constructos con más dimensiones que la lliteraria. De fechu, podríemos estremar, polo menos, tres dimensiones básiques nel arte’l cantautor: la lletra, la música y la so interpretación. Podría amestase, amás, la danza en dellos casos. Pues bien, debe quedar claro que la única dimensión que debería tener en cuenta un premiu nobel de lliteratura ye la que se refier estrictamente a la lletra de los cantares. 

2) Tenemos que preguntanos, polo tanto, si la dimensión poética de Dylan s’atopa, efeutivamente, al altor d’esti premiu. Esto ye, la que remite cenciella, estrictamente, a los sos testos poéticos… 

3) Convién decatase de que si la respuesta ye negativa, ello nun supón faer de menos la so figura. La calidá lliteraria de Dylan podría nun lu facer merecedor del premiu nobel y, ensin embargu, la conxunción de les tres dimensiones musicales podríen da-y preponderancia penriba de cualquier productu cultural, incluyíos los que tradicionalmente se valoren nos premios nobel. Esto ye: los sos cantares podríen ser productos culturales de valir mui superior a la producción lliteraria d’un premiu nobel, pero nun merecer esti premiu la so producción cuando esta se reduz a la consideración de testu escritu, de poema. 

4) Suponiendo agora que la calidá lliteraria de Dylan algama, n’efeutu, esti altor (no que non tol mundu ta d’alcuerdu), pregúntase ún, darréu, qué pasó con otros qu’enantes qu’él pudieron crear con igual o superior calidá lliteraria ente los cantautores que dieron los sieglos XX y XXI. La restricción que’l premiu nobel, como yá se dixo, aplicó a les sos concesiones hasta agora, faen qu’esta inxusticia resulte patente con solo traer a l’alcordanza a otros grandes nomes de la canción d’autor, que quedaron escluyíos del premiu.  

5) Per otru llau, nun me paez afayadizo acotar cola influyencia, como fixeron nos premios, pa dar cuenta de la dimensión lliteraria d’un autor. De mano, porque Dylan influyó sobre manera como músicu, non como poeta, lo que presupón valorar elementos ayenos a lo estrictamente lliterario. Pero tamién porque esti ye un camín esnidiosu nun mundu como’l nuesu, de medios de comunicación masivos y redes sociales, nel que la calidá ye dalgo que nun concuaya necesariamente cola fama nin, polo tanto, cola influyencia. Nun hai más que ver la retafila de personaxucos de la tele que tanto s’imiten y s’almiren… 

6) La cultura dominante paez exercer güei una clara presión sobre tou tipu de grandes premios (y sobre los nobel en particular). Por poner un exemplu: un poeta como Xuan Bello, qu’escribe n’asturianu, y que tien una obra poética superior a la de Dylan, tien poques probabilidaes de ganar el nobel. Esti fechu diz poco d’unos premios que, la mayoría de les veces, nun se guíen pola calidá verdadera, intrínseca, sinón por cuestiones estralliteraries de lo más estremao. 








Categoríes: Canal Blogues

Ye asina, por favor (Vicent Andrés Estellés)

17 Ochobre, 2016

Ye asina, por favor

-Tras tras.
-¿Quién ye?
-La Muerte.

La Muerte vien escalza;
cuando marcha calza madreñes
que van fayendo
chóquele... chóquele... chóquele... chóquele...

-Tras tras.
-¿Quién ye?
-Tras tras.
-¿Quién ye?
-Tras tras.
-¿Quién ye?
-Tras tras.
-¿Quién ye?
¿Quién ye?
¿Quién ye?
¿Quién ye?
...chóquele ...chóquele ...chóquele ...chóquele






És així, si us plau

-Toc toc.
-¿Qui és?
-La Mort.

La Mort ve descalça;
quan se'n va duu socs
que van fent
cloc... cloc... cloc... cloc...

-Toc toc.
-¿Qui és?
-Toc toc.
-¿Qui és?
-Toc toc.
-¿Qui és?
-Toc toc.
-¿Qui és?
¿Qui és?
¿Qui és?
¿Qui és?
...cloc ...cloc ...cloc ...cloc

Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,8 (Boccaccio)

6 Ochobre, 2016

[X, 8] Sofronia, cuidando ser muyer de Gisippo, ye muyer de Tito Quinto Fulvio y marcha con elli a Roma, au Gisippo aporta en probe estáu; y cuidando que Tito lu desprecia, afirma, col envís de morrer, que mató un home; Tito, reconociéndolu, diz, pa salvalu, que lu mató él; y viendo esto aquel que lo fixere, cúlpase a sigo mesmu; y por mor d’ello llibéralos Octavio a dambos, y Tito da a Gisippo la hermana por muyer y reparte con él tolos sos bienes.

