Canal Blogues

Fresnos en Los Pericones

El blog de Xuan Xosé - 25 Xunetu, 2016
¡Qué maravía d'árboles!

El 13/07/16.

Una de les semeyes ta enmarcada nun retayu la escultura de Confluencia, d'Eugenio López.





Categoríes: Canal Blogues

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLXXXVII)

El blog de Xuan Xosé - fai 2 hores 11 min


Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.
toldar, v. tr. Cubrir con un toldo. || 2. intr. Nublar el cielo. || 3. Empañarse los cristales. U. m. c. prnl.toldáu, ada, ao, p. p. de toldar. || 2. adj. Encapotado, nublado. || 3. Dañado en un miembro o inútil en él.toletar, v. tr. Cargar con una persona o cosa. || 2. Llevar algo sin ganas. || 3. Aguantar, soportar.tolinada, f. Pesca que se hace echando el boliche en el espacio en que los delfines tienen cercada la sardina. || 2. Conjunto de delfines. || A tolinaes, pesca que se hace echando el boliche en el espacio en que los delfines tienen cercada la sardina.
tona1, f. Trueno. || 2. Tormenta con aparato eléctrico y truenos.
Categoríes: Canal Blogues

Buxu (aligustre)

El blog de Xuan Xosé - 23 Xunetu, 2016
El 09/07/16.

N'El Piqueru, Llastres.



Categoríes: Canal Blogues

Delegación de Gobiernu requier l'anulación de les ordenaces del asturianu en Noreña

Falar y lleer - 23 Xunetu, 2016

Gabino De Lorenzo, el Delegáu del Gobiernu n'Asturies, mandó al Conceyu de Noreña un requerimientu d'anulación del alcuerdu pol que s'aprobaron les ordenances d'usu del asturianu nel conceyu.El consistoriu recibió un requerimientu d'anulación del alcuerdu plenariu pol que s'aprobaron les Ordenances d'Usu de la Llingua Asturiana nel Conceyu de Noreña. Nel escritu de Delegación de Gobiernu consideren qu'entrepasa les competencies del conceyu según la llexislación vixente ya que según la so opinión nun se pue dicir que l'asturianu ye la llingua propia de Noreña (art.1.1), que les comunicaciones orales o escrites n'asturianu de los y les ciudadanes col Ayuntamientu nun puen ser válides llegalmente (art.4.1) y que nun se puen redactar actes n'asturianu, amás d'en castellanu (art.8).Los grupos municipales que nel so día aprobaron les ordenances (IPÑ, CA NOREÑA, IU-IX y FORO) consideren qu'esti requerimientu nun se sostién xuridicamente per dengún llau, indiquen que precisamente eses trés cuestiones tan avalaes de recién por un informe xurídicu del Principáu ante un casu perasemeyáu nel Conceyu de Carreño y califiquen esta actuación como un ataque políticu contra l'asturianu y los derechos llingüísticos dientro de la so estratexa asturfóbica y etnocida.Conocíu el requerimientu, consideren que va contra la voluntá democrática del Conceyu Noreña surdía del Plenu y en contra de les competencies propies. Nes Comisiones d'ayeri pidióse que'l Conceyu Noreña solicitare un informe sobre la llegalidá d'eses trés cuestiones a la Dirección Xeneral de Planificación Llingüística y Normalización de la Conseyería d'Educación y Cultura, amás de comunicar el requerimientu a l'Academia de la Llingua Asturiana, institución del Principáu que tien ente les sos finalidaes "velar polos drechos llingüísticos asturianos" por si fuera en contra d'estos.El conceyal Toño Martínez (Conceyu Abiertu por Noreña) considera qu'el requerimientu nun tien base llegal y que una vez recibíu l'informe dende Planificación Llingüistica, que suponen siguirá la mesma llínia favoratible que'l fechu pal Carreño, decidiran nun anular la ordenaza y esperar a ver si dende Delegación presenten un contenciosu alministrativu. Martínez quixo destacar que les ordenances nun tuvieron alegaciones nel so plazu y que funcionen con normalidá.Conocíu esti requerimientu dende l'Academia de la Llingua Asturiana  (ALLA) fixeron un comunicáu onde califiquen esta petición como "nuevu allugamientu anti-asturianu"  del Delegáu de Gobiernu. L'ALLA considera que "la igua d’estes situaciones namái pasa pol reconocimientu de la oficialidá de la llingua histórica del pueblu asturianu" y pide a los grupos parllamentarios que "sofiten esti procesu de reconocimientu xurídicu del asturianu y qu'actuen afalando calces de dignificación y de planificación llingüística que, acordies col marcu normativu vixente enconten l’usu del asturianu en tolos ámbitos."Tamíen dende Iniciativa pol Asturianu quixeron "condergar esti ataque a l'autonomía de los conceyos pa establecer midíes de normalización del asturianu", consideren que con esta mediá "oculta cola apariencia d'una decisión xurídica lo que nun ye más qu'un nuevu intentu de da-y un güelpe más al asturianu" y piden al  Conceyu de Noreña que "se nieguen a acatar esta sentencia y que sigan la llucha nos tribunales hasta acabar toles posibilidaes." Fonte: Asturies.comAdxuntuTamañu reclamacion_delegacion_norena_1_3.jpg87.48 KB reclamacion_delegacion_norena_2_3.jpg84.68 KB reclamacion_delegacion_norena_3_3.jpg52.5 KB iniciativa_pol_asturianu_nota_prensa_delegacion_ordenances_norena.pdf108.88 KB alla_nota_de_prensa_asturianu_en_norena.pdf87.33 KB
Categoríes: Canal Blogues

Arreyos al Diccionariu asturianu-castellanu (CCLXXXVI)

El blog de Xuan Xosé - 23 Xunetu, 2016
Sigo colos arreyos y modificaciones al mio Diccionariu asturianu-castellanu.


títere, m. Herramienta de pequeño porte, en especial la propia de determinado oficio.tixeru, a, o, adj. Ligero, que pesa poco. || 2. Ágil, veloz. toberón, ona, ón (ono), adj. Gritón, que grita mucho para hablar. || 2. Que tira pedos. || 3. Pedorrero, con tendencia a tirar pedos.toca, f. Toca, gorro, casquete. || 2. Pañuelo que se pone en la cabeza para cubrirla. || 3. Pieza del tejado del hórreo consistente en un madero que se asienta sobre el lliñupara recibir los cabrios. || 4. Trozo cuadrado de piedra o madera que, a veces, se coloca entre la muela y los pegollos del horru. || 5. Moño de diversas aves. || 6. Niebla que aparece detrás de un picacho.
tocinera, f. Gancho de madera del que se cuelga la hoja de tocino. || 2. Tablón de madera con ganchos, en los que se cuelgan tocino y embutidos.
Categoríes: Canal Blogues

Durruti noveláu. Trabayu de campu.

Falar y lleer - 22 Xunetu, 2016
Autor: Vicente García Oliva
 Nun sé, llóxicamente, el nivel que teníen el restu noveles que se presentaron al Premiu Xosefa Xovellanos, pero toi cuasi seguru de que Lluvia d’agostu, del amigu Francisco Álvarez, ganólu merecidamente. Reservé la so llectura pal periodu vacacional de descansu (yá se sabe que los xubilaos tenemos munches y diverses xeres) y acerté, pues ye una novela mui entretenida. Nun ye fácil encadarmala, dientro de la forma novelística, nun o otru xéneru pues participa de varios d’ellos: la novela histórica, la biografía, el periodismu, inclusive la novela negra, como la parte de la preparación y l’asaltu al Bancu d’España de Xixón, pero si yo tuviera que definila según la llectura que yo fici, diría d’ella que ye una novela épica. Esiste, a lo llargo de tola historia que sigui al personaxe de Buenaventura Durruti, una esaltación, un aliendu, en definitiva, una épica qu’algama nun sólo al propiu personaxe  protagonista, sinón a los sos compañeros d’aventures/desventures (Ascaso, Jover, García Oliver…) y, más en xeneral, a tolos llibertarios y a la propia idega del anarquismu como sistema. Hai un engrandamientu, yo creo que consciente, de los valores del mésmu y escuéyense dalgunos de los momentos más “trunfales” del movimientu nos años prebélicos y, depués, na propia Guerra Civil española. Durruti fue un personaxe mui controvertíu, nun sólo polos sos enemigos, sinón inclusive polos del so propiu bandu. El mesmu autor recueye la conversación de Durruti y García Oliver colos anarcosindicalistes Ánxel Pestaña y Joan Peyró, onde estos últimos reprochen los sos métodos d’actuación diciendo qu’ellos son como “la lluvia d’agostu que trai falses promeses de frescor cuando más abrasa l’aire”. Ensin embargu, Francisco Álvarez nun se detién -y fai bien- nestes disputes que socavaron y muncho al movimientu anarquista, pa siguir poniendo l’acentu no  qu’a él-y interesa: la trayeutoria vital del líder y la so relación cola so compañera, los sos amigos y correlixonarios, hasta llegar a un final que yá conocemos, lo cuál nun-y quita nenguna fuercia a la narración que Paco lleva con una maestría impropia d’una primer novela, como ye’l casu. Podría discutise por qué l’autor escoyó éstes, en llugar d’aquelles otres anéudotes al rodiu de la vida de Durruti, o por qué se cuenta la historia con tantos dires y venires temporales, en llugar de facelo cronolóxicamente y con más orde, pero eses son decisiones del propiu autor qu’hai que respetar y que, amás, nun-y quiten valir nin méritu nengún a la so obra. Sicasí, por dicir dalgo y que nun se piense que l’amistá intervién nesti pequeñu comentariu, abúltame qu’hai dalgunos capítulos nos que l’aición se detién en demasía en coses poco importantes pal desarrollu de la novela, como la conversación ente l’Inspector Xefe y el Comisariu, de magar l’asaltu al Bancu d’España de Xixón que, anque ta ocurrente, creo que s’allarga demasiao. O el capítulu de la so intervención nel barcu que lleva a los prisioneros a África, anque sirva p’amosanos el carauter de líder de Durruti. Norabona, pues, a Francisco Álvarez por ufiertanos esta guapa y bien escrita novela que lu coloca, ya dende agora, dientro de los más importantes novelistes asturianos. Pa ser una primera obra nun ta mal ¿non?                    Fonte: trabayudecampu.com
Categoríes: Canal Blogues

