Canal Blogues

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCXCVI)

Tierra alantre, la mesma fala - 26 Setiembre, 2016

XUAN XOSÉ SÁNCHEZ VICENTE

Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.

valeyu, m. Primera fruta que cae de las castañares en el tiempo de sazón de dicho fruto, y que no tiene valor alguno.
vallada, f. Valle grande. || 2. Valle grande con mucho arbolado. || 3. Estacada, remanso en el río hecho para sacar agua para el riego de los prados.
vallerar, v. tr. Vaciar, desalojar lo contenido en un espacio o recipiente.
vallegatu, m. Valle pequeño.
valeru, a, o, adj. Hueco, vacío, sin contenido. || 2. Vano, fatuo, presuntuoso. || 3. Dícese del fruto poco metido en tierra. || 4. Baldío, estéril.

(d’El Blog de Xuan Xosé, 26-09-2016)


Categoríes: Canal Blogues

Casa de Camilo assinala 150 anos de “A Queda dum Anjo” com edição em Mirandês

Tierra alantre, la mesma fala - 26 Setiembre, 2016

Cento e cinquenta anos depois do lançamento da primeira edição de “A Queda dum Anjo” de Camilo Castelo Branco, a obra foi traduzida em língua mirandesa, por Alfredo Cameirão, e vai ser apresentada na Biblioteca da Assembleia da República. É esta a grande homenagem da Câmara Municipal de Vila Nova de Famalicão e da Casa de Camilo a “Calisto Elói de Silos e Benevides de Barbuda, morgado da Agra de Freimas, nascido em 1815, na aldeia de Caçarelhos, termo de Miranda”, o herói deste romance satírico de Camilo.

A iniciativa insere-se no programa da 3.ª edição dos Encontros Camilianos de São Miguel de Seide, que vai realizar-se a 7, 8, 15 e 18 de outubro, em Vila Nova de Famalicão, Caçarelhos em Vimioso, Miranda do Douro e Lisboa.

Considerada a mais atual e moderna obra de Camilo Castelo Branco, “A Queda dum Anjo” descreve de maneira caricatural a vida social e política portuguesa, através de uma parábola humorística na qual o protagonista, Calisto, um fidalgo austero e conservador, encarna de maneira satírica o povo português. Ao ser eleito deputado, Calisto vai para Lisboa, onde se deixa corromper pelo luxo e pelo prazer que imperam na capital.

“A Queda dum Anjo” dá assim o mote para mais uma edição dos Encontros Camilianos, que este ano se estendem ao longo de quatro dias, e em quatro localidades.

Do vasto e diversificado programa destaque ainda para a entrega do Grande Prémio de Conto Camilo Castelo Branco à escritora Teresa Veiga e para a apresentação das obras “As Aventuras de Basílio Fernandes Enxertado e Coração, Cabeça e Estômago”, da editora Glaciar, por João Paulo Braga, Jorge Reis Sá e Sérgio Guimarães de Sousa.

A abertura dos encontros ficará também marcada pela apresentação do carimbo do dia dos CTT, evocativo dos 150 anos da primeira edição de “A Queda de um Anjo”.

Ao todo, a iniciativa conta com quatro painéis e cerca de dez temas a debate. No dia 15 de outubro, será realizada uma visita a Caçarelhos e Miranda do Douro, cenários do romance camiliano, onde será apresentada a obra em mirandês. No dia 18, os participantes dos Encontros Camilianos serão convidados para uma visita a Lisboa, onde para além de um roteiro camiliano, se realizará uma mesa redonda com Francisco José Viegas e Pedro Mexia sob o tema “A atualidade d’A Queda dum Anjo, de Camilo Castelo Branco”. Depois de uma visita ao Palácio de Belém, a versão da obra em mirandês será apresentada na Biblioteca da Assembleia da República.

Uma peça de teatro, uma exposição e uma feira do livro camiliano encerram o programa.

Para o presidente da Câmara Municipal, Paulo Cunha “esta 3.ª edição dos Encontros Camilianos apresentam um programa bastante atrativo e ambicioso, perseguindo o objetivo de promover o debate e a reflexão interdisciplinar em torno das temáticas camilianas, contribuindo, assim, para a melhor divulgação da vida e da obra de Camilo Castelo Branco e para sedimentar a sua política de intervenção cultural e científica a favor da Língua e da Cultura portuguesas.”

De referir ainda que parte científica do programa conta com a participação de especialistas nacionais e estrangeiros na temática camiliana, que se debruçarão sobre a obra do romancista, e particularmente sobre A Queda dum Anjo, numa variedade de perspetivas por ela suscitada.

(de l Correio do Minho, 23-09-2016)


Categoríes: Canal Blogues

La primer bandera d'Asturies en Cangues d'Onís y una casualidá causal

El blog de Xuan Xosé - 26 Setiembre, 2016

Ayer paseaba yo a les siete la tarde per El Llano, en Xixón, y abordóme un paisanu. Los intercambios de cortesíes y d'información, los de siempre. Yo nun m'alcordaba d'él y díxome que facía tiempu que quería abordame. Lo que quería decir ye qu'ente él y yo punximos la primer bandera d'Asturies qu'hubo en Cangues d'Onís.
Nun reaccioné bien más qu'a medies. Entrugué-y si lleera l'ensiertu del 5/09/16 d'esti blog sobre esa cuestión o si lo viera en facebook y díxome que non. Yera un petite que tenía él fai tiempu y que, cuando me viera otres vegaes, nun se decidiera a falame.
Yo reaccioné bien a medies. Entrugué-y pa marchar cómo se llamaba y diome nome y apellíos, pero tenía que sacá-y una semeya y nun se m'ocurrió.
Llámase Fernando y ye de Cabrales y, peles señes, ha ser esi que ta upáu a la mio manzorga poniendo la bandera.
Si ve esto o daquién lu ve, que por favor m'escriba al facebook. Quiero poner equí la so semeya, porque nun nos conocimos n'ocasión roína.






El 11 de payares de 1978 constituíase "solemnemente" el Consejo Regional d'Asturies en Cangues (d'Onís). Nin una sola bandera d'Asturies nel actu nin na cai. Nada más que la que yo coloqué, como manifiestu y protesta, cola gabita d'otra persona, nes verxes del Ayuntamientu.
Categoríes: Canal Blogues

Los dinosaurios tornen a la tierra

Trabayu de Campu - 26 Setiembre, 2016

dinosaurios-en-santo-domingoUna imaxen pue valir por mil pallabres, pero tamién una pallabra podría valir por mil imáxenes. Nesti casu que nos ocupa dase’l primer enunciáu. Y ye que la semeya qu’acompaña a estes pallabres ye tan prestosa que fala por sí mesma. Nella podemos ver a un piñu de mozos enarbolando un llibru, como un actu antibelicista. Como diciendo: “Los nuestros llibros valen más que les vuestres armes”. D’ellos ye’l futuru. Pero la semeya tien, amás, un amiestu sentimental pal qu’esto escribe, y ye que’llibru en custión ye “El cielo de los dinosaurios”, qu’escribí al rodiu del añu 2011 na soledá de la mio casa, y qu’agora relluma na menos que’n Santo Domingo, en manes d’unes persones que nunca camenté que pudieren lleelu. Ye guapísimo pa los que tenemos el placer d’escribir que pasen coses asina, sintiendo’l valir d’una actividá individual que tresciende del autor pa integrase en coleutivos qu’apuesten por ella. Un abrazu grande pa l’asociación “Lleva un libro en la maleta”, de Virginia Read, y pa tolos sos collaboradores, ellos y elles. Y la verdá, toi encantáu de que los dinosaurios vuelvan a la tierra.