Filomena, por orde’l rei, dexando yá de falar Pampinea y emponderáu yá’l  rei Pietro por toes elles, y más pola xibelina que poles otres, entamó:
—Magnífiques señores, ¿quién nun sabe que los reis, cuando quieren, son a faer les más altes coses y qu’arriendes, a ellos perespecialmente-yos correspuende ser magníficos? Darréu d’ello, quien pudiendo, fai lo que-y pertenez, fai bien; mas nun debe ún maraviase tanto nin allevantalu tan alto con sumes emponderances como conviniere a otru que lo fixere, de quien, por pocos posibles, menos se requiriere. Y poro, si con tantes pallabres ensalzáis les obres del rei y vos paecen formoses, nun duldo un migayu que muncho más nun vos deban prestar y ser por vós emponderaes les de los nuesos pares, cuando son asemeyaes a les del rei o mayores; polo que propúnxime cuntavos nuna novela una ponderatible obra, y magnífica, fecha ente dos conciudadanos amigos.
»Nel tiempu, entós, qu’Octavio César, non inda como Augusto, sinón nel oficiu[1] llamáu triunviratu, rexía l’imperiu de Roma, hebo en Roma un xentil home llamáu Publio Quinto Fulvio; quien teniendo un fíu, llamáu Tito Quinto Fulvio, de maraviosu inxeniu, mandólu a Atenes a deprender filosofía y, cuanto más pudo, acomendó-ylu a un noble home llamáu Cremete, que yera mui vieyu amigu d’él. Quien agospió a Tito na so propia casa en compañía d’un fíu suyu llamáu Gisippo, y embaxo la doctrina d’un filósofu llamáu Aristippo, punxo Cremete a Tito y a Gisippo por un igual a adeprender. Y tratándose tan davezu los dos mozos, tanto aportanon a ser conformes les sos costumes, que nació ente ellos una fraternidá y una amistá tan grande qu’enxamás dempués foi desaniciada por otro que pola muerte; dalu d’ellos tenía bien nin reposu nun siendo cuando taben xuntos. Entamaren los estudios, ya igualmente dambos, dotaos d’altísimu inxeniu, xubíen al gloriosu altor de la filosofía con pasos asemeyaos y con maraviosa emponderanza; y en tala vida, con grandísimu prestu de Cremete, que cuasi ún más que l’otru nun tenía por fíu, perseveraron bien tres años. Y a la fin d’ellos, como con toles coses asocede, asocedió que Cremete, yá vieyu, pasó d’esta vida; de lo qu’ellos asemeyáu dolor, como de padre común, padecienon, y nun estremaben los amigos nin los parientes de Cremete a cuál de los dos habíen consolar más pol casu sobreveníu. Asocedió, dempués de dellos meses, que los amigos de Gisippo y los parientes fonon tar con él y xunto con Tito animánonlu a garrar muyer; y atopánon-y una moza de maraviosa formosura y descendiente de nobilísimos parientes y ciudadana d’Atenes, que tenía por nome Sofronia, d’unos quince años d’edá. Y acercándose’l términu de les futures nuncies, Gisippo rogó un día a Tito que fore con él a vela, desque nun la viera entá; y llegaos a so casa y sentada ella metanes d’entrambos, Tito, cuasi considerador de la formosura de la esposa’l[2] so amigu, entamó mirala atentísimamente; y prestándo-y escomanadamente toles partes d’ella, mientres aquelles sumamente emponderaba pa sí, tan fuertemente, ensin xestu dalu amosar por ello, amburió por ella cuanto nengún amante de muyer amburió enxamás; mas dempués que tuvienon con ella un cachu, colando, volvienon pan casa. Ellí Tito, entrando solu na so cámara, empecipió pensar na prestosa moza, amburiando tanto más cuanto más s’estendía nel so pensamientu; de lo que dándose cuenta, dempués de munchos cálidos sospiros, entamó dicir pa sigo: «¡Ai! miserable vida la tuya, Tito! ¿Aú y en qué pones tu l’ánimu y l’amor y la esperanza tuyos? Pues ¿nun conoces tu que tanto polos honores recibíos de Cremete y de la so familia como pola íntegra amistá qu’hai ente tu y Gisippo, de quien esta ye esposa[3], conviénte tener a esta moza na mesma reverencia qu’a una hermana? ¿qué ames, entós? ¿aú te dexes tresportar pol engañosu amor? ¿aú pola gasayosa esperanza? Abri los güeyos del inteleutu y reconozte a ti mesmu, oh miserable; dexa sitiu a la razón, refrena’l concupiscente petite, atempera los deseos insanos y empobina a otro los tos pensamientos; fai frente nesti entamu a la to lluxuria y véncite a ti mesmu mientres tengas tiempu. Esto nun convién que lo quieras, esto nun ye honesto; d’esto que te dispones a siguir, mesmo tando ciertu d’algamalo, que nun lo tas, debieres fuxir, si mirares pa lo que la verdadera amistá pide y tu debes. ¿Qué fadrá, darréu, Tito? Has abandonar l’indebíu amor, si quies faer lo que convién.»
»Y dempués, alcordándose de Sofronia, echándose atrás, condergaba toles coses diches, diciendo: «Les lleis d’amor son de mayor puxu que nenguna otra; frayen non yá les de l’amistá, sinón les divines. ¿Cuántes vegaes amó’l padre a la fía, l’hermanu a la hermana, la madrina al afiáu? Coses más monstruoses que’l fechu de qu’un amigu ame a la muyer d’otru, yá pasanon milenta veces. Arriendes d’esto, yo so mozu, y la mocedá ta too soxulgao a les amoroses lleis; aquello, entós, que-y presta a amor, convién que me preste a min. Les coses honestes pertenecen a los más vieyos; yo nun puedo querer sinón lo qu’amor quier. La formosura d’ella merez ser amada por toos; y si yo la amo, que so mozu, ¿quién va poder arreprendeme merecidamente? Yo nun la amo porque seya de Gisippo, qu’ámola cuanto la amara fore de quien fora. Peca equí la fortuna que-y la concedió al mio amigu Gisippo más aína qu’a otru; y si ella debe ser amada, que lo debe, y merecidamente pola so formosura, más contentu debe tar Gisippo, desque lo sepa, de que yo la ame qu’otru.»
»Y d’esti razonamientu, fayendo burlles de sí mesmu, tornando al contrariu, y d’esti a aquel y d’aquel a esti, non solamente aquel día y la nueche siguiente consumió, sinón munchos otros, de tala manera que, perdíos la fame y el sueñu, por debilidá, viose obligáu a guardar cama. Gisippo, que lu viere munchos díes afondáu nos sos pensamientos y qu’agora lu vía enfermu, llamentábase enforma y con tou arte y solicitú, nun se xebrando d’él enxamás, inxeniábaseles en confortalu, entrugándo-y davezu y con instancia pola ocasión de los sos pensamientos y pola malura; mas dándo-y mentires munches veces por respuesta Tito y decatándose d’ello Gisippo, sintiéndose, sicasí, Tito obligáu, contestó-y d’esti xeitu con llantos y con sospiros: «Gisippo, si a los dioses-yos prestere, a min fórame muncho más grata la muerte que’l vivir más, pensando que la fortuna empobinóme a parte que de la mio virtú me convieno faer prueba y aquella, con grandísima vergoña mía, atopé vencida; mas, de xuru, espero llueu el premiu que merezo, esto ye, la muerte, que yeme más cara que’l vivir con remembranza de la mio vileza, la que, darréu qu’a ti nun puedo nin debo tapecete nenguna cosa, non ensin gran arroxu, vo descubrite.» Y entamando pel principiu, desanubrió-y la ocasión de los sos pensamientos y los pensamientos y la batalla d’aquellos y pa cabu de quién yera la victoria y que perecía pol amor de Sofronia, afirmando que, conociendo él cuánto d’inconveniente yera aquello, tomare por penitencia’l querer morrer, lo que cuidaba que diba cumplise darréu. Gisippo, oyendo esto y viendo’l so llantu, reflexonó primero un tanto, como aquel que del placer de la guapa moza asocedía que más templadamente taba presu; y, ensin posa, deliberó que tenía en más apreciu la vida l’amigu qu’a Sofronia, y asina, convidáu a llorar poles llágrimes suyes, respondió-y, llorando: «Tito, si nun tuvieres tan necesitáu de consuelu como tas, quexaríame de ti a ti mesmu, como de quien violó la nuesa amistá, teniéndome escondida tan llargamente la to gravísima pasión. Ya inda qu’honesto nun te paeciere, nun son por ello les coses deshonestes d’escondese al amigu sinón como les honestes, darréu que, quien ye amigu, como de les honestes toma placer col amigu, asina s’inxenia en xebrar del ánimu del amigu les non honestes; mas dexando esto al presente vengo a aquello que conozo ser de mayor necesidá. Si ames ardientemente a Sofronia, esposada conmigo, nun me maravío d’ello, sinón que maraviaríame enforma si nun fore asina, conociendo la so formosura y la nobleza del to ánimu, tanto más apta a sostener la pasión cuanto más escelencia tien la cosa que presta. Y cuanto xustamente ames a Sofronia, tanto te quexes inxustamente de la fortuna, inda que nun lo espongas, qu’a min me la concedió, paeciéndote honesto l’amala tu si fore d’otru y non mía. Mas si yes sabiu como sueles, ¿a quién podía la fortuna concedela de quien más tuvieres que da-y gracies que de concedémela a min? Cualquier otru que la tuviere, magar el to amor fore honestu, amárala más aína qu’a ti, lo que de min, si me tienes por tan amigu como so, nun debes esperar; y la razón ye esta, que yo nun recuerdo, dempués que fomos amigos, que yo tuviere nenguna cosa que nun fore tan tuya como mía. Lo que, si tan alantre fore la cosa que d’otra miente nun pudiere ser, asina fixera con ella como coles otres; mas ella ta inda en talos términos, que puedo faela tuya solo y asina lo fadré, darréu que yo nun sé lo que te fixere apreciar la mio amistá, si d’una cosa qu’honestamente pue faese, nun supiere del mio gustu faer el tuyu. Ello ye cierto que Sofronia ye la mio esposa y que yo amábala muncho y esperaba con gran fiesta les sos nuncies; mas darréu que tu, como de muncho mayor entendimientu que yo, desees con más fervor tan preciada cosa como ye ella, vivi seguru de que non la mio muyer, sinón la to, ha venir a la mio cámara. Y, poro, dexa’l pensamientu, aventa la señaldá, reclama la perdida salú y el consuelu y la gayola, y dende agora pa en delantre espera gayasperu los premios del to amor, muncho más dignu que yera’l mio.» Tito, oyendo falar asina a Gisippo, cuanto-y apurría placer la gasayosa esperanza d’aquello, tanto la debida razón-y causaba vergoña, amosándo-y que cuanto mayor yera la lliberalidá de Gisippo tanto mayor-y paecía la non comenencia de gastala; polo que, nun dexando de llorar, con fatiga, respondió-y asina: «Gisippo, la to lliberal y verdadera amistá abondo claramente m’amuesa lo qu’a la mía-y pertenez faer. Nun quiera Dios qu’enxamás aquella qu’Él te dio como a más dignu, la reciba yo de ti por mía. Si Él viere que me conviniere ella a min, nin tu nin otru ha creer que te la concediere a ti. Garra, darréu, contentu lo qu’escoyesti y el discretu conseyu y el so don, y a min, déxame consumime nes llágrimes qu’Él, como a indignu de tantu bien, m’apareyó, les que o yo les venzo y te so queríu, o elles me vencerán y quedaré llibre de pena.»