La Posada de Antrialgo - La Posada d'Antrialgu (Antrialgu- Piloña)

Fartucones - 22 Xunetu, 2016

La Posada ye un hotelín, piquiñín y afayaizu con una terrza cubierta de maera na que te presta tar a la vera'l ríu Piloña. Bona atención, presentaciones guapes y esa nuechi, amás, con música persele de fondu y'l sitiu escoyíu esta vegada pal mio cumpleaños.

De detallín de la casa traxéronnos unos cereales rebozaos con cúrcuma y con un toque de salsina de yoghur per baxo que taben ricos, diferntes, lo que siempre presta.



D'entamu y pa compartir escoyimos media ensaladina de quesos nos qu'un d'ellos venía en cruxente. Prestosa, bien aliñada con una vinagreta d'arándanos y una presentación " en dos" que permitía compartir munchu meyor.

Ya de segundos decidime pol arroz, ya que na carta tienen variades formes de preparalo y recomendáronme fuera de carta el meloso con pitu de caleya.

El pitu esgüesau, claro, y un arroz bien de puntu nel que xueguen con diferentes especies pero ensin destacar y sólo pa dar un puntu de tastu (lo que ye complicao). El pitu esgüesau del que eserpaba un poco más de tropiezu. Un platu correctu que me prestó porque nun suelo tener munches oportunidades de comer arroz "pa un".


L'otru platu fueron unes molleh.es de corderu llechal a la plancha con pataques panadera. Bien de tastu, taben pa mí un poco pasaes de puntu de plancha. Otru platu correctu.


Les raciones en tolo casos son abondo curioses y nun quedes con fame.

De compaña tuvo perllí un Pies Negros de La Rioja, que non de les montañes del Colorau, que cumplió más que bien con tola cena. Un vinín de gran RCP.



Pa fina terminemos con un par de cafetinos con xelu y un PX de postre :-).

Resumiendo, dempués de munchos años ensin venir perquí, la verdá que tenía un recuerdu munchu más "esplosivu" de la comida. L'otru día quedeme col correctu, col bien altu, bona comida, bon sitiu, bona RCP anque (ye mui particular esto) falta-y un "nun se qué" pa namorar nes preparaciones. En cualisquier casu ye cumpidor pa una ocasión especial por menos de 31€ cabeza.


Categoríes: Canal Blogues

Durruti noveláu

Trabayu de Campu - 22 Xunetu, 2016

Nun sé, llóxicamente, el nivel que teníen el restu noveles que se presentaron al Premiu Xosefa Xovellanos, pero toi cuasi seguru de que Lluvia d’agostu, del amigu Francisco Álvarez, ganólu merecidamente. Reservé la so llectura pal periodu vacacional de descansu (yá se sabe que los xubilaos tenemos munches y diverses xeres) y acerté, pues ye una novela mui entretenida.

Nun ye fácil encadarmala, dientro de la forma novelística, nun o otru xéneru pues participa de varios d’ellos: la novela histórica, la biografía, el periodismu, inclusive la novela negra, como la parte de la preparación y l’asaltu al Bancu d’España de Xixón, pero si yo tuviera que definila según la llectura que yo fici, diría d’ella que ye una novela épica. Esiste, a lo llargo de tola historia que sigui al personaxe de Buenaventura Durruti, una esaltación, un aliendu, en definitiva, una épica qu’algama nun sólo al propiu personaxe  protagonista, sinón a los sos compañeros d’aventures/desventures (Ascaso, Jover, García Oliver…) y, más en xeneral, a tolos llibertarios y a la propia idega del anarquismu como sistema. Hai un engrandamientu, yo creo que consciente, de los valores del mésmu y escuéyense dalgunos de los momentos más “trunfales” del movimientu nos años prebélicos y, depués, na propia Guerra Civil española.

Durruti fue un personaxe mui controvertíu, nun sólo polos sos enemigos, sinón inclusive polos del so propiu bandu. El mesmu autor recueye la conversación de Durruti y García Oliver colos anarcosindicalistes Ánxel Pestaña y Joan Peyró, onde estos últimos reprochen los sos métodos d’actuación diciendo qu’ellos son como “la lluvia d’agostu que trai falses promeses de frescor cuando más abrasa l’aire”. Ensin embargu, Francisco Álvarez nun se detién -y fai bien- nestes disputes que socavaron y muncho al movimientu anarquista, pa siguir poniendo l’acentu no  qu’a él-y interesa: la trayeutoria vital del lider y la so relación cola so compañera, los sos amigos y correlixonarios, hasta llegar a un final que yá conocemos, lo cuál nun-y quita nenguna fuercia a la narración que Paco lleva con una maestría impropia d’una primer novela, como ye’l casu.

Podría discutise por qué l’autor escoyó éstes, en llugar d’aquelles otres anéudotes al rodiu de la vida de Durruti, o por qué se cuenta la historia con tantos dires y venires temporales, en llugar de facelo cronolóxicamente y con más orde, pero eses son decisiones del propiu autor qu’hai que respetar y que, amás, nun-y quiten valir nin méritu nengún a la so obra. Sicasí, por dicir dalgo y que nun se piense que l’amistá intervién nesti pequeñu comentariu, abúltame qu’hai dalgunos capítulos nos que l’aición se detién en demasía en coses poco importantes pal desarrollu de la novela, como la conversación ente l’Inspector Xefe y el Comisariu, de magar l’asaltu al Bancu d’España de Xixón que, anque ta ocurrente, creo que s’allarga demasiao. O el capítulu de la so intervención nel barcu que lleva a los prisioneros a África, anque sirva p’amosanos el carauter de lider de Durruti.

Norabona, pues, a Francisco Álvarez por ufiertanos esta guapa y bien escrita novela que lu coloca, ya dende agora, dientro de los más importantes novelistes asturianos. Pa ser una primera obra nun ta mal ¿non?

Categoríes: Canal Blogues, Recomendaos

‘TORPEDOS EN EL CANTÁBRICO’, UN LIBRO SOBRE LA LUCHA SUBMARINA EN NUESTRA MAR DURANTE LAS GUERRAS MUNDIALES

Durante las dos guerras mundiales, el mar Cantábrico fue un cruento escenario de batalla en el que los dos bandos en lucha mantuvieron una enconada guerra naval. Los beligerantes, principalmente los alemanes —cuya flota marítima era demasiado reducida como para poder disputar al bando aliado el dominio en la superficie de los mares—, utilizaron estratégicamente sus sumergibles para atacar el tráfico marítimo enemigo. Inevitablemente, España se vio involucrada de modo directo e indirecto en sus acciones, no sólo con la llegada de algunas de estas unidades de combate a nuestros puertos, sino también con la pérdida de buques mercantes nacionales y sus tripulaciones, como ocurrió en la Gran Guerra. Por otro lado, la lejanía de las unidades alemanas de sus bases obligó al Alto Mando alemán a buscar un sistema de aprovisionamiento secreto en nuestras costas. Asimismo, buques de pabellón nacional, principal-mente vascos, sufrieron los zarpazos de los submarinos contendientes en otros teatros de operaciones. Este libro es una completa y fascinante reconstrucción de las campañas submarinas en el litoral cantábrico en las dos grandes guerras mundiales, una de las historias más fascinantes y desconocidas de sendos conflictos.