Categoríes: Canal Blogues, Recomendaos

Güei, en LA NUEVA ESPAÑA

El blog de Xuan Xosé - 26 Setiembre, 2016
(Trescribo, como davezu, los primeros párrafos.)

L'aprecederu
Sorprendentes coincidenciasLas querencias en la izquierda en lo relativo a Cuba e Israel26.09.2016 | 03:49Sorprendentes coincidenciasXuan Xosé Sánchez Vicente LA NUEVA ESPAÑA del día 20 retrata al diputado podemita Enrique López recogiendo firmas en apoyo de sí mismo y de otros encausados por incidentes en Xixón en 2014, frente al teatro Xovellanos, "durante una concentración en apoyo a Palestina". Lo que en la crónica el diputado obvia decir, porque queda feo, es que la concentración era en realidad un boicot a la actuación de un grupo de danza israelí, con presiones sobre el público que pensaba asistir. En un momento determinado la policía cargó y hubo sus más y sus menos.No entro aquí en las versiones distintas de la policía y los encausados, lo único que me interesa señalar es la "manía" antiisraelí, presentada como propalestina, que embarga a una parte de la izquierda asturiana (y española). Así, cuatro ayuntamientos asturianos, Xixón, Llangréu, Castrillón y Corvera se han declarado "Espacio libre de apartheid israelí", declaración que supone la negativa a contratar con empresas de ese país o a acoger a actos culturales de personas o grupos del mismo.[.........................................................................................................................................................]
Categoríes: Canal Blogues

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCXCVI)

El blog de Xuan Xosé - 26 Setiembre, 2016
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.


valeyu, m. Primera fruta que cae de las castañares en el tiempo de sazón de dicho fruto, y que no tiene valor alguno.vallada, f. Valle grande. || 2. Valle grande con mucho arbolado. || 3. Estacada, remanso en el río hecho para sacar agua para el riego de los prados.vallerar, v. tr. Vaciar, desalojar lo contenido en un espacio o recipiente.vallegatu, m. Valle pequeño. valeru, a, o, adj. Hueco, vacío, sin contenido. ||2. Vano, fatuo, presuntuoso. || 3. Dícese del fruto poco metido en tierra. || 4. Baldío, estéril.
Categoríes: Canal Blogues

La Olivina del día

Trabayu de Campu - 25 Setiembre, 2016

Yera un selfie de sí mesmu.

Categoríes: Canal Blogues, Recomendaos

Abamia

Nacionalismu Asturianu - 25 Setiembre, 2016
Muerto don Pelayo en Cangas de Onís (año 737), es enterradojunto a su esposa Gaudosia en la iglesia de Santa Eulalia de Velapnio,según las crónicas de Albelda y el cronicón Salmanticense,ya que tradicionalmente se señalaba su sepulcro en la gruta de Covadonga—a donde fue trasladado años más tarde—. Velapnio seidentifica con la actual Santa Eulalia de Abamia, junto al dolmendel mismo nombre. Este antiguo monasterio de Abamia, donde serefugió Alfonso II en el año undécimo de su reinado, todavía conservaen el lado norte de la nave un sepulcro con el epígrafe: «hiciacet R Gaudosia ux / or R Pelagii». En lo que fue parroquia deSanta Eulalia de Abamia —hoy es Corao quien ostenta tal condición—y en Corao fueron descubiertas inscripciones y piedras sepulcralesa la memoria de soldados muertos . Abamia, atribuidapor la tradición a don Pelayo —fue muy reformada en los s. X,X III...—, se emplaza en las proximidades de una vía romana secundaria;asimismo la toma de posesión de la zona del Sella y susafluentes en los primeros años de la Reconquista, convierten aAbamia en uno de los enclaves demográficos por antonomasia. Segúnel P. Yepes, fue la iglesia de un monasterio que hacia el 737sirve de asilo a varios monjes, tras la derrota de Guadalete. Por suparte Jovellanos llega a considerarla una fundación anterior a lamuerte de Pelayo y Gaudosia.Con el avance de la Reconquista y su crecimiento, nuevos centrosvienen a suplementar los de «arranque de la gesta.»: Cangasde Onís, hasta ahora el enclave más rico de Asturias en estelas romanas. Será la sede política de la monarquía astur y dondeFavila y Froliuba fundan la iglesia de Santa Cruz sobre un grandolmen en el año 737. De esta iglesia se conservaba la inscripciónredactada en bárbaro latín, recogida por Ambrosio de Morales ,donde se alude a la reconstrucción del edificio por Favila y a partirde otro que el monarca halló: «resurgit a preceptis divinis haecmacina sacra...»Estrautu tomáu de: 
"El ayer de Asturias durante los tres siglos de dominación germánica", porManuel Núñez Rodríguez . 59, BOLETIN DEL INSTITUTODEESTUDIOS ASTURIANOSN.° 1081983.
No hay texto alternativo automático disponible.
Categoríes: Canal Blogues

Eijistir

froles mirandesas - 24 Setiembre, 2016



eijistir ne l adromecido de l ei(ne)jistir silencioso de l ser, barreno bulcánico an nubres cerebrales. cósmica biaije. silénço?


…//…
existir na sonolenta i(ne)sistência silenciosa do ser, explosão vulcânica em nuvens cerebrais. viagem cósmica. silêncio?
Categoríes: Canal Blogues

Voi abandonar esti blog indefinidamente

En Ca'l Gaiteiru - 24 Setiembre, 2016
Xente, cambióme bastante la vida nestos dos últimos años y nun tengo tiempu pa seguir escribiendo equí. Esti blog queda suspendíu y nun sé si volverá a usase. Foi un placer. Puxa Asturies.

Categoríes: Canal Blogues

Polca-mazurka ayandesa

En Ca'l Gaiteiru - 24 Setiembre, 2016
Ayande parez que ye un territoriu abundante en mazurques y polques mazurques (ver esti blog y, evidentemente, el llibru En Ca'l Gaiteiru). Son eses pieces pa baillar a lo agarrao con un ritmu ternariu más pesáu que los valses y nel que les frases musicales acentúen el primer tiempu d'un compás y el segundu tiempu (blanca, típicamente) del siguiente. Quedaría una cosa como lo siguiente \\: DUM-ba-ba  dum-BAAAA... DUM-ba-ba   dum-BA-ba   DUM-ba-ba  dum-BAAAA... DUM-ba-ba   dum-BA-ba: //.

 
Vista del distritu de los llagos de Masuria, en Polonia (Polska)
Pues resulta que la mi vecina ayandesa Maricarmita alcuérdase de dos sones que tocaba'l so pariente "El Tuxu", gaiteiru de Penablanca, llugar a 500m de la Puela, un paisanu que morrió a mediaos del sieglu XX. Ún d'estos sones ye una polca-mazurca como una casa (na mio opinión). Tien esa primera parte binaria pero irregular qu'atopamos tamién na polca-mazurca de Rufino Pérez (ver En Ca'l Gaiteiru), na polca-mazurca d'Antón d'Ancadeira (ver discu de los hermanos Hevia, p. ex.), o nes de Santos da Ermita (via Nela) o Alejandro das Nenas. Llama l'atención qu'esti gaiteiru fuera del Palu p'acó, cuando estes pieces atopámosles siempre na zona gallegofalante d'Asturies. Pero claro, teniendo en cuenta que El Tuxu apellidábase Mesa, apellíu que ye mui de la cuenca'l Navia, y que nun ye tan difícil pasar el Palu, pues...