»A lo que Gisippo dixo: «Tito, si la nuesa amistá ye a concedeme la llicencia pa forciate a siguir el mio placer y a ti ye a inducite a siguilu, esto ha ser no que sumamente teo intención d’usala; y si tu nun condesciendes prestamosamente a los mios ruegos, cola fuercia qu’en bien del amigu debe usase, fadré que Sofronia seya tuya. Yo conozo a cuánto son les fuercies del amor y sé qu’elles, non una vez, sinón munches, empobinanon a infeliz muerte a los amantes; y yo véote tan cerca d’ello, que nun vas poder volvete atrás nin vencer les llágrimes, sinón que, continuando, vencíu, has ablayar; y yo, ensin dulda, aína diba siguite. Darréu, cuando por otro nun t’amare, apreciare, pa yo vivir, la to vida. Va ser, darréu, Sofronia tuya, desque nun atopares fácilmente otra que tanto te prestare; y yo, dirixendo’l mio amor, fácilmente, a otra, contentaréte a ti  y a min. Y nun fore nello, seique, tan lliberal, si tan raramente y con tanta dificultá s’atoparen les muyeres como s’atopen los amigos; y poro, pudiendo yo atopar mui fácilmente otra muyer, mas non otru amigu, quiero primero (nun quiero dicir perdela, que nun he perdela dándotela a ti, sinón qu’a otru he treslladá-yla de bien en meyor) treslladala que perdete. Y poro, si dalgo puen en ti los mios ruegos, yo ruégote que, quitándote d’esta aflicción, nun puntu te consueles a ti y a min y con bona esperanza te dispongas a acoyer aquella allegría que’l to caldiu amor desea de la cosa amada.» Inda que Tito de consentir nesto, que Sofronia se convirtiere na so muyer, s’avergoñare y que, por ello, necio aporfiare entovía, emburriándolu d’un llau amor y afalándolu d’otru’l consuelu de Gisippo, dixo: «Valió, Gisippo, nun sé qué diga de qué pueda faer meyor, o’l mio placer o’l tuyu, fayendo lo que tu, rogando, me dices que tanto te presta; y desque la to lliberalidá ye tanta que vence la mio debida vergoña, vo faelo. Mas queda seguru de que nun lo faigo como home que nun conoza que recibo de ti non solamente la muyer amada, sinón con ella la mio vida. Faigan los dioses, si ello ye posible, que con honor y con bien tuyu pueda tovía amosate cuánto aprecio lo que tu pa conmigo faes, más piadosu de min que yo mesmu.»Dempués d’estes pallabres dixo Gisippo: «Tito, nesti asuntu, col envís de que tenga efeutu, paezme qu’habría que siguir esti camín. Como tu sabes, dempués de llargues negociaciones ente los mios parientes y los de Sofronia, ella devieno esposa mía; y poro, si fore agora a dicir que nun la quiero por muyer, remaneciere d’ello grandísimu espolín y diben enraxonase los sos parientes y los mios. Polo que nada nun m’esmoleciere si con esto viere qu’ella acabare siendo tuya; mas temo que, si yo d’esti mou la dexare, los sos parientes nun la dieren llueu a otru, que seique nun fores tu, y asina tu perderíes lo que yo nun conquisté. Y poro, paezme, si tas contentu con ello, que yo siga alantre con aquello qu’escomencé, y la lleve como mía a casa y celebre les nuncies; y tu, dempués, de secultres, como nós sabremos faer, con ella, has folgate como cola to muyer. Dempués, en sitiu y en momentu oportunos, manifesteremos l’asuntu; que si-yos presta, bien tará, y si nun-yos presta, yá tará fechu, y, nun pudiendo tornar atrás, convendrá por fuercia que tean contentos.» Prestó-y a Tito’l conseyu; y por mor d’ello Gisippo recibióla como suya na so casa, tando yá Tito guaríu y bien dispuestu; y entamando una gran fiesta, desque aportó la nueche, dexanon les muyeres a la nueva esposa nel llechu’l maríu y marchanon. Taba la cámara de Tito apegada a la de Gisippo y podía dir d’una a la otra; polo que, tando Gisippo na so cámara, y una y bones apagó toles lluces, diendo a Tito calladamente, díxo-y que fore acostase cola so muyer. Viendo esto Tito, vencíu pola vergoña, quixo arrepentise y refugaba dir; mas Gisippo, que con enteru ánimu, como coles pallabres, al so placer taba dispuestu, dempués de llargu alderique, ellí lu mandó. Y esti, averándose a la cama, garrando a la moza, cuasi como trebeyando, quedamente-y entrugó si quería ser la so muyer. Ella, cuidando que yera Gisippo, respondió-y que sí; y él mangó-y un guapu y ricu aniellu nel deu, diciendo: «Y yo quiero ser el to home.»
»Y consumando ellí’l matrimoniu, tomó llargu y amorosu placer d’ella, ensin qu’ella nin naide se decatare enxamás de qu’otru que Gisippo se folgare con ella. Tando, entós, nestos tenores el matrimoniu de Sofronia y de Tito, Publio, so pá, pasó d’esta vida; y por mor d’ello, escribiénon-y que, ensin allancia, volviere pa ocupase de los sos asuntos en Roma, y poro, deliberó dir allá y llevar con él a Sofronia con Gisippo; lo que, ensin manifesta-y cómo taben les coses, nun debía nin podía faese afayadizamente. Polo que, llamándola un día a la cámara, amosánon-y dafechamente cómo taba l’asuntu, y d’ello Tito, por munchos accidentes asocedíos ente ellos, dio-y pruebes. Y ella, dempués que miró a ún y al otru, un poco enfadaduca, entamó llorar amargosamente, quexándose del engañu de Gisippo; y primero que dixere nada d’aquello na casa de Gisippo, marchó a casa de so pá y ellí, a él y a la madre, cuntó-ys l’engañu qu’ella y ellos recibieren de Gisippo, afirmando que yera muyer de Tito y non de Gisippo, como ellos creíen. Esto foi perduro pal padre de Sofronia, y colos sos parientes y colos de Gisippo fixo d’ello llargos y grandes llamentos, y fonon les faladuríes y los enfados munchos y grandes. Gisippo yera odiáu polos sos y polos de Sofronia, y dicíen toos que yera dignu non solamente d’arreprensión, sinón de duru castigu. Mas él afirmaba que fixera cosa honesta y digna de que-y dieren les gracies los parientes de Sofronia, casándola con ún meyor qu’él mesmu. Tito, d’otru llau, sentíalo too y con gran dolor lo soportaba; y conociendo que yera costume de los griegos encendese tanto coles voces y coles amenaces cuanto tardaben n’atopar quien-yos respondiere, y que se volvíen entós non solamente humildosos, sinón vilísimos, pensó que nun yera pa comportar más les sos hestories ensin respuesta. Y teniendo él ánimu romanu y sencia ateniese, de mou mui acondáu, fixo axuntar a los parientes de Gisippo y de Sofronia nun templu, y entrando nél acompañáu por Gisippo solo, asina faló a los qu’esperaben: «Creen munchos filósofos que lo qu’asocede colos mortales seya disposición y providencia de los dioses inmortales, y por esto cuiden dalgunos ser de necesidá[4]lo que nos asocede o nos asocederá enxamás, magar dellos otros atribúin esta necesidá solamente a lo que yá pasó. Y estes opiniones, si se miren con agudez, mui abiertamente se verá que l’arreprender daqué que nun ye pa camudase, nenguna otra cosa ye sinón querer amosase más sabiu que los dioses, los que debemos creer que con razón perpetua y ensin error dalu, disponen de nosotros y les nueses coses, y nos gobiernen; polo que, cuánto seya presunción fata y bestial arreprender les sos operaciones, abondo fácilmente podéis velo y mesmamente cuántes y cuáles cadenes merecen aquellos que tanto se dexen tresportar a ello pol so atrevimientu. De los que, d’acordies col mio xuiciu, sois toos vosotros, si ye cierto que yo entiendo lo que vós dixestis y de contino dicís, porque Sofronia se convirtió na mio muyer cuando-y la diereis a Gisippo, nun arreparando en que ab eterno[5] dispuesto fora qu’ella nun fore de Gisippo, sinón mía, como pol efeutu se conoz al presente. Mas darréu que’l falar de la secreta providencia ya intención de los dioses abulta duro a munchos y difícil de comprender, presuponiendo qu’ellos de nengún de los nuesos fechos s’ocupen, préstame amiyar a los razonamientos de los homes; y falando d’ellos, convendráme faer dos coses mui contraries a les mios costumes. La una, emponderame daqué a min mesmu; y la otra, vituperar dalgo a los otros, o humildalos. Mas darréu que de la verdá, nin na una nin na otra, cunto xebrame, y la presente materia lo requier, vo faelo. Les vueses quexes, incitaes más pola furia que pola razón, con continuos marmullos, o más bien espolinos, vituperen, arreprienden y conderguen a Gisippo porque me dio por muyer, col so preste, a aquella que vós-y diereis a él col vuesu, no que camiento que seya sumamente d’emponderar; y les razones son estes: una, porque fixo lo qu’un amigu debe faer; la otra porque actuó más sabiamente de lo que vós lo fixestis. Lo que les santes lleis de l’amistá quieren qu’un amigu faiga pol otru, nun ye la mio intención desplicávoslo al presente, contentándome tan solo con recordavos d’elles que l’atadura de l’amistá muncho más axunta que la de la sangre o’l parentescu, desque tenemos los amigos qu’escoyemos y los parientes que nos da la fortuna. Y poro, si Gisippo amó más la mio vida que la vuesa benevolencia, siendo yo’l so amigu, como me tengo, nun debe naide maraviase d’ello. Mas vamos dir a la segunda razón, na que con más instancia nos convién amosar qu’él foi más sabiu de lo que fostis vós, darréu que de la providencia de los dioses nada me paez qu’entendáis y muncho menos que conozáis los efeutos de l’amistá. Digo que’l vuesu xacíu, el vuesu conseyu y la vuesa deliberación diere a Sofronia a Gisippo, mozu y filósofu, y el de Gisippo dió-yla a mozu y filósofu; el vuesu conseyu dió-yla a ateniese, y el de Gisippo a romanu; el vuesu a un xentil rapaz, el de Gisippo a ún más xentil; el vuesu a un ricu mozu, el de Gisippo a ún perricu; el vuesu a un mozu que non solamente nun la amaba, sinón que malpenes la conocía, el de Gisippo a un mozu que sobre tola so felicidá y más que la propia vida la amaba. Y que lo que yo digo seya cierto y más d’emponderar que lo que vós fixestis, miráilo parte per parte. Que yo so mozu y filósofu como Gisippo, el mio rostru y los mios estudios, ensin dar más llargu sermón, puen declaralo; una mesma edá ye la so y la mio, y con pasos asemeyaos estudiemos, siempre avanzando. Y ye cierto qu’él ye ateniense y yo romanu. Si de la gloria la ciudá se disputare, diré que so de ciudá llibre y él de tributaria; diré que so de ciudá dueña del mundu enteru y él de ciudá obediente a la mio; diré que so de ciudá perfloreciente n’armes, n’imperiu y n’estudios au él nun podrá emponderar la suya nun siendo n’estudios. Arriendes d’esto, magar escolar perhumilde me veáis, nun nací de les fieces del populachu[6] de Roma: los mios palacios y los llugares públicos de Roma tán enllenos d’antigües imáxenes de los mios mayores, y los anales romanos atópense enllenos de munchos trunfos algamaos polos Quintos sobre’l romanu Capitoliu; y nun ta pola vieyera marchita, sinón que güei más que nunca florez la gloria del nuesu nome. Callo, por vergoña, les mios riqueces, teniendo na alcordanza que la honesta probitú ye antiguu y llarguísimu patrimoniu de los nobles ciudadanos de Roma; qu’esta, si pola opinión de los vulgares ye condergada, y son emponderaos los tesoros, yo so d’ellos, non como cobiciosu sinón, como amáu pola fortuna, abondosu. Y abondo conozo que vos yera, y debía y debe sévoslo, valioso tener equí por pariente a Gisippo; mas nun vos debo ser, por nenguna razón, menos apreciáu en Roma, considerando que tendréis ellí de min un óptimu güéspede y un útil y solícitu y poderosu patrón, tanto nes oportunidaes públiques como nes necesidaes privaes. ¿Quién, darréu, dexando pa prau la voluntá y mirando con xusticia, emponderará más los vuesos determinos que los del mio Gisippo? Ciertamente dalu. Ta, darréu, Sofronia bien casada con Tito Quinto Fulvio, noble, antiguu y ricu ciudadanu de Roma y amigu de Gisippo; polo que quien d’ello se duel o se quexa, nun fai lo que debe nin sabe lo que fai. Habrá, seique, dellos que dirán nun se doler porque Sofronia seya muyer de Tito, sinón dolese del mou nel que se fixo la so muyer, atapecidamente, dafurto, ensin saber d’ello amigu nin pariente cosa nenguna. Y esto nun ye milagru, nin cosa qu’asoceda pela primer vez. Dexo pa prau, de bon aquel, a aquelles que garranon maríu contra la voluntá de los padres y a aquelles que fuxenon colos sos amantes, y primero fonon amigues qu’esposes, y a aquelles que primero descubrienon los sos matrimonios coles gravideces[7] o colos partos que cola llingua, y la necesidá fixo da-ys el preste; lo que con Sofronia nun asocedió, sinón qu’ordenada, discreta y honestamente foi dada por Gisippo a Tito. Y otros van dicir que casóla con aquel a quien nun pertenecía casala; llamentaciones fates son estes y femeniles y remanecíes de poca consideranza. ¿Nun usa agora la fortuna de nuevos y estremaos caminos ya instrumentos nuevos pa empobinar les coses a los efeutos determinaos? ¿Qué teo qu’esmoleceme yo si’l zapateru, más aína que’l filósofu, dispunxo d’un fechu mio d’acordies col so xuiciu, oculta o públicamente, si la fin ye bona? Debo cuidame bien, si’l zapateru nun ye discretu, de que más nun pueda faer, y agradece-y lo que fixo. Si Gisippo casó bien a Sofronia, andar quexándose del mou y d’él ye una fatura superflua; si nun vos esfotáis nel so xuiciu, cuidáivos de que nun pueda casar a naide más, y agradecéi-y esto. Non menos debéis saber que yo nun busqué nin con inxeniu nin con fraude poner mancha dalguna na honestidá y na claridá del vuesu sangre na persona