José Ángel del Río , el autor de este libro, es licenciado en Ciencias Náuticas y Transporte Marítimo por la Universidad de Cantabria. Es oficial de la Marina Mercante y trabaja en el CCS Santander como Controlador de Tráfico y Salvamento Marítimo. Hijo y nieto de marinos, su afición a los temas marítimos le viene de lejos, pues ya desde niño fue consciente de que su vida tenía que estar ligada a la mar. Así que a los 16 años comenzó a navegar de marinero con su padre, asumiendo responsabilidades de guardia en el puente. Con posterioridad, y como alumno de Náutica y después oficial, ha navegado por el Atlántico, el mar del Norte, el Mediterráneo y el canal de la Mancha, tocando diversos puertos en Europa, América del Norte y África. Como apasionado de la historia naval, está especializado en la guerra submarina durante las dos contiendas mundiales, y ha escrito a este respecto varios artículos en revistas de historia, como «Auf Wiedersehen Cádiz», sobre la escapada de Cádiz en 1917 del submarino alemán UB 49 (Revista Española de Historia Militar núms. 75 y 76), y el libro Tiburones de acero, acerca de la actividad de los submarinos alemanes en la Primera Guerra Mundial en las aguas del sudeste español. +INFORMACIÓN en página de la editorial Librucos
Categoríes: Canal Blogues

PROGRAMA SÁBADU 23 DE XUNETU

Carpa Espaciu Pallabres, Puertu Deportivu

19:00

andthentherewerenone

PRESENTACIÓN Doblaxe n’asturianu: “Diez negrinos”, de Gonzali Producciones

19:45

torpedos_portada_

PRESENTACIÓN Torpedos en el CantábricoLucha submarina en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, de José Ángel del Río Pellón


Categoríes: Canal Blogues

Vacallorina

El blog de Xuan Xosé - 22 Xunetu, 2016
El 09/07/16.

Vacallorina. En Llastres, El Piqueru.

La probe andaba mala, y acabó morriendo un día dempués.



Categoríes: Canal Blogues

Festival Arcu Atlánticu 2016, Xixón

Falar y lleer - 22 Xunetu, 2016
ArcuAtlánticu16   Gijón/Xixón, del 22 de julio al 1 de agosto

  La Unión Europea impulsa y anima la realización de acciones para fortalecer su identidad unitaria, algo que resulta indispensable para seguir construyendo un espacio común de convivencia y desarrollo. Esa idea inspira la orientación del Festival Arcu Atlánticu en su edición de 2016. Queremos hacer visible el rico mosaico de valores que conforma la «cultura atlántica». Una identidad construida sobre expresiones y símbolos compartidos que se forja y perdura a lo largo del tiempo ligada a un sentimiento de pertenencia. En la construcción de esa identidad, la memoria colectiva no sólo actúa como vehículo de transmisión de su legado cultural; es también un elemento de cohesión social.  Esta realidad, sin embargo, no es uniforme; se muestra a través de una gran variedad de prácticas y expresiones culturales. Tantas como los pueblos y regiones que la integran. Singularidad y pluralidad forman un conjunto igualmente reconocible e identificable. De ahí que en el Festival Arcu Atlánticu estén siempre representados otros concejos de nuestra comunidad autónoma y distintas ciudades atlánticas europeas. Y de ahí, también, la gran diversidad de sus contenidos y manifestaciones, en los que el peso de los elementos históricos se conjuga con expresiones innovadoras y actuales en gastronomía, naturaleza y paisaje, patrimonio cultural, música, producciones artísticas, creación literaria o tradiciones populares.Semeya d'arquivu del Festival Arcu Atlánticu 2015   Gijón/Xixón se convierte así de nuevo, durante estos días, en la plaza pública de la cultura atlántica. Un lugar para el encuentro y el intercambio de creadores, artistas, colectivos y asociaciones, emprendedores y entidades ligadas al sector del comercio y el turismo. Y plaza pública también para la ciudadanía, abierta a todos: a gijoneses y a quienes nos visitan, que podrán compartir y disfrutar conciertos, danza, teatro, artesanías, exposiciones, cine, conferencias, talleres y cursos, itinerarios naturales y patrimoniales, salón agroalimentario, juegos y deportes tradicionales y muchas cosas más.  Bienvenidas, bienvenidos. Deseamos que disfruten mucho en este arraigado y renovado Festival Arcu Atlánticu.                                                           Fonte: cultura.gijon.esDescarga el folleto aquí.
Descarga'l folletu equí.
Categoríes: Canal Blogues

Decamerón V,3 (Boccaccio)

Al alta la lleva - 22 Xunetu, 2016


[V,3] Pietro Boccamazza fux con Agnolella; atopa lladrones; la moza fux per una selva y ye conducida a un castiellu; prinden a Pietro y fux de les manes de los lladrones y dempués de dellos accidentes aporta al castiellu au taba Agnolella; y en casándose con ella vuelve a Roma.