Vista del Navia, empantanáu yá
Diz Ambás qu'estes pieces decíase que yeren "pa coxear", igual polo irregular de la so estructura ritmica, que dificulta enforma garrar el ritmu na parte que ye coxa rítmicamente. Favorez entós los emburriones, la confusión y, polo tanto, el pasalo bien, que ye de lo que se trata. Hai documentos mui bonos d'estos bailles de coxear nel archivu del grupu Xurgar nas Costumes.

Equí tenemos a Maricarmen López cantándonos amablemente la pieza:


Y equí la trescripción, pa los duros d'oreya. Que vos preste.

DESCARGAR
Categoríes: Canal Blogues

El cambio de nombres de las calles

El blog de Xuan Xosé - 24 Setiembre, 2016
El Ayuntamiento carbayón cambiará el nombre 26 calles. Para borrar los rastros de la Guerra Civil dará el nombre de Dolores Ibárruri a una de ellas. 

Una de las primeras cosas que hace en nuestro país cualquier movimiento político es cambiar los nombres de las calles. Inocente manía, que parece responder a la ilusión de borrar el pasado hasta en sus vestigios más anodinos y apoderarse del presente y del mañana. En el fondo, es una muestra del subjetivismo español, que se traduce en indiferencia, desamor o desprecio hacia el carácter impersonal de las cosas.

Ibárruri expulsó en 1964 del PCE a Claudín y Semprún, calificándolos de "intelectuales cabezas de chorlito".
Categoríes: Canal Blogues

Declaración de Renaud Camus a los resistentes contra l'islam

Nacionalismu Asturianu - 23 Setiembre, 2016
Declaración de Renaud Camus a los resistentes contra l'islam
Pegida. el mio amorChristine Tasin el mio amor (1)Ya inclusive, si dexar, Pierre Cassen el mio amor (2)
El mio amor pa tolos que dicen NON, tolos que se llevanten contra'l cambéu de pueblu y de civilización, tolos que refuguen la conquista y la colonización d'Europa, según anunciara, cada ún pel so llau, Houari Boumédiène (3) y Vladimir Putin, ensin escaecer esos otros visionarios que fueron Enoch Powell y Jean Raspail.
Güei una gran esperanza llevantóse nel este, llámase Pegida, y tenemos con nós a una embaxadora que saludamos como la mensaxera de la primavera de los pueblos: Melanie Dittmer.
Siempres pensé que'l problema que se nos plantega, y que ye'l más grave que podamos tener (yá que se trata de la mesma esistencia y superviviencia de la nuesa civilización) namái puede tener una solución europea, dientro de la unión de toles naciones y toles cultures de tradición celta, greco-llatina, cristiana de xacíu y tamién llibrepensadora.
Europa ta colonizada, y tará muncho más gravemente, muncho más irremediablemente, si nun faemos nada, que lo qu'ella mesma colonizó nel so día.
Pero vamos combatir, tamos pa facelo yá. La llucha anticolonialista yá empezó, nel camín de Pegida. Un Frente de Lliberación Nacional, sección francesa de la Internacional Pegidista empezó la resistencia. Si queréis ayudar, ufiertái-y vueses competencies, eventualmente daqué del vuesu dineru, pero sobremanera la vuesa presencia, la vuesa visibilidá, los vuesos mensaxes, tou aquello que puede conducir a la proliferación del frente del refugu.
El nuesu modelu Pegida tien de la mesma un modelu, el que baltó'l Muriu de Berlín y ablayó el Telón d'Aceru. Güei al igual que fai 25 años l'alversariu paez todopoderosu, el réxime soviéticu entós, güei el poder remplacista, el que promueve la Gran Sostitución, la intercambiabilidá xeneral del home y de too, so la escusa de la multiculturalidad y la convivencia. Pero esos dos poderes, el que caýó fai un cuartu de sieglu y el qu'enfrentamos güei, tienen la mesma debilidá que fai que puedan derrumbar d'un día pa otru. Tán fechos de mentires, enchíos de falsedá hasta lo más fondo d'ellos mesmos, llenos del vacíu de la ilusión fabricada. La verdá puede amenorgalos en cenices al menor golpe, como los colosos de cartón-piedra que son.
La verdá ye que nun hai multiculturalismo sinón una deculturación xeneral que conduz a l'atontadura masiva, a la xubida de la violencia, a la torna al xabacismu de la especie.
La verdá ye que nun hai convivencia sinón una conquista colonial en cursu na cual nós somos los indíxenas colonizaos y de la que'l so preséu ye la cantidá, por supuestu, la sostitución demográfica, pero tamién la permanente delincuencia, el vandalismu de tolos díes, les molesties cotidianes que vuelven la vida imposible a la xente, o la espantible barbarie de la que fuimos testigos apocayá.
La verdá ye que nun hai pueblu. Un pueblu ye tolo contrario de lo qu'hai. Hai comunidaes que s'apuesten acaldía más abiertamente un territoriu, un territoriu sobre'l cualu eses comunidaes tan distintes tienen derechos bien desiguales. Ye por eso que falo ensin arrodios de guerra colonial, o pa dicilo meyor dende'l nuesu puento de vista, de guerra anticolonial, de llucha anticolonialista.
La esperanza ye que la verdá sía abonda pa baltar les muralles, como fai 25 años. Y en esa verdá incluyo la llei, les victories electorales, los cambeos políticos, la constatación de la incompatibilidá de carácteres, el gentlement agreement, el divorciu (tantu más bono de llograr como que nunca hubo consentimientu nesi matrimoniu...), la remigración, el control efectivu del Mediterráneu...
Si la verdá nun fora abondo fuerte como p'algamar eses resultancies, nun habría más alternativa que la sumisión o la llucha armada. La primera yá empezó. La segunda tamién, y nun la empecipiemos nós.
Renaud Camus
(1) Presidenta de Résistance Républicaine
(2) Fundador de Riposte Laïque

(3) Houari Boumédiène, presidente d'Arxelia 1965-1978. Ye l'autor de la célebre amenaza contra Europa: "El banduyu de les nueses muyeres va danos la victoria..."
Declaración en castellán: La Gaceta Europea
Categoríes: Canal Blogues

Los archivos cañoneros

Al alta la lleva - 23 Setiembre, 2016
[La Voz del Trubia, ochobre 2016]