de Sofronia; y magar la tomé de secultres por muyer, yo nun vini como raptor a quita-y la so virxinidá nin como enemigu quixi tenela menos qu’honestamente, refugando’l vuesu parentalgu[8]; sinón que, fervientemente encesu de la so envizcadora formosura y de la so virtú, conocí (si con aquel orde que vós, seique, queréis dicir que la buscare) que, siendo ella mui amada por vós, por temor a que yo la llevare a Roma, nun diba algamala. Usé, darréu, de l’arte oculta qu’agora pue sevos abierta, y fixi a Gisippo, no qu’él nun taba dispuestu a faer, que consintiere nel mio nome; y dempués, inda que yo ardientemente la amare, non como amante, sinón como maríu, busqué’l so axuntamientu, nun m’averando a ella, como ella mesma pue, con verdá, testimoniar, primero que yo, coles debíes pallabres y col aniellu, la esposé, entrugándo-y si por maríu me quería; a lo qu’ella respondió que sí. Si-y paez que la engañanon, nun ye a min a quien habéis arreprender, sinón a ella, que nun me preguntó quién yera. Esti ye, darréu, el gran mal, el gran pecáu, la gran falta cometida por Gisippo, amigu y, por min, amante, que Sofronia, de secultres, se convirtiere en muyer de Tito Quinto; por ello, mancáislu, amenazáislu ya insidiáislu. ¿Y qué más fixereis si-y la diere a un villanu, a un ribaldu[9], a un siervu? ¿qué cadenes, qué cárcel, qué cruces vos abastaren? Mas vamos dexar agora esto; llegó’l tiempu que yo inda nun esperaba, esto ye, aquel nel que morrió mio pá y nel que me convién tornar a Roma, polo que, queriendo llevar conmigo a Sofronia, descubrívos lo que, seique, vos escondiere inda; lo que, si foreis sabios, comportareis gayoleramente, darréu que, si quixere yo engañavos o ultraxavos, escarnida pudiere dexávosla; mas nun quiera Dios que nun espíritu romanu pueda ablugase tanta vileza enxamás. Ella, entós, esto ye, Sofronia, por consentimientu los dioses y por vigor de les lleis humanes y pola emponderable sencia del mio Gisippo y pola mio amorosa astucia, ye mía. Lo que, teniéndovos vós, por ventura, en más que los dioses o que los otros homes sabios, bestialmente, en dos maneres enforma fadies pa min, amuesa que vos enquivocáis: una ye teniendo a Sofronia, sobre la que, más que’l que me preste, nengún drechu tenéis; y la otra ye’l tratar a Gisippo, al que merecidamente tais obligaos, como enemigu. Nes que, al presente, nun cunto amosavos más lo fatamente que procedéis, mas tan solo aconseyavos como amigos que depongáis los vuesos anoxos, y dexéis dafechu los agravios tomaos y que Sofronia me seya restituyida, col envís de que yo, felizmente, marche como’l vuesu pariente y vuesu viva; seguros d’esto: que, préstevos o nun vos preste lo que yá ta fecho, si d’otra miente tenéis intención d’obrar, he quitavos a Gisippo y, ensin falta, si llego a Roma, he recuperar a aquella que, con merecimientu, ye mía, por muncho que vos disguste; y cuánto pueda l’anoxu de los romanos ánimos, atacándovos siempres, he faevos conocer per esperiencia.»
»Dempués que Tito dixo esto, poniéndose en pie col rostru enraxonáu dafechu, garrando a Gisippo pela mano, y amosando nun s’esmolecer por cuantos nel templu taben, salió d’ellí, ximelgando la tiesta y amenazando. Los que quedanon en dientro, en parte inducíos poles razones de Tito al parentalgu y a la so amistá y en parte espantaos poles sos últimes pallabres, apautánonse en decidir que yera meyor tener a Tito por pariente, desque Gisippo nun quixere selo, que perder a Gisippo por pariente y ganar a Tito por enemigu. Y por mor d’ello, fonon buscar a Tito y dixénon-y que-ys prestaba que Sofronia fore suya, y tenelu por pariente queríu y a Gisippo por bon amigu; y fayendo xuntos fiesta familiar y amistosa, colanon y mandánon-y a Sofronia; y esta, como prudente, fayendo de la necesidá virtú, l’amor que tenía a Gisippo volviólu aína a Tito, y marchó con él a Roma, au la recibienon con grande honor. Gisippo, quedando n’Atenes, teníu en poco por toos, dempués de non munchu tiempu, por delles bregues ciudadanes, con tolos de so casa, probe y tronáu, foi aventáu d’Atenes y condergáu a exiliu perpetuu. Y tando nél Gisippo, y llegando ser non solamente probe, sinón méndigu, lo menos mal que pudo, vieno a Roma pa probar si Tito s’alcordaba d’él; y una y bones supo que taba vivu y que vivía en gracia de tolos romanos y enteráu de cuála yera so casa, mangóse delantre d’ella ata que Tito llegó. Al qu’él, pola miseria na que taba, nun s’atrevió a dirixi-y la pallabra, mas inxenióseles en faese ver, col envís de que Tito, reconociéndolu, lu fixere llamar; polo que, pasando alantre Tito y paeciéndo-y a Gisippo que lu viere y lu esquivare, alcordándose de lo que por él fixere, enfadáu y desesperáu, coló. Y siendo yá de nueche y tando él a cencielles y ensin cuartos, ensin saber áu dir, deseosu más que d’otro de morrer, aportó a un llugar mui salvaxe de la ciudá; au, viendo una gran gruta, metióse nella pa pasar aquella nueche, y sobre la tierra esnudo, y mal vistíu, vencíu pol llargu llantu, adormeció. Y a esta gruta, dos que tuvieren robando xuntos aquella nueche, col furtu fechu, fonon al amanecerín y, entamando una engarradiella, ún d’ellos, que yera más fuerte, mató al otru y marchó. Y sintiendo y viendo esto Gisippo, paeció-y atopar el camín a la muerte tan allampiada por él, ensin matase él mesmu; y poro, ensin marchar, quedó ellí ata que los sarxentos del tribunal, que yá s’enteraren del fechu, ellí vinienon y estos, furiosamente, llevanon presu a Gisippo. Ya, interrogáu, confesó que lu matare él, y que nun pudiere marchar de la gruta; y por mor d’ello’l pretor, al que llamaben Marco Varrón, mandó que lu fixeren morrer na cruz, como entós yera vezu. Llegare Tito, por ventura, naquel momentu, al pretoriu[10]; quien, mirando a la cara al probe condergáu y desque oyó’l porqué, reconoció sópitamente que yera Gisippo y maravióse pola so mísere fortuna y por cómo llegare ellí; y deseando axudalu ardientísimamente, y nun viendo otru camín nengún pa la so salvación nun siendo acusase a sí mesmu y escusalu a él, fíxose alantre aína, y gritó: «Marco Varrón, llama al probe home al que conderguesti, darréu que ye inocente; abondo ofendí yo a los dioses con una culpa matando a aquel que los tos sarxentos atopanon muertu esta mañana, ensin querer ofendelos agora cola muerte d’otru inocente.» Varrón ablucó y dolióse de que tol pretoriu lu oyere; y nun pudiendo, pol so honor, retrayese de faer lo que-y ordenaben les lleis, fixo volver atrás a Gisippo y, en presencia de Tito, díxo-y: «¿Cómo fosti tan llocu que, ensin sentir nengún dolor, confesares lo que nun fixesti enxamás, diéndote nello la vida? Dicíes que yeres el qu’esta nueche matare al home, y vien esti agora y diz que nun lu matesti tu, sinón que lo fixo él.»
»Gisippo miró y vio qu’aquel yera Tito y mui bien conoció que faía aquello pola so salvación, como agradecíu pol serviciu qu’había tiempu recibiere d’él; polo que, llorando de piedá, dixo: «Varrón, ciertamente matélu yo, y la piedá de Tito pa cola mio salvación llega sero.» Tito, d’otru llau, dicía: «Pretor, como tu ves, esti ye foriatu y atopánonlu ensin armes xunta’l muertu, y pues ver que la so miseria da-y ocasión de querer morrer; y, poro, llibéralu, y castígame a min, que lo merecí.»
»Maravióse Varrón pola instancia d’estos dos y camentaba yá que dalu d’ellos debía ser culpable; y tando pensando nel mou de la so absolución, velequí que vien un mozu, llamáu Publio Ambusto, de perdida esperanza y ente tolos romanos conocidísimu lladrón, que verdaderamente cometiere l’homicidiu; y conociendo que nengún de los dos yera culpable d’aquello de lo que caún s’acusaba, tanta foi la tenrura qu’al corazón-y vieno pola inocencia d’estos dos, que, afaláu por grandísima compasión, vieno delantre Varrón y díxo-y: «Pretor, los mios fechos tráenme a resolver la dura cuestión d’estos, y nun sé qué dios dientro min m’afala y m’emburria a manifestate’l mio pecáu; y, poro, has saber que nengún d’estos ye culpable d’aquello de lo que caún d’ellos s’acusa a sí mesmu. Yo so ciertamente quien mató aquel home esta mañana al riscar el día; y a esti probetayu qu’equí ta vilu yo ellí durmiendo mientres yo repartía los furtos con aquel a quien maté. Tito nun necesita que lu escuse: la so fama ye preclara per dayures de qu’él nun ye home de tala condición; llibéralu, darréu, y castígame a min a aquella pena que les lleis m’impongan.»
»Sintiere yá Octavio estes coses, y fayendo venir a los tres, quixo oyer qué ocasión moviere a caún a querer ser condergáu; y caún cuntó la so. Octavio lliberó a los dos primeros porque yeren inocentes, y al terceru por amor d’ellos. Tito, garrando al so Gisippo y arreprendiéndolu primero enforma pola so tebiez y desesfotu, fíxo-y darréu maraviosa fiesta y llevólu a so casa, onde lu recibió Sofronia, con piadoses llágrimes, como a un hermanu. Y confortándolu un tanto y vistiéndolu y volviéndolu nel hábitu debíu a la so virtú y xentileza, de primeres, fixo comunes con él toles sos ayalgues y posesiones y, dempués, dio-y por muyer a una hermana suya mocina, llamada Fulvia; y díxo-y entós: «Gisippo, en ti ta agora’l querer quedar equí xunta min o’l querer volvete a Atenes con toles coses que te di.»
»Gisippo, obligándolu d’un llau l’exiliu que sufría pola so ciudá y d’otru l’amor que tenía debidamente a la grata amistá de Tito, decidió faese romanu; polo que cola so Fulvia, y Tito cola so Sofronia, siempres nuna casa, vivienon munchu tiempu y gayoleramente, fayéndose más amigos cadaldía, si más podíen selo.
»Santísima cosa ye, darréu, l’amistá, y non solamente digna de singular reverencia, sinón de ser con perpetua lloa emponderada, como discretísima madre de magnificencia y d’honestidá, hermana de gratitú y de caridá, y d’odiu y d’avaricia enemiga, siempre, ensin ruegu esperar, pronta a obrar n’otros virtuosamente lo qu’en sí quixere que s’obrare; que los sos sacratísimos efeutos rarísimes veces se ven güei en dos, por culpa y vergoña de la miserable cobicia de los mortales, que solo a la propia utilidá mirando estos, relególa aquella a perpetuu exiliu acullá de los estremos términos de la tierra. ¿Qué amor, qué riqueza, qué parentescu fixere sentir a Gisippo en corazón el fervor, les llágrimes y los sospiros de Tito con tanta eficacia qu’él, por ello, la so guapa esposa, xentil y amada, fixere devenir de Tito, sinón ella[11]? ¿Qué lleis, qué amenaces, qué llercia fixere a los xuveniles brazos de Gisippo nos llugares solitarios, nos llugares escuros, nel llechu propiu, abstenese de los abrazos de la formosa moza, seique dacuando convidadora, sinón ella? ¿Qué estaos, qué premios, qué ventayes fixeren a Gisippo nun s’esmolecer pola perda de los sos parientes y de los de Sofronia, nun s’esmolecer polos deshonestos marmullos del populachu[12], nun s’esmolecer poles burlles y polos escarnios pa satisfaición del amigu, sinón ella? Y d’otru llau, ¿quién fixere a Tito, ensin nenguna deliberación, y pudiendo él honestamente finxir que lu vía, prontísimu en guetar la propia muerte por quitar a Gisippo de la cruz qu’él mesmu se procuraba, sinón ella? ¿Quién fixere a Tito, ensin allancia, lliberalísimu en compartir el so amplísimu patrimoniu con Gisippo, al que la fortuna arrampuñare’l so, sinón ella? ¿Quién fixere a Tito, ensin temor nengún, fervientísimu en conceder a la propia hermana a Gisippo, al que vía perprobe y puestu n’estrema miseria, sinón ella? Deseen, darréu, los homes la multitú de los consortes, les turbes d’hermanos y la gran cantidá de los fíos y aprovezan colos sos cuartos el númberu de los sos sirvidores; y nun arreparen en qu’ún cualquiera d’estos teme más cualquier mínimu peligru suyu que solicitú pon en xebrar los grandes del padre o del hermanu o del señor, mientres se ve faer tolo contrario al amigu.