Naide nun hebo que la novela d’Emilia nun aponderare; y conociendo la reina tar finada, vuelta a Elissa, ordenó-y que continuare; y esta, deseosa d’obedecer, empecipió:
—A min, formoses señores, mángaseme en delantre una mala nueche que pasanon dos mocinos poco discretos; mas darréu qu’a esta siguienon munchos díes felices, como conforme al nuesu propósitu, préstame cuntala.
»En Roma, que como ye güei cola foi yá tiempu cabeza’l mundu, hebo un mozu, apocayá, llamáu Pietro Boccamazza, de familia mui honorable ente les romanes, y namoróse esti d’una moza guapísima y mui curiosa llamada Agnolella, fía d’ún que tevo por nome Gigliuozzo Saullo, home plebeyu mas mui apreciáu polos romanos. Y, amándola, tanto supo faer, que la moza entamó amalu a él non menos qu’elli la amaba a ella. Pietro, afaláu pol ferviente amor y nun-y paeciendo deber sufrir más l’áspera pena que-y daba’l deséu que tenía d’ella, demandóla por muyer; y cuando los sos parientes lo supienon, fonon toos a él y censuránon-y enforma lo que quería faer; y, d’otru llau, fixenon dicir a Gigliuozzo Saullo que de nengún xeitu atendiere a les pallabres de Pietro, darréu que, si lo faía, enxamás por amigu nin por pariente diben tenelu.
»Pietro, viendo torgada aquella vía pela que sola cuidaba poder algamar el so deséu, quixo morrer de dolor; y si Gigliuozzo-y lo consintiere, contra’l prestu de cuantos parientes tenía, tomare por muyer a la fía. Mas, nun siendo asina, púnxose-y n’ánimu, si-y prestaba a la rapaza, faer qu’esto tuviere efeutu; y per persona interpuesta conociendo que-y prestaba, apautóse con ella pa fuxir de Roma con él. Y puestu orde a ello, Pietro, una mañana, llevantándose tempranísimo, xunto con ella, montó a caballu, y garranon el camín contra Alagna, au Pietro tenía dellos amigos nos qu’él esfotábase muncho; y acabalgando asina, nun teniendo vagar pa faer nuncies, desque temíen que los siguieren, falando del so amor mientres andaben xuntos, dalguna vez besaba l’ún al otru. Asocedió entós que, nun conociendo Pietro mui bien el camín, cuando taben a unes ocho milles de Roma, debiendo doblar a mano drecha, metiénonse per un camín a la manzorga; y nun acabalgaren más de dos milles cuando se vienon cerca d’un castiellín del que, desque los vienon, salienon d’esmenu dolce homes d’armes. Y tando yá bastante cerca d’ellos, la moza violos, polo que dixo gritando: «¡Pietro, vamos fuxir, que nos asalten!», y como supo, contra una selva grandísima volvió’l so rocín, calcándo-y les espueles en cuerpu y garrándose al arzón. El rocín, sintiéndose aguiyar, llevábala corriendo per aquella selva. Pietro, que más qu’al rostru d’ella diba mirando’l camín, nun se decató tan aína como ella de los homes d’armes que veníen, y mientres qu’él ensin velos tovía andaba mirando d’ónde veníen, foi por ellos algamáu y presu y fixénonlu baxar del rocín; y entrugándo-y quién yera, y diciéndo-yoslo él, entamanon falar ente ellos y a dicir: «Esti ye de los amigos de los nuesos enemigos; ¿qué vamos faer con él sinón quita-y esta ropa y esti rocín y engolalu, por despreciu de los Orsini, nuna d’estes ancines?» Y tando toos d’alcuerdu con esti determín, mandanon a Pietro que s’esnudare; y esnudándose esti, yá aldovín del so mal, asocedió qu’una partida de bien venticinco homes d’armes chánonse-yos enriba d’esmenu, glayando: «¡A muerte, a muerte!»
»Y aquello, sorprendíos, dexanon a Pietro, y volviénonse na so defensa; mas viéndose munchos menos que los asaltantes, entamanon fuxir, y estos a siguilos. Y viendo esto Pietro, garró de sópitu les sos coses y montó nel so rocín y entamó, cuanto podía, a fuxir per aquel camín per onde viere que fuxere la moza.
»Mas nun viendo pela selva nin camín nin senderu, nin estremando pisaes de caballu, dempués qu’a él-y paeció tar seguru y afuera les manes d’aquellos que lu prindaren y mesmamente de los otros por quien ellos foren asaltaos, nun alcontrando la so rapaza, y más amurniáu que cualquier otru home, entamó llorar y andaba llamándola perequí o per allá na viesca; mas naide nun-y respondía, y él nun s’atrevía a volver atrás y andando avante nun conocía ónde podía llegar; y d’otru llau, poles fieres que nes viesques avecen habitar, tenía medrana, al empar, por sí mesmu y pola so rapaza, a la que-y abultaba ver estrangulada pol osu o pol llobu.
»Andevo, darréu, esti desventuráu Pietro tol día per esta viesca glayando y llamando, dacuando volviendo atrás cuando cuidaba andar avante; y yá, ente los gritos y los lloros y pola medrana y el llargu ayunu, taba tan dau, que más nun podía. Y viendo sobrevenir la nueche, y nun sabiendo qué determín tomar, alcontró una grandísima ancina, y baxando del rocín atólu a ella, y dempués, pa nun ser devoráu poles fieres pela nueche, engaramitóse nella; y poco dempués, allevantándose la lluna y siendo’l tiempu perclaru, nun tenía Pietro valor pa dormise, por nun cayer, inda que, magar tuviere ocasión, el dolor y los pensamientos que de la so moza tenía nun diben dexalu; polo que velaba, sospirando y llanxendo y maldiciendo pa sí la so desventura.
»La moza, fuxendo, como enantes dixemos, nun sabiendo aú dir, sinón au’l so rocín mesmu-y paecía llevala, adientróse tanto pela viesca, que nun yera quien a ver el sitiu per onde entrare nella; polo que, non d’otra miente que fixere Pietro, tol día, agora esperando y agora andando y llanxendo y llamando y de la so desgracia doliéndose, andevo dando vueltes pel selváticu llugar. A la fin, viendo que Pietro nun venía, tando yá escuro, foi dar a un senderucu, y metiéndose per él y siguiéndolu’l rocín, dempués d’acabalgar más de dos milles, vio de lloñe, en delantre, una casina, a la que s’allegó tan llueu como pudo; y atopó ellí un bon home mui aveyuscáu cola muyer, que yera tamién vieya. Y estos, viéndola sola, dixenon: «Oh fía, ¿qué faes tu sola a estes hores per esta comarca?»La moza, llanxendo, respondió que perdiere la so compañía na viesca y entrugó a qué distancia taba Alagna; y el bon home respondió-y: «Mio fía, esti nun ye’l camín pa dir a Alagna; hai más de dolce milles dende equí.» Dixo entós la moza: «Y a qué distancia hai habitaciones pa poder agospiar?»A lo que’l bon paisanu respondió: «Nun les hai en nengún sitiu tan cercanu que pudieres llegar enantes del día.» Dixo la moza entós: «¿Prestaríavos, desque a otru sitiu nun puedo dir, teneme equí pol amor de Dios esta nueche?» El bon home repondió: «Moza, prestaríamos que quedares con nós esta nueche; mas queremos recordate que per estes comarques, de día y de nueche, van munches males partíes d’amigos y d’enemigos, que munches vegaes cáusennos grandes desplaceres y grandes daños; y si, por desgracia, tando tu equí, viniere dalguna d’elles, y, viéndote ellos formosa y nueva como tu yes, y ellos te causaren desplacer y vergoña, nós nun díbemos poder axudate. Queremos dicítelo col envís de que tu dempués, si esto asocediere, nun puedas quexate de nós.» La moza, viendo que la hora yera seronda, inda que la asustaren les pallabres del vieyu, dixo: «Si a Dios-y presta, Elli ha guardanos a vós y a min d’esti dolor; y si ellos, en cualquier casu, m’asocediere, ye muncho menor mal ser atormentada polos homes qu’esfelpeyada nes viesques poles fieres.» Y dicho esto, baxando del so rocín, entró en casa del probe home y ellí, con ellos, de lo que probemente teníen, cenó, y dempués, vistida dafechu, nun xergonucu, xunta ellos, chóse a dormir; y en tola nueche nun paró de sospirar nin de llorar la so desventura y la de Pietro, del que nun sabía qué debía esperar sinón mal.
»Y tando yá cerca la mañana, ella sintió un gran ruíu de pasos de xente; y por mor d’ello, llevantándose, foi a un gran patiu que la casina pequeña tenía detrás, y viendo nuna de les partes d’aquél un bálagu de yerba, foi escondese nél, col envís de que, si aquella xente venía, nun la atoparen tan aína. Y malpenes acabare escondese cuando aquellos, que yeren una gran partida d’homes malvaos, fonon a la puerta la pequeña casa; y fayendo que-yos abrieren y entrando dientro y atopando’l rocín de la moza entá cola siella mangada, entruganon quién taba ellí. El bon paisanu, nun viendo a la moza, respondió: «Nenguna otra persona hai equí que nós; mas esti rocín, de quien quiera qu’escapare, llegó ayeri pela tarde, y nós metiémoslu en casa pa que los llobos nun lu comieren.» «Entós» dixo’l cabezaleru la partida «ye bonu pa nós, desque otru señor nun tien.» Espardiéndose, darréu, toos ellos pela pequeña casa, foi parte d’ellos al patiu; y dexando les sos llances y los sos escudos, asocedió qu’ún d’ellos, nun sabiendo qué faer, aventó la so llanza nel bálagu de yerba y bastante cerca tevo de matar a la moza escondida, y ella de descubrise, darréu que la llanza dio-y xunto al pechu esquierdu, tanto que’l fierru esgarró-y la ropa, polo qu’ella hebo dar una glayida temiendo tar mancada; mas alcordándose d’ónde taba, recobrándose, paró quieta. La partida, daquién per acá y daquién per allá, coyéndo-yos los cabritos y la otra carne y comiendo y bebiendo, marchanon a los sos asuntos y llevanon con ellos el rocín de la moza. Y tando yá daqué lloñe, el bon home entamó entruga-y a la muyer: «¿Qué foi de la nuesa moza, la qu’ayeri pela tarde llegó equí, que nun la tengo visto dempués que nos llevantemos?»
»La bona paisana respondió que nun lo sabía y tuvienon buscándola. La moza, sintiendo que marcharen aquellos, salió del bálagu; de lo que’l bon home tevo mui contentu, desque vio que nun llegare a les manes d’aquellos, y tando fayéndose yá de día, díxo-y: «Agora que’l día vien, si te presta, vamos acompañate ata un castiellu que ta a cinco milles d’equí, y tarás en llugar seguru; mas vas tener que venir a pie, darréu qu’esta mala xente que ta acabante marchar llevanon con ellos el to rocín.»
»La moza, ensin esmolecese por ello, rogó-y por Dios que la llevare al castiellu; polo que, poniéndose en camín, aportanon ellí contra la metada de la hora tercia. Yera’l castiellu d’ún de los Orsini, que llamábase Liello de Campo di Fiore, y, por ventura, taba ellí la muyer, que yera bonísima y santa señora; y viendo a la moza, reconocióla darréu y recibióla con fiestes y quixo saber ordenadamente cómo llegare ellí. La moza cuntó-ylo too.
»La señora, que conocía tamién a Pietro, como amigu del maríu d’ella, amosóse doliosa pol casu asocedíu; y oyendo aú lu prindaren, pensó que taría muertu. Dixo, darréu, a la moza: «Pues qu’asina ye, que nun sabes de Pietro, vas quedar equí conmigo ata que pueda mandate con seguridá a Roma.»
»Pietro, tando enriba l’ancina cuanto más dolorosu yera pa tar, vio venir, a la hora’l primer sueñu, bien venti llobos, los que, desque vienon al rocín, llanzánonse toos alredor d’él. El rocín, sintiéndolos, llevantó la tiesta, rompiendo les riendes, y tentó de fuxir, mas tando arrodiáu y nun pudiendo, defendióse un bon cachu colos dientes y con pataes; valtáu a la fin por ellos, foi estrozáu y sópitamente estripáu, y guareciendo per él, ensin otro dexar que los güesos, devoránonlu y colanon. Colo que Pietro, al que-y paecía tener nel rocín una compañía y un sofitu a les sos fatigues, amedranóse enforma, ya imaxinó que nun diba poder salir enxamás d’aquella viesca. Y tando yá cercanu’l día, y aterecíu de fríu enriba la ancina, como aquel que siempre al rodiu miraba, vio delantre, seique a una milla, un grandísimu fueu; polo que, cuando’l día se fixo claru, baxando, non ensin llercia, de l’ancina, empobinóse allá y tanto andevo, que llegó allá; y alredor d’él atopó pastores que comíen y se divertíen, polos que, por piedá, foi recoyíu. Y dempués que comió y escaleció, y-yos cuntó la so desventura y cómo llegare ellí solu, entrugó-yos si naquellos llugares había villa o castiellu au pudiere dir. Los pastores dixénon-y qu’ellí a unes tres milles había un castiellu de Liello de Campo di Fiore, nel qu’al presente taba la so muyer; y contentísimu Pietro, rogó-yos que lu acompañare al castiellu dalgún d’ellos, lo que dos d’ellos fixenon de bon aquel. Y llegáu a él Pietro, y atopando ellí dalgún conocíu suyu, tentando d’atopar mou de que buscaren a la rapaza pela viesca, foi llamáu de parte la señora; y esti, nel intre, foi énte ella, y al ver que taba con ella Agnolella, enxamás nun hebo allegría asemeyada a la suya.
»Elli tou se derretía por dir abrazala, mas nun lo faía por vergoña que tenía por mor de la señora; y si él tevo allegre n’abondo, l’allegría de la moza, desque lu vio, nun foi menor. La xentil señora, acoyólu y fíxo-y munches fiestes y oyendo d’él lo que-y asocediere, arreprendió-y muncho lo qu’a la escontra’l prestu de los sos parientes quería faer; mas viendo qu’él taba, sicasí, dispuestu a ello y que-y gustaba a la moza, dixo: «¿En qué me fatigo yo? Estos ámense, estos conócense, caún d’ellos ye igualmente amigu del mio maríu, y el so deséu ye honestu y cuido que preste a Dios, darréu qu’ún de la forca escapó y l’otru de la llanza, y dambos de les fieres xabaces; fáigase entós.» Y volviéndose a ellos díxo-yos: «Si esto tenéis n’ánimu, querer ser xuntos muyer y maríu, yo tamién; fáigase, y que s’ordenen equí les nuncies a espenses de Liello; la paz, dempués, ente vós y los vuesos parientes, he saber faela yo bien.»
»Y Pietro contentísimu, y Agnolella más, ellí s’esposanon; y como pue faese en monte, la xentil señora preparó les sos honroses nuncies, y ellí los primeros frutos del so amor prebanon dolcísimamente. Dempués, d’ellí a dellos díes, la señora, en xunto con ellos, montaos d’a caballu y bien acompañaos, volvienon a Roma; au, alcontrando mui enraxonaos a los parientes de Pietro polo que fixere, con ellos lu punxo en bona paz; y él, con munchu reposu y prestu, vivió cola so Agnolella ata en siendo vieyu.