Cuando yo yera neñu había un vecín que guardaba les botelles de sidra dientro l’horru. El paisanu teníales ellí bien zarradines, baxo llave, y cuando los neños teníemos ganes de chumar díbemos por elles aprovechando la escuridá de la nueche. Ún de nosotros, por suerte, dominaba a la perfección l’arte de la cerraxería: venía cola ferramienta na mano, que nun yera sinón un palu, y metíalu per un furacu de la pesllera l’horru, faciendo xirar la tarabica per dientro. La puerta quedaba abierta darréu, y nosotros, gayasperos, marchábemos coles botelles.
Pero un día, como taba cantao, magar la guardia que’l restu los neños facíemos desde dellos puntos claves, pillónos el paisanu, y escorriónos con una pala dientes caleya alantre. Y, por suerte, nun hubo más desgracia que la d’un neñu que viniera d’afuera y qu’al llegar al borde la carretera, al nun saber qu’aquello taba ellí, cayó de cabeza y quedó estrapalláu como un sapón en mediu d’ella. Pero, desde llueu, a naide nun-y paeció mal la conducta’l paisanu, naide nun gorgutó por que nos escorriera, que pa eso yera’l paisanu’l dueñu les botelles, y taba, polo tanto, nel so derechu de cuidar lo que-y pertenecía.
Pues bien. Acordéme güei d’esta historia pensando precisamente na (vamos llamala) ‘salida’ (anque apetez más ‘espoliu’, ‘robu’ o ‘atracu a mano armada’) de los archivos de la Fábrica de Trubia que ta teniendo llugar estos díes. Hai equí, n’efeutu, un dueñu, que nun ye otru en primer instancia que los propios trubiecos, pero, principalmente, y por estensión, el conceyu d’Uviéu col so alcalde a la cabeza. Y alviértenos el dueñu, a mou de sida, pa que nos quede claro desde’l principiu, de qu’esti horru ¡cuidáu me llamo! nun ye de la so propiedá… Bien. Quiciabes seya esti horru de la marquesa, como pasa davezu, o míu, o quiciabes nun seya de naide porque ta cayendo… Y ye que, a dicir verdá, y a fin de cuentes, ¿a quién coimes-y importa de quién seya l’horru? El fechu ye que, como se ve y nos cuenten los medios de comunicación, llegaron unos mozos pela nueche y llevaron les botelles al dueñu.
Amesten los dueños agora, pa enriba, cuando tovía nun acabaron siquiera de llevalos, que la vuelta los archivos va ser prácticamente imposible. Vamos, que les botelles yá les bebieron. Y dícennos tamién, como xustificándose una vez más, que nel únicu acuerdu previu a la so salida solo esistía’l compromisu de devolver una copia, pero nunca los orixinales. Esto ye, qu’igual devuelven los cascos, si eso, y pueser que rellenos de gaseosa o mesmamente d’agua de la fonte.
Y ello ye que los dueños, llexítimamente, pudieron salir cola pala dientes tres de los mozos, pudieron escorrelos aballadamente, pudieron dificulta-ys la operación, torgá-ysla de la manera que fora, poles bones o poles males… Nun ye otro, al cabu y al cantu, lo que s’espera del dueñu de les botelles. Pero resulta que non, que, contra tou pronósticu, les coses pasaron de mui distinta manera. El dueñu, arremelláu, desdexáu pa colo suyo, dexó, ensin más, que-y llevaren les botelles, toles botelles, una tres d’otra, ensin dexa-y nenguna. Y agora, irremediablemente, los trubiecos van tener que quedar colos cascos (si tienen a bien devolvé-yslos). Que son verdes, y guapos, y suenen si los golpies cola mano, sí, pero solo entretienen a los fatos. Y mientres, los que-ys llevaron les botelles, van andar de candanga coles sos botelles y van enfilase cola sidra que-ys pertenez...
En fin, qu’ello ye lo que tien nun ser una nacionalidá histórica, caro: que nun tienes derechu a nada, y menos entá (¡faltaría más!) a disponer d’un muséu nacional. Colo bien que tán les coses pa Madrid…!!
Categoríes: Canal Blogues

XIX edición del Concurso de Cuentos “Berta Piñán”

Tierra alantre, la mesma fala - 23 Setiembre, 2016

El Ayuntamiento de Cangas de Onís/Cangues d’Onís convoca el Concurso de Cuentos “Berta Piñán” dotado con 500 euros.

Está destinado a mujeres mayores de 18 años.

Se pueden presentar obras con una extensión no superior a 20 páginas y no inferior a 5.

El plazo de presentación de las obras será desde el día 19 de septiembre al 28 de octubre de 2016.

Envíos a:
“Concurso Berta Piñán”:
Casa de Cultura de Cangas de Onís.
Calle La cárcel, 13.
33550 Cangas de Onís/Cangues d’Onís

ANEXU: Bases del XIX Concurso de Cuentos “Berta Piñán”.

(del InformaXoven, 22-09-2016)


Categoríes: Canal Blogues

Políticos catalanes

El blog de Xuan Xosé - 23 Setiembre, 2016



LO MEJOR DE LOS POLÍTICOS CATALANES ES NO TRATARLOS.



Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,3 (Boccaccio)

Al alta la lleva - 23 Setiembre, 2016

[X,3] Mitridanes, envidiosu de la cortesía de Natan, diendo a matalu, ensin conocelu, atópase con él ya, informáu por él mesmu del mou, alcuéntralu nuna viesquina como dispunxere; y, al reconocelu, avergóñase y faise’l so amigu.