[1] ‘puestu’.[2] Col sen de ‘prometida’.[3] ‘prometida’.[4] ‘non continxente, inevitable’.[5] llat. ab aeterno ‘dende la eternidá’.[6] ‘les clases baxes’.[7] ‘embaranzos’.[8] ‘refugando emparentar con vosotros’.[9] Orix. it. ribaldo ‘stor. durante il Medioevo, soldato di umile condizione, dedito alla rapina e al saccheggio o, anche, persona di infima condizione sociale dedita ad attività disoneste, a ruberie, a imbrogli’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/ribaldo).[10] ‘palaciu’l pretor’.[11] ‘l’amistá’.[12] ‘les clases baxes’.
Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,6 (Boccaccio)

27 Setiembre, 2016

[X,6] El rei Carlos yá vieyu, victoriosu, namórase d’una mocina y, avergoñándose del so llocu pensamientu, a ella y a una hermana suya casa honradamente.

¿Quién pudiere a carta cabal cuntar los estremaos razonamientos qu’hebo ente les señores sobre cuál usó de mayor lliberalidá, Giliberto o micer Ansaldo o’l nigromante, al rodiu los fechos de doña Dianora? Fora llargo por demás. Mas dempués que’l rei concedió que disputaren un tanto, mirando a Fiammetta, mandó-y que, novelando, los sacare de la so cuestión, y ella, ensin allancia dala, entamó:
—Espléndides señores, yo fui siempres de la opinión de que nes compañíes, como ye la nuesa, debiere razonase tan llargamente que la muncha estrechura de la intención de les coses diches nun fore pa los otros materia de discusión; qu’ello muncho más convién nes escueles ente los estudiantes qu’ente nosotres, que malpenes pa la rueca y el fusu damos aguantu. Y, poro, yo, que seique tenía n’ánimu dalguna cosa duldosa, viéndovos poles yá diches a la griesca, aquella vo dexar y una cuntaré, non d’un home de baxa vara sinón d’un valerosu rei, narrando lo qu’él, caballerescamente, obró, ensin faltar en nada al so honor.
»Toes vosotres pudiestis oyer recordar munches vegaes al rei Carlos el Vieyu o bien el Primeru, que pola so magnífica empresa y, dempués, pola gloriosa victoria sobre’l rei Manfredi, fonon arrrefundiaos de Florencia los xibelinos y volvienon los güelfos. Y por mor d’ello un caballeru, llamáu micer Neri de los Uberti, saliendo d’ellí con tola so familia y con munchos cuartos, nun quixo reducise[1] sinón embaxo los brazos del rei Carlos. Y pa quedar nun llugar solitariu y finar ellí, en reposu, la so vida, foi a Castello da mare de Stabia; y ellí, seique a un tiru ballesta de les otres habitaciones de la ciudá, pente olivares y nozales y castañales, de les que la comarca ye abondosa, mercó una posesión, sobre la que fixo una casa guapa y grande y, al llau d’ella, un prestosu xardín, y metanes d’él, al nuesu mou, teniendo abondanza d’agua corriente, fixo un guapu y claru viveru y enllenólu fácilmente de munchu pexe. Y nun atendiendo a otro sinón a faer cadaldía más guapu’l so xardín, asocedió que’l rei Carlos, nel tiempu caldiu, foi a reposar un tiempu a Castello a mar; au, oyendo falar de la formosura del xardín de micer Neri, deseó velu. Y oyendo de quién yera, pensó que, darréu que’l caballeru yera d’un partíu adversu al suyu, quería comportase más familiarmente con él; y mandó a dici-y que con cuatro compañeros, de mou priváu, la nueche siguiente, quería cenar con elli nel so xardín. Lo que micer Neri apreció muncho, y apareyando magníficamente la cena y ordenando cola so familia lo que debía faese, lo más gayoleramente que pudo y supo recibió al rei nel so formosu xardín. Quien, dempués que vio y emponderó’l xardín tou y la casa de micer Neri, tando les meses mangaes cabo’l viveru, sentóse nuna d’elles, desque se llavó, y mandó al conde Guido de Monforte, que yera ún de los compañeros, que se sentare a ún de los llaos d’él y micer Neri al otru, y a otros tres que con ellos vinieren ordenó-yos que sirvieren d’acordies col orde afitáu por micer Neri. Vieno ellí la vianda delicao, y el vinu foi óptimo y precioso, y l’orde guapu y mui emponderable, ensin ruíu dalu y ensin molestia; lo que’l rei aponderó muncho. Y tando él mui gayoleru y esfrutando d’aquel llugar solitariu, entranon nel xardín dos mocines d’unos quince años d’edá, roxes como frebes d’oru y col cabello ensortiyao dafechu y, sobre ello, suelto, una fina guirlandina d’enredadera[2], y nos sos rostros más abultaben corderos qu’otra cosa, tan delicáu y formosu lu teníen; y taben vistíes con un vistíu de llinu sutilísimo y blanco como la ñeve sobre la carne, que del cintu pa enriba yera estrechísimu y d’ellí embaxo llargu a xeitu d’un pabellón, y llargu ata los pies. Y la que delantre venía trayía enriba los costazos un par de redinos que sostenía cola mano esquierda, y na mandrecha tenía un bastón llargu; la otra que venía detrás, tenía sobre’l costazu esquierdu una payella y so aquel brazu mesmu un fexín de lleña y na mano un trelde, y na otra mano una vasía d’aceite y un caricós encesu; y el rei, viéndoles, maravióse, y ablucáu, esperó a ver lo qu’esto quería dicir. Les mocines, llegaes alantre, honestamente, y vergoñoses, fixenon reverencia al rei; y dempués, diendo allá au s’entraba en viveru, la que tenía la payella, dexándola en suelu, y les otres coses xunta ella, garró’l bastón que la otra llevaba, y entranon dambes nel viveru, y l’agua llegába-yos al pechu. Ún de los familiares de micer Neri, ellí, nel intre, prendió’l fueu y, puesta la payella sobre les treldes y echando nella aceite, entamó esperar que les moces-y echaren pexe. De les qu’una guetando nes partes au sabía que los pexes s’escondíen y la otra preparando los redinos, con grandísimu prestu del rei que miraba pa ello atentamente, en pequeñu espaciu de tiempu coyenon pexe a esgaya; y aventándo-ylos al criáu, que cuasi vivos los ponía na payella, asina como-ys lo adeprendieren, entamanon coyer los más formosos y a aventalos enriba la mesa delantre’l rei y al conde Guido y al padre. Estos pexes esguilaben percima la mesa, y al rei prestaba-y pola vida; y, asemeyadamente, coyéndolos él aventába-yoslos a les moces cortésmente, y asina, per dalgún tiempu s’entretuvienon, ata que’l criáu tostó tolos que-y apurrieren; y esto, más como entremés que como vianda mui caro y prestoso, darréu que lo ordenare micer Neri, punxénonlo en delantre’l rei. Les moces, viendo’l pexe tostao, y que pescaren abondo, y apegándose-ys dafechu’l blancu y sutil vistimientu d’elles a la so piel y cuasi nun atapando cosa dala del so delicáu cuerpu, salienon del viveru; y recoyendo dambes les coses que llevaren, pasando vergoñosamente delantre’l rei, volvienon pan casa. El rei y el conde y los otros, que sirvíen, observaren muncho a estes mocines, y muncho les lloaren en sí mesmos por formoses y por bien feches, y arriendes d’ello por prestoses y por corteses; mas, sobre tolos demás, prestáren-y al rei, que tan atentamente considerare toles partes del so cuerpu, de la que salíen del agua, qu’a quien entós lu pinchare nun lu sintiera. Y pensando muncho nelles, ensin saber quién yeren nin cómo, sintió nel corazón esconsoñar un fervientísimu deséu de complaceles, polo que mui bien conoció que diba namorase si nun andaba con procuru; y nun sabía él mesmu cuála de les dos yera la que más-y prestaba, tan asemeyada yera una a la otra en toles coses. Mas dempués que tevo un bon cachu nesti pensamientu, vueltu a micer Neri, entrugó-y quién yeren les dos damiseles; a quien micer Neri respondió: «Señor, estes son les mios fíes, nacíes nun mesmu partu, de les qu’una tien por nome Ginevra la formosa y la otra Isotta la roxa.»
»Y el rei aponderó-yles muncho, afalándolu a casales; de lo que micer Neri, por más nun poder, escusóse. Y nesto, nun quedando nada, nun siendo les frutes, por dar na cena, vinienon les dos mocines con dos xugones de cendal guapísimos, con dos grandisimes bandexes de plata na mano enllenes d’estremaos frutos, según la estación los apurría, y punxénonlos delantre’l rei enriba la mesa. Y fecho esto, echándose atrás un poco, entamanon cantar un cantar, y la so lletra escomenzaba:

Au yo aporté, Amor, nun pudiere cuntase llargamente,

con tantu dolzor y tan prestosamente, qu’al rei, que con prestu les miraba y escuchaba, paecía-y que toles xerarquíes de los ánxeles ellí amiyaren a cantar; y dichu aquel, arrodiándose, pidienon reverentemente llicencia al rei, quien, inda que llamentare la so partida, n’apariencia, dió-ysla allegremente. Finada, darréu, la cena y volviendo montar d’a caballu’l rei colos sos compañeros y xebrándose de micer Neri, volvienon al agospiu real falando d’unes coses y d’otres. Ellí, teniendo’l rei la so pasión escondida y nun siendo pa escaecer, por gran asuntu que sobreviniere, la formosura y la prestosidá de Ginevra la formosa, amando pol so amor tamién a la so hermana, a ella asemeyada, tanto na amorosa armadiya s’enguedeyó, que nun yera cuasi a pensar n’otra cosa; y finxendo otres razones, con micer Neri gastaba una estrecha familiaridá y, mui davezu, visitaba’l so guapu xardín pa ver a Ginevra. Y nun pudiendo sufrilo yá más y viniéndo-y al pensamientu, nun sabiendo ver otra manera, quita-y al padre non solamente a una sinón a les dos mocines, fixo manifiestos el so amor y la so intención al conte Guido. Y esti, darréu que yera home valerosu, díxo-y: «Señor, maravíome enforma de lo que vós me dicís, y tanto más de lo qu’otru se maraviare cuanto me paez que conocí meyor que naide les vueses costumes, de la vuesa neñez ata agora. Y nun me paeciendo conocevos pasión tala enxamás na vuesa mocedá, na qu’Amor más fácilmente debía llancar les sos garres, sintiéndovos agora que yá tais cercanu a la vieyera, yeme tan raro y estraño que vós améis d’amor, que cuasi un milagru m’abulta. Y si a min me correspondiere arreprendevos por ello, sé bien lo que vos dixere, considerando qu’inda tais n’armes nel reinu nuevamente conquistáu, ente nación non conocío y enlleno d’engaños y de traiciones, y ocupáu dafechu en grandísimes solicitúes y n’altos asuntos, ya inda nun pudiestis sentavos; y ente tantes coses fixestis sitiu al agasayador amor. Esto nun ye actu de rei magnánimu, sinón enantes d’un mocín pusilánime. Y arriendes d’esto, lo que ye muncho peor, dicís que deliberestis arrampuñá-y les dos fíes al probe caballeru qu’en so casa vos honró acullá’l so poder, y por honravos más amosóvos a aquelles cuasi esnudes, testificando per aciu d’ello cuánta seya la fe que tien en vós, y que firmemente cuida que vós sois un rei y non un llobu rapiegu. ¿Y marchóvos de l’alcordanza tan aína que les violencies feches a les muyeres por Manfredi abriénonvos la entrada a esti reinu? ¿qué traidoría se cometió enxamás más digna d’eternu supliciu que diba ser esta, que vós a aquel que vos honra-y quitéis el so honor y la so esperanza y el so consuelu? ¿qué diba dicise de vós si lo fixeres? Seique camentáis que fore xida abonda’l dicir: ‘Fíxilo porque yera xibelín’. Pues ¿ye esta la xusticia’l rei, qu’a aquellos que nos sos brazos s’abluguen de forma tala, quien quiera que seyan, de tal xeitu los trata? Yo recuérdovos, rei, que grandísima gloria foi pa vós vencer a Manfredi, pero muncho más grande lo ye vencevos a vós mesmu; y, poro, vós, qu’habéis correxir a los otros, vencéivos a vós mesmu y cha-y la galga a esti petite, y nun queráis con mancha tala afarar lo que gloriosamente conquistestis.» Estes pallabres mancanon amargosamente n’ánimu del rei y tanto más lu aflixenon cuanto más verdaderes les conocía; polo que, dempués de dalgún cálidu sospiru, dixo: «Conde, de xuru que cualquier otru enemigu, magar seya fuerte, camiento que seya al bien duechu guerreru abondo débil y fácil de vencer con respeuto al so mesmu petite; mas inda que’l deséu seya grande y necesite de puxu inestimable, de tal xeitu m’aguiyanon les vueses pallabres, que convién que, enantes que pasen munchos díes, vos amuese coles mio obres que, como sé vencer a otros, asina, asemeyadamente, sé soxulgame a min mesmu.»
»Y non munchos díes dempués de qu’estes pallabres pasaren, vueltu’l rei a Nápoles, tanto por quitase a sí mesmu la ocasión d’obrar vilmente en daqué como por premiar el caballeru pol honor recibíu por él, magar-y fore duro’l faer a otru posesor d’aquello polo qu’él allampiaba sumamente, dixpúnxose non menos qu’a casar a les dos moces, y non como fíes de micer Neri, sinón como suyes. Y col prestu de micer Neri, dotándoles magníficamente, a Ginevra la formosa dió-yla a micer Maffeo de Palizzi y a Isotta la roxa a micer Guiglielmo de la Magna, nobles caballeros y grandes barones dambos; y n’asignándo-yosles, con dolor inestimable, marchó a Apulia, y con fatigues continues tanto y de tala manera mayó’l so xabaz petite, que, espedazaes y frayaes les amorosiegues cadenes, per cuanto vivir debía, quedó llibre de tal pasión. Habrá seique quien diga que poca cosa ye pa un rei casar a dos mocines, y yo apautaréme nello; mas mui grande y grandísima diré que ye, si dicimos qu’un rei namoráu fixo esto, casando a aquella a la qu’él amaba ensin coyer o garrar del so amor fueya nin flor nin frutu. Asina, entós, obró’l magníficu rei, premiando altamente al noble caballeru, honrando ponderatiblemente a les amaes mocines y venciéndose duramente a sí mesmu.

[1] ‘suxetase a la obediencia’. [2] Orix. it. vincapervinca ‘bot.com. pianta (Vinca maior) con foglie opposte, laciniate e fiori con grande corolla azzurra’ (http://dizionario.internazionale.it/parola/vincapervinca).
Categoríes: Canal Blogues

Los archivos cañoneros

23 Setiembre, 2016
[La Voz del Trubia, ochobre 2016]


Cuando yo yera neñu había un vecín que guardaba les botelles de sidra dientro l’horru. El paisanu teníales ellí bien zarradines, baxo llave, y cuando los neños teníemos ganes de chumar díbemos por elles aprovechando la escuridá de la nueche. Ún de nosotros, por suerte, dominaba a la perfección l’arte de la cerraxería: venía cola ferramienta na mano, que nun yera sinón un palu, y metíalu per un furacu de la pesllera l’horru, faciendo xirar la tarabica per dientro. La puerta quedaba abierta darréu, y nosotros, gayasperos, marchábemos coles botelles.
Pero un día, como taba cantao, magar la guardia que’l restu los neños facíemos desde dellos puntos claves, pillónos el paisanu, y escorriónos con una pala dientes caleya alantre. Y, por suerte, nun hubo más desgracia que la d’un neñu que viniera d’afuera y qu’al llegar al borde la carretera, al nun saber qu’aquello taba ellí, cayó de cabeza y quedó estrapalláu como un sapón en mediu d’ella. Pero, desde llueu, a naide nun-y paeció mal la conducta’l paisanu, naide nun gorgutó por que nos escorriera, que pa eso yera’l paisanu’l dueñu les botelles, y taba, polo tanto, nel so derechu de cuidar lo que-y pertenecía.
Pues bien. Acordéme güei d’esta historia pensando precisamente na (vamos llamala) ‘salida’ (anque apetez más ‘espoliu’, ‘robu’ o ‘atracu a mano armada’) de los archivos de la Fábrica de Trubia que ta teniendo llugar estos díes. Hai equí, n’efeutu, un dueñu, que nun ye otru en primer instancia que los propios trubiecos, pero, principalmente, y por estensión, el conceyu d’Uviéu col so alcalde a la cabeza. Y alviértenos el dueñu, a mou de sida, pa que nos quede claro desde’l principiu, de qu’esti horru ¡cuidáu me llamo! nun ye de la so propiedá… Bien. Quiciabes seya esti horru de la marquesa, como pasa davezu, o míu, o quiciabes nun seya de naide porque ta cayendo… Y ye que, a dicir verdá, y a fin de cuentes, ¿a quién coimes-y importa de quién seya l’horru? El fechu ye que, como se ve y nos cuenten los medios de comunicación, llegaron unos mozos pela nueche y llevaron les botelles al dueñu.
Amesten los dueños agora, pa enriba, cuando tovía nun acabaron siquiera de llevalos, que la vuelta los archivos va ser prácticamente imposible. Vamos, que les botelles yá les bebieron. Y dícennos tamién, como xustificándose una vez más, que nel únicu acuerdu previu a la so salida solo esistía’l compromisu de devolver una copia, pero nunca los orixinales. Esto ye, qu’igual devuelven los cascos, si eso, y pueser que rellenos de gaseosa o mesmamente d’agua de la fonte.
Y ello ye que los dueños, llexítimamente, pudieron salir cola pala dientes tres de los mozos, pudieron escorrelos aballadamente, pudieron dificulta-ys la operación, torgá-ysla de la manera que fora, poles bones o poles males… Nun ye otro, al cabu y al cantu, lo que s’espera del dueñu de les botelles. Pero resulta que non, que, contra tou pronósticu, les coses pasaron de mui distinta manera. El dueñu, arremelláu, desdexáu pa colo suyo, dexó, ensin más, que-y llevaren les botelles, toles botelles, una tres d’otra, ensin dexa-y nenguna. Y agora, irremediablemente, los trubiecos van tener que quedar colos cascos (si tienen a bien devolvé-yslos). Que son verdes, y guapos, y suenen si los golpies cola mano, sí, pero solo entretienen a los fatos. Y mientres, los que-ys llevaron les botelles, van andar de candanga coles sos botelles y van enfilase cola sidra que-ys pertenez...
En fin, qu’ello ye lo que tien nun ser una nacionalidá histórica, caro: que nun tienes derechu a nada, y menos entá (¡faltaría más!) a disponer d’un muséu nacional. Colo bien que tán les coses pa Madrid…!!
Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,3 (Boccaccio)

23 Setiembre, 2016

[X,3] Mitridanes, envidiosu de la cortesía de Natan, diendo a matalu, ensin conocelu, atópase con él ya, informáu por él mesmu del mou, alcuéntralu nuna viesquina como dispunxere; y, al reconocelu, avergóñase y faise’l so amigu.