Categoríes: Canal Blogues

Furmientu, Zamora

Falar y lleer - 22 Xunetu, 2016
(En Castellano)El trabajo en favor de las hablas tradicionales zamoranas. Nuestras lenguas son fundamentales en nuestro patrimonio cultural.------(En asturlleonés)El trabayu en favor de las falas tradicionales zamoranas. Las nuesas llenguas son fundamentales nel nuesu patrimoniu cultural.------(En Gallego)O traballo en favor das falas tradicionais zamoranas. As nosas linguas son fundamentais no noso patrimonio cultural.    Dende l'Asociación Cultural Zamorana FURMIENTU, una asociación que lleva yá dellos años lluchando pola dignificación” del patrimoniu llingüísticu de la nuesa tierra, queremos espertar nes xentes de Zamora l'interés polo que ye so, pola so cultura y los sos raigaños, pero sobretou per una parte d'esti legáu a la que mientres décades dimos el llombu: Les nueses fales.
  FURMIENTU nació ante l'ausencia d'iniciatives per parte de les instituciones zamoranes a favor del patrimoniu llingüísticu propiu de les nueses contornes. De los trés llingües falaes nel territoriu provincial: Castellán, Gallego-portugués y Asturlleonés, ye esta postrera la que s'atopa nun estáu de mayor abandonu, postergación ya indiferencia. Por ello, el nuesu esfuerzu empónse principalmente al caltenimientu, dignificación y desenvolvimientu de les variedaes locales del asturlleonés usaes nes contornes del occidente provincial: sanabrés, alistanu... Asociación Cultural Zamorana Furmientu  Xunimos asina a les iniciatives que nesti sentíu empecipiáronse fai yá tiempu n'otros territorios: Asturies, Llión, y la nuesa vecina Tierra de Miranda do Douro, onde la variedá comarcal del asturlleonés ellí falada (mirandés) algamó fai yá dellos años una reconocencia oficial. Nun ye una xera fácil, sobremanera debíu al desprestixu que sufrieron estes fales mientres sieglos, según al eleváu nivel de castellanización que se repara ente los falantes tradicionales.
  Los tan diversos graos de pervivencia llingüística, según la pasividá de les Alministraciones públiques, que nun torgar la so paulatina desapaición, asítiennos nuna situación que namá vamos poder salvar cola decidida participación de tolos zamoranos qu'amen la so cultura.
  Esta páxina quier tar en continua construcción. Animamos a tods a participar nella. 
Fonte: fumientu.orgTelf. 695515386  furmientu@gmail.com  furmientu@furmientu.org
Categoríes: Canal Blogues

Delegación del Gobierno quiere tumbar la ordenanza del asturiano de Noreña

Tierra alantre, la mesma fala - 22 Xunetu, 2016

F. TORRE

La Delegación del Gobierno en Asturias ha requerido al Ayuntamiento de Noreña que anule la ordenanza municipal para el uso de la lengua asturiana, aprobada el pasado mes de abril con los votos a favor de Independientes por Noreña (IPÑ), Foro Asturias, Izquierda Unida (IU) y la fuerza que la había presentado, Conceyu Abiertu por Noreña (CAN), y que no recibió alegación alguna durante su período de exposición pública.

El requerimiento de Delegación de Gobierno se apoya en las dudas sobre la legalidad de tres artículos de la ordenanza: una declaración genérica, la aceptación por parte del consistorio de comunicaciones orales o escritas y la posibilidad de redactar las actas en asturiano.

A juicio de los partidos que apoyaron la ordenanza, los argumentos carecen de peso jurídico y, de hecho, aseguran que la redacción de esos artículos es similar a otras ordenanzas de uso del asturiano en vigor, como la de Llanera. “Todo esto forma parte de la campaña del PP contra la llingua”, afirma Antonio Martínez, de CAN. “Es un ataque de carácter político”, coinciden en añadir Inaciu Iglesias, de Foro, y René Coviella, de IU. El Ayuntamiento de Noreña pedirá un informe jurídico al Servicio de Normalización Lingüística del Principado y otro a la Academia de la Llingua.

(de La Nueva España, 22-07-2016)


Categoríes: Canal Blogues

Autonomismo.

Palabras enrededadas - 21 Xunetu, 2016
Ben de veces defendemos aquelo de que Asturias é nación e dende vai un tempo boa parte del soberanismo asturiano usamos el hasgstag (agora que están de moda esas cousas) #LuitandoPolaSoberania 
(#LluchandoPolaSoberanía  na súa versión en asturiano). Pero ás veces esqueicemos empricipiar pol principio... Asturias é un país sen demasiada voluntade de ser país, as cousas como son. E primeiro de falar de soberanismo non estaba de máis defender el autonomismo. Ser autonomista, na Asturias del século XXI é reivindicar, primeiro de nada, el cumprimento del Estatuto de Autonomía. Reivindicar, por caso, que se estructuren as parroquias rurales con personalidade xurídica propia, tal cual relata el Estatuto. É reivindicar el traspaso de competencias aí onde non se deu (por caso, na xestión ferroviaria), é reclamar que as instituciois asturianas traballen acorde col sou marco xurídico na normalización (e oficialización) da lingua galega e da lingua asturiana en Asturias. Que a Xunta Xeral traballe nestas linguas. Que a Xunta Xeral teña a capacidade para convocar elecciois ela mesma, como ten el Parlamento galego, el catalán ou el vasco. 
Reivindicar el autonomismo é reivindicar úas instituciois asturianas que, sen necesidade de ser de ninguna forma rupturistas, nen sequera renovadoras, xinxelamente apricando el marco legal que xa garantiza (supostamente) a Constitución, prantíen políticas pensadas para Asturias y dende Asturias.
E, nun plano máis íntimo, reivindicar el autonomismo é reivindicar que el movemento soberanista asturiano conoza el Estatuto de Autonomía, lo lea e lo debata. Que el movemento soberanista asturiano conoza algo de lexislación asturiana, algo das nosas instituciois... e a ser posible, algo del noso dereto consitudinario. Porque podemos enarbolar a bandeira dúa Asturias libre, soberana, socialista... Pero el poblo asturiano, mentres, vai siguir mirando para a TPA, para La Nueva España, para todos os factores ben lonxe de ser soberanistas. En definitiva, podemos falar de soberanía, pero non ten xeito nengún se lle falamos de soberanía a un poblo que nin sequera pensa na autonomía, nun poblo que non ten maior conciencia dél mesmo e ten os ollos clavados en Madrid.
Reclamar el autonomismo, é, en definitiva, estar cerca da xente de Asturias e, a partir de aí, intentar transformar a sociedade hacia el soberanismo. Debatir e fer política achegada á realidade de cadaldía dos asturianos e as asturianas.

Categoríes: Canal Blogues

La Olivina del día

Trabayu de Campu - 21 Xunetu, 2016

La curva mui pronunciada siempre ta en boca de toos.

Categoríes: Canal Blogues, Recomendaos

Lilium encarnáu (II)

El blog de Xuan Xosé - 21 Xunetu, 2016
03/07/16. La Miñota, Morís, Güerres.