Cosa asemeyada a un milagru, de xuru, paecía-yos a toos qu’oyeren, esto ye, qu’un clérigu fixere daqué cosa magníficamente; mas aselando yá’l razonar de les señores, ordenó’l rei a Filostrato que procediere; y esti entamó aína:
—Nobles señores, grande foi la magnificencia’l rei d’España y seique cosa muncho más inaudita la del abá de Cluny; mas seique non menos maravioso vos va paecer oyer qu’ún, por usar de lliberalidá, a otru que deseaba’l so sangre, y mesmamente’l so espíritu, cautamente, a dá-ylo se dispunxo; y fixérelo si aquel quixere coyé-ylo, como nuna novelina de mio cunto amosavos.
»Certísimo ye, si pue dase fe a les pallabres de dellos xenoveses y d’otros homes que naquelles comarques vivienon, que nes partes de Cattaio hebo yá cuantayá un home de noble llinax y ricu ensin comparanza, llamáu pel so nome Natan. Y teniendo esti una finca cabo un camín pel que cuasi de necesidá pasaba tol mundu que de Poniente a Llevante quixere dir o de Llevante a Poniente, y teniendo l’ánimu grande y lliberal, y tando deseosu de ser conocíu peles sos obres, darréu que tenía ellí munchos maestros, fixo faer en pocu espaciu de tiempu ún de los más formosos y de los mayores y más ricos palacios qu’enxamás se viere, y fixo fornir óptimamente aquel de toes aquelles coses que yeren afayadices pa ser a recibir y honrar xentiles homes. Y teniendo grande y bona servidume, con prestosidá y con fiesta faía recibir y honrar a cualquiera qu’ellí diba y venía; y tanto perseveró nesta emponderable costume, que yá non solamente nel Llevante sinón en cuasi tol Poniente lu conocíen pola so fama. Y tando elli yá cargáu d’años, pero non fartucu d’exercer la cortesía, avieno que la so fama aportó a les oreyes d’un mozu llamáu Mitridanes, d’un país non mui lloñe del so; quien, sabiéndose non menos ricu que lo yera Natan, y envidiosu de la so fama y de la so virtú, propúnxose desaniciar aquella o atapecela con mayores lliberalidaes. Y fayendo faer un palaciu asemeyáu al de Natan, entamó faer les más desmidíes cortesíes qu’enxamás fixere nengún otru a tou aquel diba o venía per ellí; y ensin dulda, en mui pocu tiempu, fíxose famosu. Agora, asocedió un día que, tando’l mozu solu dafechu nel patiu’l so palaciu, una muyerina qu’entrare dientro per una de les puertes del palaciu pidió-y llimosna y llogrólo; y volviendo pela segunda puerta énte él, tamién lo llogró, y asina socesivamente ata la duodécima; y vuelta la decimotercer vez, díxo-y Mitridanes: «Bona muyer, yes mui solícita nel to pidir» y non por ello dexó de da-y la llimosna. La vieyina, oyíes estes pallabres, dixo: «¡Oh lliberalidá de Natan, qué maraviosa yes! que per trenta y dos puertes que tien el so palaciu, como esti, entrando y pidiéndo-y llimosna, enxamás fui por él reconocida, qu’él mostrare, y siempre lo llogré; y equí nun vini tovía sinón per trece y fui reconocida y arreprendida»; y diciendo esto, ensin volver más ellí, marchó. Mitridanes, oyíes les pallabres de la vieya, como aquel que lo qu’oyía de la fama de Natan tenía por amenorgamientu de la so, amburiáu en rabiosa ira, entamó dicir: «¡Ai probe de min! ¿cuándo m’acercaré a la lliberalidá de les grandes coses de Natan, que non solo nun lu perpaso, como busco, sinón que nes pequeñísimes coses nun puedo allegame a él? Verdaderamente fatígome en baldre, si nun lu desanicio de la faz de la tierra; y esto, desque la vieyera nun va llevalu, convién, ensin allancia, que lo faiga yo coles mios manes.»
»Y llevantándose con esti ímpetu, ensin comunicar el so determín a naide, y montando d’a caballu con poca compañía, dempués del tercer día aportó au vivía Natan; y ordenando a los compañeros que finxeren nun tar con él y nun lu conocer y que se procuraren agospiu ata que d’él otres órdenes recibieren, llegando ellí al atapecer y tando solu, non mui lloñe del guapu palaciu atopó a Natan dafechamente solu, quien, ensin nengún hábitu pomposu andaba de paséu; y, nun lu conociendo, entrugó-y si sabía amosa-y aú vivía Natan. Natan, gayolero, respondió: «Mio fíu, naide hai nesta comarca que sepia amosate esto meyor que yo; y, poro, cuando te preste, llévote allá.» El mozu díxo-y qu’esto diba presta-y enforma mas que, si podía ser, nun quería que Natan lu viere nin lu conociere; y Natan díxo-y: «Y tamién esto fadré, desque te presta.»
»Desmontando, darréu, Mitridanes, foi con Natan, qu’entamó bien llueu prestosos razonamientos con él, ata’l so guapu palaciu. Ellí, Natan fixo a ún de los sos sirvientes coyer el caballu’l mozu, y averándose-y a les oreyes, ordenó-y qu’él, aína, con tolos de la casa, fixere que naide nun-y dixere al mozu qu’él yera Natan; y asina se fixo. Mas dempués que nel palaciu tuvienon, llevó a Mitridanes a una formosísima cámara au naide nun lu vía, nun siendo los qu’él escoyere pal so serviciu; y fayendo honralu sumamente, él mesmu-y faía compañía. Y tando con él Mitridanes, inda que lu tuviere en reverencia como a un padre, preguntó-y, sicasí, quién yera; y Natan respondió-y: «Yo so un humilde sirvidor de Natan, que dende la mio neñez con él avieyé, y nunca a otro qu’a lo que tu me ves m’allevantó; polo que, magar que tolos otros homes lu emponderen n’abondo, poco puedo emponderalu yo.» Estes pallabres apurrienon dalguna esperanza a Mitridanes de poder, con meyor conseyu y con mayor seguridá, dar efeutu al so perversu envís; al que Natan, mui cortésmente, entrugó quién yera y qué necedidá lu llevare per ellí, ufriéndo-y el so conseyu y la so axuda no qu’él pudiere. Mitridanes entardó daqué en responder, y a lo cabero, deliberando esfotase nél, con un llargu circunloquiu de pallabres, pidió-y la so pallabra y, dempués, el so conseyu y la so axuda; y descubrió-y perdafechu quién yera y a qué viniere y afaláu por qué. Natan, oyendo’l razonamientu y el fieru propósitu de Mitridanes, enfadóse enforma nel so interior, mas ensin entretenese muncho, con fuerte ánimu y con firme rostru, respondió-y: «Mitridanes, noble home foi to padre, al que tu nun quies desmerecer, entamando tan alta empresa como entamesti, esto ye, la de ser lliberal pa con tol mundu; y muncho apondero la envidia que pola virtú de Natan sientes, darréu que, si d’estes hubiere munches, el mundu, que ye mui mísere, fixérese llueu bonu. El propósitu tuyu que m’amosesti ha quedar atapecíu ensin dulda, pal que más bien conseyu útil que gran axuda puedo date: que ye esti. Yes p’acolumbrar d’equí, a una media milla, una viesquina na que Natan cuasi toles mañanes va solu dafechu a pasiar per un bon cachu; ellí fácil cosa ha sete l’atopalu y faer con él lo que te preste. Y si lu mates, col envís de poder volver ensin enzancu dalu pa to casa, pa salir de la viesca, dirás non pel camín pel que viniesti equí sinón pel que ves a la esquierda, darréu que, inda que seya un poco más salvaxe, ta más cerca de to casa y ye pa ti más seguru.»
»Mitridanes, recibío la información y desque Natan se xebró d’él, fixo saber cautamente a los sos compañeros, que taben tamién allá dientro, aú debíen esperalu a otru día. Mas dempués que’l nuevu día vieno, Natan, nun variando la so intención pol conseyu dau a Mitridanes nin camudando esta en parte dala, marchó solu a la viesquina dispuestu a morrer. Mitridanes, llevantándose y garrando’l so arcu y la so espada, qu’otres armes nun tenía, y montando d’a caballu, foi a la viesquina y, de lloñe, vio a Natan, solu dafechu, andar pasiando per ella; y queriendo velu y oyelu falar enantes d’acometelu, corrió a la so escontra y garrólu pel turbante que tenía na cabeza, diciéndo-y: «¡Vieyu, tas muertu!» Al que nenguna otra cosa respondió Natan nun siendo: «Entós merecílo.»
»Mitridanes, n’oyéndo-y la voz y en viéndo-y la cara, reconoció d’esmenu qu’aquel yera’l que benignamente lu recibiere y familiarmente lu acompañare y fielmente lu aconseyare; polo que, nel intre, desanicióse-y el furor y la so ira convirtióse en vergoña; y entós él, arrefundiando la espada, que yá sacara pa mancalu, baxando del caballu llorando, corrió a los pies de Natan y díxo-y: «Manifiestamente conozo, queridísimu padre, la vuesa lliberalidá, contemplando con cuánta cautela viniestis a dame’l vuesu espíritu, del que yo, ensin razón nenguna, a vós mesmu deseosu m’amosé; pero Dios, más solícitu al mio deber que yo mesmu, naquel puntu en que mayor necesidá tuvi, abrióme los güeyos del inteleutu, los que la mísere envidia me zarrare. Y, poro, cuanto vós más prontu fostis en complaceme, tanto más conozo’l débitu a la penitencia del mio error; garrái, darréu, de min, la venganza qu’estiméis afayadiza pal mio pecáu.» Natan fixo poner en pie a Mitridanes y abrazólu y besólu tienramente y díxo-y: «Mio fíu, na to empresa, quieras o non llamala mala o d’otra miente, nun fai falta pidir nin otorgar perdón, darréu que nun la siguiesti por odiu sinón col envís de que te tuvieren pol meyor. Vivi, darréu, seguru de min, y ten por cierto que nun vive nengún otru home que t’ame tanto como yo, en consideración a la grandeza’l to ánimu, que diose non a amasar cuartos, como faen los miserables, sinón a gastar los qu’amasó. Y nun t’avergoñes de querer matame pa faete famosu, nin cuides que yo me maravíe d’ello. Los sumos emperadores y los grandísimos rei nun enanchanon los sos reinos y, darréu d’ello, la so fama, cuasi con otra arte que la de matar, non yá un home, como tu quixesti faer, sinón infinitos, y quemar países y afarar ciudades; polo que si tu, pa faete más famosu, quixesti matame tan solo a min, nun fixesti cosa maraviosa nin estraña, sinón mui avezada.»
»Mitridanes, non escusando’l so deséu perversu, sinón aponderando la honesta escusa que Natan-y alcontraba, razonando, llegó a dici-y que maraviábase sobre manera de cómo Natan pudiere disponese a ello y a da-y mou y conseyu; y díxo-y Natan: «Mitridanes, nun quiero que nin del mio conseyu nin de la mio disposición te maravíes, darréu que, dempués que yo tuvi nel mio arbitriu[1]y dispuestu a faer lo mesmo que tu emprendiesti faer, nengún hebo qu’enxamás a mio casa llegare, que yo nun lu contentare al mio poder con aquello qu’a min me demandó. Viniesti tu ganosu de la mio vida, polo que, sintiéndote demandámela, col envís de que tu nun fores l’únicu qu’ensin la so demanda d’equí se partiere, deliberé entragátela darréu, y pa que la algamares dite aquel conseyu que cuidé que te yera bonu p’algamar la mía y nun perder la tuya; y, por ello, inda te digo y ruego que, si ella te presta, que la cueyas y a ti mesmu te satisfaigas; yo nun sé cómo pueda gastala meyor. Llevo usándola yá ochenta años, y gastéla nos mios deleites y nos mios consuelos; y sé que, siguiendo’l cursu la natura, como los otros homes faen y, xeneralmente, toles coses, ha tar conmigo yá pocu tiempu; polo que xulgo que ye muncho meyor dala, como yo siempre di y gasté les mios ayalgues, que querer caltenela tanto qu’a la escontra la mio voluntá me seya arrampuñada pola natura. Pequeñu don ye dar cien años; ¿cuánto menor ye, darréu, dar los seis u ochu que puedan quedame? Cuéyila, darréu, si ella te presta, ruégotelo; darréu que, mientres viví equí, tovía nun atopé a naide que la deseare nin sé cuándo pueda atopar nengún, si nun la garres tu, que me la demandes. Y si asocediere que nun atopare a naide, conozo que, cuanto más la guarde, de menor preciu sedrá; y poro, enantes que pierda’l so valor, cuéyila, ruégotelo.»
»Mitridanes, avergoñándose enforma, díxo-y: «Nun dexe Dios que cosa tan valiosa como la vuesa vida ye, non yá que yo, quitándovosla a vós, la cueya, sinón mesmamente que la desee, como hai poco faía; a la que non yá nun quixere amenorga-y los sos años sinón que, de bon aquel, amestáre-y los mios.»A quien dixo Natan aína: «Y si yes quien, ¿quies amestá-ylos? Y fixéresme faer pa contigo lo qu’enxamás fixi pa con nengún otru, esto ye, garrar de les tos coses, que yo enxamás nun garro nada de los demás.» «Sí» díxo-y d’esmenu Mitridanes. «Entós» dixo Natan «fadrás como yo te diga. Quedarás, mozu como yes, equí en mio casa, y llamaráste Natan, y yo marcharé a la to y fadréme llamar siempre Mitridanes.»Entós Mitridanes respondió: «Si yo supiere obrar tan bien como vós sabéis y supiestis, coyere ensin muncha deliberación lo que m’ufiertáis; mas darréu que me paez ser mui cierto que les mios obres van amenorgar la fama de Natan, y yo nun cunto estropiar n’otru lo qu’en min nun sé iguar, nun vo coyelo.» Y dempués d’estos y munchos otros prestosos razonamientos qu’hebo ente Natan y Mitridanes, cuando-y prestó a Natan, volvienon xuntos pal palaciu, au Natan honró sumamente munchos díes a Mitridanes, y con tol so inxeniu y saber, confortólu nel so altu y grande propósitu. Y queriendo Mitridanes, cola so compañía, volver a casa, Natan, desque-y fixere conocer perbién qu’enxamás en lliberalidá diba ser pa perpasalu, dio-y la llicencia.