Cosa asemeyada a un milagru, de xuru, paecía-yos a toos qu’oyeren, esto ye, qu’un clérigu fixere daqué cosa magníficamente; mas aselando yá’l razonar de les señores, ordenó’l rei a Filostrato que procediere; y esti entamó aína:
—Nobles señores, grande foi la magnificencia’l rei d’España y seique cosa muncho más inaudita la del abá de Cluny; mas seique non menos maravioso vos va paecer oyer qu’ún, por usar de lliberalidá, a otru que deseaba’l so sangre, y mesmamente’l so espíritu, cautamente, a dá-ylo se dispunxo; y fixérelo si aquel quixere coyé-ylo, como nuna novelina de mio cunto amosavos.
»Certísimo ye, si pue dase fe a les pallabres de dellos xenoveses y d’otros homes que naquelles comarques vivienon, que nes partes de Cattaio hebo yá cuantayá un home de noble llinax y ricu ensin comparanza, llamáu pel so nome Natan. Y teniendo esti una finca cabo un camín pel que cuasi de necesidá pasaba tol mundu que de Poniente a Llevante quixere dir o de Llevante a Poniente, y teniendo l’ánimu grande y lliberal, y tando deseosu de ser conocíu peles sos obres, darréu que tenía ellí munchos maestros, fixo faer en pocu espaciu de tiempu ún de los más formosos y de los mayores y más ricos palacios qu’enxamás se viere, y fixo fornir óptimamente aquel de toes aquelles coses que yeren afayadices pa ser a recibir y honrar xentiles homes. Y teniendo grande y bona servidume, con prestosidá y con fiesta faía recibir y honrar a cualquiera qu’ellí diba y venía; y tanto perseveró nesta emponderable costume, que yá non solamente nel Llevante sinón en cuasi tol Poniente lu conocíen pola so fama. Y tando elli yá cargáu d’años, pero non fartucu d’exercer la cortesía, avieno que la so fama aportó a les oreyes d’un mozu llamáu Mitridanes, d’un país non mui lloñe del so; quien, sabiéndose non menos ricu que lo yera Natan, y envidiosu de la so fama y de la so virtú, propúnxose desaniciar aquella o atapecela con mayores lliberalidaes. Y fayendo faer un palaciu asemeyáu al de Natan, entamó faer les más desmidíes cortesíes qu’enxamás fixere nengún otru a tou aquel diba o venía per ellí; y ensin dulda, en mui pocu tiempu, fíxose famosu. Agora, asocedió un día que, tando’l mozu solu dafechu nel patiu’l so palaciu, una muyerina qu’entrare dientro per una de les puertes del palaciu pidió-y llimosna y llogrólo; y volviendo pela segunda puerta énte él, tamién lo llogró, y asina socesivamente ata la duodécima; y vuelta la decimotercer vez, díxo-y Mitridanes: «Bona muyer, yes mui solícita nel to pidir» y non por ello dexó de da-y la llimosna. La vieyina, oyíes estes pallabres, dixo: «¡Oh lliberalidá de Natan, qué maraviosa yes! que per trenta y dos puertes que tien el so palaciu, como esti, entrando y pidiéndo-y llimosna, enxamás fui por él reconocida, qu’él mostrare, y siempre lo llogré; y equí nun vini tovía sinón per trece y fui reconocida y arreprendida»; y diciendo esto, ensin volver más ellí, marchó. Mitridanes, oyíes les pallabres de la vieya, como aquel que lo qu’oyía de la fama de Natan tenía por amenorgamientu de la so, amburiáu en rabiosa ira, entamó dicir: «¡Ai probe de min! ¿cuándo m’acercaré a la lliberalidá de les grandes coses de Natan, que non solo nun lu perpaso, como busco, sinón que nes pequeñísimes coses nun puedo allegame a él? Verdaderamente fatígome en baldre, si nun lu desanicio de la faz de la tierra; y esto, desque la vieyera nun va llevalu, convién, ensin allancia, que lo faiga yo coles mios manes.»
»Y llevantándose con esti ímpetu, ensin comunicar el so determín a naide, y montando d’a caballu con poca compañía, dempués del tercer día aportó au vivía Natan; y ordenando a los compañeros que finxeren nun tar con él y nun lu conocer y que se procuraren agospiu ata que d’él otres órdenes recibieren, llegando ellí al atapecer y tando solu, non mui lloñe del guapu palaciu atopó a Natan dafechamente solu, quien, ensin nengún hábitu pomposu andaba de paséu; y, nun lu conociendo, entrugó-y si sabía amosa-y aú vivía Natan. Natan, gayolero, respondió: «Mio fíu, naide hai nesta comarca que sepia amosate esto meyor que yo; y, poro, cuando te preste, llévote allá.» El mozu díxo-y qu’esto diba presta-y enforma mas que, si podía ser, nun quería que Natan lu viere nin lu conociere; y Natan díxo-y: «Y tamién esto fadré, desque te presta.»
»Desmontando, darréu, Mitridanes, foi con Natan, qu’entamó bien llueu prestosos razonamientos con él, ata’l so guapu palaciu. Ellí, Natan fixo a ún de los sos sirvientes coyer el caballu’l mozu, y averándose-y a les oreyes, ordenó-y qu’él, aína, con tolos de la casa, fixere que naide nun-y dixere al mozu qu’él yera Natan; y asina se fixo. Mas dempués que nel palaciu tuvienon, llevó a Mitridanes a una formosísima cámara au naide nun lu vía, nun siendo los qu’él escoyere pal so serviciu; y fayendo honralu sumamente, él mesmu-y faía compañía. Y tando con él Mitridanes, inda que lu tuviere en reverencia como a un padre, preguntó-y, sicasí, quién yera; y Natan respondió-y: «Yo so un humilde sirvidor de Natan, que dende la mio neñez con él avieyé, y nunca a otro qu’a lo que tu me ves m’allevantó; polo que, magar que tolos otros homes lu emponderen n’abondo, poco puedo emponderalu yo.» Estes pallabres apurrienon dalguna esperanza a Mitridanes de poder, con meyor conseyu y con mayor seguridá, dar efeutu al so perversu envís; al que Natan, mui cortésmente, entrugó quién yera y qué necedidá lu llevare per ellí, ufriéndo-y el so conseyu y la so axuda no qu’él pudiere. Mitridanes entardó daqué en responder, y a lo cabero, deliberando esfotase nél, con un llargu circunloquiu de pallabres, pidió-y la so pallabra y, dempués, el so conseyu y la so axuda; y descubrió-y perdafechu quién yera y a qué viniere y afaláu por qué. Natan, oyendo’l razonamientu y el fieru propósitu de Mitridanes, enfadóse enforma nel so interior, mas ensin entretenese muncho, con fuerte ánimu y con firme rostru, respondió-y: «Mitridanes, noble home foi to padre, al que tu nun quies desmerecer, entamando tan alta empresa como entamesti, esto ye, la de ser lliberal pa con tol mundu; y muncho apondero la envidia que pola virtú de Natan sientes, darréu que, si d’estes hubiere munches, el mundu, que ye mui mísere, fixérese llueu bonu. El propósitu tuyu que m’amosesti ha quedar atapecíu ensin dulda, pal que más bien conseyu útil que gran axuda puedo date: que ye esti. Yes p’acolumbrar d’equí, a una media milla, una viesquina na que Natan cuasi toles mañanes va solu dafechu a pasiar per un bon cachu; ellí fácil cosa ha sete l’atopalu y faer con él lo que te preste. Y si lu mates, col envís de poder volver ensin enzancu dalu pa to casa, pa salir de la viesca, dirás non pel camín pel que viniesti equí sinón pel que ves a la esquierda, darréu que, inda que seya un poco más salvaxe, ta más cerca de to casa y ye pa ti más seguru.»
»Mitridanes, recibío la información y desque Natan se xebró d’él, fixo saber cautamente a los sos compañeros, que taben tamién allá dientro, aú debíen esperalu a otru día. Mas dempués que’l nuevu día vieno, Natan, nun variando la so intención pol conseyu dau a Mitridanes nin camudando esta en parte dala, marchó solu a la viesquina dispuestu a morrer. Mitridanes, llevantándose y garrando’l so arcu y la so espada, qu’otres armes nun tenía, y montando d’a caballu, foi a la viesquina y, de lloñe, vio a Natan, solu dafechu, andar pasiando per ella; y queriendo velu y oyelu falar enantes d’acometelu, corrió a la so escontra y garrólu pel turbante que tenía na cabeza, diciéndo-y: «¡Vieyu, tas muertu!» Al que nenguna otra cosa respondió Natan nun siendo: «Entós merecílo.»
»Mitridanes, n’oyéndo-y la voz y en viéndo-y la cara, reconoció d’esmenu qu’aquel yera’l que benignamente lu recibiere y familiarmente lu acompañare y fielmente lu aconseyare; polo que, nel intre, desanicióse-y el furor y la so ira convirtióse en vergoña; y entós él, arrefundiando la espada, que yá sacara pa mancalu, baxando del caballu llorando, corrió a los pies de Natan y díxo-y: «Manifiestamente conozo, queridísimu padre, la vuesa lliberalidá, contemplando con cuánta cautela viniestis a dame’l vuesu espíritu, del que yo, ensin razón nenguna, a vós mesmu deseosu m’amosé; pero Dios, más solícitu al mio deber que yo mesmu, naquel puntu en que mayor necesidá tuvi, abrióme los güeyos del inteleutu, los que la mísere envidia me zarrare. Y, poro, cuanto vós más prontu fostis en complaceme, tanto más conozo’l débitu a la penitencia del mio error; garrái, darréu, de min, la venganza qu’estiméis afayadiza pal mio pecáu.» Natan fixo poner en pie a Mitridanes y abrazólu y besólu tienramente y díxo-y: «Mio fíu, na to empresa, quieras o non llamala mala o d’otra miente, nun fai falta pidir nin otorgar perdón, darréu que nun la siguiesti por odiu sinón col envís de que te tuvieren pol meyor. Vivi, darréu, seguru de min, y ten por cierto que nun vive nengún otru home que t’ame tanto como yo, en consideración a la grandeza’l to ánimu, que diose non a amasar cuartos, como faen los miserables, sinón a gastar los qu’amasó. Y nun t’avergoñes de querer matame pa faete famosu, nin cuides que yo me maravíe d’ello. Los sumos emperadores y los grandísimos rei nun enanchanon los sos reinos y, darréu d’ello, la so fama, cuasi con otra arte que la de matar, non yá un home, como tu quixesti faer, sinón infinitos, y quemar países y afarar ciudades; polo que si tu, pa faete más famosu, quixesti matame tan solo a min, nun fixesti cosa maraviosa nin estraña, sinón mui avezada.»
»Mitridanes, non escusando’l so deséu perversu, sinón aponderando la honesta escusa que Natan-y alcontraba, razonando, llegó a dici-y que maraviábase sobre manera de cómo Natan pudiere disponese a ello y a da-y mou y conseyu; y díxo-y Natan: «Mitridanes, nun quiero que nin del mio conseyu nin de la mio disposición te maravíes, darréu que, dempués que yo tuvi nel mio arbitriu[1]y dispuestu a faer lo mesmo que tu emprendiesti faer, nengún hebo qu’enxamás a mio casa llegare, que yo nun lu contentare al mio poder con aquello qu’a min me demandó. Viniesti tu ganosu de la mio vida, polo que, sintiéndote demandámela, col envís de que tu nun fores l’únicu qu’ensin la so demanda d’equí se partiere, deliberé entragátela darréu, y pa que la algamares dite aquel conseyu que cuidé que te yera bonu p’algamar la mía y nun perder la tuya; y, por ello, inda te digo y ruego que, si ella te presta, que la cueyas y a ti mesmu te satisfaigas; yo nun sé cómo pueda gastala meyor. Llevo usándola yá ochenta años, y gastéla nos mios deleites y nos mios consuelos; y sé que, siguiendo’l cursu la natura, como los otros homes faen y, xeneralmente, toles coses, ha tar conmigo yá pocu tiempu; polo que xulgo que ye muncho meyor dala, como yo siempre di y gasté les mios ayalgues, que querer caltenela tanto qu’a la escontra la mio voluntá me seya arrampuñada pola natura. Pequeñu don ye dar cien años; ¿cuánto menor ye, darréu, dar los seis u ochu que puedan quedame? Cuéyila, darréu, si ella te presta, ruégotelo; darréu que, mientres viví equí, tovía nun atopé a naide que la deseare nin sé cuándo pueda atopar nengún, si nun la garres tu, que me la demandes. Y si asocediere que nun atopare a naide, conozo que, cuanto más la guarde, de menor preciu sedrá; y poro, enantes que pierda’l so valor, cuéyila, ruégotelo.»
»Mitridanes, avergoñándose enforma, díxo-y: «Nun dexe Dios que cosa tan valiosa como la vuesa vida ye, non yá que yo, quitándovosla a vós, la cueya, sinón mesmamente que la desee, como hai poco faía; a la que non yá nun quixere amenorga-y los sos años sinón que, de bon aquel, amestáre-y los mios.»A quien dixo Natan aína: «Y si yes quien, ¿quies amestá-ylos? Y fixéresme faer pa contigo lo qu’enxamás fixi pa con nengún otru, esto ye, garrar de les tos coses, que yo enxamás nun garro nada de los demás.» «Sí» díxo-y d’esmenu Mitridanes. «Entós» dixo Natan «fadrás como yo te diga. Quedarás, mozu como yes, equí en mio casa, y llamaráste Natan, y yo marcharé a la to y fadréme llamar siempre Mitridanes.»Entós Mitridanes respondió: «Si yo supiere obrar tan bien como vós sabéis y supiestis, coyere ensin muncha deliberación lo que m’ufiertáis; mas darréu que me paez ser mui cierto que les mios obres van amenorgar la fama de Natan, y yo nun cunto estropiar n’otru lo qu’en min nun sé iguar, nun vo coyelo.» Y dempués d’estos y munchos otros prestosos razonamientos qu’hebo ente Natan y Mitridanes, cuando-y prestó a Natan, volvienon xuntos pal palaciu, au Natan honró sumamente munchos díes a Mitridanes, y con tol so inxeniu y saber, confortólu nel so altu y grande propósitu. Y queriendo Mitridanes, cola so compañía, volver a casa, Natan, desque-y fixere conocer perbién qu’enxamás en lliberalidá diba ser pa perpasalu, dio-y la llicencia.