Categoríes: Canal Blogues

Valero acusa al PSOE de ser cómpliz de la desapaición de les D.O. asturianes cola so postura al TTIP

Falar y lleer - 21 Xunetu, 2016

   La diputada Paula Valero reclamó al Executivu asturianu que tenga una visión de país por que “aquello de pensar no local, nun s'escaeza más allá de El Negrón”  “Esiximos al Gobiernu autonómicu que seya valiente y tenga una visión de país. Pa ello ye imprescindible trazar un camín que vaya dende les polítiques locales, hasta les europees”. Nestos términos refirióse la diputada de Podemos Asturies Paula Valero, al Executivu socialista nun actu esti martes sobre soberanía alimentaria que se celebró na Plaza d’El Fontán, n'Uviéu. Nel mesmu participaron la eurodiputada Estefanía Torres y el exsecretario de la FAO y exdirector de la cátedra Fame y Probeza, José Esquinas. Valero reclamó a la conseyera de Desenvolvimientu Rural, María Jesús Álvarez, que protexa los intereses de los productores asturianos “por qu'aquello de pensar no local, nun s'escaeza más allá d'El Negrón”. De siguío, la representante de Podemos Asturies acusó al Gobiernu socialista de “ser cómpliz de la desapaición de les denominaciones d'orixe asturianes”, en relación a la postura del PSOE en cuanto al TTIP, de la que va tiempu que vien sollertando Podemos.  “Hai que saber coordinar los distintos ámbitos políticos y nun contradicise, como lo ta faciendo la FSA. Pos mientres promueven la vienta de productos asturianos nuna importante cadena comercial, miren pa otru llau y voten a favor de los trataos de llibre comerciu n'Europa qu'acabarán per soterrar les denominaciones d'orixe de Asturies”, sollertó.  Per otru llau, Valero defendió la soberanía alimentaria como la exa conductora de les iniciatives que Podemos Asturies llevó no que va de llexislatura al Parlamentu autonómicu en materia d'empoderamientu del mundu rural asturianu. Según la diputada, para Podemos la soberanía alimentaria siempres tuvo amestada a la participación ciudadana na ellaboración de les propuestes, que tuvo como resultáu l'aprobación de midíes concretes sobre'l tema de la participación ciudadana nes planificaciones territorial y forestal y midíes rellacionaes con el empoderamiento del sector agroganaderu y cola concienciación y divulgación en materia de consumu responsable.  De siguío, Valero numberó les iniciatives que la formación morada tien llevao a plenu nesta materia, como por casu, la Proposición non de Llei sobre criterios sociales, ambientales y de cercanía pa la compra pública d'alimentos -con l'oxetivu de dar estabilidá y desenvolvimientu al sector agroganadero como sector estratéxicu pa la recuperación del mundu rural asturianu-, o la Proposición non de Llei tocantes a revalorizar los mercaos locales por aciu polítiques que refuercen la so promoción y proyección pública.  A lo último, criticó al Executivu por “desoyer al poder soberanu del Parlamentu asturianu” al nun cumplir con una moción qu'esixía una auditoría y un plan estratéxicu pal Serida, como-y propunxo Podemos Asturies. “D'esta manera, Asturies podría cuntar con un serviciu d'investigación agroalimentaria realmente empobináu a el productores y non como agora que ye pocu tresparente, de desconocíos criterios elección de temes d'investigación y que nun llega con claridá a tol sector”.                                                                     Fonte: asturies.com
Categoríes: Canal Blogues

Decamerón V,1 (Boccaccio)

Al alta la lleva - 21 Xunetu, 2016

[V,1] Cimone, amando, faise sabiu y rapta a Efigenia, la so señora, nel mar; faénlu prisioneru en Rodes, d’onde Lisimaco lu llibera y, de nuevo, con él, rapta a Eugenia y a Cassandrea nes sos nuncies, y estes fuxen con ellos a Creta; y d’ellí, feches les sos muyeres, con elles, a les sos cases son llamaos.