[1] ‘que tuvi capacidá pa decidir llibremente’.
Categoríes: Canal Blogues

La pruma braba

Tierra alantre, la mesma fala - 22 Setiembre, 2016

ANTÓNIO BÁRBOLO ALVES

A la tierra mando l cuorpo;
coma miu cuorpo la tierra,
assi cumo stá de fraco,
hai par’un cachico apenas.
Francisco de Quevedo, Testamento de Don Quijote

Tube l gusto de partecipar, no die 17 de Setembre ─ ua de las datas mais amportantes de la stória reciente de l mirandés, ua beç que fai 18 anhos que l’Assemblé de la Repúbloca aprobou, por ounanimidade, l reconhecimiento político de l mirandés ─ nun Ancontro Antercional subre Lhénguas Eibéricas n’Ounibersidade de la Beira Anterior (Covilhã). Mas l assunto de la mie comunicaçon nun fui esta comemoraçon mas si un lhibro de teçtamientos, de que stou a purparar l’ediçon. Assi, antes que la obra seia publicada, eiqui quédan alguas anformaçones.

Trata-se d’un decumiento de l seclo XVIII cun arrimado a un ciento de teçtamientos, todos eilhes de Picuote. La lhéngua an que stan screbidos ye l pertués. Deilhes podemos sacar, por isso, muitas anformaçones subre palabras ou formas presentes na lhéngua desse tiempo, muitas deilhas inda cunserbadas no chamado pertués de Trás-ls-Montes. Mas l mirandés tamien nun deixa de star presente. Alguas bezes, quien sabe, serie l própio scribano falante de mirandés, i indas que habendo daprendido l pertués, nun deixa scapar, nos sous “erros”, alguas calactelísticas de la lhéngua que podie ser la sue. Outras bezes, al trascrebir aquilho que las pessonas le dezien, i sendo estas falantes de mirandés, tenie mesmo que registrar essas formas, fússen eilhas de cousas que deixában an ardança, de lhugares de l termo, de nomes de pessonas que, d’ua maneira ou d’outra, partecipában no decumiento teçtamentairo.

Por cierto que l anteresse de la obra nun ampeça nien acaba no campo lhenguístico: la stória, la sociologie, l’antropologie, puoden eiqui sacar muitas anformaçones i ansinamentos subre cumo las pessonas desse tiempo bibien ou cumo anterpretában la biba i la muorte.

Da las calactelísticas de la lhéngua mirandesa assinalemos la palatizaçon n’ampercípio de palabras, an formas cumo llarego, lhino, leugar, lhançon, lhebai, lheçença… que ye marcada seia cun dous “eles”, seia cun lh-.

Ne l campo de ls “mirandesismos”, ou seia, de las palabras de l mirandés que nun s’ancóntran nas lhénguas bezinas ou que, eijistindo, nun ténen la mesma bitalidade, se prenuncian d’outra forma, ténen outros balores semánticos etc., eiqui quédan alguns eisemplos. De las poucas cousas que las pessonas deixában, ua beç que l prancipal era teçtar pu l’alma, ancuntramos “un mandil”, “un xaragon”, “un scanho” (screbido na forma escano). Outros deixan tamien algun ganado i, por isso, alhá tenemos formas cumo baca (screbida cun “b” i cun las curjidades d’alguns deixáren solo “ua parte” de la baca i d’ua se chamar “Cereija”, un chamadeiro inda hoije an moda par’estes animales). Hai quien deixe tamien ua (canhona) “bazia” ou ua “oubeilha” i muitos deixan tamien roupa i outros apairos cumo seian ua “camisa” ou uns “calçones”. Las árboles éran tamien deixadas an ardança i, antr’eilhas, stan las “moreiras” i ls “uolmos” (na forma “olmo”), lhembrando l’amportança qu’eilhas tenien, uas pa la produçon de seda i outras pa la criaçon de cochinos.