[1] ‘que tuvi capacidá pa decidir llibremente’.
Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,2 (Boccaccio)

22 Setiembre, 2016

[X,2] Ghino de Tacco prinda al abá de Cluny y medícalu contra’l mal d’estómagu y, dempués, déxalu dir; y esti, vueltu a la corte de Roma, reconcílialu col papa Bonifacio y failu hermanu del Hespital.

Lloada fora yá la magnificencia’l rei Anfonso pa col florentín caballeru, cuando’l rei, al que-y prestare pola vida, mandó a Elissa que siguiere; y esta entamó aína:
—Delicaes señores, el ser un rei magníficu y l’usar la so magnificencia pa con aquel que lu sirvió nun pue dicise que nun seya daqué lloable y grande; mas ¿qué diremos nós si se cunta qu’un clérigu usó d’almirable magnificencia pa con persona que, si la tuviere por enemiga, naide nun-y lo reprochare? Ciertamente non otro sinón que la del rei fore virtú y la del clérigu milagru, desque ellos son toos munchísimo más avaros que les muyeres, y de toa lliberalidá enemigos a espada sacada; y magar que tou home, naturalmente, apeteza vengación poles ofienses recibíes, los clérigos, como se ve, inda que prediquen la paciencia y emponderen sumamente’l perdón de les ofienses, más fogosamente que los otros homes recurren a ella. Y esto que digo, esto ye, cómo un clérigu foi magníficu, vais poder conocelo abiertamente na mio siguiente novela.
»Ghino de Tacco, pola so fiereza y polos sos robos home abondo famosu, siendo esllarigáu de Siena y enemigu de los condes de Santafiore, sulevó a Radicofani contra la Ilesia de Roma; y tando ellí viviendo, faía robar a los sos mesnaderos[1] a cualquiera que pasare pela rodiada. Agora, tando’l papa Bonifacio octavu en Roma, vieno a la corte l’abá de Cluny, quien cuidaba ser ún de los prelaos más ricos del mundu; y estropiándose-y ellí l’estómagu, aconseyánon-y los médicos que fore a los baños de Siena y que curaría ensin falta; y por mor d’ello, concediéndo-ylo’l Papa, ensin esmolecese pola fama de Ghino, púnxose en camín con gran pompa d’equipax y de carga y de caballos y de sirvidores. Ghino di Tacco, conociendo la so venida, tendió les sos redes y, ensin perder un solu rapaz, acorripió al abá con tol so serviciu y toles sos coses nun estrechu llugar; y fecho esto, a ún de los sos, el más sabichegu, mandólu al abá bien acompañáu, al que-y dixo, mui amablemente, de parte d’él, que-y fixere’l favor de dir agospiar con aquel Ghino al castiellu. Y l’abá, oyendo esto, tou furiosu, respondió qu’él nun quería faer nada d’aquello, como quien nada tenía que faer con Ghino, sinón que diba siguir alantre y quería ver quién-y lo torgaba. Y l’embaxador, falando humildemente, díxo-y: «Micer, viniestis a un llugar au, sacantes al puxu de Dios, a nada nun tememos, y au les escomuniones y los interdictos[2]tán escomulgaos dafechu; y, por ello, faéi’l favor de complacer poles bones a Ghino nesto.»
»Taba yá, mientres estes pallabres teníen, arrodiáu tol llugar de mesnaderos; polo que l’abá, viéndose prindáu colos sos, despreciatible, garró col embaxador el camín del castiellu, y tola so compañía y el so equipax con él; y, desmontáu, cuando Ghino quixo, foi unviáu solu dafechu a una camarina d’un palaciu abondo escura y malcuriosa, y tolos demás homes, caún d’acordies cola so cualidá, fonon mui bien acomodaos pel castiellu, y los caballos y tol equipax punxénonlo a salvo ensin tocar en nada. Y fecho esto, foi Ghino al abá y díxo-y: «Micer, Ghino, de quien vós sois güéspede, mándavos con ruegos que vos preste significa-y aú dibeis y por qué razón.»
»L’abá que, como prudente, depunxere la so altiveza, significó-y aú diba y por qué. Ghino, desque esto oyó, marchó y pensó en curalu ensin baños; y fayendo arder siempres na camarina un gran fueu, y vixilala bien, nun tornó pa con él ata la mañana siguiente, y entós, nun mantel perblancu, llevó-y dos rabanaes de pan turrao y un vasáu de vernacha[3] de Corniglia, de lo del mesmu abá; y díxo-y asina al abá: «Micer, cuando Ghino yera mui mozu, estudió medicina, y diz qu’adeprendió que nenguna melecina ye meyor pal mal d’estómagu que lo qu’él va faevos, de lo qu’estes coses que vos trayo son l’entamu; y, poro, tomáiles y confortáivos.»
»L’abá, que tenía más fame que ganes de bromiar, inda que lo fixere de mal aquel, comió’l pan y bebió la vernacha y, dempués, dixo munches coses altaneres, y entrugó por munches, y munches aconseyó, y, n’especial, pidió poder ver a Ghino. Ghino, sintiendo aquelles, dexó pasar dalgunes como vanes y, dalgunes otres, respondióles mui cortésmente, afirmando que, lo más aína que Ghino pudiere, diba visitalu; y dicho esto, xebróse d’él, y nun volvió ellí primero que’l día siguiente, con otro tanto de pan turrao y otro tanto de vernacha; y tévolu asina munchos díes, ata que se dio cuenta de que l’abá comiere unes fabes seques qu’él-y llevare ya-y dexare ellí a queriendes y de secultres. Y, por mor d’ello, entrugó-y de parte de Ghino cómo-y paecía tar del estómagu; y l’abá respondió-y: «A min paezme que tuviera bien si nun tuviere nes sos manes; y dempués d’esto, nengún otru deséu teo mayor que’l de comer, tan bien me curó la so melecina.»
»Ghino, darréu, fayendo a los sos criaos acuriosar una guapa cámara col so mesmu flete y fayendo apareyar un gran convite, al que con munchos homes del castiellu foi tola servidume del abá, foi a a él a la mañana siguiente y díxo-y: «Micer, darréu que vos sentís bien, tiempu ye yá de salir de la enfermería»; y, garrándolu pela mano, llevólu a la cámara que-y apareyare, y dexándolu nella colos sos, foi a encargase de que’l convite fore magnificu.
»L’abá recreóse un tanto colos sos y cuntó-yos cómo fore la so vida, mientres ellos, polo contrario, dixénon-y toos que foran maraviosamente honraos por Ghino; mas llegada la hora la xinta, a l’abá y a tolos demás, sirviénon-yos ordenadamente bona vianda y bon vinu, ensin dexase Ghino conocer tovía pol abá. Mas dempués que l’abá vivió dellos díes d’esta manera, fayendo trayer Ghino a una sala tol sos equipax y a un patiu que taba embaxo d’ella tolos sos caballos, ata’l más probe rocín, foi al abá y entrugó-y cómo taba y si cuidaba tar lo bastante fuerte p’acabalgar; a quien l’abá respondió que taba fuerte bastante y bien curáu del estómagu y que diba tar bien n‘escapando de les manes de Ghino. Llevó entós Ghino al abá a la sala au taba’l so flete y tola so servidume; y fayéndolu asomase a una ventana d’onde podía ver tolos sos caballos, díxo-y: «Señor abá, vós debéis saber que’l ser xentil home y esllarigáu de so casa y probe y el tener munchos y poderosos enemigos (y non la so maldá d’ánimu) empobinanon, pa poder la so vida defender y la so nobleza, a Ghino de Tacco, que so yo, a ser robador de caminos y enemigu de la corte de Roma. Mas darréu que vós me paecéis valerosu señor, desque vos guarí del estómagu, como fixi, nun cunto tratavos como con otru fixera, a quien, cuando nes mios manes tuviere como tais vós, quedáreme cola parte de les sos coses que me paeciere; sinón que pretendo que vós, a min, considerando les mios necesidaes, me deáis la parte de les vueses coses que vós mesmu queráis. Elles tán toes equí delantre de vós, y los vuesos caballos podéis velos en patiu d’esta ventana; y por ello, garrái, según vos preste, la parte o’l tou, y dende esti momentu queden el marchar y el quedar al placer vuesu.»
»Maravióse l’abá de que nun robador de caminos hubiere pallabres tan lliberales; y prestándo-y muncho, d’esmenu, desaniciánonse la so ira y el so despreciu, enantes camudaos en benevolencia y, col corazón vueltu amigu de Ghino, corrió abrazalu, diciéndo-y: «Yo xuro por Dios que, por ganar l’amistá d’un home talu como agora xulgo que yes, sufriere’l recibir muncho mayores inxuries que les qu’ata agora me paez que me fixesti. ¡Maldita seya la fortuna, qu’a tan dañible oficiu t’obliga!» Y dempués d’esto, fayendo coyer de les sos munches coses poquísimes y necesaries y, de mou asemeyáu, de los caballos, y dexándo-y toles otres, volvió a Roma.
»Conociere’l Papa la prisión del abá; ya inda que muncho se llamentare d’ello, desque lu vio, entrugó-y cómo-y sentaren los baños; y l’abá, sorriendo, respondió-y: «Santu Padre, yo atopé más cerca que los baños a un valerosu médicu, que curóme óptimamente »; y cuntó-y el mou, de lo que’l Papa rió; al que l’abá, siguiendo col so falax, afaláu por magníficu ánimu, pidió una gracia. El Papa, cuidando que diba pidi-y otra cosa, ufrióse lliberalmente a faer lo que-y pidiere; entós l’abá díxo-y: «Santu Padre, lo que cunto pidivos ye que-y otorguéis la vuesa gracia a Ghino de Tacco, el mio médicu, darréu qu’ente los otros homes valerosos y de prol que yo conocí nunca, él ye, de xuru, ún de los meyores, y el mal qu’él fai, yo repútolu muncho más pecáu de la fortuna que de so; la que si vós, dándo-y dalguna cosa cola que pueda vivir d’acordies col so estáu, camudáis, yo nun duldo un res qu’en pocu tiempu nun vos paeza a vós lo qu’a min me paez.»
»El Papa, oyendo esto, como aquel que foi de gran ánimu y almirador de los homes valerosos, díxo-y que lo fadría de bon aquel si tan de prol yera como dicía, y que lu fixere venir con seguridá. Vieno, darréu, Ghino, baxo fianza, cuando al abá-y prestó, a la corte; y nun tuviere muncho xunta’l Papa cuando esti lu reputó por valerosu, y reconciliándolu, otorgó-y un gran prioratu de los del Hespital, fayendo faelu caballeru d’esti; qu’él, amigu y sirvidor de la santa ilesia y del abá de Cluny, caltevo mientres vivió.



[1] ‘miembros d’una mesnada’. La mesnada yera la ‘compañía de xente d’armes que sirvía baxo’l mandu’l rei o’l d’otru caballeru’.[2] 'sentencia prohibitoria'.[3] Orix. it. vernaccia 'enol. vitigno di uva bianca originario della Liguria ma coltivato in diverse regioni, spec. in Toscana e in Sardegna' (http://dizionario.internazionale.it/parola/vernaccia).
Categoríes: Canal Blogues

Pages