—Munches noveles, prestoses señores, pa dar entamu a xornada tan gayolera como esta ha ser, se me ponen en delantre pa cuntales; y, d’estes, una más nel ánimu me presta, darréu que, per ella, vais poder pescanciar non solamente la feliz fin pela qu’entamemos falar, sinón cuánto seyan de santes y poderoses y de cuántu bien enllenes les fuercies d’Amor, les que munchos, ensin saber lo que dicen, conderguen y vituperen a gran tuertu; lo que, si yo nun erro, darréu que cuido que tais namoraes, muncho vos va prestar.
»Hebo, darréu (d’acordies colo que nós lleímos nes antigües hestories chipriotes), na islla de Chipre, un nobilísimu home que tevo por nome Aristippo, más que cualquier otru del so país riquísimu de toles coses temporales; y si d’una cosa sola nun lu fixere doliosu la fortuna, más qu’otru pudiere tar contentu. Y ello yera qu’él, ente los otros fíos sos, tenía ún qu’en grandor y en formosura de cuerpu a tolos otros mozos perpasaba, mas yera fatu ensin esperanza, y el so nome verdaderu yera Galeso; mas, darréu qu’enxamás, nin per fatiga de maestru nin per agasayu o güelpe del padre nin inxeniu de nengún otru se-y pudiere meter na tiesta lletra nin enseñanza dala, asina como pola so voz grueso y deforme y les sos maneres más convenientes a bestia qu’a home, por escarniu, llamábenlu toos Cimone, que na so llingua sonaba como na nuesa ‛pollín’. Y la so perdida vida soportábala so pá con grandísimu dolor; y perdida yá toa esperanza, por nun tener siempre delantre la ocasión del so dolor, mandó-y que fore a la villa y viviere ellí colos sos llabradores; y ello prestó-y pola vida a Cimone, darréu que les costumes y los vezos de los homes toscos prestáben-y más que los ciudadanos.
»Marchando, darréu, Cimone a la villa y exercitándose ellí nes coses pertinentes a aquella, asocedió qu’un día, pasáu yá’l mediudía, pasando él d’una posesión a otra con un bastón de so al llombu, entró nuna viesquina perguapa qu’había naquella comarca, y, darréu que yera’l mes de mayu, taba frondosa dafechu. Y andando per ella, aportó, asina como la so fortuna lu guió, a un pradín arrodiáu d’altísimos árboles, y nún de los sos estremos había una fontana formosísima y fría y, al llau d’ella, vio sobre’l verde prau dormir una formosísima rapaza con un vistimientu tan sutil que cuasi nada de les cándides carnes escondía, y de la cintura arriba taba solamente cubierta d’una manta perblanca y sutil; y al par d’ella, asemeyadamente, dormíen dos muyeres y un home, siervos d’esta moza. Y cuando Cimon la vio, non d’otra miente que si enxamás nun viere forma de muyer, afitándose nel so bastón, ensin dicir cosa dalguna, entamó mirala intensamente con almiración pergrande; y nel rudu pechu, nel que per mil enseñances nun pudiere entrar impresión dalguna de prestu ciudadán, sintió esconsoñar un pensamientu que-y dicía a la so material y grosera mente qu’aquella yera la cosa más formosa que viere enxamás nengún viviente.
»Y ellí entamó estremar les partes d’ella, aponderando’l cabello, que camentaba d’oru, la frente, la nariz y la boca, la garganta y los brazos y sumamente’l pechu, poco eleváu entá; y de llabrador, tresformáu d’esmenu en xuez de formosura, naguaba sumamente por ve-y los güeyos, los qu’ella, apesaraos pol altu sueñu, tenía zarraos; y por vé-ylos, munches veces tevo voluntá d’espertala. Mas abultándo-y sobre manera más formosa que les otres muyeres que viere enantes, duldaba que nun fore dalguna diosa; y tanta sencia tenía, que xulgaba que les coses divines yeren dignes de más reverencia que les mundanes y, por mor d’esto, calteníase, esperando que por sí mesma esconsoñare; ya inda que la espera-y paeciere llarga, sicasí, presu de non avezáu placer, nun sabía marchar d’ellí.
»Asocedió, darréu, que dempués d’un bon cachu, la moza, que llamábase Efigenia, primero que nengún de los sos esconsoñare, allevantó la cabeza y, abriendo los güeyos y viendo tar sofitáu nel so bastón delantre d’ella a Cimone, ablucó y dixo: «Á Cimone, ¿qué andes buscando a estes hores per esta viesca?» Yera Cimone, tanto pol so fustax como pola so rudeza y nobleza y pola riqueza’l padre, conocíu a cualquiera del país. Elli nada nun respondió a les pallabres d’Efigenia; mas al vela abrir los güeyos, entamó mirá-ylos arremellao, abultándo-y que, d’aquellos, surdía una suavidá que lu enllenaba d’un prestu enxamás prebáu por él. Y viendo esto la moza, empecipió temer que la so mirada arremellada afalare la so rusticidá a dalguna cosa que vergoña pudiere volve-y; polo que, llamando a les sos muyeres, llevantóse diciendo: «Cimone, quedái con Dios.» A lo que respondió Cimon entós: «Yo marcho contigo.» Y magar la moza refugare la so compañía, siempre teniéndo-y mieu, nunca de sí foi quien a xebralu mentanto nun la acompañó a casa d’ella; y d’ellí foi a casa so pá, afirmando que de nengún xeitu diba volver más a la villa; lo que, magar fore abegoso a so pá y a los sos, sicasí, dexanon que lo fixere, esperando ver cuála fore la ocasión que lu fixere camudar d‘opinión. Entrando, darréu, a Cimone nel corazón, nel que nenguna doctrina pudiere entrar, la saeta d’Amor pela formosura d’Efigenia, en brevísimu tiempu, diendo d’un pensamientu n’otru, fixo maraviar al padre y a tolos sos y a tolos que lu conocíen. Primeramente requirió a so pá que lu fixere dir orniáu colos vistimientos y toles otres coses como los sos hemanos diben; lo que so pá fixo percontentu. Llueu, tratando colos mozos valerosos y oyendo les so maneres, les que convienen a los xentiles homes y máximamente a los namoraos, primero, con grandísima almiración de toos, en mui breve espaciu de tiempu non solamente deprendió les primeres lletres sinón que se fixo mui valiosu ente los filósofos. Y dempués d’esto, siendo de too ello ocasión l’amor que sentía por Efigenia, non solamente la voz rudo y rústico reduxo a afayadizo y ciudadano, mas devieno maestru de cantu y de música, y nel acabalgar y nes coses béliques, tanto marines como de tierra, fíxose espertísimu y feroz. Y en breve, pa nun dir cuntando toles coses particulares de la so virtú, nun se cumpliere’l cuartu añu del día del so primer namoramientu cuando llograre ser más gayardu y más cortés y con más particulares virtúes qu’otru mozu cualquiera qu’hubiere na islla de Chipre. ¿Qué diremos, darréu, prestoses dames, de Cimone? De xuru, nenguna otra cosa sinón que les altes virtúes pol cielu infundíes na so valerosa alma foren pola envidiosa fortuna nuna pequeñísima parte del so corazón con llazos fortísimos ataes y enzarraes, los qu’Amor rompió dafechu y espedazó, como muncho más poderosu qu’ella; y como escitador de los adormecíos inxenios, a aquellos, escurecíos poles crueles tiniebles, col so puxu, emburrió a la clara lluz, amosando abiertamente de qué llugar saca los espíritus a él suxetos y a cuál los conduz coles sos rayaes. Cimone, darréu, magar desaxerare, amando a Efigenia, en dalgunes coses, como faen los mozos amantes mui davezu, non por ello Aristippo, considerando que l’amor fixérelu d’oveyu volvese n’home, dexaba de sofitalu pacientemente, sinón qu’afalábalu a siguir dafechu la so voluntá. Mas Cimone, que refugaba que lu llamaren Galeso alcordándose de qu’asina lu llamare Efigenia, queriendo honesta fin apurrir al so deséu, munches veces fixo tantiguar a Cipseo, padre d’Efigenia, que-y la diere por muyer; mas Cipseo respondió siempre que-y la prometiere a Pasimunda, noble mozu rodanu, y que nun tenía intención d’incumplir la so pallabra.
»Y llegáu’l tiempu de les apautaes nuncies d’Efigenia y mandando’l maríu por ella, dixo pa sí Cimone: «Agora ye tiempu d’amosar, oh Efigenia, cuánto t’amo. Yo volvíme home por ti; y si puedo tenete, nun duldo qu’he volveme más gloriosu que dalgún Dios; y, de xuru, o te tengo o muerro.» Y dicho esto, requirió de secultres a dellos mozos nobles que yeren amigos sos, y fayendo armar secretamente un barcu con toles coses afayadices pa la batalla naval, fíxose a la mar, esperando’l barcu sobre’l qu’Efigenia había ser tresportada a Rodes al so maríu. Y esta, dempués de munchu honor fechu pol padre d’ella a los amigos del maríu, entrada na mar, empobinanon la proba contra Rodes y entamanon camín. Cimone, que nun dormía, a otru día, algamólos col so barcu, y de lo cimero la proba glayó fuerte a los que taben enriba’l barcu: «Parái, tirái p’abaxo les veles, o esperái ser vencíos y fundíos na mar.» Los adversarios de Cimone sacaren les armes sobre cubierta y apareyánonse pa defendese; polo que Cimone, dempués de les pallabres, garrando un farpón de fierro, arrefundiólu enriba la popa de los rodanos, qu’alloñábense a tou meter, y aquel a la proba’l so barcu, por fuercia, enganchó; y fieru como un lleón, ensin esperar que naide lu siguiere, saltó sobre la nave los rodanos, como si a toos tuviere en nada; y espoliándolu l’amor, con maraviosu puxu, metióse ente los enemigos con un cuchiellu na mano y agora esti y agora aquel firiendo, como oveyes los abatía. Lo que viendo los rodanos, aventando en tierra les armes, cuasi a una voz, confesánonse toos prisioneros.
»A los que Cimon dixo: «Mozos, nin deséu de botín nin odiu que tenga contra vós me fixo partir de Chipre a asaltavos metanes la mar con mano armada. Lo que m’afaló ye pa min grandísima cosa d’algamar y pa vós abondo fácil de conceder en paz; y ello ye Efigenia, por min sobre cualquier otra cosa amada, la que nun pudiendo yo tener de so pá como amigu y en paz, de vós, como enemigu y coles armes, emburrióme l’amor a conquistala. Y, poro, cuido yo ser pa ella lo qu’había se-y el vuesu Pasimunda; dáimela y díi cola gracia de Dios.»
»Los mozos, a los que más la fuercia que la lliberalidá obligaba, a Efigenia, llorando, concedienon a Cimon; quien, viéndola llorar, dixo: «Noble señora, nun t’aflixas; yo so’l to Cimone, que por llargu amor merecí tenete muncho más que Pasimunda por prometida pallabra.»