L’antroponímia dá-mos tamien eisemplos mui anteressantes subre quales ls nomes, própios i sobrenomes, mais usados, mas tamien mos diç que ls decumientos oufeciales, cumo son ls teçtamientos, yá muito que regístran nomes an mirandés. Eiqui quédan alguns eisemplos: dorteia, gallego, zabel, lluzia, llourenço, lluiza…

Mas son ls chamadeiros de l termo aqueilhes que melhor se cunsérban hoije an die. Para quien conheça l termo de Picuote eiqui quédan alguns eisemplos que, cumo se bei, son ls mesmos d’hoije an die: antas; caveço dos cazais; penha da perdis; babou; esculqua; pios; bal carrasco; escumineiras; balfenozo; fontozia; poço; balmorais; llavandeira; poço redondo; bal moralles; marrelha; porral; balrrepellais; relvadas; bandolhan; navalho; requeixo; barranca; oureta; barreiro; oureta da ovelha; rrigueiro da alde; batocalho;; rrodela; bolharino; peinha bentaneira; urzes; caveciço dos cazais…

(de l Mensageiro de Bragança, 22-09-2016)


Categoríes: Canal Blogues

Decamerón X,2 (Boccaccio)

Al alta la lleva - 22 Setiembre, 2016

[X,2] Ghino de Tacco prinda al abá de Cluny y medícalu contra’l mal d’estómagu y, dempués, déxalu dir; y esti, vueltu a la corte de Roma, reconcílialu col papa Bonifacio y failu hermanu del Hespital.

Lloada fora yá la magnificencia’l rei Anfonso pa col florentín caballeru, cuando’l rei, al que-y prestare pola vida, mandó a Elissa que siguiere; y esta entamó aína:
—Delicaes señores, el ser un rei magníficu y l’usar la so magnificencia pa con aquel que lu sirvió nun pue dicise que nun seya daqué lloable y grande; mas ¿qué diremos nós si se cunta qu’un clérigu usó d’almirable magnificencia pa con persona que, si la tuviere por enemiga, naide nun-y lo reprochare? Ciertamente non otro sinón que la del rei fore virtú y la del clérigu milagru, desque ellos son toos munchísimo más avaros que les muyeres, y de toa lliberalidá enemigos a espada sacada; y magar que tou home, naturalmente, apeteza vengación poles ofienses recibíes, los clérigos, como se ve, inda que prediquen la paciencia y emponderen sumamente’l perdón de les ofienses, más fogosamente que los otros homes recurren a ella. Y esto que digo, esto ye, cómo un clérigu foi magníficu, vais poder conocelo abiertamente na mio siguiente novela.
»Ghino de Tacco, pola so fiereza y polos sos robos home abondo famosu, siendo esllarigáu de Siena y enemigu de los condes de Santafiore, sulevó a Radicofani contra la Ilesia de Roma; y tando ellí viviendo, faía robar a los sos mesnaderos[1] a cualquiera que pasare pela rodiada. Agora, tando’l papa Bonifacio octavu en Roma, vieno a la corte l’abá de Cluny, quien cuidaba ser ún de los prelaos más ricos del mundu; y estropiándose-y ellí l’estómagu, aconseyánon-y los médicos que fore a los baños de Siena y que curaría ensin falta; y por mor d’ello, concediéndo-ylo’l Papa, ensin esmolecese pola fama de Ghino, púnxose en camín con gran pompa d’equipax y de carga y de caballos y de sirvidores. Ghino di Tacco, conociendo la so venida, tendió les sos redes y, ensin perder un solu rapaz, acorripió al abá con tol so serviciu y toles sos coses nun estrechu llugar; y fecho esto, a ún de los sos, el más sabichegu, mandólu al abá bien acompañáu, al que-y dixo, mui amablemente, de parte d’él, que-y fixere’l favor de dir agospiar con aquel Ghino al castiellu. Y l’abá, oyendo esto, tou furiosu, respondió qu’él nun quería faer nada d’aquello, como quien nada tenía que faer con Ghino, sinón que diba siguir alantre y quería ver quién-y lo torgaba. Y l’embaxador, falando humildemente, díxo-y: «Micer, viniestis a un llugar au, sacantes al puxu de Dios, a nada nun tememos, y au les escomuniones y los interdictos[2]tán escomulgaos dafechu; y, por ello, faéi’l favor de complacer poles bones a Ghino nesto.»
»Taba yá, mientres estes pallabres teníen, arrodiáu tol llugar de mesnaderos; polo que l’abá, viéndose prindáu colos sos, despreciatible, garró col embaxador el camín del castiellu, y tola so compañía y el so equipax con él; y, desmontáu, cuando Ghino quixo, foi unviáu solu dafechu a una camarina d’un palaciu abondo escura y malcuriosa, y tolos demás homes, caún d’acordies cola so cualidá, fonon mui bien acomodaos pel castiellu, y los caballos y tol equipax punxénonlo a salvo ensin tocar en nada. Y fecho esto, foi Ghino al abá y díxo-y: «Micer, Ghino, de quien vós sois güéspede, mándavos con ruegos que vos preste significa-y aú dibeis y por qué razón.»
»L’abá que, como prudente, depunxere la so altiveza, significó-y aú diba y por qué. Ghino, desque esto oyó, marchó y pensó en curalu ensin baños; y fayendo arder siempres na camarina un gran fueu, y vixilala bien, nun tornó pa con él ata la mañana siguiente, y entós, nun mantel perblancu, llevó-y dos rabanaes de pan turrao y un vasáu de vernacha[3] de Corniglia, de lo del mesmu abá; y díxo-y asina al abá: «Micer, cuando Ghino yera mui mozu, estudió medicina, y diz qu’adeprendió que nenguna melecina ye meyor pal mal d’estómagu que lo qu’él va faevos, de lo qu’estes coses que vos trayo son l’entamu; y, poro, tomáiles y confortáivos.»
»L’abá, que tenía más fame que ganes de bromiar, inda que lo fixere de mal aquel, comió’l pan y bebió la vernacha y, dempués, dixo munches coses altaneres, y entrugó por munches, y munches aconseyó, y, n’especial, pidió poder ver a Ghino. Ghino, sintiendo aquelles, dexó pasar dalgunes como vanes y, dalgunes otres, respondióles mui cortésmente, afirmando que, lo más aína que Ghino pudiere, diba visitalu; y dicho esto, xebróse d’él, y nun volvió ellí primero que’l día siguiente, con otro tanto de pan turrao y otro tanto de vernacha; y tévolu asina munchos díes, ata que se dio cuenta de que l’abá comiere unes fabes seques qu’él-y llevare ya-y dexare ellí a queriendes y de secultres. Y, por mor d’ello, entrugó-y de parte de Ghino cómo-y paecía tar del estómagu; y l’abá respondió-y: «A min paezme que tuviera bien si nun tuviere nes sos manes; y dempués d’esto, nengún otru deséu teo mayor que’l de comer, tan bien me curó la so melecina.»
»Ghino, darréu, fayendo a los sos criaos acuriosar una guapa cámara col so mesmu flete y fayendo apareyar un gran convite, al que con munchos homes del castiellu foi tola servidume del abá, foi a a él a la mañana siguiente y díxo-y: «Micer, darréu que vos sentís bien, tiempu ye yá de salir de la enfermería»; y, garrándolu pela mano, llevólu a la cámara que-y apareyare, y dexándolu nella colos sos, foi a encargase de que’l convite fore magnificu.
»L’abá recreóse un tanto colos sos y cuntó-yos cómo fore la so vida, mientres ellos, polo contrario, dixénon-y toos que foran maraviosamente honraos por Ghino; mas llegada la hora la xinta, a l’abá y a tolos demás, sirviénon-yos ordenadamente bona vianda y bon vinu, ensin dexase Ghino conocer tovía pol abá. Mas dempués que l’abá vivió dellos díes d’esta manera, fayendo trayer Ghino a una sala tol sos equipax y a un patiu que taba embaxo d’ella tolos sos caballos, ata’l más probe rocín, foi al abá y entrugó-y cómo taba y si cuidaba tar lo bastante fuerte p’acabalgar; a quien l’abá respondió que taba fuerte bastante y bien curáu del estómagu y que diba tar bien n‘escapando de les manes de Ghino. Llevó entós Ghino al abá a la sala au taba’l so flete y tola so servidume; y fayéndolu asomase a una ventana d’onde podía ver tolos sos caballos, díxo-y: «Señor abá, vós debéis saber que’l ser xentil home y esllarigáu de so casa y probe y el tener munchos y poderosos enemigos (y non la so maldá d’ánimu) empobinanon, pa poder la so vida defender y la so nobleza, a Ghino de Tacco, que so yo, a ser robador de caminos y enemigu de la corte de Roma. Mas darréu que vós me paecéis valerosu señor, desque vos guarí del estómagu, como fixi, nun cunto tratavos como con otru fixera, a quien, cuando nes mios manes tuviere como tais vós, quedáreme cola parte de les sos coses que me paeciere; sinón que pretendo que vós, a min, considerando les mios necesidaes, me deáis la parte de les vueses coses que vós mesmu queráis. Elles tán toes equí delantre de vós, y los vuesos caballos podéis velos en patiu d’esta ventana; y por ello, garrái, según vos preste, la parte o’l tou, y dende esti momentu queden el marchar y el quedar al placer vuesu.»
»Maravióse l’abá de que nun robador de caminos hubiere pallabres tan lliberales; y prestándo-y muncho, d’esmenu, desaniciánonse la so ira y el so despreciu, enantes camudaos en benevolencia y, col corazón vueltu amigu de Ghino, corrió abrazalu, diciéndo-y: «Yo xuro por Dios que, por ganar l’amistá d’un home talu como agora xulgo que yes, sufriere’l recibir muncho mayores inxuries que les qu’ata agora me paez que me fixesti. ¡Maldita seya la fortuna, qu’a tan dañible oficiu t’obliga!» Y dempués d’esto, fayendo coyer de les sos munches coses poquísimes y necesaries y, de mou asemeyáu, de los caballos, y dexándo-y toles otres, volvió a Roma.
»Conociere’l Papa la prisión del abá; ya inda que muncho se llamentare d’ello, desque lu vio, entrugó-y cómo-y sentaren los baños; y l’abá, sorriendo, respondió-y: «Santu Padre, yo atopé más cerca que los baños a un valerosu médicu, que curóme óptimamente »; y cuntó-y el mou, de lo que’l Papa rió; al que l’abá, siguiendo col so falax, afaláu por magníficu ánimu, pidió una gracia. El Papa, cuidando que diba pidi-y otra cosa, ufrióse lliberalmente a faer lo que-y pidiere; entós l’abá díxo-y: «Santu Padre, lo que cunto pidivos ye que-y otorguéis la vuesa gracia a Ghino de Tacco, el mio médicu, darréu qu’ente los otros homes valerosos y de prol que yo conocí nunca, él ye, de xuru, ún de los meyores, y el mal qu’él fai, yo repútolu muncho más pecáu de la fortuna que de so; la que si vós, dándo-y dalguna cosa cola que pueda vivir d’acordies col so estáu, camudáis, yo nun duldo un res qu’en pocu tiempu nun vos paeza a vós lo qu’a min me paez.»
»El Papa, oyendo esto, como aquel que foi de gran ánimu y almirador de los homes valerosos, díxo-y que lo fadría de bon aquel si tan de prol yera como dicía, y que lu fixere venir con seguridá. Vieno, darréu, Ghino, baxo fianza, cuando al abá-y prestó, a la corte; y nun tuviere muncho xunta’l Papa cuando esti lu reputó por valerosu, y reconciliándolu, otorgó-y un gran prioratu de los del Hespital, fayendo faelu caballeru d’esti; qu’él, amigu y sirvidor de la santa ilesia y del abá de Cluny, caltevo mientres vivió.