»Volvió, darréu, Cimone, fayendo llevala a ella sobre la so nave, ensin nenguna otra cosa tocar de los rodanos, pa colos sos compañeros, y dexólos marchar. Cimone, darréu, más qu’otru home cualquiera contentu pola adquisición de botín tan queríu, desque un poco de tiempu gastó en consolala a ella, que lloraba, deliberó colos sos compañeros nun ser momentu de tornar a Chipre al presente; polo que, con igual deliberación de toos, empobinanon la proba la so nave a Creta, au cuasi toos y, máximamente, Cimone, por parentescos vieyos y nuevos y por munches amistaes, cuidaben tar seguros xunto con Efigenia. Mas la fortuna, que mui allegremente concediere l’adquisición de la muyer a Cimone, non estable, d’esmenu, en murniu y amargosu llantu camudó la inestimable gayola del namoráu mozu. Y nun se cumplieren inda cuatro hores dempués que Cimone dexare a los rodanos, cuando, aportando la nueche, que Cimone más prestosa que nenguna otra sentida enxamás esperaba, con ella en xunto surdió un tiempu perfieru y tempestosu, qu’enllenó’l cielu de ñubes y la mar de solobres vientos; y por mor d’ello naide nun yera a ver qué faer o aú dir, nin mesmamente tenese sobre la nave pa faer daqué útil. Cuánto se dolió Cimone por ello nun hai que-y lo entrugar. Ello paecía que los dioses concediéren-y el so deséu col envís de que-y fore más dolorosu’l morrer, de lo que, ensin él, poco s’esmoleciere primero. Dolíense del mesmu xeitu los sos compañeros, mas, sobre toos, dolíase Efigenia, llanxendo enforma y tarreciendo l’escachonar de les foles; y, nel so llantu, aspramente maldicía l’amor de Cimone y censuraba’l so ardimientu, afirmando que por nenguna otra cosa naciere aquella tempestosa fortuna, sinón porque los dioses nun queríen qu’aquel qu’a ella contra la so voluntá quería tener por esposa pudiere gociar del so presuntuosu deséu, sinón que viéndola primero morrer a ella morriere él dempués míseremente. Con llamentos talos y con otros mayores, nun sabiendo qué faer los marineros, volviéndose cada vez el vientu más fuerte, ensin ser pa estremar pa ú diben, lleganon xunta la islla de Rodes; y nun conociendo por mor d’ello qu’aquella fore Rodes, esbrexanon con tou inxeniu, pa salvar les sos vides, por llegar a tierra, si yeren quien. Y a ello la fortuna foi favoratible y aduciólos a un pequeñu golfu de mar, al que poco enantes llegaren los rodanos que Cimon dexare cola so nave; y primero de decatase de qu’anclaren na islla de Rodes, surdiendo l’aurora y fayendo’l cielu daqué más claru, viénonse vecinos, seique a un tiru d’arcu, de la nave dexada por ellos el día enantes. Y por mor d’esto Cimone, ensin midida apulmonáu, temiendo que nun-y asocediere lo que-y asocedió, ordenó que tou puxu se punxere en salir d’ellí, y dempués, au a la fortuna-y prestare empobinalos, darréu que nenyures podíen atopase peor qu’ellí. Fixénonse grandes esfuercios por salir d’ellí mas fonon en devanéu; el vientu potentísimu puxaba a la escontra, tanto que, non solo nun fonon quien a salir del pequeñu golfu, sinón que, quixeren o non, emburriólos a tierra. Y en llegando a ella reconociénonlos los marineros rodanos qu’amiyaren de la so nave; de los que dalgún d’ellos, aína, corrió a una villa cercana au los nobles mozos rodanos foren, y cuntó-yos qu’ellí Cimone con Efigenia sobre la so nave, por fortuna, como ellos, llegaren. Contentísimos aquellos n’oyendo esto, garranon munchos de los homes de la villa, y fonon darréu al mar; y Cimone, que yá amiyáu colos sos garrare’l determín de fuxir a dalguna selva vecina, toos xuntos, con Efigenia, fonon presos y amenaos a la villa; y d’ellí, llegáu de la ciudá Lisimaco, sobre quien aquel añu recayía la suma maxistratura de los rodanos, con grandísima compaña d’homes d’armes, a Cimone y a los sos compañeros llevólos a toos a prisión, como Pasimunda, al que llegaren les nueves, ordenare, querellándose énte’l senáu de Rodes. Y de tal xeitu’l probetayu y namoráu Cimone perdió la so Efigenia poco enantes ganada por él, ensin otro arrampuña-y más que dalgún besu.
»A Efigenia recibiénonla y confortánonla munches nobles señores de Rodes tanto del dolor que sufriere pola so prinda como pola fatiga sostenida pola mar gafa; y tevo xunta elles ata’l día conseñáu pa les sos nuncies. A Cimone y a los sos compañeros, pola llibertá dada’l día enantes a los mozos rodanos, perdonóse-yos la vida, la que Pasimunda, al so poder, solicitaba desaniciar, y condergánonlos a prisión perpetua; na que, como pue creese, doliosos s’atopaben y ensin esperanza yá de nengún placer. Y Pasimunda, cuanto podía, l’aprestamientu solicitaba de les futures nuncies. La fortuna, como arrepresa de la sópita inxuria cometida contra Cimone, nuevu accidente obró pola so salú. Tenía Pasimunda un hermanu menor qu’él en tiempu mas non en virtú, al que llamaben Ormisda, que tuviere llargu tiempu en tratos pa tomar por muyer a una noble y formosa moza de la ciudá, que tenía por nome Cassandrea, y a la que Lisimaco amaba sumamente; y allanciárese’l matrimoniu por estremaos accidentes munches veces. Y agora, viéndose Pasimunda a puntu celebrar con grandísima fiesta les sos nuncies, pensó tar óptimamente fecho que nesta mesma fiesta, por non tornar más a los gastos y al festexu, pudiere faer qu’Ormisda por un igual tomare muyer; polo qu’anovó les pallabres colos parientes de Cassandrea y llevóles a efeutu; y xuntos, él y l’hermanu, deliberanon con ellos que’l mesmu día que Pasimunda llevare a Efigenia, qu’aquel Ormisda llevare a Cassandrea. Y sintiendo esto Lisimaco, desprestó-y sobre manera, darréu que víase priváu de la so esperanza, na que pensaba que, si Ormisda nun la tomaba, de xuru diba tomala él. Mas, como sabiu, el so dolor tevo en dientro escondíu y entamó pensar de qué manera pudiere torgar qu’aquello tuviere efeutu, y nun vio vía posible nenguna nun siendo raptala. Esto abultó-y fácil pol oficiu que tenía, pero muncho más deshonesto lo reputaba que si nun tuviere esti oficiu; mas, en breve, dempués de llarga deliberación, la honestidá fixo llugar al amor, y garró’l determín, asocediera lo qu’asocediere, de raptar a Cassandrea. Y pensando na compañía que pa faer esto debía tener y l’orde nel que debía proceder, alcordóse de Cimone, que taba colos sos compañeros en prisión; ya imaxinó que nengún otru compañeru meyor nin más lleal podía tener que Cimone nesti asuntu. Polo que, la nueche viniente, de secultres, fíxolu venir a la so cámara y empecipió fala-y de tal xeitu: «Cimone, asina como los dioses son óptimos y lliberales dadores de les coses a los homes, asina son xagacísimos probadores de la so virtú, y a aquellos qu’alcuentren firmes y constantes en tolos casos, como a los más valorosos, fáenlos dignos de más altos premios. Ellos quixenon de la to virtú más cierta esperiencia que la que pudieres amosar dientro los términos de la casa de to pá, al que yo conozo perabondosu de riqueces; y, primero, coles punzantes solicitúes del amor d’insensatu animal, como yo oyí, fixénonte home; dempués con dura fortuna y al presente con doliosa prisión quixenon ver si’l to ánimu camuda d’aquello que yera cuando per pocu tiempu fosti feliz col botín ganáu. El que, si ye’l mesmu que yá foi, nenguna cosa tan feliz t’emprestanon cuanto ye aquella qu’al presente s’apareyen a date; la que, col envís de que tu les usaes fuercies recobres y te vuelvas animosu, yo cuento amosate. Pasimunda, contentu cola to desventura y solícitu procurador de la to muerte, cuanto pue entaína a celebrar les nuncies de la to Efigenia, col envís de gociar naquelles del botín que primero l’allegre fortuna te concediere y sópitamente enraxonada t’arrampuñó; y ello cuánto deba dolete, si ames como yo creo, por min mesmu lo conozo, a quien asemayada inxuria a la tuya nun mesmu día s’apareya a faeme Ormisda’l so hermanu, a min, con Cassandrea, a la que yo sobre toles otres coses amo. Y pa fuxir a tanta inxuria y tantu dolor de la fortuna, nenguna vía veo qu’ella dexare abierta nun siendo la virtú de los nuesos ánimos y de les nueses mandreches, nes que nos convién caltener les espades y abrinos camín, tu al segundu raptu y yo al primeru, de les nueses dos señores; polo que, si la to, nun quiero dicir llibertá, pola que cuido que poco t’esmolezas ensin la to señora, mas la to señora aprecies recuperar, nes tos manes, queriendo siguime na mio empresa, la punxenon los dioses.» Estes pallabres fixenon volver dafechu l’ablayáu ánimu a Cimone, y ensin munchu respiru tomar na respuesta, dixo: «Lisimaco, nin más fuerte nin más lleal compañeru que yo pues tener en cosa tala, si me debe siguir lo que tu dices; y por ello, lo qu’a ti te paeza qu’heba faer, ordénamelo y has ver, con maraviosu puxu, cómo te sigo.»
»Al que Lisimaco dixo: «De güei en tres díes han entrar les nueves esposes primeramente nes cases de los sos maríos, nes que tu colos tos compañeros armáu y con dellos de los mios, nos que más m’esfoto, de parte tarde, entraremos, y raptándoles metanes de los convites, vamos amenales a una nave que fixi apareyar secretamente, matando a cualquiera que s’oponga a nós.» Prestó-y la orde a Cimone, y calláu ata’l tiempu conseñáu tevo en prisión. Llegáu’l día les nuncies, la pompa foi grande y magnífica, y enllenánonse toles partes de la casa de los dos hermanos de gayolera fiesta. Lisimaco, desque toles coses afayadices apareyó, a Cimone y a los sos compañeros y asemeyadamente a los sos amigos, toos armaos embaxo la ropa, cuando tiempu-y paeció, y afalándolos primero con munches pallabres al so propósitu, dividiólos en tres partes, de les que mandó una, cautamente, al puertu, col envís de que naide pudiere torgar salir sobre la nave cuando fore menester; y llegáu coles otres dos a la casa de Pasimunda, una dexóla a la puerta, col envís de que naide nun pudiere enzarralos en dientro y torgar la so salida, y col remanente, xunto con Cimone, xubió peles escaleres. Y llegaos a la sala au les nueves esposes, con munches otres señores, yá taben a la mesa pa comer sentaes ordenadamente, fayéndose alantre y aventando les meses a tierra, garró caún la so y, puestes nos brazos de los compañeros, mandanon que les llevaren darréu a la nave apareyada. Les nueves esposes entamanon llorar y glayar, y asemeyadamente les otres señores y los sirvidores y, d’esmenu, too tevo enlleno de ruíu y de llantu. Mas Cimone y Lisimaco y los sos compañeros, tirando d’espada, ensin contraste dalu, dexándo-ys vía llibre toos ellos, vinienon contra les escaleres; y baxándoles, foi a la so escontra Pasimunda, quien con un gran bastón na mano venía al ruíu, y a quien, animosamente, Cimone firió sobre la tiesta, y fendió-yla pel mediu, fayéndolu cayer muertu a los sos pies. Y corriendo en sofitu d’él, el mísere Ormisda, asemeyadamente, foi muertu por ún de los güelpes de Cimon, y fonon mancaos y refugaos dellos otros que quixenon averase a los compañeros de Lisimaco y de Cimone. Y ellos, dexando enllena la casa de sangre, de ruíu y de llantu y de tristura, ensin enzancu dalu, lleganon, estrechando contra ellos el so botín, a la nave; y poniendo sobre ella a les señores y xubiendo ellos y tolos sos compañeros, tando yá la sablera tremada de xente armao que venía al rescate de les señores, dando colos remos n’agua, fonon a la d’ellos gayasperos.

»Y desque lleganon a Creta, recibiénonlos ellí gayoleramente munchos amigos y parientes; y, esposaes les muyeres y fecha grande fiesta, gocianon contentos del so botín. En Chipre y en Rodes hebo rumores y espolinos grandes llargu tiempu polos sos fechos. A lo cabero, permediando nun llugar y n’otru los amigos y los parientes d’ellos, atopanon mou de que, dempués de dalgún exiliu, Cimone, con Efigenia, contentu, volviere a Chipre y Lisimaco, asemeyadamente, volviere a Rodes con Cassandrea; y caún d’ellos, gayasperamente, vivió llargamente, contentu cola so, na so tierra.
Categoríes: Canal Blogues

Pages