[1] ‘miembros d’una mesnada’. La mesnada yera la ‘compañía de xente d’armes que sirvía baxo’l mandu’l rei o’l d’otru caballeru’.[2] 'sentencia prohibitoria'.[3] Orix. it. vernaccia 'enol. vitigno di uva bianca originario della Liguria ma coltivato in diverse regioni, spec. in Toscana e in Sardegna' (http://dizionario.internazionale.it/parola/vernaccia).
Categoríes: Canal Blogues

De xigantes y cabezudos

El xanu'l caborniu - 22 Setiembre, 2016
Hai tradiciones que se puen allugar en pueblos o países concretos. Y hailes tamién que se dan perdayures en milenta sitios. Pero nesti últimu casu, nun dexen por ello de ser tradiciones, y en cada llugar venles como propies y cúrienles con ciñu.

Un casu típicu d'esto dabero son los perconocíos desfiles de xigantes y cabezudos. Danse per toa Europa y notros continentes tamién. Los que s'averen a esta tradición dan-y un aniciu medieval. Y n'Asturies formen parte de la más vieya alcordanza festexera autóctona. Como ye natural, en cada comunidá estos mazcaritos puen adoptar la figura de personaxes conocíos nella, tanto reales como de ficción. Por exemplu, ente nós tenemos xigantes representando los mui conocíos personaxes del dibuxante Alfonso Iglesias, Telva y Pinón.

Afortunadamente, enagora los xigantes y cabezudos perviven ente nós y nun tán desaniciaos. Hai bien de fiestes onde tovía salen pa prestancia de los mayolonos y plasmu de los rapacinos qu'arremellen los güeyos ante eses apariciones y que tamién puen garrar un bon ataque de mieu.

Recuerdo yo de rapacín estos desfiles. Viénenme como refocilos d'istantes a la vista d'ellos. Recuerdo a los cabezudos llevando vares de volador con un corchu espetáu na pica a manera de martiellu. Si te veíen dábente col corchu y quedabes, como nos versos de Tiadoru Cuesta, plasmáu, pensatible, silenciosu...Otra anécdota que recuerdo ye cuando un cabezudu se coló en ca mio güela p'asustame (yera un familiar vecín nuestru) con tan mal aquello que dio cola cabezona nun cristal y franciólu.

Cuando, desgraciadamente, avanzamos p'hacia fiestes despersonalizaes y ensin sustancia, presenciar esta vieya tradición de los desfiles de los xigantes y cabezudos presta pola vida. Anque a los rapacinos, nesi momentu, quiciabes nun-yos faiga muncha gracia. Pero de xuru que, en creciendo, van recordalos con ciñu y prestancia, como nos pasó a los que fuimos ñeños cuantayá...
                                                                 
                                                                  

Categoríes: Canal Blogues

Pages